Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.02 – Capítulo 5

Capítulo 5, La Capital Imperial

Mirando hacia arriba, un muro colosal del castillo da una sensación de intimidación.

El agua en el profundo foso que rodea los muros del castillo es sacada del Río Kendall al norte, y en el agua transparente viven varias criaturas submarinas.

Hay grandes multitudes de personas entrando y saliendo por el puente que está suspendido de lado a lado.

La puerta principal al otro extremo está abierta, y los soldados están inspeccionando el equipaje.

Hiro se mezcló con el flujo de personas y cruzó el puente. Tras la inspección de sus pertenencias, él atravesó la puerta principal.

“Ohh…”

Hiro es abrumado por el escenario que se expande ante él.

Extendiéndose desde la entrada de la ciudad, está un amplio camino pavimentado con piedra.

En el camino se encontraban estatuas de bronce a ambos lados en intervalos determinados, todas lo suficientemente grandes para atravesar los cielos.

Las grandes estatuas detalladamente labradas de los Doce Grandes Dioses de Grantz miraban abajo y recibían a las personas que visitaban.

Hay personas aglomerándose en las áreas alrededor de sus pies.

Cada espacio estaba lleno de gente, con vendedores gritando vigorosamente e interactuando con los clientes.

“… Definitivamente hay muchas más personas ahora en comparación con hace 1000 años.”

Pero él no puede quedarse mirando el paisaje todo el día. Hiro comenzó a caminar.

Camina mientras vigila el área sin parar.

Él parece bastante un campesino perdido en una gran ciudad.

Hay un grupo de pie frente a un puesto que sirve alcohol, ya celebrando con una botella en mano en la tarde.

“¡Nuestro viejo enemigo, Forzen, ha caído en la ruina! ¡Las bebidas, saquen las bebidas! ¡No podemos quedarnos aquí y no celebrar esto!”

“¡¿No deberíamos estar celebrando por la Sexta Princesa Imperial que repelió a ese ducado rural?!”

“¡Y al parecer, un descendiente del Segundo Emperador estaba ahí!”

Mientras pasa por la animada calle que era observaba por los dioses, él es recibido por una gran plaza con una fuente.

En contraste con la entrada, este lugar tiene una atmósfera relativamente tranquila.

Sin embargo, algo que permanecía igual, es que cada persona tiene una sonrisa en su rostro.

Cada ciudadano, no sólo los ebrios, debe seguir sintiendo la alegría persistente por la victoria del mes pasado.

La plaza está atestada con toda clase de personas que están ahí por diversas razones. Hay una mujer con su hijo, un hombre parecido a una momia con vendajes en todo su cuerpo, y un hombre joven que parecía ser un estudiante leyendo un libro.

Hay niños reunidos alrededor de la fuente, el centro de la plaza.

El pilar de agua que se eleva al cielo, junto con las nubes detrás, da un aire misterioso de refinamiento. Las aspersiones de agua brillaban, y el sonido del agua que llegaba a los oídos da una sensación de elegancia.

“Huh…”

Hiro, quien estaba viendo el escenario tranquilamente, gira la cabeza una vez más.

Esto fue porque tuvo la sensación de que vio a alguien que reconocía.

Él lo encuentra de inmediato. El hombre cuyo cuerpo está completamente envuelto en vendajes―Es Alfred.

Aun si esta es la capital imperial, él probablemente es el único que tiene una apariencia tan extraña.

En realidad, los guardias del palacio actualmente están señalándolo con recelo.

“¡Alfred!”

Hiro agitó las manos de una manera exagerada.

“…”

Después de verlo por el rabillo del ojo, él entonces fijó su mirada en Hiro.

Una vez que tenía su mirada puesta en Hiro, Alfred comenzó a acercarse a él.

“… ¿Por qué está aquí?”

Dijo él, con disgusto en su voz.

“Su Majestad el Emperador me citó.”

“Ahh, ya veo. Cierto, no hay razón para que no sea citado.”

“¿Qué hay de ti, Alfred? ¿Qué estás haciendo aquí?”

“Mi superior fue convocado por Su Majestad, así que estoy aquí como escolta.”

“¿Aura?”

“No, no, alguien más arriba―El Tercer Príncipe Imperial Brutar.”

Alfred empieza a caminar tras decir esto, así que naturalmente Hiro lo sigue.

“El Tercer Ejército Imperial―Fue descubierto que los Caballeros Negros Imperiales fueron movilizados para uso personal. Bueno, es imposible que no hubiera sido descubierto, pero fue durante el tiempo en que Su Majestad estaba en su expedición militar. Eso ciertamente requiere cuestionamiento.”

