Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.02 – Capítulo 1

Capítulo 1, Partida

Año Imperial 1023, 13 de Julio.

Fuerte Belk, torre central.

La voz aguda de una joven resonó.

“¡Hiro~! ¿Dónde estás~?”

Una joven de cabello carmesí estaba corriendo por el tercer piso de la torre central con preocupación en su voz, como una madre buscando a su hijo perdido.

Viendo a la Princesa Imperial dando vueltas ante sus ojos, los soldados de patrullaje contienen la risa.

Con esto, la dignidad de la Sexta Princesa Imperial se fue por la ventana, pero su popularidad actualmente está subiendo como un miembro amigable de la Familia Imperial.

La espada carmesí, [Laevateinn], estaba colgando en su cintura, y en su hermosa mano delgada estaba un sobre.

Puede suponerse por los colores dorado y rojo que el sobre una vez fue ostentoso.

Desafortunadamente, se había transformado en algo que era difícil de distinguir como resultado de su agarre.

“¡Hi~ro~! ¡Cielos, ¿a dónde fuiste?!”

Habiendo sido designada como comandante recientemente, este fuerte es como un laberinto para ella.

Y así, es difícil para ella buscar una persona. No tiene más opción que buscarlo mientras grita.

“Grr… Es Hiro de quién estamos hablando, así que pensé que estaría en el tercer piso.”

El tercer piso de la torre principalmente ha sido convertido en un área de almacenamiento.

Ya que es espacioso con pocas habitaciones, los libros y herramientas son almacenados en este piso.

También sirve actualmente como la guarida de Cerberus, así que se ha vuelto un problema donde los soldados que vienen de imprevisto son amenazados por su presencia.

“Me pregunto si debería intentar regresar a la habitación de Hiro…”

Cuando pensó esto, una puerta se abrió de una habitación tenuemente iluminada al fondo.

De ahí, Cerberus salió, y detrás de él estaba Hiro, conteniendo un bostezo.

“¡Hiro!”

“¿Liz?”

La cara de Hiro voltea hacia Liz. Es bastante difícil distinguir su expresión debido al parche cubriendo la mitad de su cara.

Liz corrió hacia el joven que se acercaba.

 

 

“Estaba buscándote.”

“Oh, lo siento. Había algo que quería buscar ahí.”

Hiro dio vuelta y miró hacia la habitación que estaba llena de documentación sobre la historia del fuerte.

Hmm~ Liz da un vistazo a la puerta por encima del hombro de Hiro y entonces coloca las manos en su cintura.

“Es bueno que seas apasionado por tus estudios, pero asegúrate de decirme a dónde vas.”

Después de que Hiro se quejó sobre la anormalidad de su ojo, Liz se había vuelto un poco sobreprotectora.

Inseguro de si ahora considerarla una preocupona o no, Hiro sonrió ligeramente.

“Tendré cuidado la próxima vez. Así que, ¿qué pasa?”

“Oh, cierto. Esto.”

Liz presentó un objeto que podía considerarse basura.

Hiro tomó el objeto largo, delgado y arrugado, y lo abrió cautelosamente.

Aunque obviamente era una carta, difícilmente se podía distinguir ya que no mantenía la forma de una.

“Esta es una carta, ¿cierto?”

“Es una carta de padre.”

“… ¿Una carta del Emperador?”

“Así es…”

“¿Por qué parece―un pedazo de basura?”

“Ahh, yo hice eso.”

Hiro dejó caer los hombros y suspiró. Era un suspiro lleno de una profunda tristeza.

“¿Había algo malo escrito en ella?”

“No leí el contenido. Está dirigida a ti.”

“… ¿A mí?”

“¿Recuerdas? Aura, mi tío y yo enviamos una carta de protesta por las acciones de mi hermano, ¿cierto?”

“Ahora que lo mencionas, ustedes se quedaron despiertos toda la noche escribiendo eso.”

“Finalmente llegó una respuesta.”

Liz está enfurecida de que llegó a casi el paso de un caracol. Incluso ahora, ella parece lista para hacer una rabieta.

Hiro miró la carta e inclinó la cabeza.

Liz y los demás fueron quienes enviaron la carta de protesta.

Así que él no tenía idea de por qué la respuesta llegó a él.

Ya que Aura probablemente no ha llegado al oeste aún, debería haber sido para el Marqués Grinda o Liz.

