Seirei Tsukai no Blade Dance Vol.17 – Capítulo 2

Capítulo 2 – La Princesa Desaparecida

Parte 1

El sonido de las duras botas de combate hizo eco a lo largo del pasillo en la fortaleza.

“… Oye, eso de antes fue un malentendido.”

Rubia estaba caminando sin decir una palabra. Tras ella, Kamito trató de explicar con cautela.

“Por malentendido, ¿a qué te refieres?”

Rubia dejó de caminar y miró hacia atrás. Su largo cabello, tan carmesí como el de su hermana, revoloteó suavemente.

“Bueno, umm, lo que sucedió hace un momento…”

Kamito quería explicar brevemente la situación en la cama de hace un momento. Sin embargo, dado lo antinatural y fácil de interpretar como una escena pervertida, ¿cómo debería explicarlo—?

Posiblemente debido al gasto de energía por la creación de bragas, o tal vez actuando tímida en presencia de Rubia, Est había vuelto a su forma de espada sagrada.

Los ojos rubí de Rubia miraron fijamente a Kamito como si lo penetrara.

“Entiendo. No hay necesidad de una explicación.”

“M-me alegro de que entiendas.”

Kamito dejó escapar un suspiro de alivio.

“Yo también sé que eres un Rey Demonio en todos los sentidos del término. Dicho esto, hacer un juguete de tu compañera, un espíritu contratado, sin duda será desaprobado.”

“Como dije, ¡tienes una idea equivocada …!”

Kamito no pudo evitar agarrar su cabeza … Justo como pensaba, era un completo malentendido.

Rubia miró fijamente la cara de Kamito.

“Ren Ashbell. Debes decirme cuando necesites usar mi cuerpo cada vez que no puedas resistir el poder del Señor Elemental de la Oscuridad.”

“… ¿¡ !?”

Kamito recordó la escena en el sitio del ritual de purificación unos días antes.

En aquel entonces, definitivamente dijo algo como esto. A ella no le importaba si él usaba su cuerpo como quisiera cuando el poder de la oscuridad estuviera a punto de devorarlo.

Todo su cuerpo estaba estropeado por sellos malditos de armamento. Recordando la vista de su hermoso cuerpo desnudo, Kamito no pudo evitar ponerse rojo.

Después de pasar por el pasillo, los dos subieron a un elevador de carga. El diseño simple del elevador consistía en una placa de metal procesada con un cristal espiritual incrustado en el interior. Cuando Rubia derramó una pequeña cantidad de poder divino, se escuchó un mecanismo espiritual que se activaba mientras Kamito se sentía rodeado por una incómoda sensación flotante.

“Por cierto, ¿de qué se trata la reunión de emergencia? ¿Ocurrió algo grave en el Imperio Ordesia?”

“Se han encontrado pistas sobre el paradero de Saladia Kahn.”

Kamito levantó sus cejas ligeramente.

Saladia Kahn era la segunda princesa y antigua general de la Teocracia Alphas. Ella también era la hermana menor de Sjora Kahn, quien se había fusionado con el núcleo de Zohar y el espíritu de clase estratégica Leviathan y murió.

Saladia fue inicialmente encarcelada por su hermana mayor, y el objetivo de Kamito y compañía era rescatarla y protegerla como la princesa.

Si Saladia tomara el trono, la situación caótica en la Teocracia que surgió de la rebelión de Sjora Kahn terminaría, eliminando así la posibilidad de intervención del Imperio Ordesia, que se había convertido en el títere del Santo Reino. Además, Legítimo Ordesia con Fianna como su emperatriz ganaría el poderoso respaldo de Dracunia.

Sin embargo, cuando Kamito y compañía ingresaron por primera vez en Zohar la capital de la Teocracia, Saladia Kahn había escapado, ayudada por alguien desconocido.

—¿A dónde rayos había desaparecido?

Durante los últimos días, los subordinados de Rubia de la Escuela de Instrucción realizaban una búsqueda, pero todavía no había aparecido nada.

“Discutiremos los detalles más adelante. Las paredes tienen oídos aquí.”

“… Está bien, entendido.”

Al bajar del ascensor, llegaron a un lugar que ofrecía vistas de toda la ciudad al pie de la montaña.

Este lugar era la torre de vigilancia de la fortaleza Mordis.

Mirando hacia abajo, había una vista extraña a continuación.

(… No me puedo acostumbrar a esto, no importa cuántas veces lo mire.)

Frunciendo el ceño, Kamito murmuró para sí mismo.

Las murallas de la ciudad minera Mordis construidas alrededor de la fortaleza habían sido invadidas por otra enorme ciudad. La escena parecía una bestia gigante devorando un pequeño animal.

Esto había sucedido setenta y dos horas antes.

Con el objetivo de aplastar a las fuerzas rebeldes reunidas en Mordis de un solo golpe, Sjora Kahn, la bruja de la Teocracia, había activado un espíritu de clase estratégica, Leviathan, que había sido sellado y abandonado después de una guerra en el pasado.

Leviathan era un espíritu que tomaría posesión de una ciudad y absorbería el poder divino de los residentes. Este espíritu militarizado había poseído la capital de Zohar y había enloquecido de acuerdo con los deseos de Sjora Kahn de devastar a Mordis.

Aunque Fianna y otras habían fortificado las defensas de las murallas de la ciudad, controlando las pérdidas al mínimo, todavía hubo muchas bajas. Por lo que Kamito había escuchado, muchos residentes en Zohar habían sido drenados de su poder divino por el espíritu militarizado, matándolos.

De repente, Kamito levantó su cabeza y miró hacia un lado.

Vio que Rubia cerraba los ojos y en silencio juntaba las manos.

Kamito había visto a Fianna realizar el mismo gesto antes.

Era un ritual de réquiem realizado por las princesas del Instituto del Ritual Divino.

Con su largo cabello revoloteando en la brisa como llamas, vestida con un uniforme militar, parecía una noble doncella princesa momentáneamente.

“Hora de irse.”

“Sí…”

Rubia giró sobre sus talones y una vez más subió las escaleras con una mirada decidida en su rostro.

Kamito rápidamente la siguió.

 

Parte 2

Tan pronto como entraron a la sala de conferencias, Kamito vio a la princesa acostada boca abajo sobre la mesa.

“… Oh, Kamito-kun, buenos días.”

Notando a Kamito, Fianna levantó su cabeza y lo saludó con voz soñolienta.

