Seirei Tsukai no Blade Dance Vol.18 – Capítulo 9

Capítulo 9 – Ataque y Defensa en la Academia

Parte 1

Siniestras nubes colgaban en el cielo.

Kamito y compañía corrían en la ciudad Academia donde un espeso miasma se arremolinaba.

Pasando por el distrito Sylph, una densa zona residencial, corrieron directamente a la entrada principal del edificio escolar de la Academia—

Esta distancia era bastante corta para un elementalista bien entrenado, pero la preocupación era que más y más espíritus demoníacos surgirían de la brecha dimensional con el pasar del tiempo.

(… Estamos en una carrera contra el tiempo).

Mirando a la puerta gigante en el cielo, Kamito murmuró para sí mismo.

“El edificio escolar de la Academia está a la vista.”

“¡Carga de una sola vez!”

“¡Sí!”

Claire balanceó Flametongue en su mano.

Con un corte carmesí barriendo en el aire, los espíritus demoníacos que aparecían de la nada fueron destruidos al instante.

Al darse cuenta de la situación inusual, las guardias frente a la puerta manifestaron elemental waffen en sus manos.

Había cinco de ellas. Parecían caballeros espirituales de élite.

(… Como se esperaba de las caballeros del Imperio. Están bien entrenadas.)

“Cargando hacia nosotras con solo cuatro personas… ¿¡Están locos!?”

La aparente líder gritó, balanceando un poderoso martillo.

La onda de choque fue liberada radialmente, destrozando baldosas de piedra en la calle.

“Oh eterno hielo mágico, conviértete en una sólida muralla—¡Ice Wall!”

Rinslet instantáneamente recitó magia espiritual defensiva.

Levantándose del suelo, la pared de hielo bloqueó completamente la onda de choque y escombros.

Dando un paso fuerte en la pared de hielo frente a ella, Ellis saltó en el aire.

Alzando a Ray Hawk, ella lo lanzó a la entrada principal.

“Estilo Fahrengart de lanza, técnica secreta—¡Storm Strike!”

BOOM—

Un torbellino comenzó a girar, contrayéndose en la punta de la lanza.

Ray Hawk fue lanzado por el aire como un rayo de luz, produciendo una onda de choque espiral.

La entrada de la Academia se contorsionó de inmediato, entonces fue mandada a volar en un instante.

La lanza regresó a la forma de un espíritu ave demoníaca. Dando vueltas en el aire, Simorgh regresó al brazo de Ellis.

De pie en la pared de hielo, Ellis miró a las caballeros del Imperio con su cabello azul ondeando en el viento.

Viéndola así—

“¡…! ¿¡No me digas que es Lady Ellis!?”

La aparente líder de estas caballeros exclamó sorprendida.

“Eres la abanderada de los Fahrengart, Inase-dono de la familia van Browa, ¿no?”

“Ciertamente. ¡Soy Inase van Browa, Capitana de las Caballeros Imperiales!”

Respondiendo a Ellis, la capitana se presentó abiertamente. Como abanderada de los Fahrengart, se suponía que era una caballero jurando lealtad a Ellis.

Sin embargo, Inase continuó manteniendo levantado su elemental waffe.

Al parecer, ella tenía la intención de permanecer leal a su posición militar.

“Inase-dono, ¿¡por qué una caballero honorable como usted oprimiría a estudiantes!?”

Ellis odiaba andarse por las ramas y, fiel a su estilo habitual, fue directamente al grano.

“Soy una caballero que sirve a Su Majestad el Emperador. Debo completar la misión asignada.”

La respuesta de la capitana no dejó lugar a la misericordia.

“¿Así que los métodos de las Caballeros Imperiales incluyen el uso de espíritus demoníacos ahora?”

Esta vez, fue Claire quien gritó.

“¡…! Fue obra del Santo Reino. No tenemos nada que ver con eso.”

“¿Dijiste el Santo Reino?”

(… Como se esperaba, el Santo Reino está involucrado, ¿eh?)

Kamito comentó en sus pensamientos. Naturalmente, él había pensado que era muy probable que esa posibilidad exista. Sin embargo, convocar a espíritus demoníacos en grandes cantidades era un acto que conduciría al desastre una vez que las naciones vecinas lo descubrieran. Como tal acto recibió autorización militar, significaba que los superiores de Ordesia actualmente no tenían poder para resistir al Santo Reino.

“Has admitido tu culpa. Si eres consciente y lo permites, ¡eres cómplice!”

“¡…!”

Al escuchar las duras y válidas críticas de Rinslet, la capitana se quedó sin palabras.

