Shomin Sample Vol.01 – Capítulo 11

Capítulo 11: Pensaba que serían grandes, pero que fueran tan grandes…

Suspiré profundamente en el ahora vacío auditorio.

Como resultado de mis esfuerzos en resolver el malentendido, había sido capaz de sacarlas de cierta forma del modo impresionadas, pero su evaluación acerca de que los plebeyos son asombrosos permaneció firme.

“Gracias por tu arduo trabajo. Permíteme guiarte a la salida.”

Kujou-san me guío.

Me bajé del escenario y luego me detuve cerca de la puerta del salón.

“¿…? Esta no es por donde vinimos.”

“Efectivamente. Por aquí por favor.”

No lo entendía, pero como sea. Abrí la puerta.

Y de la nada fui recibido con aplausos.

Las señoritas que recién acababan de estar en el salón me estaban dando la bienvenida con sonrisas.

Varias mesas habían sido puestas en el vasto césped, cubiertas por manteles blancos con flores y con copas de vino en todas ellas.

“¡Bienvenido a la fiesta de matriculación de Kimito-sama!”

Arisugawa-san extendió ambas manos con una sonrisa.

“¿Está sorprendido?”

“…Mucho.”

“¡Entonces es un gran éxito!”

Ella se veía aparentemente feliz. También había una pisca de triunfo en su rostro, era algo nuevo para mí el que ella pudiera hacer esa clase de cara.

“…Ya veo. Cuando hablamos esta mañana…”

Arisugawa-san asintió sin decir una palabra.

El que hubiera una fiesta tan grande por mí, francamente, no podía creerlo, pero…

“Gracias, Arisugawa-san.”

“Oh no, yo simplemente…es solo que me gusta el maquinar esta clase de festividades…”

Ella dejó caer sus ojos mientras se sonrojaba.

Maids llegaron con bandejas llenas de copas.

“Bueno entonces, celebremos la matriculación de Kimito-sama… ¡Salud!”

Siguiendo la conducción de Arisugawa-san, incontables copas brillaban en el cielo.

…¡¿Qué sucede con este jugo de manzana?! ¡Es increíble!

Mientras estaba sorprendido por la impresionante diferencia en cuanto a calidad…

*Golpecito* *Golpecito*

Alguien había tocado la parte trasera de mis muslos desde atrás.

Cuando me di vuelta, habían dos ojou-samas del jardín infantil.

“¡Toqué al plebeyo…!”

Rebosantes de alegría mientras gritaban ¡Kya!, ellas huyeron.

Yare, yare. Incluso si ellas son ojou-samas, las pequeñas parece que hacen cosas simples después de t

“¿…Eh?”

De pronto comencé a ser rodeado.

Varias Onee-san que deseaban a hombres jóvenes comenzaron a treparme desde varios lugares.

“Umm, ¿nos gustaría poder, si no te molesta…?”

Tocar. Tocar. Tocar. Tocar.

Mi ubicación se encontraba atestada de señoritas, quienes con sus manos me tocaban en varios lugares.

Mientras que las caras de las chicas de secundarias se estaban ruborizando, ellas comprobaban lo que sentían al tocar.

Incluso a pesar de que eran tímidas de cierta forma, parecía como si la curiosidad les hubiera ganado, por eso se dedicaron a tocar por turnos.

“Así que, este es un hombre…”

“Es duro…”

“Es grande…”

La sensación de sus manos; su acertada elegancia, y su agradable fragancia que permanecía en el aire a mi alrededor…me hizo sentir mareado. Mi cara se hinchó como si hubiera inhalado algo que no debería de haber aspirado.

“Chicas, están complicando a Kimito-sama.”

Arisugawa-san dijo con gentileza.

Con eso, ellas recuperaron sus sentidos con un Aah, no debemos, para luego agradecerme y regresar a sus lugares.

“Estoy terriblemente apenada.”

Arisugawa-san hizo una reverencia con una amarga sonrisa.

“Pero entiendo bastante bien sus sentimientos. Para la mayoría de nosotras el conocer a un plebeyo o un hombre fuera de nuestras familias es algo nuevo.”

“Pero si lo piensas bien, no es algo tan importante ¿cierto?”

“No.”

Negando con su cabeza, ella comenzó a mirarme con intensidad.

“Kimito-sama está cubierto del aire de un mundo del que no sabemos nada. Su mirada refleja algo completamente diferente de nosotras.”

Diciendo una cosa tan poética, sus ojos se humedecieron mientras reflejaban mi imagen.

De pronto, mi corazón comenzó a acelerarse.

“Reiko-sama ¿Podría ser que tuviera un minuto?”

Siendo llamada por su maid personal, Arisugawa-san se alejó mientras su cabeza miraba en la dirección en donde me encontraba.

Ella asintió a las palabras de la maid para luego hacer alguna clase de rápida indicación.

Tomando en consideración que había organizado y planeado esta fiesta sola, me hizo pensar que ella era realmente algo especial.

Incluso cuando la veía desde lejos, su presencia tenía algo que irradiaba.

Hermosa, popular, amante de las festividades. Ella sin lugar a dudas era una ojou-sama para mí.

En ese momento, Arisugawa-san se dio cuenta de mi mirada y dio vuelta su cabeza.

Ella mostró una alegre sonrisa mientras comenzaba a trotar ligeramente.

