Seirei Tsukai no Blade Dance

Seirei Tsukai no Blade Dance Vol.16 – Capítulo 3

Capítulo 3 – Reunión

Parte 1

Unos días pasaron después del incidente del ataque de Greyworth que había sacudido a Dracunia de arriba a abajo.

Las Caballeros del Emperador Dragón habían llevado a cabo una búsqueda minuciosa en el fondo del cañón pero sin resultado. No se pudo encontrar el menor rastro de Greyworth.

Sin embargo, Kamito no se sorprendió.

(Esa bruja no es del tipo de morir fácilmente…)

Tal vez podría cruzar hojas con ella de nuevo—No, estoy seguro de que lo haré. Kamito sintió una premonición bordeando la certeza.

Mientras esperaba el regreso de Rubia y su barco de recoger a Muir y Lily en el Santo Reino, Kamito había estado entrenando su habilidad de doble empuñadura día y noche.

Ahora que Restia estaba de vuelta, sería mejor entrenar su equilibrio en el uso de espadas dobles, lo que le daba más de una ventaja al luchar contra Greyworth. Después de todo, la esgrima que le había enseñado a Kamito consistía sólo en habilidades ortodoxas de caballero, cuyos movimientos ella podía ver completamente.

“Kamito, no hay necesidad de usar la espada del espíritu de oscuridad. Tenerme es suficiente.”

Mientras Kamito estaba practicando cambios de espada, Est habló con una voz completamente sin emoción mientras estaba en forma de espada.

“¿Es así? No creo que sea posible que la Bruja del Crepúsculo sea derrotada usando a la Señorita Espada Sagrada sola, ¿no?

“Ganaremos. Incluso sin el espíritu de oscuridad, Kamito y yo ganaremos.”

“Hey, ustedes dos, podrían por favor llevarse bien …”

Dejando las espadas en el suelo, Kamito suspiró.

… Argumentos en su mente como éste debilitarían su concentración.

“Est, ¿no eras una genial hermana mayor cuando Restia tuvo su amnesia?”

“Bueno—”

Est no sabía qué decir.

“Fufu, vamos a llevarnos bien, Onee-chan.”

“Cállate, espíritu de oscuridad—”

La hoja de acero destelló y parpadeó en aparente furia.

 

Parte 2

“… Santo cielo, si sólo esas dos pudieran llevarse mejor.”

Después de terminar su entrenamiento con sus dos espíritus contratados y tener una ducha en el sitio de la purificación para quitarse el sudor, Kamito hizo su camino al centro médico de las Caballeros donde Leonora fue hospitalizada.

Herida por la espada maldita de Greyworth, Leonora necesitaba convalecencia. Finalmente recuperó el conocimiento esta mañana y Kamito oyó que se había recuperado hasta el punto en que visitas eran permitidas.

Al llegar a la sala de tratamiento, Kamito llamó a la puerta.

“Soy yo, Leonora, ¿puedo entrar?”

“¿Kamito? Sí, no hay problema—”

Al oír la respuesta, Kamito abrió la puerta suavemente.

En ese instante …

“… ¿¡Qué diablos!?”

Kamito no pudo evitar levantar la voz sorprendido.

Ante sus ojos estaba una escena completamente inesperada.

Sentada en la cama, Leonora estaba acariciando tiernamente su abdomen macizamente abultado que estaba debajo de las sábanas.

“Q-qué, qué qué …”

“… ¿Hay algún problema, Kamito?”

“T-T-Tú, eso …”

Viendo la boca de Kamito abriéndose y cerrándose—

“Oh, ¿te refieres a este niño?”

Leonora soltó una risita.

“Creció grande, gracias a tu semilla—”

Ella dijo eso de una manera extremadamente natural.

“… ¿¡ !?”

Las chocantes palabras pusieron la mente de Kamito en blanco por un momento.

“… ¡E-Espera un segundo, yo no hice nada!”

Kamito gritó en pánico.

… Sucedió el día en que Kamito y compañía llegaron a Dracunia. Llevando a Kamito en un tour por la capital dragón, Leonora lo había invitado a montar en una habitación privada voladora, un Dragondola, e incluso pidió su semilla mientras estaban allí.

