Fremd Torturchen·Isekai Goumonhime

Isekai Goumonhime Vol.01 – Capítulo 3

Capítulo 3 – Explorando la Bóveda del Tesoro

El plato de “hígado de ciervo salvaje salteado con pasas marinadas” voló violentamente en el aire.

 

Kaito levantó un plato de plata sobre su cabeza para bloquear la lluvia de comida antes de mover el plato frente a él en una espléndida defensa contra el cuchillo volador apuntado hacia él. Clang, el cuchillo rebotó lejos de la vista.

“Como~dije~, deja de tirar cosas.”

Este tipo de escena se había repetido durante los últimos diez días y Kaito ya estaba acostumbrado.

Estaba empezando a preocuparse por ser demasiado adaptable.

Dejando eso a un lado, después de defenderse contra todos los ataques, Kaito volvió su mirada hacia el perpetrador—Elisabeth.

Con un pie sobre la mesa, Elisabeth presionaba un dedo índice en su frente. A su lado, una botella de vino que había sido seleccionada muy rigurosamente ya había sido derribada. Con lágrimas en los ojos, Elisabeth gritó ruidosamente:

“¡Que asco! A pesar de que el sabor dulce y amargo de las pasas marinadas es tan débil, se forma un inseparable enredo con la explosión de hedor ensangrentado del hígado ¡Debes ser un genio en este tipo de cosas!”

“No soy digno de tu alabanza.”

“¡No te estoy alabando!”

El tenedor voló. El ataque de esta vez fue muy hábil. Pasando sólo milímetros por encima del plato, el tenedor apuñaló en la frente a Kaito. Kaito sacó el tenedor y la sangre salió con un efecto de sonido chisporroteante.

“Señorita Elisabeth, señorita Elisabeth, estoy sangrando.”

“¿¡Quién se preocuparía por ti!? ¡Supera este nivel de daño con espíritu! Como mi sirviente, puedes hacerlo.”

“No … Usar el espíritu es realmente …”

Presionando su herida, Kaito suspiró. En realidad, este tipo de lesión menor no era un shock para él en absoluto. Para empezar, el dolor y sufrimiento nunca habían estado ausentes de la vida de Kaito. No hace mucho, había perdido un brazo, por lo que este tipo de herida menor era trivial en comparación.

 

Los humanos eran verdaderamente criaturas que se adaptaban a su entorno.

Aún así, la habilidad de cocinar de Kaito todavía estaba en un nivel desesperante.

 

Kaito mismo no tenía casi ningún estándar cuando llegó a la comida, por lo tanto no podía entender la rabia abrumadora de Elisabeth en absoluto. Él estaba en completa desesperación por su capacidad de cocinar, hasta el punto de pensar que tratar de mejorar sería inútil. Sin embargo, Elisabeth parecía albergar expectativas sustanciales para él y su decepción estaba creciendo con cada día que pasaba.

 

“Ya no espero nada de nada de tu cocina, no necesitas preparar la cena esta noche.”

 

Después de haber terminado el corazón salteado que Kaito había preparado, Elisabeth hizo su camino a la sala del trono y finalmente emitió ese anuncio. Detrás de ella estaba el trágico agujero en la pared, exponiendo el claro cielo azul.

La pared rota por la bestia de El Caballero de antes permanecía en su estado colapsado sin que nadie la atendiera. Aun así, Elisabeth parecía tener una preferencia por esta habitación, así que continuaba usándola a pesar de su estado lamentable.

Sentada en su trono que había sido trasladado de nuevo a su lugar apropiado, ella mostró una expresión irritada y emitió una orden a Kaito, que estaba esperando en el lado, una que difería de sus órdenes habituales.

“En su lugar, te ordeno explorar la bóveda del tesoro ahora.”

“¿La bóveda del tesoro?”

Kaito repitió sus palabras como un loro. Elisabeth golpeó ligeramente el suelo de baldosas de piedra con la punta de su pie. Oscuridad negra y pétalos rojos comenzaron a arder como una antorcha en el centro del piso, luego se contrajeron en un punto, quemando un área cuadrada del suelo de piedra antes de desaparecer, dejando una puerta negra.

Como si estuviera equipado con un mecanismo de muelle, una puerta se abrió de repente desde el interior.