“Aunque siento que lo merece. Además, trató de capturar a Liz.”

“Pero en términos de resultados, terminamos peleando juntos, así que su castigo será relativamente ligero.”

Alfred agrega que el problema probablemente es cómo se lidiará con el Primer Príncipe Imperial.

“Hay un alboroto enorme en el Palacio Imperial. Las personas están hablando de que él estaba amenazando la vida de la Sexta Princesa Imperial, y de que casi mató al descendiente del Segundo Emperador. Es un caos total ahora mismo.”

“Wow…”

“Pero aún así, él posee a [Mjölnir], y más importante aun, detrás del Primer Príncipe Imperial se encuentra la casa Krone de los Cinco Grandes Nobles. Ya que tiene el apoyo de la facción más grande, el Primer Príncipe Imperial debe ser enfrentado con cuidado. Su Majestad mismo puede estar preocupado.”

Alfred suspira.

“Dicen que la ‘hierba mala nunca muere’ en estas situaciones, ¿no?…”

Es difícil ver su expresión debido a los vendajes, pero no hay duda de que es una de angustia.

“Y el hecho de que haya aparecido aquí, Señor Descendiente… eso causará otra conmoción. Me pregunto qué sucederá.”

Hiro le pregunta a Alfred, quien mira al cielo con una mirada distante en sus ojos.

“Así que, ¿a dónde te diriges?”

“¿Estaba siguiéndome sin saber nada?”

Alfred se encoge de hombros con sorpresa.

“Qué haría si fuera un asesino.”

“No hay asesinos que sobresalgan tanto como tú.”

Hiro en este momento estaba caminando por la calle principal del este.

A diferencia de la calle central, este camino tiene varias tiendas a los lados, como herrerías, tiendas de armas y anticuarios.

Tal vez porque era tal lugar, aquellos que podían verse en el área eran aventureros, mercenarios y demás.

Es una calle con una atmósfera violenta fluyendo en ella.

Alfred entra a un pequeño camino entre el puesto de vigilancia y una posada.

Después de caminar durante un tiempo por el camino tenuemente iluminado, ellos fueron recibidos por la cegadora luz del sol, y ahí se encontraba un viejo templo.

“La Señorita Aura está aquí.”

Dijo Alfred y señaló hacia la sombra de un árbol donde Aura estaba descansando.

Detrás de ella, había varios caballeros cubiertos de armadura negra con un gran grupo de niños rodeándolos.

Impropio de su apariencia severa, los caballeros estaban sosteniendo grandes cantidades de aperitivos en sus brazos.

Parece que los niños están reuniéndose alrededor de ellos con eso en mente.

“Son huérfanos de guerra. Esos niños fueron recogidos por el templo espiritual.”

“¿Por qué hay un templo en un lugar como este?”

Probablemente hay muchas personas del continente central―en especial aquellos del Gran Imperio Grantz, que creen en el rey espíritu.

¿Entonces por qué hay un templo construido tras un callejón como este?

“Es porque los espíritus favorecen este lugar.”

Hiro entendió después de escuchar la respuesta de Alfred.

Como si estuviera aislado del pueblo desarrollado, este lugar está lleno de naturaleza.

El área alrededor del templo estaba cubierta de pasto, con flores rojas, blancas, y de otros colores. Todos parecían estar disfrutando de la briza.

Con sólo mirar el templo bañado en la luz del sol, se sentía como si tu alma estuviera siendo purificada.

“Con el desarrollo del pueblo, en algún punto, el lado este se volvió un lugar peligroso lleno de mercenarios y aventureros. Trataron de tomar varias medidas contra eso, pero parece que no salió bien.”

“Sí, no creo que puedas expulsar a los aventureros y mercenarios del lado este a estas alturas.”

Si se intentase destruir algo que ya se había arraigado, la resistencia probablemente sería enorme.

“Exacto. Es por eso que construyeron el puesto de vigilancia para proteger a los niños.”

Alfred dice que probablemente fue construido antes de que vinieran.

“Resulta que también es donde los Caballeros Negros Imperiales se encuentran actualmente. El hombre que estaba a cargo antes difícilmente podía considerarse apasionado por su trabajo. La Señorita Aura lo expulsó y pasó a estar a cargo de mantener el orden público del área este.”

Parece que Aura los notó mientras Alfred hablaba con presunción.