“Inase-dono, solo llevarás la vergüenza al apellido van Browa si continúas permitiendo que el Santo Reino haga lo que quiera.”

“¡Aun así, nunca abandonaré mi juramento de lealtad!”

Inase van Browa respondió con determinación.

“¡…! ¡Aunque no soy quien para decir esto, debo hacer algo con tu terquedad!”

“Ellis, parece que en realidad eres bastante flexible para una caballero …”

“Capitana, he cambiado mi opinión sobre usted.”

“Cá-Cállate …”

Ellis tosió y preparó a Ray Hawk.

“No tiene sentido continuar la discusión. ¡Permítame romper a la fuerza!”

“¿Romper a la fuerza? ¿¡Pretendes hacerte enemiga de cada caballero espiritual guarnecida aquí!?”

Las alarmas seguían sonando por todas partes. Los espíritus militarizados de vigilancia que volaban en el cielo apuntaron reflectores al grupo de Kamito.

Refuerzos aparentemente estaban llegando.

(… Bien, es hora de arriesgarse.)

Kamito se secó el sudor frío mientras buscaba en el bolsillo de su pecho.

Lo que sacó fue un anillo de plata tallado con High Ancient.

Este era el Anillo del Rey Demonio para comandar los setenta y dos espíritus.

Aunque Kamito solo podía usar este anillo para controlar un espíritu a la vez—

Si eludía el control y simplemente lo usaba para liberar espíritus sellados, no había límite.

Kamito levantó el anillo y vertió poder divino en él.

“Como el sucesor del Rey Demonio, así lo ordeno. ¡Despierta de tu sueño de mil años y haz alarde de tu poder tanto como te plazca!”

El anillo brillaba con intensa luz.

Ese brillo cegador asustó a las caballeros del Imperio.

¡Retumbar, retumbar retumbar, retumbar retumbar retumbar retumbar retumbar retumbar…!

En el siguiente segundo, sonidos de terremoto siguieron apareciendo—

Una gran explosión sucedió en la Academia.

“¿¡Q-Qué diablos está pasando…!?”

La capitana de las Caballeros Imperiales sonaba confundida.

Movieron sus cabezas para mirar hacia atrás—

Solo para ver una escena increíble ante sus ojos.

Un gigantesco espíritu dragón con hasta ocho cabezas. Un gigante de dos cabezas empuñando un gigantesco garrote de madera. Una gran serpiente envuelta en un rayo. Una enorme tortuga con una rara montaña de roca en su espalda. Un guerrero revestido con una armadura de acero—

Cada espíritu era lo suficientemente poderoso como para rivalizar con la clase archidemonio.

“—Cinco, no, seis de ellos. Más de lo que esperaba.”

La voz de Restia sonó en la mente de Kamito.

Lo que Kamito había liberado eran los espíritus siervos del Rey Demonio que el ejército había tomado de la Cámara Funeraria del Rey Demonio para salvaguardarlos. Aunque antes Restia no estaba segura de si los poderosos espíritus primordiales prestarían atención a la voz de Kamito, ahora era evidentemente una apuesta ganadora.

Confrontados con la aparición repentina de múltiples espíritus de clase archidemonio, las Caballeros Imperiales entraron en pánico.

“¡Enloquezcan todo lo que quieran, sirvientes del Rey Demonio!”

Kamito continuó vertiendo poder divino en el anillo y gritó. El Anillo del Rey Demonio instantáneamente se rompió en fragmentos.

“Kamito, ese fue un bastante bueno estilo del Rey Demonio. Te premio con seis puntos del Rey Demonio.”

“Qué tipo de estúpidos puntos son esos…”

Al escuchar que Restia sonaba un poco feliz, Kamito no pudo evitar replicar.

“De todos modos, ahora es el momento de cargar.”

Con espadas duales de blanco y negro en sus manos, Kamito cargó contra las caballeros.

 

Parte 2

“¡…! ¿¡Que pasó!?”

La actual dueña de la oficina de la directora se levantó de su silla y gritó ansiosamente.

Tomada por las Caballeros Imperiales, la oficina de la directora de la Academia Espiritual Areishia se había convertido en la habitación de Alendora Eva Abyne, comandante de la fuerza guarnecida.

Entre la aristocracia, la familia del Duque Abyne era la segunda después de la Casa Fahrengart en prestigio. En adición a su origen familiar, el poder de Alendora como caballero espiritual también era de primera categoría. Graduada de la Academia como la mejor estudiante, actualmente ocupaba el puesto de Séptima de los Números. Ella era ampliamente conocida como la usuaria de un espíritu de vacío.