En ella había una escalera de caracol. A juzgar por el diseño del castillo, era bastante anormal que hubiera escaleras debajo de la sala del trono. Sin embargo, ya que ya había presenciado una puerta que aparecía en el aire antes, sería bastante grosero expresar tal comentario. Por lo tanto, Kaito simplemente se sentía honestamente impresionado en un momento como este.

“¿Así que había un lugar como éste aquí?”

“Hmph, después de ese incidente con El Conde, me llegó una idea. Tu cocina es aún peor que la comida de los cerdos, pero tu pudín estuvo delicioso, eras capaz de hacer juicios decisivos y me enfrentas sin temor. Estos aspectos son bastante excelentes. Cada vez que sacas los trapos sucios, esa mirada de desprecio en tu cara es bastante desagradable. Por lo tanto, he decidido darte un arma que te permita enfrentar a un demonio por tu cuenta. Coge cualquier elemento que desees de la bóveda del tesoro. Siéntete libre de elegir cualquier cosa que seas capaz de utilizar. No importa lo que encuentres, voy a dártelo.”

“Uh, ¿supongo que debo decir ‘estoy muy honrado’?”

“Por cierto, permíteme darte una introducción. A pesar de su nombre de ‘bóveda del tesoro’, es en realidad una dimensión mágica que creé para transferir todas mis posesiones del castillo a mi tierra natal. Todo dentro está cubierto de rencores y recuerdos, un toque descuidado podría ser fatal, ¿entendido?”

“Por supuesto, ¿¡sólo estás peleando después de todo, verdad!?”

“¡Silencio! ¡Corta la charla interminable! ¡Fuera!”

La habilidosa y exacta patada de Elisabeth envió a Kaito volando como una pelota, rodando por la puerta de una manera exagerada como se vería en una caricatura. Luego, con el tiempo perfecto, la puerta se cerró de golpe. Kaito trató de empujar y tirar pero sin éxito.

Sin ninguna manera de regresar, Kaito suspiró ante las formas despiadadas de Elisabeth.

Frente a él había una larga escalera de caracol, el único camino en este momento.

En la oscuridad, los escalones rectangulares de piedra se curvaban suavemente, flotando en el aire a intervalos regulares. Mirando hacia abajo, todo lo que Kaito podía ver eran escalones que se extendían sin cesar y nada más. Viento caliente se podía sentir soplando hacia arriba desde debajo de los escalones, aunque no había garantía de que había suelo sólido al final de la escalera.

“… Qué diablos.”

Mirando estos escalones de piedra que ni siquiera tenían un pasamanos, Kaito no pudo evitar gruñir. La desesperación penetró en su corazón poco a poco, pero él negó con la cabeza y cambió su mentalidad.

(Elisabeth tuvo un buen punto.)

Un arma era necesaria para combatir a los demonios. No se sabía si terminaría en una situación similar a la anterior. Si hubiera obtenido un arma, tal vez podría haber luchado contra los cuervos y la araña. Hacer esto era evitar repetir los mismos errores.

 

Por el bien de evitar que eso suceda de nuevo.

¿Y qué si tuviera que explorar esta ominosa dimensión mágica?

 

“Así que eso es todo, solo tengo que prepararme y hacerlo.”

Confrontado con los escalones que parecían conducir al fondo del infierno, Kaito entregó su determinación. Separando sus brazos para mantener el equilibrio, comenzó el viaje descendente con el sonido de sólidos pasos.

***

Kaito pensaba que el entorno consistía sólo en oscuridad eterna, pero inesperadamente, esto no era así.

A medida que descendía, una gran variedad de formas y figuras comenzaron a aparecer junto a los escalones. En medio de la oscuridad, había gigantescas jaulas de pájaros, doncellas de hierro[1], horcas, burros españoles[2], apareciendo uno tras otro de forma desordenada. Destellando con lustre oscuro, todos esos instrumentos de tortura mostraban muestras de uso. El pecho de la doncella de hierro estaba cubierto de sangre seca, los picos prominentes dentro de la jaula de pájaro tenían descolorados trozos de carne y grasa en ellos.

[1] NT: Si bien se mencionó primero en el cap.1, recién vengo a hablar de ella.
La doncella de hierro (en alemán: Eiserne Jungfrau) fue un instrumento supuestamente utilizado para la tortura y ejecución. Era una especie de cofre con forma humanoide, cuyo interior tenía afiladas púas. Se decía que cuando una persona era encerrada allí, las púas penetraban por su cuerpo, pero sin dañar ningún órgano vital, lo que provocaba una muerte lenta tras una cruel y larga agonía. Más info en Wikipedia y también Quo.