Ella dejó la sombra del árbol y se acercó a los dos.

“… Qué visitante tan inesperado.”

“Ha pasado un tiempo… En realidad, supongo que no.”

“¿Qué asuntos te traen por aquí?”

“Fui citado por Su Majestad el Emperador.”

Hiro bajó al suelo la bolsa de yute que estaba en su espalda y metió la mano descuidadamente.

Cuando sacó la mano, tenía una hoja de papel que parecía un pedazo de basura.

“Esto.”

“… Parece basura sin importar cómo lo veas.”

Es verdad. Hiro también lo cree. Se ve aun peor que cuando Liz se lo entregó.

Después de recibir la carta y leerla, Aura inclinó la cabeza.

“Entiendo la idea general, ¿pero cómo pretendes entrar al Palacio Imperial?”

“… Con mi cabello y ojos negros.”

“Eso no funcionará en este momento. Parece que actualmente hay una disputa entre las diferentes facciones en el Palacio Imperial… Dudo que los guardias del palacio te presten atención.”

“Si les muestro esta carta…”

Aura suspira y sacude la cabeza con la mano en la frente como si estuviera preocupada.

“… ¿Crees que alguien creería que esta carta que parece basura es de Su Majestad el Emperador?”

Mientras la llamaba basura, Aura dobló la carta hábilmente con una mano y se la entregó a Hiro.

“Una carta de su Majestad el Emperador es algo que uno tal vez nunca reciba en toda su vida. Tratar tal cosa tan crudamente como basura es inaudito. Aun si te permitieran pasar con esto, serás ejecutado por lesa majestad.”

“Eso es verdad, huh…”

“No hay otra opción. Iré contigo.”

“¿Eh?”

“Si voy contigo, te permitirán entrar.”

“Estaría agradecido por eso, pero…”

Cuando él mira detrás de ella, parecía que los niños se habían reunido alrededor de ellos en algún momento.

Más atrás de ella, los Caballeros Negros Imperiales, que son conocidos como la élite del Tercer Ejército Imperial, han sido derribados por los niños.

“¡Herbada mayor Aura! ¿A dónde vas?”

Una chica con un balbuceo jaló la manga de Aura.

Aura palmea la cabeza de la chica y sonríe.

“Voy al Palacio Imperial. Mientras estoy fuera, este hombre vendado de aquí, Alfred, jugará con ustedes.”

Hiro está seguro de que Alfred tenía una mirada asustada en su cara.

Aura lo ignoró, le dijo a Hiro “¿nos vamos?”, y comenzó a caminar delante de él.

“¡P-Por favor, espere un momento! ¡Señorita Aura!”

Sin conocer lo que llamarías moderación, los niños corrieron hacia Alfred. En poco tiempo, ya no se podía ver su figura.

“N-No hagan eso. ¡Soy un noble! ¡¿Creen que está bien hacer esto?!”

“¡Soy Su Majestad Schwarz, y derrotaré al hombre momia!”

“¡Entonces, yo soy la general Celia!”

“¡Y yo soy Su Majestad Altius!”

“Q-Qué están… ¡dejen eso! ¡No me toquen ahí!”

Alfred trata de hablar, pero los niños simplemente lo ignoran.

Los niños son aterradores… pensó Hiro.

Ellos caminan por donde vinieron y se dirigen al norte por la calle central. En el camino, Aura le habla a Hiro.

“Escucha, el lugar al que nos dirigimos es considerado como un lugar brillante donde viven sólo las personas elegidas de este mundo, y eso no es incorrecto. Sin embargo, por favor no olvides que también es una guarida de hombres perversos, llenos de celos y deseo. No debes bajar la guardia en absoluto.”

“Entiendo.”

“Ten cuidado con aquellos que entren en contacto contigo. No puedes ir sin cuidado con aquellos que te llamen. Ten especial cuidado con las mujeres. Incluso hay un caso de un emperador en el pasado que cayó en la ruina por una mujer.”

“¿Estás preocupada por mí?”

Ella lo miró severamente después de que él dijo eso.

“Por favor, escucha en silencio.”

“De acuerdo…”

“Desafortunadamente, no puedo acompañarte hasta adentro. A quien citó Su Majestad eres tú, después de todo.”

“Tienes razón. Bueno, tengo un poco de duda sobre la etiqueta, pero creo que funcionará de alguna manera.”

“Eso espero…”

Después de eso, ambos guardaron silencio y simplemente movían sus pies.