“Q-Qué diablos está pasando …”

Viendo a Kamito todavía en un desastre …

“… Cielos cielos, Kamito, ¿no podrías solo seguir el juego?”

“¿Eh?”

Leonora se encogió de hombros y sonrió irónicamente antes de levantar levemente las sábanas sobre su abdomen.

Lo que se reveló debajo era—

Lo suficientemente grande como para que una persona envuelva sus brazos alrededor, un huevo gigante cuya superficie era del color del lapislázuli.

“Oh—”

Kamito tenía algún recuerdo de este tipo de huevo. Era un huevo de drake que había visto en la capital dragón, en una tienda que vendía especialidades locales.

“Esto me fue dado por una amiga de las Caballeros del Emperador Dragón, porque una antigua leyenda dice que los huevos de drake tienen la capacidad de curar heridas y aliviar el dolor.”

“T-Tú…”

Murmurando exasperado, Kamito soltó un suspiro de alivio.

“… Bueno, te ves como si estuvieras en un mejor estado de salud de lo que me imaginaba.”

Entrando en la sala de tratamiento, él se sentó en una silla junto a la cama.

“¿Tus heridas están bien ahora?”

“Sí, básicamente. Había sido peligroso por un tiempo, pero al parecer esa etapa ha pasado.”

Nada menos esperado de alguien con un contrato con un espíritu dragón cuyas bendiciones incluían mejora física. Su capacidad de recuperación superaba en mucho a la de la gente común, aunque inferior a Kamito, quien estaba protegido por el poder del Señor Elemental de Oscuridad Ren Ashdoll.

“¿Eres capaz de comer normalmente ahora?”

“Sí, no hay problema … Pero ahora tengo un antojo de carne.”

“… No, creo que bistec sería una mala idea.”

Mientras hacía un comentario incisivo, Kamito sacó unas cuantas frutas de una bolsa. Conocidas como dragonfrutas, estas tenían forma de escamas de dragón y decían que contenían poder divino de alta calidad.

Así mientras Kamito usaba un cuchillo de fruta para abrir la dura cáscara—

“Kamito—”

“¿Hmm?”

“Cumpliste tu promesa conmigo.”

Eso dijo Leonora.

La promesa que mencionó probablemente se refería a su petición a Kamito justo antes de que perdiera el conocimiento.

Proteger al Rey Dragón, proteger a Dracunia—Esas habían sido sus palabras para Kamito.

“… La que salvó al Rey Dragón fue Restia, no yo.”

Kamito sacudió la cabeza en respuesta. En todo caso, se consideraba a sí mismo culpable por abandonar el lado del Rey Dragón porque no se había dado cuenta de que el ataque de Greyworth era una distracción.

“No, tú protegiste Dracunia, expreso nuestra gratitud en nombre de las Caballeros del Emperador Dragón. Gracias, Kamito.”

Mirando el rostro de Kamito, Leonora sonrió tiernamente. Para ver una sonrisa tan inocente en ella, en contraste con sus maneras habituales que se asemejaban a un dragón carnívoro, Kamito no pudo evitar mirarla fijamente, hipnotizado.

“Uh, cómo debo poner esto, eso no cuenta…”

Mientras trataba de no exponer su pérdida interna de compostura, Kamito trató de hablar lo más calmadamente posible.

“Uh, ¿hay algo más que pueda hacer?”

A cambio de la ayuda de Leonora en la capital de Ordesia, había prometido hacerle un favor.

Algo así como proteger al Rey Dragón era algo que habría hecho incluso sin que Leonora se lo pidiera. Tomar eso como cumplimiento de su promesa no era algo que Kamito pudiera aceptar personalmente.

“Entonces, un niño—”

“Todo menos eso.”

“… Hmm, elegir algo que no sea un niño, ahora esa es una elección bastante difícil.”

Apoyando un dedo en sus encantadores labios, Leonora comenzó a deliberar seriamente… Qué diablos.

Al cabo de un rato, lentamente levantó su rostro—

“En-Entonces, ¿podrías ayudarme a limpiar mi cuerpo?”

“¿Eh?”

“Uh, debido a estar descansado en cama durante tanto tiempo, he sudado mucho.”

“Uh, ¿no es mejor preguntar a las damas en la instalación por ese tipo de cosas?”