[2] NT: Sobre el método de tortura “Burro Español”, lo malo es que no encontré mucha info y lo bueno es que lo que encontré fue un video. Muy educativo por cierto. Agradecimiento a quien lo subió y a 1000 maneras de morir :v .

Mirando estos instrumentos oxidados, Kaito se dio cuenta de algo. A diferencia de los objetos mágicos convocados por Elisabeth, estos eran artículos reales. Los elementos mágicos convocados por Elisabeth eran nuevos. Lo más probable es que poseía el poder de convocar sin fin instrumentos de tortura y ejecución, libres de óxido o grasa pegados en su superficie.

Sin embargo, ¿por qué estas herramientas inusuales eran guardadas aquí?

 

“…Intrigante.”

Perplejo, Kaito continuó adelante.

 

En el momento en que se dio cuenta, los escalones habían desaparecido, volviéndose un camino plano. Tal vez su sentido del equilibrio se vio interrumpido en esta dimensión. No tenía idea de cuándo empezó el cambio. Había estado siguiendo los interminables escalones de piedra, avanzando hacia adelante. Mientras tanto, los objetos circundantes se hicieron aún más variados.

Piedras preciosas del tamaño de un puño humano, una olla decorada con abejas tridimensionales a su alrededor, antiguas copas de ron … Pieles de tigre, marfil, candelabros rotas, pequeñas momias de algún tipo, hachas de bronce, espadas de hierro, lanzas de plata … Kaito sacó una magnífica espada de entre dos ollas y luego no pudo evitar dar un paso atrás.

“No es buena, demasiado pesada… Las hachas y lanzas también son demasiado pesadas.”

Las armas en la casa de El Conde aparentemente habían sido elegidas para que incluso los niños pudieran manejarlas fácilmente. Por otro lado, las armas en la “bóveda del tesoro” estaban destinadas a combatientes de carrera como caballeros o espadachines. El cuerpo de Kaito no había sido fortalecido mágicamente ni había sido entrenado, así que parecía que no tenía forma de usar estas armas efectivamente.

Él lanzó la espada a un lado, sólo para oír un pesado *clong* como si estuviera siendo tragada por un montón de monedas de oro como si se hundiera en arenas movedizas.

Completamente desinteresado de la riqueza y tesoro, siguió caminando, pero cuanto más avanzaba, menos de los objetos dispersados aleatoriamente parecían armas.

 

Una silla que parecía muy cómoda para sentarse. Un trabajo a medio terminar de bordado. Una pintura que representaba una escena de un bosque profundo.

 

“… ¿Hmm?”

De repente, la punta del zapato de Kaito tropezó con algo suave. Miró hacia abajo para ver un pequeño osito de peluche con algodón que salía de su vientre. Cuando se dio cuenta, estaba rodeado por juguetes infantiles.

Parecía que había llegado a un nivel donde se guardaban las posesiones infantiles de Elisabeth.

Los peluches fueron destripados, las muñecas fueron decapitadas. Porcelana, algodón, madera … Muñecas y peluches de diversos materiales exhibían secciones retorcidas que molestaban al espectador con solo mirarlos. Esto era suficiente evidencia para saber que estas cosas le pertenecían.

“Así que ella ya tenía ese tipo de afición cuando era pequeña, ¿eh?”

Kaito murmuró aturdido. Como dice el dicho: “El niño es el padre del hombre”[3]. Elisabeth definitivamente no era linda como persona. Sintiéndose sorprendido, Kaito estaba a punto de tirar el oso de peluche cuando sintió lastima por eso y lo reposicionó adecuadamente.

[3] NT: Línea es derivada del poema “My Heart Leaps Up” de William Wordsworth en 1802. Aunque la frase anterior parece paradójica, contiene importantes mensajes internos dentro de ella. Esta frase se ha utilizado en varias ocasiones como una frase idiomática o proverbial. Ha sido interpretada de diversas maneras como: “La verdadera naturaleza de una persona no cambia con el tiempo o la edad.” “La conducta de un niño indica lo que se convertirá cuando crezca.” “Un adulto es el producto de los hábitos, maneras y comportamiento que se le inculcó durante su niñez.” Leí sobre esto (pues tampoco lo sabía) en sitios en inglés por eso no dejo sus enlaces, pero aquí dejo un enlace en español por si alguien quisiera leer más.