“… Sí, buenos días… Por cierto, te ves muy cansada.”

Fianna mostraba ligeras ojeras bajo sus ojos. Su cabello negro, generalmente hermoso y brillante, estaba desordenado y lleno de puntas abiertas como si ella ni siquiera tuviera tiempo para cepillarlo.

Frente a ella había una montaña de pergaminos abiertos.

“He pasado toda la noche investigando los registros del Culto del Rey Demonio que se encontraron en Scorpia.”

“… ¿Lo hiciste? Debe haber sido difícil.”

Kamito la elogió. Los pergaminos del Culto del Rey Demonio no estaban escritos en el lenguaje común del Imperio. En cambio, fueron grabados usando los Alphaglyphos de la Teocracia. Hubiera sido difícil descifrarlos sin Fianna, que había sido educada en el Instituto del Ritual Divino.

“Bucear en todo parece una mala idea. Mira, ¿ahora no has conseguido esas ojeras?”

“… ¿Huh?”

Al escuchar a Claire señalándolo desde un costado, Fianna sacó rápidamente un espejo de mano. Al ver su propia vista demacrada, instantáneamente se sonrojó.

“¡…! ¡L-Le permití a Kamito-kun … v-verme así …!”

A diferencia de sus días como la despreciada Reina Perdida, Fianna era actualmente la monarca de Legitimo Ordesia, levantando un estandarte de rebelión contra el Imperio. Sin saberlo, debe haberse estado presionando una y otra vez.

Kamito se sentó al lado de Claire, solo para ver un poco de fatiga en la cara de Claire también. Aparentemente, ella había estado entrenando a Scarlet hasta la noche anterior.

Para comenzar, Scarlet era un espíritu poderoso. Después del entrenamiento en el Pico del Dragón, Claire finalmente desbloqueó su verdadera forma como Ortlinde la Valkyria Escarlata. Como arma espiritual, cuyos formidables poderes hicieron que Restia la reconociera como rival, durante la batalla de Zohar ella incluso fue capaz de incinerar múltiples Nepthenthes Lores de forma instantánea, un enemigo del cual un solo espécimen le había dado al Equipo Scarlet grandes problemas durante el Blade Dance.

Con Ortlinde tan poderosa, naturalmente era una gran carga para Claire como contratista. En la etapa actual, Claire todavía no había dominado completamente el poder. Sin embargo, una vez que Claire pueda sacar completamente el poder de Ortlinde y usar su elemental waffe con perfecto control—

(… Tal vez en un futuro cercano, ella podría superarme en fuerza.)

Recordando el recuerdo de Claire blandiendo su látigo contra las estudiantes de la Academia, Kamito se sintió extrañamente emocionado.

En ese momento—

“Disculpen mi tardanza. Los pasillos de la fortaleza son demasiado complicados y me perdí de nuevo.”

Vestida con la armadura de las Caballeros Sylphid, Ellis llegó con Velsaria. La cara de Ellis estaba levemente enrojecida, probablemente porque había recibido el aviso de la reunión mientras estaba en medio de su acostumbrado entrenamiento matutino.

Las hermanas Fahrengart se sentaron una junto a la otra, frente a Kamito y las demás.

“¿Ustedes dos han estado entrenando juntas hoy?”

“Sí, perdí dos rondas de tres hoy.”

Velsaria asintió.

“¿Ganaste dos veces contra Velsaria con una lanza?”

A pesar de que Velsaria tenía pocas oportunidades para exhibir sus artes marciales, debido a que usaba espíritus como la Fortaleza Silenciosa que se especializaban en daño de área amplia, Kamito esperaba que fuera la senpai de Ellis en habilidades de lanza.

“E-Es porque mi estimada hermana se contuvo…”

“La que se contuvo fuiste tú. Ahora eres más fuerte que yo. Ten confianza en ti misma.”

“Mi estimada hermana …”

Ellis parecía fascinada. Muy contenta de recibir el reconocimiento de la adoptiva hermana mayor a la que había idolatrado como su objetivo desde la infancia, también se sintió un poco confundida.

De hecho, en comparación con su tiempo en la Academia, la nueva fuerza de Ellis estaba en un nivel completamente diferente.

Al crecer a pasos agigantados después del entrenamiento en Dracunia, había terminado a Glasya-Labolas, un espíritu militarizado de clase estratégica, con un solo golpe de su lanza mágica cuando se aventuraron en Zohar.

“Confié en el poder de los sellos malditos de armamento, pero tú te has superado con tu propia fuerza de voluntad. Sé orgullosa de ti misma.”

La expresión de Velsaria se convirtió en una sonrisa. Kamito no pudo evitar sentir su corazón latir más rápido, no acostumbrado a verla fuera de su expresión fría habitual.

“… Ah, algo huele bien.”

Claire olfateó el aire.

“Este aroma … ¿Estofado?”

Al escuchar a Claire, Ellis miró hacia la puerta.

“Buenos días a todos. Traigo el desayuno que preparé.”

Vestida con un delantal, Rinslet entró empujando un carrito.

El carrito transportaba pescado frito, sopa de verduras con tocino, pan fresco recién horneado, mantequilla y yogur de frutas.

“No puedo creer que hayas hecho tanto en tan poco tiempo…”

Claire no pudo evitar exclamar.

“Nuestra reunión está por comenzar. Guarden la comida para más tarde.”

Rubia habló con frialdad en ese momento.

“No, Lady Rubia. Nuestras mentes no pensarán correctamente con el estómago vacío.”

“…”

Rubia guardó silencio, incapaz de refutar a Rinslet.

Posiblemente porque Rinslet también conocía a Rubia del pasado, Rinslet aparentemente era alguien capaz de interrumpir su ritmo.

“¿Esto es una especie de pez?”

Al ver peces con pieles duras, Fianna preguntó con curiosidad.

“Esto es pez de arena al vapor. Lo compré en el mercado esta mañana.”

Era difícil obtener pescado fresco en la Teocracia Alphas que no tenía costa marítima. A pesar de la parte “pez” del nombre, el pez de arena era en realidad un tipo de crustáceo que vivía en la arena y no era un verdadero pez.

“… ¿E-Es realmente comestible?”

Claire frunció el ceño con expresión escéptica.

“A pesar del leve sabor, aun así es bastante delicioso.”

“Déjame probar …”

Kamito dio un mordisco. Ya veo, sabe a pescado blanco pero con la textura del pollo, bastante bueno.