Como alguien de tal estatura, Alendora quedó atónita sin palabras después de ver la escena fuera de la ventana.

Grandes espíritus xenomórficos habían demolido la Biblioteca Sellada de la Academia y habían salido de ella.

Estaban furiosos y actualmente atacaban el edificio escolar de la Academia.

Nadie entendía la situación actual.

¿Por qué estos espíritus, supuestamente sellados, despertarían de repente?

“…Maldición—”

Con una expresión contorsionada, Alendora destrozó la ventana de la oficina de la directora.

“Fufu, ¿por qué estás tan agitada? Viendo como eres Séptima de los Números.”

“¡…! ¡Tú!”

Ella gritó enojada y giró su cabeza hacia atrás, solo para ver a la Cardenal del Santo Reino parada frente a la puerta.

“No te permití entrar, Dama Millennia.”

“No necesito tu permiso.”

La joven con un parche en el ojo y vestida con vestimentas santas sonrió despreocupadamente.

“Te hago saber que fui enviada por Su Majestad el Emperador Arneus y se me concedió plena autoridad.”

“¡…!”

Alendora apretó sus dientes. Ella siempre había visto con desdén a esta cardenal que hacía lo que quería, aprovechando al máximo el decreto del Emperador, a pesar de estar entre las Caballeros Imperiales.

“¿Qué pasa con este alboroto? ¿No me digas que este es otro de tus experimentos?”

“No, incorrecto. El Rey Demonio es el responsable—”

“¿Qué dijiste?”

“Kazehaya Kamito aparentemente ha llegado con sus compañeras para recuperar la Academia.”

“Kazehaya Kamito—”

Probablemente no había nadie en Ordesia que no supiera este nombre por ahora.

Él era el único hombre elementalista en el mundo.

También era el as del Equipo Scarlet que obtuvo la victoria en el Blade Dance.

Al mismo tiempo, también era el criminal buscado que se había infiltrado en la capital imperial para ayudar a la Segunda Princesa Fianna a escapar de prisión.

“¡Qué chiste! ¿Cómo podría un puñado de personas esperar tomar esta fortaleza militar—”

“Él detuvo el espíritu militarizado de clase estratégica Leviathan en la Teocracia.”

La cardenal se rió, le resultaba divertido.

“¡…!”

De hecho, él no era un oponente con quien jugar.

Actualmente, las Caballeros Imperiales estaban en un gran desorden—

“Personalmente iré al frente. Supongo que incluso las caballeros de mayor rango podrían no ser capaces de manejar a un vencedor del Blade Dance.”

Con un revoloteo de su capa blanca pura, Alendora dio media vuelta y salió de la oficina.

Después darle algunas miradas mientras ella se iba—

Millennia Sanctus murmuró en voz baja.

“Desafortunadamente, tú tampoco eres rival para él.”

Ella giró y miró hacia el cielo enrojecido fuera de la ventana agrietada.

“Hora de comenzar. Astral Shift.”

En el siguiente instante, innumerables grietas aparecieron en el aire.

 

Parte 3

“¡Guooooooooooooooo!”

“¡Kishaaaaaaaaaaaaa!”

Seis espíritus, siervos del Rey Demonio, liberados de su sueño de mil años, estaban arrasando, luciendo como si estuvieran mostrando su fuerza. Parecía una batalla entre monstruos gigantes.

Todo se estaba desarrollando como Kamito había esperado. Las Caballeros Imperiales estaban en total confusión.

“¡Por otro lado, me preocupa que la Academia se pueda convertir en escombros!”

Mientras derrotaba a las Caballeros Imperiales que estaban en su camino, Kamito comentó.

“Como tienen tantas caballeros, estoy segura de que encontrarán la manera.”

Corriendo a su lado, Claire respondió.

“S-Supongo…”

Un total de seis espíritus, rivalizando o incluso superando la clase archidemonio…

Sin embargo, si ellas movilizaban batallones de caballeros espirituales equipados con espíritus militarizados, deberían lograr vencerlos.

“¡Envíen el anti-espíritus Kerberos! ¡Desplieguen todos los Glasya-Labolas también!”

Kamito pudo escuchar lo que sonaba como la voz de una comandante caballero. Aunque las caballeros desplegaron espíritus militarizados de manera dispersa, pronto perdieron contra los espíritus del Rey Demonio porque no pudieron reunir una formación organizada.

“¡Los últimos espíritus militarizados son eliminados uno tras otro!”

Diciendo eso, Ellis se puso pálida.

“¿E-Exigirán una compensación más adelante?”