“Kamito, ¿no dijiste que harías algo?”

Leonora hizo una puchero con disgusto.

“Bueno, uh …”

“Simplemente estoy pidiendo tu ayuda para limpiar el sudor que me causa incomodidad. ¿O estás admitiendo albergar pensamientos impuros?”

“E-Está bien…”

Kamito sacudió su cabeza en pánico cuando ella lo miró.

(… *Suspiro*, hice una promesa después de todo.)

Kamito empapó una toalla en un valde de agua que estaba sobre una mesita de noche, y luego la secó.

Leonora puso su espalda hacia Kamito y dejó deslizar su bata por los hombros. Las elegantes curvas de su espalda evocaban la suave porcelana blanca.

Kamito contuvo su respiración nerviosamente, pero rápidamente reunió su determinación y presionó la toalla contra su espalda.

“… Hyah … Mmmm ♪”

En ese instante, el cuerpo de Leonora tembló ligeramente.

Kamito exhaló un poco y comenzó a limpiar su pálida espalda cuidadosamente.

Mientras evitaba su mirada e intentaba no mirar a su masivo busto, Kamito meticulosamente limpió el sudor de su espalda. A pesar de los músculos flexibles de su cuerpo, su piel era muy suave y delicada en contraste con su imagen de manejar una masiva espada. Presumiblemente, esto se debía a los efectos de mejora física de la magia atributo dragón, que evitaba la necesidad de aumentar innecesariamente los músculos.

“… Ah … Ahhhh ♪”

Cuando él tocó la parte baja de su espalda, Leonora hizo un extraño sonido.

“¿¡Q-qué diablos!?”

“L-La forma en que me tocaste se sentió un poco erótico…”

Leonora habló con una mirada preocupada.

“¡T-Tienes la idea equivocada!”

“S-Sí, lo sé … Pero, allí … Ah ♪”

“¡Eso es demasiado sensible de ti!”

“L-lo siento, esta en realidad, es la primera vez, que mi piel, e-es tocada por un hombre …”

Ruborizándose, Leonora explicó torpemente.

“Y-ya veo …”

Contando algo así directamente a su rostro, Kamito estaba empezando a sentir que su corazón empezaba a palpitar demasiado.

“Oh, eh, puedo limpiar el frente por mi cuenta, no te preocupes.”

“Sí, por favor haz eso…”

Recordando la vista de sus pechos en la Dragondola, Kamito no pudo evitar ruborizarse.

Mientras su corazón seguía palpitando incontrolablemente, Kamito terminó el trabajo de limpiar su espalda, sumergió la toalla en el agua y la exprimió de nuevo.

Volviendo a ponerse su bata, Leonora bajó la cabeza tímidamente. Ruborizándose ligeramente de rojo, su cuello parecía especialmente sexy.

“Muchas gracias, Kamito. Se sentió maravilloso.”

Con una expresión recatada, Leonora le dio las gracias.

“… E-Está bien.”

Kamito asintió ambiguamente en respuesta, luego tosió ligeramente y se levantó de su asiento.

“Entonces es hora de que me vaya. Voy a ser una molestia si me quedo mucho tiempo.”

“¿E-En serio? No te considero una molestia…”

Leonora murmuró con ligera decepción. Luego cambió a una expresión seria.

“Te dirigirás a la Teocracia ahora. Por favor ten mucho cuidado. Durante el Blade Dance, hubo una ocasión en la que luché contra la bruja llamada Sjora Kahn y sentí un aura peligrosa de ella.”

“…Sí, lo sé.”

Kamito asintió.

“Realmente me gustaría ir a ayudarte, pero por desgracia, todavía tengo que recuperarme por un tiempo antes de que pueda moverme libremente. Además, si yo fuera a ayudar, la opinión pública podría empezar a decir que Legítimo Ordesia depende del poder de Dracunia, así que—”

“Es el sentimiento lo que cuenta, gracias, Leonora.”

Kamito extendió su mano derecha y Leonora la agarró firmemente.

“Que tú y tus compañeras sean bendecidas por la Protección del Dragón. Vamos a tener otro blade dance juntos después de que me recupere.”

“Sí, estaré esperandolo.”

“Por supuesto, no me estoy refiriendo a un blade dance de la noche.”