 

Parte 3

Después del desayuno sencillo preparado por Rinslet—

“—Saladia Kahn, la segunda princesa de la Teocracia, está dentro de Ghul-a-val.”

Rubia empezó la discusión con un grave tono de voz.

“¿Eso es exacto?”

Kamito preguntó.

“Esta información fue recopilada por mis subordinados de confianza de los comerciantes que frecuentan Zohar. La segunda princesa aparentemente escapó de la prisión con la ayuda de alguien, y luego se dirigió hacia el este hasta el desierto.”

“Como se esperaba, alguien la ayudó a escapar …”

Kamito y compañía habían adivinado que alguien había ayudado a la Princesa Saladia a escapar de prisión. A pesar de que ella era usuaria de espíritus demoníacos como su hermana mayor, salir de una prisión fuertemente custodiada sin ayuda probablemente sería imposible.

(Alguien pasó la red de defensa de la guardia real y la salvó, eh …)

Kamito frunció el ceño mentalmente. No había muchas personas capaces de escapar con una princesa a cuestas desde una prisión custodiada por lo que deberían ser experimentadas elementalistas.

Además de las capacidades de elementalista, habilidad en operaciones encubiertas—

(Por ejemplo, alguien criado por la Escuela de Instrucción, esa es una posibilidad—)

Según informes de los subordinados de Rubia…

Dos viajeros identificados habían tomado un barco mercante para viajar al desierto en el este. Después de eso, hubo avistamientos de ellos en varias ciudades a lo largo del camino, pero el camino terminó en Kabra, la ciudad más oriental de la Teocracia.

“Al este de Kabra está Ghul-a-val. La segunda princesa está allí.”

“…”

Kamito y compañía se miraron silenciosamente entre sí.

Junto con la Montaña Sagrada Londinia y la parte más profunda del Bosque Espiritual, Ghul-a-val era uno de los tres grandes y terroríficos reinos del continente. Incluso entre la gente de Ordesia, Ghul-a-val era ampliamente conocido.

Esta era una vasta región desértica en el límite de la Teocracia Alphas y el Imperio Quina. Devastada durante la Guerra del Rey Demonio hace mil años, se había convertido en una región desolada desprovista de bendiciones por parte de los espíritus.

“Disculpa, ¿por qué iría la Princesa Saladia allí?”

En ese momento, Rinslet levantó suavemente la mano para preguntar.

Fue una pregunta muy natural. Solo alguien que busca suicidarse iría a ese tipo de lugar.

“Bueno, normalmente hablando, su objetivo sería ir al exilio en el Imperio Quina.”

Con la barbilla apoyada en su mano, Claire murmuró.

… Ya veo, eso definitivamente tiene sentido. Si pudiera asegurar que el Imperio Quina la respaldara, podría limpiar la guerra civil rápidamente.

Sin embargo, el Imperio Quina era un país astuto. Con la princesa de la Teocracia en sus manos, podrían usarla como una marioneta para gobernar toda la Teocracia por delegación.

(No es un buen lugar para ir al exilio …)

“El objetivo de Saladia Kahn es la Tumba del Rey Demonio escondida en el desierto.”

Rubia dijo.

“¿La Tumba del Rey Demonio?”

Al escuchar este término por primera vez, Kamito frunció el ceño.

“Sí, es donde yace dormido el Ataúd del Rey Demonio. Según la leyenda, es el lugar donde la Doncella Sagrada Areishia venció al Rey Demonio Salomón.”

Diciendo eso, Rubia sacó un pergamino antiguo del bolsillo de su pecho.

Ella abrió el pergamino sobre la mesa. Algo aparentemente estaba escrito en High Ancient, pero sin educación especializada, Kamito no tenía forma de leerlo.

“Durmiendo en la tumba del desierto, el poder del Rey Demonio…”

Capaz de leer High Ancient, Fianna murmuró intermitentemente.

“… ¿Qué es esto?”

Kamito preguntó.

“Fue descubierto en la biblioteca subterránea de Scorpia. Entre los grimorios de Sjora Kahn, este era el más protegido con seguridad. Lo más probable es que solo la familia real tuviera acceso.”

“El poder del Rey Demonio—”

Sintiendo un gran revuelo en su corazón, Kamito puso una mano sobre su pecho.

“… ¿No es solo una leyenda?”

“De hecho, diría un 80 o 90%—”

Rubia lo admitió fácilmente y asintió.

“Pero también es cierto que Saladia Kahn desapareció en Ghul-a-val.”

“…”

“Bueno, supongamos que la leyenda es cierta…”

Esta vez, Fianna habló.

“¿Por qué la Princesa Saladia buscaría obtener el poder del Rey Demonio? ¿Cuál es su plan?”

“Probablemente desea pruebas para probarse a sí misma como la legítima sucesora de la Teocracia. La fe en el Rey Demonio Salomón continúa siendo muy profunda en estas tierras.”

“Pero claramente planeábamos ayudarla …”

“Ciertamente, pero eso no es necesariamente cómo ella lo vería. No me sorprendería si ella nos viera como instigadores del ejército rebelde, usurpadores dispuestos a tomar la Teocracia.”

“… Por conocimiento común, somos criminales buscados en el Imperio Ordesia.”

Rinslet se encogió de hombros levemente y dijo eso.

(Buscando la leyenda del Rey Demonio para probar la legitimidad de su autoridad, eh…)

Sintiendo que algo no estaba bien, Kamito ejecutó las cosas por su mente.

Bueno, de alguna manera tiene sentido por ahora.

Habiendo dicho eso, ¿realmente tenía que arriesgar su vida en ese peligroso desierto por el bien de algo en una leyenda?

(Hablando de eso, me preocupa lo que dijo la bruja al final …)

De repente, Kamito recordó las últimas palabras de Sjora Kahn cuando murió junto con el núcleo de Leviathan.

‘—una mera ciudad de este tipo no cuenta como un revés pesado. Acéptalo como un presente para celebrar la resucitación del verdadero Rey Demonio.’

Ella definitivamente había pronunciado estas palabras con la voz marchita de un anciano.

La resucitación del verdadero Rey Demonio—

¿Tenía algo que ver con la leyenda de la Tumba del Rey Demonio?

“Sin importar qué, tenemos que ir a Ghul-a-val.”

Claire dijo.

“Es cierto, debemos asegurar a Saladia Kahn lo antes posible. Aunque la situación se haya estabilizado, la guerra civil de la Teocracia se intensificará eventualmente. No podemos simplemente hacer que este tipo siga actuando como un Rey Demonio impostor.”

