Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 20

Capítulo 20, Mentira

Pueblo fronterizo Links. Un pueblo misterioso donde coexisten un desierto y una pradera.

El distrito sur se encuentra en un área desierta.

Por lo general, la calle principal estaría llena de puestos, pero debido a los indicios de guerra, nadie abrió sus tiendas. Los habitantes de clase baja estaban encerrados en sus hogares.

Sólo había pocas personas en la posada y el bar.

En las praderas del distrito norte, los comerciantes han preparado diligencias[1], y los nobles han empacado su equipaje para no involucrarse en la guerra. Hay confusión y una atmósfera de ferocidad.

[1] NT: Vehículo grande tirado por caballos que se utilizaba para transportar viajeros entre poblaciones.

Si se continúa por este camino, se puede encontrar la mansión en la cual reside el Marqués Grinda.

La mansión está rodeada por una valla alta, y en el centro hay un portón de hierro. Cuando se pasa por la puerta, los visitantes son recibidos por una línea de árboles bien mantenidos.

Una vez que caminas en esa área por un tiempo, una hermosa mansión entra a la vista.

Las paredes son blancas, y tiene un tejado octagonal.

La mansión era un edificio de madera de dos pisos, construido sobre una meseta para mirar desde arriba al pueblo.

En el segundo piso de ese edificio hay una habitación llena de libros de historia sobre el pueblo y el Imperio.

Hay estanterías por toda la habitación cuadrada, llenas de libros viejos y nuevos, y cualquier libro que no quepa ahí es colocado en el piso.

En el centro de la habitación, que podía ser llamada biblioteca, estaba una larga mesa rústica carente de cualquier decoración innecesaria. Su presencia parece sugerir que es la ama de la habitación.

Debajo de esa mesa estaba Cerberus. En este momento, no era un lobo blanco lleno de majestuosidad, sino un cachorro que estaba empapado por la lluvia, escondiéndose y temblando.

La parte superior de la mesa estaba llena de libros, y a un lado, había un hombre leyendo un libro en el suelo.

Era un hombre joven con cabello y ojos negros, que parecía miserable y amable.

“*Phew*… Esto es vergonzoso.”

Hiro colocó en la mesa el libro que estaba leyendo y presionó sus cejas para relajarlas.

Él se sentía como si le mostraran un pasado oscuro sobre su tiempo en la secundaria.

Todos los libros mencionaban al primer Emperador, y si él era mencionado, el Hiro que una vez fue conocido como Schwarz seguramente también era mencionado.

Para Hiro, fue hace 3 años. Para este mundo, fue hace 1000.

Tan sólo pensar en el hecho de que él incluso fue deificado, le daba un dolor de cabeza.

“Pero es extraño…”

Él debería haber regresado de Aletia a la [Tierra] hace tres años, cuando tenía 14.

Pero todos los libros dicen que Hiro vivió su vida como el segundo Emperador.

(Me pregunto quién es exactamente este Schwarz.)

Había una posibilidad en la mente de Hiro, pero él sacó la idea de su cabeza inmediatamente.

―Todo esto ocurrió hace 1000 años. No importa lo que diga ahora, no cambiará nada.

Mira hacia la ventana al otro lado de la habitación para un cambio de ritmo.

En el cielo occidental, las nubes violetas le daban la espalda al sol, como si estuvieran haciéndole una broma.

Apoyándose en la luz viniendo de esa ventana, él agarra un libro diferente y saca una tarjeta de una bolsa interna de su uniforme.

Era un objeto que le dio el primer Emperador Altius antes de que él regresara a su propio mundo.

“… Parece un talismán espiritual.”

Hay talismanes similares citados en el libro que abrió, pero no eran tan simples o gruesos como este.

No sabe qué es o cómo debería usarlo.

“Y no funciona como con «Excalibur»…”

La protección divina del Rey Espíritu. Es un poder “externo” que trasciende los límites de la inteligencia humana.

Hiro mira a un espacio vacío. Hay un chasquido, y entonces una grieta en el espacio.

Y lo que sale de esa grieta es una empuñadura blanca.

Cuando él mira hacia abajo, la empuñadura de «Excalibur» no está, como si hubiera sido cortada limpiamente.

Cuando agarra la empuñadura que está flotando en el espacio y la extrae, «Excalibur» desaparece de su cintura y aparece en la mano de Hiro.

―Has recibido el favor de «Excalibur».

Recordó esas palabras que Altius le dijo cuando él le mostró esto.

( … Las espadas espirituales tienen voluntad.)

Cuando él lo desea, «Excalibur» se materializa por medio de una [puerta] que conecta Aletia y el mundo espiritual.

En cuanto Hiro la suelta, en el momento en que cae el suelo, se desvanece como si hubiera desaparecido en el aire.

La habitación queda en silencio, y ese silencio se expande.