“¡No duh!”

Confrontado con Leonora, cuyas mejillas se pusieron rojas de repente, Kamito no pudo evitar replicar.

(…Hoo chico, la forma en que ella piensa es siempre como un dragón, esa Leonora.)

Saliendo de la sala de tratamiento, Kamito se encogió de hombros exasperado mientras caminaba por el pasillo.

Sin embargo, ese lado de Leonora era también parte de su encanto.

En ese momento—

“¡Hey, quédate ahí mismo, Rey Demonio de la Noche!”

“…¿ ?”

Oyendo un repentino rugido de furia, Kamito miró hacia atrás.

En el otro extremo del pasillo estaba la ayudante de Leonora, Yuri El Cid. Mirando a Kamito con una mirada aterradora, ella se acercaba rápidamente.

Idolatrando a Leonora, Yuri había tratado a Kamito con hostilidad desde el Blade Dance debido a su rumoreada reputación como el Rey Demonio de la Noche.

“… ¿P-Puedo ayudarte?”

Intimidado por su poderosa voz, Kamito preguntó.

“Recibimos la palabra a través de un dragón volador. Tus amigas regresan del Pico del Dragón.”

 

Parte 3

En la zona de aterrizaje del dragón volador del puerto militar de la capital dragón, Kamito dio la bienvenida a Claire y las chicas.

Le sirvieron el famoso Té Dragón mientras esperaba en una terraza en la zona de aterrizaje. Después de media hora, dos dragones voladores de mediano tamaño llegaron de la dirección de la cordillera de Kelbreth.

“Oh, parece que están aquí…”

De pie, Kamito agitó su mano desde el centro de la zona de aterrizaje.

Poco después, los dragones voladores que llevaban a Claire y las chicas aterrizaron ligeramente después de volar en círculos una vez.

“Gracias por ser paciente, Kamito-kun. Ha pasado una semana.”

“Has esperado bastante, Kamito.”

El primero en aterrizar fue el dragón que llevaba a Fianna y Ellis.

Bajando su pesado equipaje al suelo, las dos chicas parecían bastante optimistas a juzgar por sus expresiones.

“¿Cómo les fue en su entrenamiento, ustedes dos?

Cuando Kamito preguntó, las dos chicas intercambiaron una mirada.

“¡Excelentemente bien, por supuesto!”

“De hecho, siento que he tenido un crecimiento que me sorprende incluso a mí misma.”

Ambas hicieron gestos de pulgar hacia arriba.

“Ya veo. Es cierto que siento una sensación completamente diferente a la de antes del entrenamiento.”

Kamito ofreció su opinión sincera. Entrenado en la Escuela de Instrucción, Kamito podía sentir ingenuidad e inexperiencia de estudiantes antes, pero esta impresión había desaparecido ahora.

(… No puedo creer que pasaron por un cambio tan grande en tan corto tiempo como un entrenamiento de una semana. ¿Qué clase de entrenamiento pasaron?)

Justo mientras Kamito pensaba eso…

“Fufu, ¿te parecemos un poco más maduras ahora?”

Riéndose, Fianna envolvió su brazo alrededor de Kamito.

“… H-Hey, ¿¡Fianna!?”

Instantáneamente sonrojándose hasta sus oídos, Kamito gritó. En ese momento…

“E-Espera, ¿qué estás haciendo con Kamito, princesa pervertida?”

“¡Su Alteza, e-eso es injusto!”

Con el sonido de un látigo estirándose, Claire y Rinslet aterrizaron también.

Claire se acercó al lado Kamito y apartó a Fianna del brazo Kamito.

Fianna sacó la lengua maliciosamente y soltó a Kamito por ahora.

“Sheesh, eso es suficiente …”

Claire murmuró con exasperación.

Kamito palmeó gentilmente a Claire en la cabeza.

“… Huahhh, ¿¡qué estás haciendo!?”

“Me alegro que estés bien, después de todo, he oído que el Pico del Dragón es un lugar peligroso. ”

Fianna y Ellis asintieron para estar de acuerdo con Kamito.

“Sí, es un lugar tan peligroso como se rumorea—”

“Ciertamente. Nunca esperé estar envuelta en ese tipo de entrenamiento…”

“… ¿Cómo era exactamente el entrenamiento?”