“…Totalmente.”

Kamito estuvo de acuerdo en voz baja. Para unir a los rebeldes en Mordis, había actuado como un Rey Demonio impostor, pero no quería repetir ese tipo de actuación nunca más.

“¿Por qué no hacer que Kamito-kun se convierta en el verdadero Rey Demonio?”

“Fianna, vamos…”

“Creo que realmente te queda bien, el atuendo del Rey Demonio.”

No solo Fianna, sino que incluso Claire comenzó a hablar así.

… Kamito podía recordar cómo las jóvenes debían usar ropa indecente. ¿No les importaba?

“Vivian Melosa ha completado los preparativos para un barco al desierto. Tan pronto como esté listo, pueden proceder a partir hacia Ghul-a-val en cualquier momento.”

“Sería mejor apresurarse. Pesaría mi conciencia si la princesa muriera en el desierto.”

“Sí, el Lord Rey Dragón de Dracunia también nos encargó asegurar la seguridad de Lady Saladia.”

“Hay una razón más por la cual el tiempo es esencial.”

En ese momento, Rubia habló lentamente.

“…¿Qué es?”

“El Santo Reino de Lugia aparentemente ha enviado a sus caballeros a Gul-a-Val.”

“¿¡El Santo Reino!?”

Kamito y las chicas saltaron sorprendidos y se miraron.

El Santo Reino de Lugia.

Esta nación, dedicada a la santa fe, había estado involucrada en operaciones clandestinas en otros países mientras manejaba la Oscuridad del Otro Mundo que causó que los Señores Elementales enloquecieran.

¿Qué estaba planeando el Santo Reino? Su objetivo no estaba claro hasta el momento.

Durante la ronda final del Blade Dance, habían apuntado a la vida de Restia. En la Academia, intentaron apoderarse de Est mientras estaba sellada bajo tierra. En Ordesia habían conspirado contra Fianna. Incluso en el golpe de estado cuando Sjora Kahn tomó el trono, el Santo Reino había estado tirando de las cuerdas en el fondo.

Si las caballeros del Santo Reino habían aparecido en Ghul-a-val, entonces las cosas ya no eran tan simples.

(… Incluso sabían acerca de la Cámara funeraria del Rey Demonio debajo de la Academia.)

En ese caso, sería difícil descartar la leyenda de la Tumba del Rey Demonio como mera leyenda.

“Entre las caballeros enviadas allí, aparentemente Lurie Lizaldia también fue vista.”

“¡…!”

Kamito gruñó en la parte posterior de su garganta.

Lurie Lizaldia era originalmente una de las doce Números de Ordesia.

Ella era la principal sanadora del continente. Al mismo tiempo, ella también era la temible portadora de una espada demoniaca.

Además, tenía el mismo nombre que Yggdra, la ganadora del Blade Dance de hace quince años.

Durante el ataque a la Academia Espiritual Areishia, Kamito recuperó su memoria y la derrotó, después de eso desapareció—

“¿Está el Santo Reino detrás de la Princesa Saladia?”

Después de haber sufrido una herida casi mortal en la mano de parte de Lurie previamente, Ellis preguntó nerviosamente.

Rubia negó con su cabeza.

“Fue hace una semana cuando las caballeros salieron de la santa capital, por lo que probablemente no tiene nada que ver con la princesa.”

“Entonces seguramente, está relacionado con la Tumba del Rey Demonio…”

“…”

Al escuchar los murmullos de Claire, todos se callaron.

La tumba donde el poder del Rey Demonio yacía dormido.

Suponiendo que la leyenda fuera cierta—

Si eso cayera en las manos del Santo Reino, las consecuencias serían irreversibles e impensables.

“Prepárense para el viaje. El barco estará listo en el puerto en una hora.”

Declarando esto, Rubia se levantó y salió de la sala de conferencias.

 

Parte 4

Todos regresaron a sus habitaciones para hacer preparativos para el viaje.

Dicho esto, no había mucho que empacar. A lo mucho, un amuleto para protegerse contra la arena y cristales espirituales de hielo para protegerse del calor.

Bueno, Kamito también tenía algo de experiencia con supervivencia en el desierto. Aunque sería una gran prueba para las jóvenes con su educación protegida, sería una experiencia útil.

Justo cuando Kamito pensaba estas cosas y empacaba comida y agua en su mochila …

“Kamito, los cristales espirituales son inútiles en Ghul-a-val.”

Una voz desde atrás.

Miró hacia atrás y vio a una chica con un vestido del color de la noche, sentada tranquilamente en la cama.

Sus ojos claros, del color del anochecer, miraban maliciosamente a Kamito.

“Restia… ¿Qué quieres decir con inútiles?”

“Los espíritus de bajo nivel, del tipo que están sellados en cristales espirituales como estos, no podrán obtener suficiente poder divino cuando estén en Ghul-a-val, lo que significa que desaparecerán.”

“Y-Ya veo …”

Un poco desanimado, Kamito dejó los cristales espirituales que se había esforzado por preparar y los colocó en el suelo.

Parecía que Ghul-a-val era un lugar mucho más duro que los desiertos ordinarios.

En ese momento, Kamito de repente se dio cuenta de algo.

“¿Es posible que estés muy familiarizada con Ghul-a-val?”

“Al menos no es desconocido para mí, supongo—”

Ella hondeó su hermosa y lustrosa cabellera negra y dijo.

“Después de todo, estuve en la capital del Rey Demonio durante la Guerra del Rey Demonio hace mil años.”

“… Así es, ahora que lo mencionas.”

Aunque él no había pensado en esto durante la reunión—

Restia había sido empleada como el arma del Rey Demonio en el pasado.

“¿Quizás también sabes algo sobre la Tumba del Rey Demonio?”

“¿La tumba del Rey Demonio?”

Al ver su mirada de perplejidad, Kamito le contó sobre la leyenda de la Tumba.

…Después de escuchar, Restia dijo “hmm” y apoyó su barbilla en su mano.

“He escuchado un poco al respecto. Una leyenda que circula en el Culto del Rey Demonio desde la antigüedad. En una ciudad al final del desierto, hay un ataúd donde los restos del Rey Demonio están sellados—”

“¿Los restos del Rey Demonio? Ese tipo de cosas—”

Era difícil imaginar que algo así que sobreviviera hasta ahora, mil años después. Sin embargo, definitivamente era un misterio lo que le había sucedido al Rey Demonio después de su derrota a manos de la Doncella Sagrada.