La oscuridad aumenta lentamente en la habitación.

Afuera, los sonidos de fuertes pasos resuenan mientras comienzan a acercarse.

Después de un tiempo, la puerta se abrió violentamente y entró una chica de cabello carmesí aparentemente enojada.

“¡Cerberus! ¡¿Estás aquí?!”

“¡Hfft!”

Hiro, quien estaba mirando en esa dirección, estaba tan sorprendido que casi escupía.

Cerberus levanta sus orejas puntiagudas y se esconde detrás de Hiro.

“¡Hey! ¡Ven aquí!”

Liz se acercó y extendió su mano, pero el lobo sólo gruñó en un intento de intimidarla.

Sus ojos estaban ardiendo como si se hubiera encontrado con su enemigo mortal.

Él parecía firme en su decisión de no dar ni un solo paso.

“¡Vamos! ¡¿Por qué odias tanto los baños?!”

“Ah―… Disculpa, Liz. Siento molestarte mientras estás ocupada, pero, ¿tienes un segundo?”

“¡¿Qué?!”

“Umm… ¿P-Por qué no estás usando ropa?”

“Me estoy cubriendo, ¿no?”

“No, umm… eso no es suficiente.”

Bueno, es verdad que ella estaba cubriendo las partes importantes con una toalla.

Era una decisión extremadamente difícil, pero Hiro entrecerró los ojos para no mirar debajo, y se centró sólo en su cara.

En cierto sentido, esa tampoco era una buena idea, pero él no tuvo opción esta vez.

“Cerberus, por mi bien, ¿por qué no vas a tomar un baño?”

Tiene que hacer algo antes que venga Tris.

Sería imposible salir de esta situación.

Hiro pone sus brazos alrededor del torso del lobo, que estaba sacudiendo hábilmente la cabeza en oposición, y lo entrega a Liz.

“¡Hey! ¡Deja de resistirte!”

Debido al obstinado Cerberus, la toalla cae al suelo.

Ella mantuvo su espalda hacia Hiro como si no lo hubiera notado.

Y así, Liz salió de la habitación con su jardín secreto expuesto.

“…”

Hiro no fue capaz de decirle. Sus ojos entrecerrados ahora estaban abiertos.

Un torrente de poder que nunca había sentido de su espada espiritual estaba aumentando en la parte inferior de su cuerpo.

Al mismo tiempo, él había olvidado respirar y su cara estaba volviéndose roja rápidamente.

Oxigeno.

Cabe decir que es extremadamente importante para los humanos. Incluso se podría decir que es indispensable para vivir.

“¡Puah!”

Hiro finalmente recordó cómo respirar y fue capaz de recuperar sus sentidos.

Entonces, Hiro notó que había alguien en la puerta, que aún estaba abierta, mirándolo.

―Es Tris.

Su cara no parecía enojada o triste. Era muy extraño.

Mientras Tris se acercaba lentamente, Hiro tomó la decisión de ponerse de rodillas.

“Por favor, al menos perdona mi vida.”

“Chico, hay algo que me gustaría preguntarte.”

“Lo que quieras… así que por favor, mi vida…”

“No entiendo por qué sigues actuando tan asustado… ¿Estás escuchándome?”

“…”

El hombre una vez llamado «Marte» hace 1000 años usó su cerebro al máximo. Después de unos segundos de analizar las palabras de Tris, él respondió.

“¿Tienes una pregunta para mí?”

Él fuerza una sonrisa rígida para parecer tranquilo.

Aunque Tris se veía confundido, parece que decidió dejarlo de lado.

“Pasaron muchas cosas el otro día y estoy un poco inquieto.”

No parecía ser acerca de Liz, después de todo.

Da un suspiro de alivio en su mente y se concentra en escuchar a Tris.

“Chico, ¿quién eres exactamente?”

“¿Qué quieres decir…?”

Un ligero rayo de luz resplandece, y una fría espada es colocada en su cuello.

“Dependiendo de tu respuesta, puedo cortarte la cabeza.”

“…”

Viendo los ojos de Tris, Hiro entiende que él va en serio.

“Confío en ti, chico. También te debo una deuda por salvarnos de ese campo de batalla que apestaba a muerte. Sin embargo, después de presenciar tales poderes, no puedo hacerme el tonto.”

“Bueno, es verdad.”

“Si alguien le hace daño a la princesa, me encargaré personalmente, aun si estoy en deuda con ellos. Así que no intentes engañarme.”

Hiro tragó saliva y aclaró su garganta.

Si dijera que es el segundo Emperador, su cabeza probablemente rodaría por el suelo.

Pero si decía que venía de la [Tierra], su cabeza aún caería.

¿Qué hago?

Mientras Hiro vacila…

“¡Tris, ¿qué estás haciendo?!”

Liz entra a la habitación en pánico.