Cuando Kamito preguntó con curiosidad, las cuatro chicas compartieron sus experiencias de entrenamiento en el Pico del Dragón.

En una meseta cubierta por una espesa niebla, Scarlet había descubierto un templo antiguo, que fue donde el dragón oscuro Vritra fue sellado hace mil años, poniendo fin a su dominio sobre la región. Luego tomaron prestado el sitio histórico del dragón oscuro para usarlo para el entrenamiento—

“Esperen, ¿un dragón oscuro? ¿Estuvieron bien chicas?”

A mitad de camino, Kamito no pudo evitar interrumpir para preguntar.

“Según el dragón oscuro, perdió sus poderes cuando Est aparentemente hizo algo en él hace mil años. Lo que encontramos fue una criatura extraña que se parecía a un lagarto aplastado. ”

“…¿Algunos recuerdos, Est?

“Ninguno.”

Cuando Kamito preguntó, la Demon Slayer colgada de su cintura respondió con indiferencia.

“…Ya veo. Bueno, en cualquier caso, ustedes chicas estaban entrenando en las antiguas ruinas, ¿verdad?

“En efecto. Entramos en las ruinas y nos teletransportamos individualmente a nuestra propia dimensión alternativa.”

Según Claire, el sitio antiguo era aparentemente un lugar para organizar duelos uno a uno contra un individuo que uno tenía que superar. Claire se había enfrentado a su hermana mayor Rubia, mientras que Fianna, Ellis y Rinslet tuvieron que enfrentarse a sus propios especiales oponentes del destino.

“Igual para mí, Rubia-sama apareció también, pero en lugar de su yo actual, era Rubia-sama de hace cuatro años, la que yo no había podido detener.”

“La que yo encontré fue mi propio yo que se había desesperado por no salvar a Judia.”

“Y-Yo me enfrenté a la Ren Ashbell-sama de mis ideales.”

“Y-Ya veo …”

Al oír lo que Ellis dijo al final, Kamito apartó la vista, algo avergonzado.

…En cualquier caso, el entrenamiento que Claire y las chicas habían completado era completamente diferente de lo que ofrecía la Academia.

“Todas trabajaron tan duro—”

Justo mientras Kamito murmuraba…

“Parece que sucedió mucho aquí también.”

Claire habló con una expresión seria.

“¿Has oído hablar del incidente?”

“Sí, al regresar, oímos a las Caballeros del Emperador Dragón. De lo que dijeron, Kamito, peleaste contra la directora en el puente cuando invadió la Fortaleza.”

“Uh, sobre la directora—”

Al ver a Ellis comenzando a hablar preocupada, Kamito sacudió su cabeza.

“Greyworth cayó en el cañón. Aunque las caballeros de Dracunia la han estado buscando, todavía no ha surgido nada.”

“Es eso así—”

Ellis miró hacia abajo y mordió su labio.

“… Ella todavía está viva, ¿verdad?”

“Sí, esa bruja no morirá aunque trate de matarla.”

“S-Supongo que tienes razón …”

“Sí. De hecho es así.”

Para estudiantes de la Academia como estas chicas, Greyworth era su héroe más respetado.

“Podríamos necesitar luchar contra Greyworth de nuevo. Cuando llegue el momento, vamos a despertarla juntos.”

“Sí—”

Claire y las chicas intercambiaron miradas y asintieron firmemente.

“—Pero antes, tenemos que salvar primero a esa princesa de la Teocracia.”

“… Es verdad. ¿Cuándo estarán de vuelta Rubia-sama y las demás?”

Mirando hacia el cielo donde los dragones voladores de Dracunia estaban danzando, Fianna murmuró ligeramente para sí misma.

 

Parte 4

Como resultó, coincidentemente en la tarde del mismo día, Kamito y compañía recibieron un informe que el Revenant había regresado al puerto militar de Dracunia después del viaje al Santo Reino.

“Es casi como si hubiera sabido cuándo terminaría nuestro entrenamiento.”

Este momento perfecto sorprendió a Claire.

“Sí…”

Su especulación probablemente era cierta. No había duda de que guiar a Claire y las chicas al templo del dragón oscuro era precisamente la intención de Rubia. No sería difícil imaginar a Rubia calculando cuánto tiempo necesitarían para completar su entrenamiento.