Kamito pensó en algo en ese momento.

Rubia había usado previamente un hechizo tabú para llamar a almas, resucitando a Nepenthes Lore bajo tierra de Ragna Ys. Aunque fue un “fracaso” de Rey Demonio, pero los aterradores poderes de la oscuridad que ejerció le causaron dificultades al Equipo Scarlet.

(Si los restos del Rey Demonio todavía están en esa tumba…)

Entonces era posible que la gente tratara de resucitarlo de alguna manera.

¿O tal vez, esos restos eran precisamente el “poder del Rey Demonio” registrado en textos antiguos?

“En todo caso…”

Restia arrancó una pluma y la arrojó al suelo.

“No hay duda de que la capital del Rey Demonio, destruida por la Doncella Sagrada Areishia, se encuentra en Ghul-a-val. Una vez que vayamos allí, tal vez podamos aclarar el asunto de la tumba.”

“…Sí.”

De repente dándose cuenta de algo, Kamito levantó la vista.

“Por cierto, dime, ¿conoces la ubicación de la capital del Rey Demonio?”

“Sí. Debería poder ofrecer algunos indicadores si estás bien con la ubicación aproximada.”

Restia respondió despreocupadamente.

“¡De verdad…!”

Al escuchar eso, Kamito no pudo evitar ponerse de pie.

“Cielos, eso será de gran ayuda. Si tuviéramos que vagar sin rumbo en ese gran desierto, sería una tortura.”

“Fufu, podrías elogiarme más.”

“Increíble, increíble.”

“Sheesh, pon un poco de esfuerzo en ello…”

En la cama, Restia cruzó sus piernas al otro lado e hizo un puchero.

“Sin embargo, incluso con el conocimiento de la ubicación, todavía no tienes garantizado que llegarás a la capital del Rey Demonio.”

“¿Qué quieres decir?”

“Después de todo, nadie ha sido capaz de encontrarla en los últimos mil años, ¿verdad? Para una ciudad de tal prosperidad, sin embargo, ni siquiera se han encontrado ruinas, ¿es eso posible?”

“Entonces…”

—Ciertamente, ella tenía razón.

No importa cuán terrible sea el desierto de la muerte, uno esperaría que muchos intrépidos aventureros y ladrones de tumbas intentaran localizar las ruinas. Luego estaba el Culto del Rey Demonio que buscaba la resucitación del Rey Demonio, seguramente debieron haber intentado todo para encontrar la ubicación de la leyenda.

Sin embargo, nunca hubo rumores de que se hayan encontrado las ruinas de la ciudad.

“Kamito, ¿te acuerdas de la aldea donde desperté la última vez?”

“… ¿El Bosque de Flores de Hielo?”

“Sí. Del mismo modo, esa aldea del bosque eludió el descubrimiento, ¿verdad?”

Situada en el territorio de Laurenfrost estaba el Bosque de Flores de Hielo, donde la aldea de una tribu Elfim había ocultado a la amnésica Restia. El bosque había sido envuelto en una espesa niebla generada por un antiguo dispositivo mágico, manteniendo fuera a los invasores todo el tiempo.

“En otras palabras, la capital del Rey Demonio tiene una barrera similar, ¿es así?”

“Muy probablemente.”

Definitivamente tiene sentido. Ir tan lejos sería perfectamente lógico si alguien fuera a sellar los restos del Rey Demonio. O tal vez fue el mismo Rey Demonio quien activó este tipo de barrera mágica antes de tiempo para evitar que la gente profanara sus restos después de su muerte.

“—Si ese es el caso, no tenemos opciones.”

Disipar una barrera, capaz de ocultar el sitio de una ciudad entera, no sería una tarea fácil ni siquiera para Fianna, una experta en barreras mágicas.

(…Hablando de eso, ¿Saladia Kahn se dirigió al desierto porque sabía que había una manera de levantar la barrera?)

De lo contrario, ella probablemente no haría algo tan precipitado…

“¿Restia, alguna otra pista?”

Restia sacudió lentamente su cabeza en respuesta a la pregunta de Kamito.

“… Lo siento, Kamito. Fue hace mil años cuando estuve allí por última vez. En aquel entonces, mi conciencia de mí misma como espíritu también fue sellada por el Rey Demonio, quien me usó solo como un arma. Completamente inconsciente—como durante el tiempo en que fui sellada en ese anillo.”

“…Ya veo, buen punto. Entonces, lamento haberte hecho tantas preguntas…”

“Pero quizás—”

“¿Sí?”

Al escuchar sus murmullos, Kamito levantó su vista.

“—Por el lado del Rey Demonio todo el tiempo, ella podría saber algo—”

“¿Ella?”

“Sí, recuerdas, ¿cierto? El único espíritu contratado del Rey Demonio Salomón—”

“Uh … creo que sí—”

Kamito buscó en las profundidades de sus recuerdos. Era algo que sin querer había escuchado mientras preparaba su disfraz de Rey Demonio impostor.

El Rey Demonio solo usaba espíritus como herramientas y nunca había abierto su corazón a nadie más, entrando en un contrato con un solo espíritu.

“¿Dónde está ese espíritu ahora?”

Kamito preguntó.

“No lo sé.”

Restia movió su cabeza.

“Pero según una vieja leyenda—”

Como si mirara a la distancia, ella habló en una voz suave.

“Y así continúa, ella desapareció en algún lugar de Astral Zero después de la muerte del Rey Demonio.”

 

Parte 5

Dentro de una oficina establecida en la fortaleza, Fianna estaba luchando a través de una montaña de cartas enviadas desde varios países.

Como monarca del estado independiente de Legítimo Ordesia, tuvo que responder a varias cartas diplomáticas antes de emprender su viaje.

“Parece que el consejo imperial finalmente decidió romper las relaciones diplomáticas con Dracunia.”

Ella suspiró mientras escribía respuestas a varios lords y nobles que habían escrito para expresar su apoyo a Legítimo Ordesia.

Su tonto hermano no fue el que estaba detrás de la decisión del consejo.

El actual consejo imperial había pasado a ser un títere del Santo Reino de Lugia.

(¿Cuál es el objetivo del Santo Reino…?)

Todo lo que ella pudo concluir fue que el Reino estaba tratando de usar a Ordesia para incendiar el continente con la guerra.

Sin embargo, ¿por qué el Reino necesitaba hacer eso?