“¡Rayos, no sirve de nada preocuparse tanto!”

“¡La princesa pensará en algo!”

Kamito balanceó la Demon Slayer, cortando un gran Glasya-Labolas en dos.

En el centro del vasto campo de entrenamiento, el pilar de luz se extendía hasta el cielo, formando una puerta gigante en el aire. Tres pilares de luz más pequeños sostenían esa puerta.

Debajo de ellos probablemente estaban las ruinas transportadas desde el Bosque Espiritual.

Las Caballeros Imperiales no parecían conscientes de que el equipo de Kamito estaba apuntando a las ruinas.

Destruir las ruinas en tres lugares a la vez, antes de que pudieran reforzar sus defensas. Ese era el plan ideado por Claire.

“Vamos a dividirnos aquí en tres caminos.”

“Sí.”

Kamito estaba a cargo de las ruinas más profundas en la Academia, ubicadas en la dirección del gran campo de entrenamiento. Ellis y Rinslet eran responsables de las ruinas hacia la antigua catedral en el noroeste. En cuanto a los dormitorios en el lado del noreste—

En ese momento, Kamito lanzó la Espada Vorpal.

La espada demoníaca negro azabache se transformó en una oscuridad sin fin que se convirtió en el espíritu de oscuridad de alas negras.

“—Espero con ansias trabajar contigo, Claire Rouge.”

Restia aterrizó al lado de Claire.

En efecto, Claire y Restia eran quienes se dirigían al tercer conjunto de ruinas.

Mientras tuviera a Est en la mano, Kamito era suficiente para luchar solo.

Esta fue la conclusión alcanzada después de considerar el equilibrio entre los tres equipos.

“De acuerdo, ¡de prisa!”

“¡Sí!

Justo cuando estaban a punto de echar a correr…

Crk, crk crk—

De repente, grietas aparecieron en el espacio que los rodeaba.

“… ¿¡Q-Qué!?”

Claire saltó sorprendida y miró alrededor en un círculo.

Después—

Más allá de las grietas en el aire, espíritus demoníacos con apariencias extrañas aparecieron uno tras otro.

“¡…! ¿¡Por qué hay espíritus demoníacos aquí!?”

Invocar a un gran número de incontrolables espíritus demoníacos dentro de las instalaciones de la Academia.

Hacer esto claramente aumentaría el caos.

Además, la cantidad de espíritus demoníacos superó con creces con los que habían luchado en la barricada de la calle.

Incluso los rangos de los espíritus se clasificarían como de nivel medio o superior.

Innumerables grietas se extendieron, ocupando toda la Academia a la vez.

“¿¡Podrían estar tratando de liberar espíritus demoníacos en toda la ciudad Academia!?”

Ellis gritó en shock.

“… ¡Debemos apresurarnos! ¡Detengan las ruinas!”

 

Parte 4

¡Crk, crk crk crk—!

Con el sonido de distorsión espacial, muchas grietas aparecieron en el aire.

“Ya viene. ¡Estudiantes, preparen sus elemental waffen!”

De pie en la barricada erigida, Freya gritó.

Las mejores estudiantes de las Caballeros Sylphid y las estudiantes de mayores logros desplegaron sus respectivos elemental waffen. Rakka y Reishia también sostuvieron sus armas, preparándose para interceptar al enemigo.

“¡Rodeen a cada uno con un escuadrón de tres o más! ¡Las heridas deben retirarse a la parte posterior, no se sobre exijan!”

“¡S-Sí!”

Aproximadamente la mitad de las estudiantes de la Academia Espiritual Areishia tenían contrato con espíritus por encima del nivel medio, pero solo alrededor del 30% eran capaces de desplegar elemental waffen.

Y solo un puñado había visto espíritus demoníacos antes en combate real.

Enfrentando a un gran grupo de espíritus demoníacos, enseñando sus dientes mientras se acercaban, las piernas de las estudiantes comenzaron a temblar.

Frente a estas estudiantes, una caballero vestida con una capa blanca estaba en el frente.

“—No teman. Soy la fortaleza que las protegerá a todas.”

Velsaria Eva Fahrengart.

La capitana original de las Caballeros Sylphid, la que llevaba el título de la más fuerte.

Frente al gran número de espíritus demoníacos, de pie allí galantemente en la línea del frente, su figura trajo valor a las estudiantes.

“Despliegue de elemental waffe—¡Juggernaut!”

Con un destello de luz, innumerables cañones flotantes y escudos de murallas aparecieron a su alrededor.