Kamito y compañía empacaron sus pertenencias y se reunieron en el puerto militar.

Aunque Leonora quería despedirlo, ella cedió a regañadientes cuando Kamito le aconsejó repetidamente que priorizara su recuperación por encima de todo. En cambio, las Caballeros del Emperador Dragón vinieron en su lugar y proveyeron espíritus militarizados voladores como ayuda para Ordesia.

“Este es el espíritu volador de tipo Vouivre oficialmente equipado por las caballeros de Dracunia, aunque no es adecuado para el combate, su alta movilidad y capacidad de giro ágil debería ser útil.”

“Muchas gracias, después de todo, excepto por Ellis, la movilidad es nuestra debilidad.”

Kamito aceptó con gratitud la tabla de sello entregada por la Vice-Capitana Yuri.

“Traten de no morir, Equipo Scarlet. Aunque perdimos ante ustedes durante el Blade Dance, espero una futura revancha contra ustedes.”

“Como desees. Estamos listos en cualquier momento.”

Claire asintió sin temor y estuvo de acuerdo.

“Que la fortuna esté a su favor, que Legítima Ordesia sea bendecida por la Protección del Dragón.”

Dirigidas por Yuri, las Caballeros del Emperador Dragón saludaron colectivamente.

Bajo la iluminación del puerto militar, el enorme casco del Revenant aterrizó en el suelo.

La escotilla de la nave voladora se abrió inmediatamente y la escalera de la pasarela descendió.

En ese momento, la pequeña figura de una jovencita salió disparada de la escotilla.

“¡Onii-sama~!”

“… ¿¡M-Muir!?”

Corrió hacia Kamito en la parte inferior de la escalera de la pasarela y se arrojó a su pecho.

Kamito extendió los brazos y atrapó a la pequeña chica.

“¡Ahah, Onii-sama, te extrañé tanto!”

“Muir, no puedo respirar …”

Abrazando a Kamito por el cuello, Muir estaba muy emocionada.

Sus coletas se frotaban contra sus mejillas, haciéndole cosquillas.

Justo cuando esto le estaba sucediendo a Kamito, él sintió miradas frías apuñalándolo en su espalda.

“I-Increíble, hacer que una jovencita lo llame ‘Onii-sama’…”

“No fue fácil revisar mi opinión de él, pero en última instancia, su verdadera naturaleza sigue siendo la de un Rey Demonio.”

“¡Debo implorar a Leonora-sama para que corte eso…!”

Volteó la cabeza, sólo para ver a las Caballeros del Emperador Dragón susurrando palabras peligrosas entre ellas. La confianza que había acumulado al proteger a Leonora aparentemente estaba cayendo a niveles abismales.

Mientras tanto, los miembros de Equipo Scarlet …

“*Suspiro*, Kamito-kun no ha cambiado nada.”

“Mm-hmm.”

“Lo mismo de siempre.”

“… ~!”

… De alguna manera, su confianza en Kamito no había cambiado en absoluto.

Eso llenó a Kamito con sentimientos encontrados también—

“E-Espera, es suficiente. ¡Suéltalo ahora!”

En ese momento, el cabello carmesí de Claire se levantó y ella rugió amargamente.

“¿Qué pasa? ¿Quieres empezar una pelea conmigo, Onee-chan? Incluso cuando estás tan débil.”

Muir sonrió con condescendencia y replicó.

“¡La-Las cosas han cambiado desde nuestra derrota la última vez! ¡Nos hemos estado fortaleciendo todo el tiempo!”

“Hmph, ¿en serio? Entonces juguemos la próxima vez, pero ahora no estoy de humor, Onii-sama tiene que jugar conmigo luego.”

Todavía abrazando a Kamito y negándose a soltarlo, Muir sacó su lengua.

“… ¡~T-T-Te convertiré en cenizas!”

Justo cuando Claire levantó el látigo llameante en su mano …

“Muir, ¿qué estás haciendo? Deja de causar conflictos en un lugar como este.”

La compañera de Muir, Lily descendió precipitadamente la escalera de la pasarela.

“No es un conflicto, solo decía hola. Hola.”