(… En cualquier caso, mi hermano definitivamente no nos dejará en paz).

Actualmente, reacciones se mezclaron entre los otros países con respecto a Legítimo Ordesia. Aunque fue ignorado cuando se estableció por primera vez en el exilio, después de establecer una alianza con el Rey Dragón de Dracunia y poner fin a las atrocidades de la Teocracia, el perfil de Legítimo Ordesia había aumentado con cada día que pasaba.

Una tras otra, las naciones del continente condenaron a Sjora Kahn por usar a Leviathan, un espíritu militarizado de clase estratégica. Al mismo tiempo, también criticaron a Ordesia por oponerse a la intervención militar en la Teocracia todo este tiempo.

(En este momento, no importa qué, debemos hacer todo lo posible para ganarnos a la Princesa Saladia de nuestro lado—)

Justo cuando se sumía en profundos pensamientos, llamaron a la puerta de la oficina.

“Su Alteza, preparé té.”

“Gracias. Tiempo perfecto para un descanso.”

Ellis abrió la puerta y entró, trayendo tazas de té para dos.

Ellis había sido nombrada para los deberes de secretaria y guardaespaldas. Después de todo, ella era de primera clase como guardaespaldas, mientras que sus cualidades serias y confiables la hacían muy adecuada también como secretaria.

Tan pronto como Ellis dejó una taza de té sobre la mesa, Fianna pudo oler el rico aroma del té con leche.

Ella tomó un sorbo y exhaló con placer.

“Dulce y delicioso. Mi cansancio ha sido barrido.”

“Traté de agregar un poco de miel y azúcar, aunque Rinslet considera que es herético—”

Diciendo eso, Ellis echó un vistazo al documento que Fianna acababa de firmar.

“Este emblema… ¿Es del Imperio Quina?”

“Solo una carta personal. No es correspondencia diplomática oficial.”

“¿Una carta?”

“Este es el remitente.”

Fianna le mostró el nombre del remitente a Ellis.

“Linfa Sin Quina … ¿¡Una carta escrita personalmente por la Princesa Linfa!?”

Ellis se sorprendió ligeramente.

El Equipo Scarlet se había encontrado con la Princesa Linfa durante el torneo de Blade Dance, donde era la princesa doncella del formidable equipo Cuatro Diosas. Su espíritu bestia divina, Kirin, creó barreras que rivalizaban con las del elemental waffe de Fianna.

El Equipo Scarlet y las Cuatro Diosas habían luchado juntos contra Sjora Kahn. Después de la primera ronda, habían celebrado una fiesta de victoria juntos, pero—

“La Princesa Linfa expresa su apoyo a Legítimo Ordesia. Ella dice que se está preparando para enviar un emisario pronto.”

“¿Quina apoya a Legítimo Ordesia?”

Al ver a Ellis agrandar sus ojos marrones, Fianna negó con su cabeza con una sonrisa irónica.

“No, el Imperio Quina aún no nos ha reconocido. Este documento es solo una carta personal de la Princesa Linfa. Supongo que tiene muchas consideraciones propias.”

“Recuerdo que Su Alteza Linfa es la tercera princesa. Qué posición tan complicada.”

De una manera diferente, la gran nación de Quina en el este era tan peligrosa como el Santo Reino. Mientras miraba desde el costado mientras Ordesia se convertía gradualmente en la marioneta del Santo Reino, Quina tenía los ojos puestos en dominar el continente. Parecían mantener su política de diplomacia de esperar y ver por ahora en lo que respecta a Legítimo Ordesia.

Bajo tales circunstancias, fue bastante alentador saber que habían forjado una amistad con un antiguo rival del Blade Dance.

“También hay muchos lords dentro de Ordesia que nos expresan su apoyo.”

“La Casa Alfreed de las Islas Doradas, la Casa Bolmist, que sirve como el portaestandarte de Laurenfrost, y la Casa Daria de la Bahía Negra… Ninguna de las grandes casas, pero al menos nos da algo de confianza.”

“Actualmente, prácticamente no hay nadie en el palacio que se sienta leal a mi hermano. Si nuestros seguidores continúan aumentando, retomar Ordesia ya no será un sueño…”

Fianna arregló las cartas que había terminado y se las entregó a Ellis.

Mirando la pila de cartas en sus manos, Ellis mordió su labio con fuerza.

“¿Qué hay de la Casa Fahrengart, Su Alteza?”

“…”

Fianna negó en silencio con su cabeza.

“…Ya veo.”

El ducado de Fahrengart era una casa caballeresca comprometida con la lealtad absoluta hacia el Emperador de Ordesia.

Incluso si el monarca fuera incompetente, probablemente seguirían manteniendo la lealtad hasta el final.

“… Lo siento, Ellis.”

“Su Alteza, no hay necesidad de que se disculpe.”

Cuando Fianna inclinó su cabeza ligeramente y habló en voz baja, Ellis afirmó con determinación.

“Mi estimada hermana y yo nos hemos preparado. Como caballeros, tomamos nuestra decisión sin remordimientos.”

“…Gracias.”

Habiendo escuchado los pensamientos de Ellis desde su corazón, Fianna inclinó su cabeza en silencio.

 

Parte 6

Pasó exactamente una hora después de la reunión de la mañana.

Kamito y sus compañeras de equipo se reunieron en el puerto en la parte oriental de Mordis.

Aunque se llamaba puerto, Mordis era una ciudad en medio del desierto después de todo. Naturalmente, no había mar alrededor.

Cuando se mencionaban puertos en el desierto, normalmente se referían a donde los “barcos de arena” estaban amarrados.

“Así que este es un barco de arena del que he oído hablar—”

Llevando un pesado equipaje sobre su espalda, Kamito miró hacia arriba a un barco medio hundido en la arena y murmuró.

No era un buque militar sino un barco mercante utilizado para comerciar en el desierto, bastante grande en términos de tamaño. Aunque no tenía armamento instalado, se suponía que era bastante impresionante en velocidad.

“Desafortunadamente, el Revenant no puede ser usado—”

Sosteniendo su flequillo que soplaba en el viento, Rubia comentó.

El Revenant, el barco militar utilizado por la Liga del Infierno, se encontraba actualmente en mantenimiento en un muelle de Mordis. Aunque volar no era imposible, no era posible garantizar un suministro seguro de energía espiritual en Ghul-a-val y el mecanismo del reactor de la unidad motriz podría funcionar mal, arriesgando un choque.