Justo cuando estaba a punto de seguir caminando oyó una voz hueca de lejos.

“Elisabe… th… Eli… th… sabe… th…”

“¿Que está pasando?”

Kaito no pudo evitar detenerse. Al instante, la voz profunda de un hombre lo atrapó como una pitón gigante.

“Elisabeth … Elisabeth … Mi encantadora hija… Elisabeth … Mi …”

La voz era aterradora, e intangible como el viento que soplaba entre los árboles, pero llevaba calor que se aferraba a la piel con fuerza. Si uno la escuchara durante mucho tiempo, la voz probablemente penetraría los tímpanos para comerse en el cerebro.
“¿Qué… diablos es esto?”

Impulsado por un intenso disgusto instintivo, Kaito retrocedió. La voz se hizo cada vez más fuerte como si lo persiguiera implacablemente. Con la esperanza de perder esa voz, Kaito corrió inconscientemente. Sin embargo, la voz sonaba bastante obsesionada, persiguiéndolo sin parar como si murmurara “no creas que puedas escapar”.

“Elisabeth … Elisabeth … Mi encantadora hija … Elisabeth …”

“¡¿Qué mierda es esto!?”

Sin importar cuanto corriera, Kaito no podía escapar de la voz. Buscando a su alrededor una salida, Kaito notó algo. Había una puerta enterrada en una pila de juguetes que parecían una montaña de cadáveres. Parecía como si los soldados de juguete la estuvieran vigilando. En desesperación, Kaito agarró la empuñadura y abrió la puerta.

Dentro de la puerta abierta no había una escena detrás de una puerta. En vez de eso, era una franja de incluso siniestra oscuridad sin luz. Dio unos cuantos pasos por la puerta y luego abrió los ojos sorprendido.

 

En ese momento, estaba de pie en una habitación desconocida.

“……… ¿Huh?”

 

Kaito examinó sus alrededores sin comprender. Este era aparentemente un dormitorio para niños.

Dentro de la disposición en forma de cubo de la habitación, las paredes estaban cubiertas de desvanecido y amarillento papel tapiz con patrones de flores, el alféizar de la ventana estaba decorado con yeso adorable en forma de caramelos. Los muebles eran uniformemente blancos. Las manijas doradas de la cómoda eran bastante hermosas. Encima de esta había muñecas y peluches. Rodeado de cuatro postes, la cama estaba cubierta por sábanas nacaradas esta probablemente tenía un colchón grueso relleno.

 

En un mar de mantas, con varias capas de espesor, estaba sentada una niña en un negligé[4].

El pecho de la niña estaba teñido de sangre.

[4] NT: Es una bata femenina confeccionada con tela muy fina y tiene un diseño que se considera sexy y atrevido.

 

Su rostro estaba pálido y su cuerpo era tan delgado que uno podía ver cada vena claramente. Probablemente bastante hermosa originalmente, su largo cabello negro había perdido su lustre, cada vez más desordenado más cerca de las puntas. Aquellos grandes ojos redondos y nariz recta eran tan hermosos que no parecían pertenecer al reino mortal, sin embargo, esos ojos huecos habían perdido toda vitalidad. Sus pequeños labios delgados tenían rastros trágicos de sangre pegados a ellos, como si acabara de toser sangre.

 

Enfrentado con este rostro familiar, envuelto por la sombra de la muerte, Kaito jadeó.

Inequívoco. Esta chica no era otra que Elisabeth en su infancia.

 

(Oh … Seguramente esto no es algo que estoy destinado a ver.)

Después de darse cuenta de esto, Kaito retrocedió y salió de la puerta. Tan pronto como atravesó completamente la puerta, la escena ante sus ojos se disoció y desapareció como ondas en una superficie de agua tranquila. Lo único que quedaba era la montaña de juguetes rotos y la puerta incrustada en la pila de juguetes.

Parecía que había salido del dormitorio para niños por lo menos. Kaito miró alrededor de la “bóveda del tesoro” y suspiró aliviado. Sin embargo, la espeluznante voz instantáneamente entró en su oído. Sin tiempo para contemplar lo que acababa de presenciar, Kaito volteó y corrió. En su confusión, se distanció desesperadamente de la imagen de la niñez de Elisabeth, así como de la voz del hombre que la llamaba obsesivamente.