“Bueno, lo sabré una vez que lo abra.”

Él abrió el sello mientras rezaba que el contenido fuera inofensivo.

Había solo una hoja de papel blanco. Hay arrugas, pero no está tan mal como el sobre.

Él abre el papel plegado…

 

Me he enterado de la esencia de la situación por mi amada hija.

También he escuchado de la batalla con Lichtein.

Me gustaría felicitarte por tus hazañas, pero hay algo que pesa más en mi mente.

Deseo comprobar la credibilidad de que seas un descendiente del Segundo Emperador.

Después de hacerlo, dictaré un castigo apropiado para el Primer Príncipe Imperial.

Y por tanto, me gustaría que vengas a la Capital Imperial.

48° Emperador, Greíheit.

 

“Hmm…”

“¿Qué decía?”

“Dice que vaya a la Capital Imperial porque quiere felicitarme por mis hazañas.”

“¿Qué hay de mi hermano?”

“Que dictará un castigo apropiado.”

“¡Sí! Bueno, piensa en lo que te hizo. ¡Eso es de esperar!”

Las esquinas de los ojos de Hiro se suavizaron ante la vista de Liz saltando de alegría.

Hiro se pone a pensar tras leer de nuevo la carta.

La Capital Imperial, huh…

Él no sabe qué le espera ahí. Probablemente tendrá que ser cauteloso cuando vaya.

Mientras Hiro ve a Liz saltar, él sacude la cabeza y decide que no podría llevarla consigo.

Pero, ella probablemente me seguirá…

Recordando cómo ella ha estado tratando a Hiro últimamente, es posible que vaya con él sin importar qué.

Mientras estaba pensando en cómo convencerla de no ir, ella dejó de saltar.

Dio vuelta y sus ojos estaban brillando.

“Hiro, tenemos que darnos prisa y prepararnos.”

Tal como pensó. Ella está ansiosa por ir con él.

“No puedes. Eres la comandante aquí. Además, no estaba escrito aquí que vayas también.”

Liz―Si él lleva a la Sexta Princesa Imperial consigo, se volverá un gran problema.

A diferencia de antes, definitivamente es seguro ya que el Emperador está ahí, pero por si acaso, él tiene que hacerla quedarse.

Además, Hiro se sentiría mejor si ella se quedara, ya que el Cuarto Ejército Imperial está vigilando el territorio del Marqués Grinda.

“Eh… Quiero ir contigo.”

Le hizo querer llevarla después de que ella infló sus mejillas en protesta, sin embargo, aun así no puede ir… Es lo que Hiro se dice a sí mismo.

“Aún no podemos decir que el área alrededor del Fuerte Belk es segura. Sería malo si tú, la comandante, no estuviera aquí si hubiera un problema, ¿cierto? Y hay muchos documentos apilados. Hay algunos que necesitan tu firma.”

“Hmm…”

Él estaba pensando que ella sólo necesitaba un empujón más… Pero a Hiro se le ocurrió una brillante idea.

“De acuerdo, bien. Si realmente quieres venir conmigo, tienes que terminar tu trabajo.”

“Eh… Tris lo hará por mí.”

“Tris es.. Ya sabes, él tiene cabeza de músculo, así que, es difícil decir esto, pero el papeleo no le queda.”

“Tampoco me queda, sabes.”

“Cierto… Es verdad, pero tú eres mejor que Tris. Puedes hacerlo.”

Hiro quería llorar. Él rezaba que un excepcional oficial administrativo se convirtiera en uno de los subordinados de Liz.

Por ahora, él intentará pedírselo al Emperador después de que llegue a la Capital Imperial.

“… ¿Puedo ir contigo si termino mi trabajo?”

Hiro se aclaró la garganta ante Liz, quien estaba mirándolo a los ojos.

Mientras contiene su impulso por abrazarla, Hiro abre la boca.

“P-Por supuesto. Así que date prisa y ve.”

“¡De acuerdo! ¡Es una promesa! ¡Iré a terminar ese papeleo y regresaré en seguida!”

“… Aunque no es una cantidad que puedas terminar en un día.”

Hiro murmuró para sí mismo al verla irse mientras agitaba la mano.

Cuando trató de dirigirse a su habitación para prepararse para partir hacia la capital, él notó a Cerberus a sus pies, mirándolo con ojos acusadores.