Ella agarra el cuello de Hiro y lo empuja hacia abajo. Entonces, levanta la cara y mira severamente a Tris.

“¡No sé qué sucedió, pero esto es ir demasiado lejos!”

“Princesa…”

“Silencio. Y envaina tu espada.”

Sin decir nada, Tris envaina su espada y se pone sobre una rodilla.

“Tris, dime que sucedió exactamente.”

“En realidad, esto es perfecto. Hay algo que me gustaría que escuches también, Liz.”

Hiro se levanta y se interpone entre los dos.

“¿Qué?”

“―Mi verdadera identidad. Estoy seguro que también te preguntabas sobre eso.”

“… No tienes que decirme si no quieres. Realmente no me importa.”

Viendo sus ojos temblar, Hiro vaciló un poco, entonces acarició su cara.

Hiro forzó una sonrisa a Liz, quien parecía una niña solitaria que había sido separada de sus padres.

“Está bien. Quiero decírtelo.”

“… De acuerdo. Si quieres decirme, escucharé.”

“Aunque no es tan complicado―”

Después de una breve pausa, Hiro habló tranquilamente.

“Soy un descendiente del segundo Emperador.”

“… ¿Huh?”

“… ¿Hmm?”

Si fuese a decir toda la verdad, tendría que contarles sobre hace 1000 años también.

Tenían que partir mañana, y él no podía explicar todo en medio día.

Así que decidió simplemente decir una mentira.

“Si quieren una prueba, supongo que sería el color de mi cabello y ojos. Es atavismo.”

“…”

“…”

Mientras piensa que su silencio es extraño, Hiro continúa.

“Por cierto, creo que la razón por la fui capaz de entrar al bosque Anfang es porque soy parte del linaje del segundo Emperador.”

“… Hiro, ¿sabes lo que eso significa?”

Hiro inclinó la cabeza en respuesta a la pregunta seria de Liz.

“Eh, ¿qué significa?”

“Si lo que dices es verdad, eso significa que eres un sucesor al trono.”

“Eso no es cierto. Sólo soy un descendiente.”

“De ese «Marte», ¿cierto?”

“… Sí, así es.”

“Entonces eso te pone en la base de la familia Imperial. Probablemente.”

“¿P-Por qué?”

“Bueno, está el testamento del primer Emperador.”

“¿Testamento?”

“Sí. Es un testamento extraño.”

Liz mira al silencioso Tris.

“Si aparece alguien que diga ser el descendiente de Schwarz, confírmenlo en el mausoleo espiritual. Si es verdad, otórguenle un estatus apropiado. Aquellos que no acaten este testamento caerán en la maldición del rey espíritu.”

―Altius… ¿Qué estás haciendo?

Él es un hombre inteligente. Podría haber tenido alguna clase de premonición.

Pudo haber hecho eso para que sin importar en qué era regresara Hiro, no tuviese inconvenientes.

Pero, pensar que él predijo que Hiro afirmaría ser un descendiente. Qué hombre tan aterrador.

“Así que podrías ser capaz de entrar a la familia Imperial. ¿Estás feliz?”

Había una sonrisa en la cara de Liz mientras se acercaba para agarrar sus brazos.

Si Hiro no fuera un idiota, podría haber sentido sus sentimientos de amor.

Podría haberse dado cuenta que no era un amor que surgía de diferentes posiciones sociales.

Pero Hiro hizo una sonrisa rígida en respuesta al desarrollo inesperado y miró hacia Cerberus, como para pedir alguna forma de apoyo.

Podría haber sido porque tenía resentimiento por el incidente anterior, pero Cerberus le dio la espalda enfadado e ignoró a Hiro.

“… Hmm. Supongo que eso está bien por ahora.”

Tris dice renuentemente mientras se levanta con una mirada poco convencida en su cara.

Era natural, ya que aunque Hiro había respondido a la pregunta sobre sus orígenes, el misterio de sus poderes fue dejado sin explicar. Tris probablemente estaba conteniéndose en presencia de Liz.

“No puedo creer que fueras un descendiente del segundo Emperador. Pero creo que estoy un poco decepcionada de que no seas un espíritu.”

Él quería burlarse de ella por mencionar ese tema de nuevo, pero había un asunto más importante.

“Umm, ¿crees que puedas guardar silencio acerca de que soy un descendiente del segundo Emperador?”

“Lo sé. No tenemos tiempo para eso en este momento. Y hay algo que me molesta también…”

“Sí… Gracias.”

Aunque él mismo lo provocó, su mentira hizo las cosas aun más complicadas.

Esto puede ser lo que llaman ahogarse en sus propias mentiras.

Suspira ante el hecho de que nada le sale como quiere en su vida en este mundo diferente.

La mente de Hiro pensaba desesperadamente en el futuro.

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s