Por otro lado, los barcos de arena utilizados en la Teocracia eran capaces de seguir líneas ley que se ocultaban en las profundidades de la tierra, lo que les permitía navegar por el desierto sin dificultad. Sin embargo, su único inconveniente era que no podían dirigirse a ninguna parte que no estuviese conectada por líneas ley, por lo que solo podían moverse a lo largo de rutas simples.

“Esta es mi primera vez en un barco de arena.”

“Yo también. Es más grande de lo que había imaginado.”

Claire y Rinslet miraban el barco con asombro.

Sus equipajes estaban llenos.

“… Rinslet, ¿qué tienes ahí?”

“Aperitivos, obviamente. Mira, Claire, tus melocotones enlatados favoritos también están adentro.”

“Eh, hablas en serio ♪”

Las coletas de Claire saltaron adorablemente.

“Ustedes dos, no vamos a hacer un viaje por diversión.”

Viendo que Claire y Rinslet actuaban así, Ellis advirtió.

“Fianna, ¿eso es todo el equipaje que llevas?”

Al ver a Fianna viajando ligero solo con un bolso de hombro, Kamito le preguntó.

“Sí, estoy guardando el resto dentro de Georgios.”

Fianna guiñó un ojo y se acercó a la oreja de Kamito para susurrarle.

“Fufu, Kamito-kun, también preparé todo tipo de ropa interior erótica para usar de noche.”

“… ¡! ¡D-Dame un respiro …!”

Kamito era un hombre saludable, después de todo.

… Incapaz de evitar imaginar qué tipo de ropa interior sería por un momento, instantáneamente se puso rojo.

“Bien, ¡apresurémonos!”

Recogiendo su equipaje, Claire y las chicas se dirigieron inmediatamente al barco.

“Cielos…”

Al ver eso, Kamito se encogió de hombros y se giró para mirar a Rubia.

“Te dejo el resto. ¿Estarás bien?”

“Sí. Velsaria y yo haremos nuestro mejor esfuerzo hasta que tu equipo regrese.”

Aunque Sjora Kahn fue derrotada, la guerra civil en la Teocracia todavía era muy volátil. Si la ausencia de la Princesa Saladia continuaba, la situación solo se volvería más caótica.

“Te dejaré a dejar a Muir y a Lily también—”

“No necesitas decir más. Son mis preciadas subordinadas.”

Rubia respondió con frialdad.

Muir Alenstarl y Lily habían sido descubiertas cerca de Leviathan. Agotadas de poder divino a un grado casi amenazante para la vida, todavía estaban en coma.

Pero, afortunadamente, no corrían peligro de morir, gracias a que Muir activó subconscientemente su habilidad especial, el Jester’s Vise, cuando Leviathan las devoró. Temeroso de este poder, capaz de volver locos a los espíritus, Leviathan había dejado de absorberlas a los dos.

(… Subordinadas, ¿eh? Ella todavía insiste en esta palabra cuando está cuidando minuciosamente de ellas.)

Enfrentado al aire despreocupado de Rubia, Kamito rió con ironía en sus pensamientos.

Dejando a un lado a Lily, la razón por la que Rubia le daba un cuidado extra a Muir Alenstarl era probablemente porque Muir le recordaba a Claire de ciertas maneras.

“Entonces me voy—”

Recogiendo su equipaje, Kamito comenzó a caminar—

“…”

“¿Huh?”

Sintiendo como si alguien detrás de él quisiera hablar, Kamito miró hacia atrás.

“¿Qué pasa?”

“…Nada.”

Enfrentada con su pregunta, Rubia parecía vacilante.

(… ¿Qué está pasando?)

Pensar que ella sería indecisa a veces.

Sorprendido, Kamito frunció el ceño. En ese momento—

“… Ren Ashbell.”

Como si estuviera reuniendo su resolución, acercó su cara a la de Kamito.

Entonces—

Te encomiendo a mi hermana menor.”

Esas fueron las palabras que ella le habló suavemente.

 

Parte 7

“¡Oye, no te retires! ¡Fallar será una mancha en el honor de las gloriosas Caballeros de Santa Lugia!”

“P-Pero Lady Ineza, este espíritu—¡gahhhhhh!”

Una caballero en armadura elemental waffe fue golpeada por un enorme martillo, enviándola a volar espectacularmente.

Cayendo de cabeza en una duna de arena, ella dejó de moverse.

“… Maldita sea, no lo puedo creer … ¿las mejores de las caballeros … todas aniquiladas…?”

La caballero vestida con vestiduras rojas sobre un fondo blanco, Ineza Sandra, gruñó. Ella era la comandante de esta fuerza expedicionaria.

Por toda esta tierra de arena roja cayeron las caballeros del Santo Reino. Cualquiera de ellas era una caballero templario de élite, colmada de respeto y elogios en su país.

Tal fuerza de élite de caballeros, sin embargo, aquí no tenían lugar.

Mirando hacia abajo a las caballeros había un gigante espíritu humanoide con una cabeza con forma de cocodrilo.

El espíritu presentaba extremidades musculosas y ojos rojos brillantes. Sostenía en su mano un martillo gigante que brillaba con luz dorada.

Contra un solo espíritu—

Encargadas de encontrar la Tumba, las Caballeros de Santa Lugia fueron aplastadas, incapaces de oponer resistencia.

Esto era una pesadilla.

<—¿Eres alguien que es digno?>

La voz del espíritu hizo eco por todos lados, transportada por el viento seco del desierto.

Enfrentada con el espíritu que preguntaba por tercera vez

“…¡! ¿¡A qué te refieres con digno!? ¿¡Qué diablos quieres!?”

Ineza gritó enfadada.

El espíritu la miró con ojos completamente sin emociones.

<—Eres indigno de poner un pie en la tierra del Rey Demonio. Vete ahora.>

Un vendaval aulló cuando el espíritu golpeó con el martillo a Ineza.

Ella levantó frenéticamente su elemental waffe, una lanza sagrada, con la intención de bloquear—

En ese mismo instante antes de que el martillo bajara…

Una pequeña figura salió corriendo frente a ella.

“Debes dar lo mejor para valorar más tu propia vida, Capitana.”

“…¡!”

Una mujer de cabello negro había bloqueado el martillo del espíritu.

En lugar de las vestiduras sagradas de las Caballeros de Santa Lugia, llevaba una túnica blanca de sanadora.

La mujer levantó ligeramente el pequeño juego de lentes que estaba sobre su nariz y habló.