“Santo cielo …”

Viendo a Muir completamente indiferente, Lily suspiró con agotamiento mental.

“Hola, ha pasado un tiempo, Lily.”

Cuando Kamito la saludó …

“Hmph, nunca pensé volver a formar equipo contigo otra vez—”

Sus ojos carmesí, únicos de la raza Elfim, miraron a Kamito.

Sexta en el ranking en la Escuela de Instrucción—Lily Flame era la experta en espionaje e infiltración. De vuelta durante sus días en la Escuela de Instrucción, a menudo se había asociado con Kamito en misiones. A pesar de que habían sido enemigos en el Blade Dance, Kamito la consideró una ayudante muy confiable tan pronto como estuvieron en el mismo lado.

“Sólo tomo órdenes de la Cardenal, no pienso familiarizarme con todos ustedes.”

“Sí, lo sé.”

“Ustedes. Una reunión está bien y todo, pero dense prisa y suban—”

Al oír la súbita voz que venía desde dentro del barco, Kamito y compañía levantaron la vista sorprendidos.

“¡Aneue[1]!”

[1] NT:  Estimada hermana. Una de las varias formas respetuosas de llamar “hermana mayor”.

Ellis la llamó sonoramente.

Con un abrigo de blanco puro cubierto sobre ella, Velsaria Eva apareció en la escalera de la pasarela.

“Aneue, ¿está bien tu salud ahora?”

“Sí, no hay problema.”

Frente a la preocupante inquietud de Ellis, Velsaria simplmente asintió. Entonces ella dijo:

“Más importante aún, el Revenant se dirigirá a la ciudad de Mordis en la Teocracia.”

“¿Mordis?”

“La fortaleza donde se han reunido las fuerzas rebeldes de la Teocracia. La Cardenal está allí.”

 

Parte 5

“…O-Ooh… Ooh…”

En oscuridad absoluta con visión y oído sellados …

La chica encadenada no pudo evitar gemir de dolor.

Su cabello era hermoso y dorado. Poseyendo los mismos ojos encantadores que brillaban como el rojo carmesí de su hermana mayor, esta chica era precisamente nada menos que Saladia Kahn, la segunda princesa de la Teocracia Alphas.

El día del golpe de estado en Scorpia, ella se resistió al intento de su hermana mayor de matar a su padre el rey, Rajihal Kahn, y terminó encarcelada aquí, la prisión más notoria en Zohar.

… Después de eso, nadie sabía cuánto tiempo había pasado.

En esta oscuridad aislada de toda luz, su sentido del tiempo se había vuelto confuso. A este ritmo, ella podría muy bien olvidar incluso su propia identidad algún día.

Aún era capaz de aferrarse a su sentido de identidad, gracias a su entrenamiento en el Instituto del Ritual Divino, pero cualquier persona normal se habría vuelto loca hace mucho tiempo.

La verdad de esta oscuridad es que era una barrera de aislamiento hecha por un hechicero culto. Ningún espíritu, sin importar cuán fuerte sea, podría romper la barrera desde el interior.

(… ¿Por qué mi hermana no me ha matado?)

Ella se había hecho esta pregunta muchas veces.

Habiendo matado a su padre y tomado el control del gobierno de la Teocracia, no debería haber necesidad de que ella mantuviera a la Segunda Princesa Saladia viva. Las facciones opuestas a Sjora probablemente se unirían bajo el nombre de Saladia. O tal vez, esa era precisamente la intención. ¿Planeaba Sjora usar a Saladia como rehén para acabar con el ejército rebelde de un solo golpe cuando vinieran a salvarla?

… Imposible leer el pensamiento de Sjora. Desde el Blade Dance, había cambiado. A pesar de que ella era un astutamente intrigante para empezar, Sjora no debía ser alguien que tomara acciones audaces como ésta.

(Es cierto, es casi como si estuviera poseída por algo—)

Justo cuando estaba perdida en sus pensamientos …

“—Hey, ¿tú allí? ¿Eres la segunda princesa, heredera de la sangre de la dinastía Kahn?

“¿Eh?”

Sjora se sobresaltó al oír la repentina voz.

No era la doncella princesa habitual que traía comida y agua.

En su lugar, era la voz de un joven, parecida a una bestia salvaje.