Mirando hacia atrás a las estudiantes que exclamaban sorprendidas, Velsaria habló.

“Retrocedan unos pasos. Mi elemental waffe puede ser un poco destructivo—”

¡Boom! ¡Boom boom boom boom boom!

Innumerables cañones dispararon todos a la vez.

El aire se sacudió. La asombrosa potencia de fuego suprema barrió a los espíritus demoníacos.

La ronda de fuego supresivo trajo fervientes vítores de las estudiantes.

“Hmph, muy bien eh—”

En ese momento, mirando hacia abajo desde la azotea de un edificio, Muir sonrió con regocijo.

Ella saltó ágilmente desde el techo y caminó hacia una barricada en la dirección opuesta.

“Muir se mostrará también.”

Quitándose un artefacto pulsera, recitó el encantamiento para liberar el sello.

El sello maldito de armamento en el dorso de su mano brillaba con una luz ominosa.

Instantáneamente, el espacio se distorsionó y apareció un gigantesco espíritu militarizado parecido a un escarabajo.

Este era Gargantua, un espíritu que se especializa en construir el atrincheramiento en el campo de batalla.

Aunque no era un espíritu de tipo combate, su poder superaba con creces a los espíritus militarizados ordinarios.

¡Ohhhhhhhhhhhhh!

Con el Jester’s Vise quitando su limitador, Gargantua balanceó sus dos enormes brazos para aplastar a los espíritus demoníacos que estaban revoloteando.

“Ahaha, aplástalos—Gargantua.”

La horrible escena estaba haciendo que las profesoras de la Academia quedaran boquiabiertas.

“Muir se ganará el elogio de Onii-sama.”

 

Parte 5

“¿Espíritus demoníacos? Maldito Santo Reino, ¿¡qué diablos están pensando!?”

Al ver la atrocidad ante sus ojos, Alendora Eva gritó con irritación.

Muchos espíritus demoníacos habían aparecido desde una brecha dimensional para atacar indiscriminadamente a las caballeros del Imperio.

El sistema de comando estaba en completo desorden. Incluso cuando ella llegara al frente como comandante suprema, reorganizar las tropas caóticas no sería una tarea fácil.

(Al menos, necesito entender lo que está sucediendo—)

Además de los espíritus demoníacos, los espíritus liberados de la Biblioteca Sellada también estaban arrasando.

Con su elemental waffe—Nether Void—en su mano, ella dio un paso hacia el campo de entrenamiento.

Aunque los espíritus berserk eran bastante poderosos, como uno de las orgullosas Números del Imperio, ella era capaz de derrotar a espíritus de clase archidemonio por sí sola.

—Delante de su dirección de avance …

De repente, apareció una pequeña figura en silencio.

“¿…?”

Un recién llegado estaba vestido con un abrigo gris con capucha.

En su rostro había una máscara plateada.

(¿Una sacerdotisa guerrera del Santo Reino? No, no es eso…)

Alendora se detuvo y examinó cuidadosamente al oponente ante sus ojos.

“¿Fuiste tú? ¿Fuiste tú quien liberó a los espíritus de la Biblioteca Sellada—”

“…”

La figura enmascarada no respondió. En silencio sacó la espada de su pecho.

Era una espada larga con el color de la sangre, completamente carente de adornos.

“Ya veo. Prefieres la tortura militar y el interrogatorio. Obtendrás lo que deseas.”

Alendora susurró con frialdad y vertió poder divino en el Nether Void.

“Este es tu día de mala suerte. Para desafiar a la más fuerte del Imperio, una de los Números—”

El aire circundante tembló. Una parte de tierra junto a su pie fue levantada.

“—La más fuerte del Imperio, ¿eh?”

Heh, el oponente pareció reír debajo de su máscara.

Ella sonaba como una jovencita. Probablemente una estudiante de la Academia—

De repente, en el instante siguiente, el oponente desapareció de la vista de Alendora.

“¿¡…!?”

Ella ni siquiera tuvo la oportunidad de gritar.

La espada se movió como un rayo púrpura. Alendora Eva se derrumbó en el suelo.

En defensa de su honor, es necesario señalar—

Sin la habilidad al nivel de las Números, probablemente ni siquiera habría visto el destello de la espada.

Alzando la vista hacia el cielo nocturno enrojecido, la chica enmascarada susurró.

“¿Tienen la intención de llevar a cabo un Astral Shift aquí?”

 

Un comentario en “Seirei Tsukai no Blade Dance Vol.18 – Capítulo 9

  1. Pingback: Seirei Tsukai no Blade Dance Vol. 18 [Completo] | HiroLsn Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.