“La Esfinge de la Tumba del Rey Demonio está claramente más allá de tu capacidad.”

“¡…! ¡Dama Lurie—!”

Ineza gritó con enojo el nombre de la mujer que la había salvado.

Sanadora militar, Lurie Lizaldia—Antigua octava de los Números del Imperio Ordesiano.

Especialmente experta en hechizos de curación de magia espiritual, tenía el rango de “Santa Doncella”.

Tras haber traicionado a su país natal, Ordesia, ahora estaba sirviendo a la cardenal Millenia Sanctus del Santo Reino de Lugia como general invitado.

Antes, Ineza claramente le había ordenado que se quedara parada en el barco dragón de arena—

“Retírate, Dama Lurie. Te estás metiendo en el camino de la batalla.”

Sin hacer ningún esfuerzo por ocultar su desprecio, Ineza habló. En su opinión, esta mujer, que había traicionado a su propio país como una de los Números de Ordesia, era completamente indigna de confianza.

Aunque Lurie era la subordinada de confianza de Millennia, Ineza se consideraba de más alto rango, como comandante de esta fuerza expedicionaria al menos.

“No hay forma de que pueda simplemente dar un paso atrás. A este ritmo, realmente serás eliminada.”

Lurie negó con su cabeza, empujando fácilmente el martillo con su espada demoníaca.

El espíritu flotaba en el aire, mirando al nuevo enemigo. Entonces—

<—Eres indigno de poner un pie en la tierra del Rey Demonio. Vete ahora.>

Repitió exactamente lo que acababa de decir.

“Lo siento, no puedo hacerlo.”

Lurie se encogió de hombros y sonrió irónicamente.

“Después de todo, mi ama desea obtener lo que está dentro de la Tumba—”

<—¡Indigno, vete ahora!>

Los ojos del espíritu brillaron rojos y un rayo a alta temperatura salió disparado de la joya de su frente.

En un abrir y cerrar de ojos, el lugar donde Lurie había estado estaba rodeado de ardientes llamas.

“—Oh cielos, qué molestia.”

Sin embargo, Lurie ya no estaba allí.

Con un destello de la espada, balanceó su espada demoniaca fluidamente en el aire. Completamente incongruente con su rango de Santa Doncella, la espada demoniaca estaba envuelta en ominoso miasma.

“Oh, rey de las espadas demoníacas devoradoras de almas, masacra al enemigo que tengo delante—¡Bloody Strike/Golpe sangriento!”

La hoja color sangre brillaba carmesí—

La espada demoniaca de Lurie Lizaldia instantáneamente envió el martillo a volar junto con el brazo amputado que lo sostenía.

El brazo cortado voló en el aire mientras se convertía gradualmente en partículas de luz y desaparecía.

Sin embargo, el espíritu no hizo ningún cambio en su expresión y repitió.

<—Eres indigno de poner un pie en la tierra del Rey Demonio. Vete ahora… Vete ahora… Vete ahora…>

El masivo cuerpo del espíritu desapareció gradualmente en la arena y el polvo.

Lurie apuñaló la espada demoniaca en el suelo junto a su pie.

No había ni una gota de sudor en su frente.

Ineza Sandra no pudo evitar sentirse aterrada.

Era difícil imaginar que este fuera el poder de una Santa Doncella especializada en el arte de la curación.

Lurie giró su cabeza hacia Ineza.

“Esa Esfinge es algo así como una alucinación generada por el poder del Rey Demonio. Un guardián que selecciona a los visitantes que entran a la Tumba. Efectivamente, fallar en obtener la Demon Slayer en Ordesia tiene serias consecuencias. Si tuviera esa espada sagrada, yo sería reconocida como digna, supongo…”

“Dama Lurie…”

Ineza tragó saliva y habló.

“A este ritmo, las gloriosas Caballeros de Santa Lugia se enfrentarán a la aniquilación total a manos de estos espíritus. Deben retirarse y contactar al Reino.”

Habían pasado siete días desde que esta compañía de caballeros sagradas fue enviada a Ghul-a-val.

Inicialmente optimistas con respecto a esta misión de búsqueda de la Tumba del Rey Demonio, habían encontrado resistencia por parte de poderosos espíritus de la clase archidemonio como la Esfinge de hace un momento.

Por supuesto, estas caballeros eran la élite del Santo Reino y anteriormente habían completado misiones de eliminar espíritus de clase archidemonio en el pasado. De hecho, habían derrotado múltiples instancias de estos espíritus guardianes.

Sin embargo, el espíritu seguía reapareciendo sin importar cuántas veces lo derrotaran, atacando sin importar la noche o el día.

Esta compañía, con un total de doce caballeros espirituales, estaba al borde del colapso.

“En efecto, la Esfinge de la Tumba es bastante molesta.”

Lurie usó un dedo para levantar sus gafas.

Arrodillándose junto a las caballeros heridas, ella usó magia espiritual para sanarlas una tras otra.

“Pero la retirada no es una opción. Las órdenes de Des Esseintes son absolutas.”

“… ¿¡Nos estás diciendo que enfrentemos la aniquilación total así como así!?”

Confrontada con el estallido emocional de la capitana, Lurie negó con su cabeza.

“Ya tomé medidas y solicité refuerzos del Reino.”

“¿Solicitaste refuerzos?”

“La Dama Millennia y las Sagradas Caballeros Espirituales de Luminaris se dirigen aquí.”

“¿Dijiste las Sagradas Caballeros Espirituales?”

Ineza levantó sus cejas.

Ciertamente, Luminaris Saint Leisched provenía de una prestigiosa familia en la ciudad de Alejandría. Habiendo luchado para llegar a las finales del anterior Blade Dance, ella era la caballero más honorable del Santo Reino.

Sin embargo, incluso si traía a sus subordinadas como refuerzos, aún estarían indefensas contra los espíritus infinitamente engendrados por la Esfinge.

“Luminaris traerá eso. Es una oportunidad para una prueba de campo también.”

“… ¿Eso?”

“Sí, si destruimos todo este desierto, todos los guardianes problemáticos desaparecerán, ¿verdad?”

Mientras curaba a las caballeros heridas, Lurie sonrió fríamente.

 

Anuncios

2 comentarios en “Seirei Tsukai no Blade Dance Vol.17 – Capítulo 2

  1. Pingback: Seirei Tsukai no Blade Dance Vol. 17 [Completo] | HiroLsn Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.