“¿Puede que haya algún problema?”

“Ah, lo siento. Solo pensaba que eres algo realmente especial. Organizar esto y demás.”

“No es tan asombroso…”

Mientras se comportaba de forma humilde, ella continuó:

“Pero me hace feliz recibir su elogio.”

Justo como si fuera para igualarse con el fin de su frase…la música en vivo cambió.

“Kimito-sama.”

Miré en la dirección que Arisugawa-san apuntaba.

Las mesas habían sido movidas para hacer espacio.

Luego, las ojou-samas entraron en parejas, todas sonrientes, tomándose de las manos, y…

Comenzaron a bailar en perfecta armonía.

Supongo que era vals. Sus pies se movían de forma fluida como una corriente, volviéndose lentos y luego nuevamente fluidos.

Un baile de sociedad con parejas de chicas era bastante raro, pero parecía ser hermoso y alegre. Se veían como si fueras numerosas flores, girando sobre la superficie de un lago.

Los movimientos de todas eran realmente perfectos al unísono y maravilloso. Estaba profundamente impresionado. Una hermosa escena para observar.

Las ojou-samas son increíbles.

La música se detuvo, todas se dieron vuelta en mi dirección e hicieron una reverencia. Yo aplaudí con fuerza.

“Estamos aliviadas si somos capaces de entretenerlo.”

Arisugawa-san dijo.

“Sí, fue increíble.”

“Kimito-sama ¿No intentará bailar usted?”

“¿…Eh?”

“Por supuesto, nos encantaría ver la habilidad de Kimito-sama.”

¿Eh? ¿Qué sucede con este animo de ‘por supuesto que todos pueden bailar’?

¡Por favor chicas deténganse! ¡Detengan esta mirada de ‘lo estoy esperando con ansias’!

“…N-No, no puedo bailar. Nunca lo he hecho.”

“¿…? ¿Nunca ha bailado antes?”

“Ehm…en su mayoría, los plebeyos no bailan así…”

Arisugawa-san miró sin comprender. La misma expresión que Aika había tenido cuando le conté que nosotros no teníamos maids.

“Ya veo…no tenía como saberlo, pero de todas formas he hecho algo desconsiderado.”

“En realidad no…”

La atmósfera que hasta un momento estaba emocionada se había enfriado.

“… ¿Entonces, que tal si lo intentamos?”

“¿Eh?”

“Arisugawa-san, ¿te importaría enseñarme?”

Todas habían ido hasta tales extremos por mí.

En ese caso, debería estar bien si me relajaba un poco.

“¡…! ¡Por supuesto! ¡Será un placer!”

Su rostro rebosaba como si estuviera diciendo ¡Sí señor!

“¡Vaya, le enseñaran a Kimito-sama como bailar!”

Nuestro alrededor volvió a alborotarse.

Sip, era mejor de esta forma.

“Kimito-sama, su mano, por favor.”

De frente el uno con el otro en el centro, me acerqué a la ya preparada Arisugawa-san para luego unir nuestras manos.

En ese segundo…la cara de Arisugawa-san gradualmente se enrojeció. Podía sentir sus manos ligeramente sudadas.

“… ¿Estás bien?”

“¡Me estoy curtiendo a mí misma!”

Nuestra conversación de una extraña manera no parecía conectar.

“B-Bueno entonces, primero que todo, por favor iguale mis pasos y saqué su pie izquierdo.”

Está bien, ¡les permitiré presenciar como un plebeyo se avergüenza a sí mismo!

“Uno, dos, tres…por favor adelante.”

Pero debería prestar atención de no pisar sus pies…

…¿Hmm?

…¿Huh?

¡Ooh!…

Inesperadamente, pero…¡¿Lo estoy logrando de alguna forma?!

Miren esto, ¡me estoy igualando con la música!

Espera, pero ¡¿no debería ser capaz de bailar?!

Podía escuchar a su vez murmullos de mis alrededores diciendo ¡Oh vaya!

“¿Realmente es su primera vez?”

“Ah, sí.”

“Realmente es asombroso.”

Arisugawa-san entrecerró sus ojos. Su aspecto daba la impresión de ser tanto entusiasta como avergonzada.

Pero entonces, nuestros movimientos se salieron de sincronía…Mi error, me volví engreído.

Nuestras reacciones fueron lentas por lo que nuestros pies se enredaron y caímos.

“¡Cuidado…!”

Extendí mis brazos inmediatamente y la tiré hacia mí.

*Agarrar*~♡

Mis manos fueron aplastadas por dos suaves y enormes cosas voluminosas.

Era el…em…era el busto de Arisugawa-san.

Pensaba que serían grandes, pero que fuera tan grandes

Debido a que las estaba apretando, yo estaba pensando ¡¿Son tan tentadoras y sorprendentemente elásticas?!

En un abrir y cerrar de ojos, su rostro se tornó rojo y su corazón comenzó a saltar con tanta fuerza, que me hizo preguntarme de quien era el corazón. Sentía como si fuera a salir disparado desde su cabeza. Todo debido a que estaba pegado en sus pechos.

“…”

Mientras Arisugawa-san tenía sus ojos completamente abiertos, ellos se humedecieron y…

“…Hau~”

Se desmayó.

“”””¡REIKO-SAMA!””””

Las maids al rescate entraron.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.