“…¿Quién eres?”

Siendo cautelosa, Saladia preguntó tranquilamente.

“Yo soy el que hace preguntas aquí ¿Eres la segunda princesa de la Teocracia, Saladia Kahn?”

“… Sí, así es. Esa soy yo.”

— Mientras se sentía ofendida por este hombre grosero, ella aun así respondió.

A pesar de la identidad desconocida del visitante, al menos no parecía trabajar para su hermana.

“… Ya veo, parece que estoy de suerte de una vez.”

El hombre rió a carcajadas desde la oscuridad. En el siguiente instante, la oscuridad que sellaba la visión y oído de Saladia se rompió por la luz de un cristal espiritual, iluminando inmediatamente el entorno.

La repentina luz que entraba en sus ojos hizo que Saladia gimiera.

Ella no podía echar un vistazo claro a la cara del hombre porque llevaba una capucha que le llegaba a los ojos.

“Voy a ir directamente al punto. ¿Conoces la ubicación de la Pirámide?”

“…¿La Pirámide?”

“Sí, se rumorea que es donde los restos del Rey Demonio Salomón fueron enterrados después de que fue vencido hace mil años. Se dice que la ubicación secreta se pasó a través de las generaciones, conocida sólo por los herederos de la sangre real.”

Saladia quedó en silencio. Por supuesto, ella conocía la Pirámide. Su padre, el rey Rajihal Kahn le había dicho el día que ella completó su ritual de contrato con su espíritu contratado.

Sin embargo, ¿por qué este hombre sabía acerca de este secreto, nunca se mencionó a nadie fuera de la familia real?

“Este es el trato, te ayudaré a escapar de este lugar y a cambio, me llevarás allí.”

“… ¿Cuáles son tus intenciones?”

Saladia exigió una respuesta de él solemnemente. ¿Cómo le podía contar el mayor secreto del culto del Rey Demonio en este lugar donde podían ser oídos? Liderar el camino para él estaría aún más fuera de cuestión.

“No es asunto tuyo. Olvida eso, date prisa y toma tu decisión. Aunque haya derrotado a los guardias, será difícil escapar una vez que lleguen los refuerzos, no querrás pasar el resto de tu vida aquí, ¿o sí?”

“… Hmm, bueno—”

Saladia mordió su labio y cayó en un profundo pensamiento. Este hombre era muy peligroso. Sus instintos como una princesa le informaron. Sin embargo, esta podría muy bien ser su única oportunidad de escapar de las manos de su hermana.

“¿Podrás sacarme de esta ciudad con seguridad?”

“Sí, te garantizo eso, aunque descubra la ubicación de la tumba, la puerta no se abrirá sin alguien de sangre real, ¿verdad?”

“… Estás muy informado.”

Saladia suspiró con resignación y tomó su decisión.

… Los motivos de este hombre eran desconocidos. Sin embargo, aceptar su oferta sería aún mejor que guardar el secreto de la familia real mientras esperaba aquí su propia ejecución.

“Está bien. Supongamos que escapamos de Zohar a salvo, entonces te llevaré a la pirámide.”

“Hmph, es un trato.”

El hombre se burló.

“Júralo, por el nombre de tu espíritu.”

“¿No confías en mí?”

“Mi credo es no confiar en nadie.”

Al oír la respuesta del joven, Saladia sacudió la cabeza con exasperación.

“Juro por mi espíritu contratado, Scheherazade—”

Después de cantar las palabras del juramento, el cuerpo de Saladia emitió un tenue resplandor de poder divino.

Jurar por un espíritu era el juramento más solemne para un elementalista. En caso de romper el juramento, uno podría perder el poder del espíritu contratado.

“¿Estás satisfecho ahora?”

“Sí, no está mal—”

Asintiendo con satisfacción, el hombre se quitó la capucha.

Revelando el rostro bronceado de un joven con ojos maliciosos.

“¿Y tu nombre?”

Cuando Saladia preguntó, el hombre rió salvajemente, mostrando sus colmillos.

“Soy Jio Inzagi—El sucesor del Rey Demonio.”

 

Anuncios

Un comentario sobre “Seirei Tsukai no Blade Dance Vol.16 – Capítulo 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s