“N-No estoy mintiendo… Realmente la llevaré conmigo si termina su trabajo hoy.”

Simplemente no es una cantidad de trabajo que puede hacerse en un día.

Hiro corrió como si estuviera escapando.

Cerberus soltó un bostezo y empezó a dormirse.

 

 

Era alrededor de la hora donde todos, excepto los vigilantes nocturnos, estaban dormidos.

Había una persona sospechosa en el corredor del segundo piso de la torre central del Fuerte Belk.

El hombre, quien estaba moviéndose en silencio mientras se pegaba a la pared, llegó a una habitación débilmente iluminada.

Mientras contiene la respiración y se asoma por la abertura de la puerta, él ve a una chica durmiendo en un escritorio lleno de documentos.

Los labios del hombre forman una sonrisa y coloca la mano en la perilla.

“¿Qué estás haciendo?”

La persona sospechosa escucha una voz viniendo por detrás de él y con pánico se distancia del hablante.

La cara de gran hombre sujetando una lámpara en una mano cambió completamente de una de confusión a indignación.

“Bastardo… ¡¿Planeabas atacar a la princesa?!”

“¡N-No! ¡No es eso, así que guarda silencio! ¡Liz va a despertar!”

“… No sólo una, ni dos, ni quiera tres, ¿sino una cuarta vez ahora?”

“Todos son malentendidos.”

La persona sospechosa―Hiro se enoja por la falsa acusación.

Tris sacó su espada y se acercó a Hiro.

“Hmph, bueno… Al menos escucharé tu excusa.”

A diferencia de antes, sólo el hecho de que está dispuesto a escuchar muestra que él puede haberse ablandado.

Hiro soltó un suspiro de alivio y explicó la situación.

“Hmm. ¿Estabas intentando asegurarte de que la princesa estuviera dormida antes de que te fueras?”

“Así es. No puedo llevar a Liz conmigo, ¿cierto?”

“Es verdad. También me gustaría que la princesa se quede aquí. Dejando eso de lado, eres el descendiente del Segundo Emperador, chico. Deberías tener una pequeña escolta.”

“Aun si tú y Liz me creen, probablemente hay más personas que dudan de mí, incluyendo al Emperador. Una escolta podría causar provocación innecesaria, así que creo que es mejor que no lleve una.”

Hasta que sea reconocido por el Emperador, él es menos que un plebeyo. Él debería ser tan sumiso como sea posible.

Si Liz va a cumplir su sueño, ellos necesitan hacer más amigos que enemigos.

Teniendo el futuro en mente, él quiere evitar dar malas impresiones.

“¿No estás preocupándote demasiado? Además, tú eres el único con cabello y ojos negros, chico. Tan sólo eso podría servir como prueba.”

“Cualquiera puede hacerse parecer que tiene cabello y ojos negros.”

En el último de los casos, él incluso piensa sacar [Excalibur], pero va a guardar eso para cuando no tenga otra opción.

Una audiencia con el Emperador. Hay una alta posibilidad de que el Primer Príncipe Schtobel estará ahí también.

Si él sacase [Excalibur] ante el Emperador, sin duda habría una conmoción sobre un intento de asesinato.

Ese hombre probablemente atacará, sin hacer preguntas. Eso llevaría al peor de los casos.

Schtobel se convertiría en un héroe que protegió al Emperador y Liz sería ejecutada como la persona que envió a un asesino.

El lugar al que Hiro se dirige es la Capital Imperial, un remolino de varios deseos.

No es malo preocuparse demasiado.

“Bueno, ya me voy.”

“De acuerdo. ¿Estás seguro que no necesitas una escolta?”

“Sí, no hay problema.”

“Pero no puedes montar un caballo, ¿verdad, chico? ¿Qué planeas hacer?”

“Planeo ir a ver al Marqués Grinda a pie.”

Él está bastante seguro que había una diligencia[1] en Links.

Hiro pensaba viajar en esa a la Capital Imperial.

“Entonces te daré algo bueno. Sígueme.”

Tris sonrió de una manera amenazante. Tras darle la espalda a Hiro, él caminó rápidamente en la oscuridad.

Aunque Hiro inclinó la cabeza con confusión, él lo siguió.

 

[1] NT: Coche grande tirado por caballos que se utilizaba para transportar viajeros entre poblaciones.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.02 – Capítulo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s