Tras subir una ligera pendiente, una puerta de hierro cinco veces más alta que Hiro entró a la vista.

Las puntas están afiladas como lanzas, y emite una atmósfera solemne.

Viendo a Aura, un soldado se acerca corriendo.

“General de Brigada. ¿Qué la trae por aquí hoy?”

“Su Alteza el Emperador me ordenó guiar a esta persona al Palacio Imperial.”

Aura señaló a Hiro.

El guardia del palacio abrió la boca para hablar mientras mirada a Hiro para evaluarlo.

“… No me han dado tal aviso. Me disculpo, pero no puedo permitir la entrada.”

Una gran arruga aparece entre las cejas de Hiro. Eso es imposible.

El Emperador personalmente le envió una carta.

Es imposible que no les dijeran a los guardias del palacio que Hiro vendría.

Me pregunto si alguien está detrás de esto…

Hay una alta posibilidad de que alguien esté impidiendo la visita de Hiro.

También es posible que el guardia del palacio pueda estar bajo el control de alguien.

Aura habló tranquilamente.

“¿En serio? Entonces, dame tu nombre y afiliación.”

“¿Disculpe?”

“Dudaste de mí, un ayudante cercano del Tercer Príncipe Imperial Brutar. Haré que recibas un castigo apropiado.”

En otras palabras, esta es una amenaza a su posición si no le permite la entrada.

“E-Eso es…”

La cara del guardia del palacio se tuerce con mortificación. Se puede ver por su expresión que él está en conflicto con algo.

Después de un tiempo, el guardia del palacio bajó la cabeza.

“Por favor, pasen.”

Él sintió un poco de pena por el soldado abatido, pero Aura atravesó la puerta con indignación, así que la siguió.

Había muchos soldados situados a lo largo del gran terreno como seguridad, con un pequeño pelotón patrullando constantemente.

Hiro camina por un amplio camino rodeado por un jardín de rosas mientras los guardias lo observan, estando atentos a cualquier movimiento sospechoso.

Justo al frente, hay una gran fuente con cuatro canales.

En el lado oeste está un área con mansiones de nobles prominentes, y al este está el alojamiento y campos de entrenamiento para los “Caballeros del León Dorado” del Primer Ejército Imperial.

En el lado norte está el centro del Gran Imperio Grantz, el Castillo Imperial Wenezein.

Cuando se acerca a Aura, ella le habla.

“Ese guardia de antes, él está bajo la influencia de la casa Krone de los Cinco Grandes Nobles. Ellos apoyan al Primer Príncipe Imperial, así que por favor ten cuidado. Hacen lo que sea por obtener lo que quieren. ¿Conoces el incidente respecto a la muerte de la cabeza de la casa Kelheit de los Cinco Grandes Nobles?”

La casa Kelheit es la casa de grandes nobles que supervisan el este.

Ya que perdieron a la cabeza de su casa hace alrededor de tres meses, su esposa actualmente está actuando como su delegada.

Públicamente, se dice que fue debido a un accidente al caer de un caballo. En realidad, parece que la teoría de un asesinato es verosímil.

“Asumo que es obra de la casa Krone. No tengo pruebas… pero están llegando al punto de proponer matrimonio a la Duquesa Kelheit, quien recientemente perdió a su esposo. Probablemente están intentando apoderarse de la casa Kelheit. Ya que son tan desvergonzados, dudo que vacilen en envenenarte en el Palacio Imperial.”

“Entiendo. Tendré cuidado con la casa Krone.”

Después de que Hiro le da las gracias a Aura, ellos llegan al Palacio Imperial y él contiene el aliento.

No fue por la belleza del Palacio Imperial, sino por la sensación de nostalgia brotando de su pecho.

Parece que ha sido reconstruido varias veces, pero aún tiene los vestigios del Palacio Imperial de hace 1,000 años.

… Casi se siente que he vuelto a casa.

Este fue el primer lugar que visitó cuando fue invocado a este mundo.

Aquí fue donde todo comenzó.

Él intercambió juramentos para ser hermano de sangre con Altius, recibió muchos amigos, y sobrevivió a un mundo de guerras.

También es el lugar del final, donde el reino se volvió un imperio, las guerras llegaron a su fin, y donde dijo adiós a Altius.

El lugar del principio y el final.

Sin importar lo que me espere adelante, no me detendré.

Mientras acoge la premonición de un nuevo comienzo y una nueva leyenda, el “héroe” de hace 1000 años en el pasado entra al Palacio Imperial una vez más.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s