(Que diablos, corta eso … No quiero saber nada.)

Kaito no quería saber qué tipo de pasado la arrogante niña con comportamiento extraño había pasado, ni esperaba verse obligado a mirar en los recuerdos que ella misma probablemente no quería que otros supieran. Aunque no sentía ningún afecto por ella, sentía que esto era una especie de traición.

 

Elisabeth Le Fanu era una loba orgullosa y una humilde cerda.

 

Ella se había presentado sin temor de esta manera. Sin embargo, esto estaba en contraste con la chica débil que acababa de ver.

Seguramente, no querría que su sirviente Kaito la viera tan débil.

 

Kaito siguió corriendo con decisión y llegó a algún lugar con una atmósfera sustancialmente diferente.

 

“Huff … Huff … Huff … ¿Dónde está … este lugar?”

Podría haber llegado al final. Delante de él había una imponente pared de piedra. Acercándose para ver más de cerca, vio que la pared tenía una extraña estructura compuesta de piedras cúbicas sin la más mínima brecha entre ellas. Esta pared se extendía a izquierda y derecha como un límite mundial. Aquí, Kaito notó algo.

“Hmm … ¿Qué está pasando?”

Por alguna razón, parte de la pared estaba iluminada por una luz circular. Kaito se acercó a esta con temor.

En la pared iluminada había un juego de grilletes de hierro.

La parte superior del cuerpo de una chica desnuda estaba contenida allí, como mercancía colgada en un estante.

“¿Qué?”

Sorprendido, Kaito se detuvo. No importaba cuántas veces la veía, no parecía una ilusión.

 

Una hermosa doncella de cabello plateado tenía los brazos confinados a la pared. La chica tenía un magnífico busto y su hermoso cuerpo de proporciones perfectas estaba trágicamente extendido y exhibido.

En el instante en que Kaito la miró, sintió una ligera sensación de disonancia por alguna razón. Sin embargo, no podía seguir mirando el cuerpo desnudo de una mujer sin detenerse … También sería un problema si lo acusaban de violación visual.

Ignorando la sensación de disonancia, Kaito apartó su rostro con fuerza y tímidamente comprobó las circunstancias de la chica desde el rabillo del ojo. La chica de cabello plateado tenía la cabeza baja y no se movía en absoluto.

“¿Hey, estás bien? ¿Hey? ¿Hey?”

No hubo respuesta incluso cuando habló con ella. Sin ninguna idea de por qué esta chica estaba prisionera aquí o cómo manejar la situación, Kaito vaciló. A juzgar por la personalidad de Elisabeth, no creía que pudiera encarcelar a un demonio, por lo que la chica de cabello plateado probablemente no era un enemigo.

Incluso si la chica era un enemigo, la única víctima posible en este lugar era Kaito mismo.

Incluso si él se fuera y luego se doblara de regreso, no había ninguna garantía de que volvería al mismo lugar. Pensando en sí mismo, Kaito decidió que preferiría rescatarla ahora en lugar de lamentarlo después de dejar este lugar.

En este punto de sus pensamientos, Kaito decidió liberar las restricciones de la chica. Miró a su alrededor, pero no había herramientas útiles cerca. Sin embargo, notó una bolsa de cuero atada al delgado tobillo de la chica.

Con los brazos atados, no había manera de que ella tomara la bolsa por su cuenta. Esta posición era bastante de mal gusto.

Kaito sacó la bolsa y vertió el contenido para revisarlo. Lo que cayó fue una llave y un trozo de pergamino. Kaito usó la llave para abrir las esposas de la chica y sus brazos cayeron fríamente por los lados de su cuerpo pálido y sin manchas. Sin embargo, incluso después de obtener la libertad, la chica no mostró señales de movimiento. Kaito miró a su alrededor, buscando algo para cubrir su cuerpo y su mirada fue atraída hacia el pergamino que había caído al suelo. Las palabras habían sido escritas en el pergamino en rojo en grandes letras.

“‘¿’Manual de instrucciones’? ¿’Detalles importantes durante la activación’?”

Ayudado por la funcionalidad del golem, Kaito descifró el lenguaje de este mundo. Entonces empezó a pensar. Repentinamente dándose cuenta de una cierta posibilidad, volteó hacia la chica y revisó su cuerpo.

En ese momento, finalmente descubrió la causa del sentido de la disonancia.

Tras un examen más detallado, descubrió que las delgadas piernas de la chica de cabello plateado tenían articulaciones esféricas. El cabello plateado recto no era cabello humano tampoco, sino que estaba hecho de centellantes hilos de plata brillantes en su lugar.

 

La chica era una muñeca. Probablemente era uno de los objetos guardados en la “bóveda del tesoro”.

 

En el instante siguiente, la cabeza de la chica repentinamente se sacudió de un lado a otro con ruidos y finalmente, levantó lentamente su rostro. Hecha de piedras preciosas verdes, sus ojos brillaban con una luz misteriosa. Viendo su rostro, Kaito estaba profundamente impresionado por el miedo.

En ese hermoso rostro que era como una obra de arte, no había expresión en absoluto.

Sus músculos faciales estaban completamente rígidos como una máscara.

La chica—la muñeca robótica—comenzó a girar sus extremidades en diferentes direcciones, centradas en las articulaciones esféricas. Viendo esta situación inusual, Kaito leyó apresuradamente el resto de lo que estaba escrito en el pergamino.

Después de leer las palabras con tinta roja, abrió los ojos y pateó el suelo.

 

—Por favor ten cuidado, la muñeca ataca a las personas al activarse.

 

Kaito empezó a correr tan rápido como pudo.

Podía oír a la muñeca arrastrarse por el suelo, persiguiéndolo a gran velocidad.

***

Kaito corrió como loco como si compitiera en una carrera de obstáculos. Saltó sobre las sillas, atravesó los huecos entre los armarios, bajó montañas de monedas de oro y sus sospechas resultaron ser correctas.

La muñeca cargaba directamente hacia Kaito sin ninguna conciencia de evitar obstáculos. Cuantos más objetos tuvieran que ser destruidos, más tiempo requería la muñeca para moverse. De esta manera, Kaito logró crear cierta distancia y consiguió escapar. Sin embargo, sabía muy bien que un momento de complacencia y él se uniría a las filas de esos objetos destruidos.

(¡Qué diablos! ¡Esto no es ninguna broma!)

Kaito corrió hasta el último escalón con vigor arrancándole los músculos de las piernas. Ignorando el dolor abrasador, obligó a su cuerpo a moverse por pura fuerza de voluntad. Todo se perdería si miraba hacia atrás. Además, no tenía nada que pudiera servir de escudo.

Suprimiendo su creciente temor, logró llegar vivo a la puerta negra. Sin embargo, la gran puerta permaneció cerrada. Apretando su puño para golpear fuerte la puerta, Kaito gritó en pánico.

“¡Elisabeth, date prisa y abre la puerta, ábreme la puerta ahora!”

“¿Qué te pasa, Kaito? ¿Has aprendido tu lección? De ahora en adelante, recuerda darle a tu cocina una prueba de sabor apropiada antes de llevarla a la mesa.”

“¡Lo sabía, tenías planeado castigarme desde el principio! ¡De todos modos, olvídate de eso por ahora, date prisa y abre la puerta!”

Al instante, Kaito sintió un escalofrío aterrador como si su corazón fuera picado por agujas.

Instintivamente se agachó en una postura propensa. Inmediatamente, la pierna de la muñeca barrió horizontalmente sobre su cabeza. Este ataque fue tan veloz y feroz como el de una serpiente. La punta del pie se acercó desde un ángulo increíble, rompiendo la robusta puerta. Elisabeth comenzó a entrar en pánico, gritando a través de la puerta:

“¿Q-Qué diablos pasa con esto?”

Oyendo la exclamación de sorpresa de Elisabeth, Kaito ignoró estaba herido y cargó a través de la metralla voladora, arrojándose a la sala del trono, rodando y corriendo por el camino, entonces apresuradamente alejándose de la entrada de la bóveda del tesoro. Desde la puerta, el pálido cuerpo de la muñeca, que se balanceaba como un fantasma, estaba tropezando.

Elisabeth aparentemente había traído vino por su cuenta y lo estaba bebiendo, pero viendo esta situación, dejó chorrear el vino de su boca. Con una expresión sin habla, rara vez vista, rugió airadamente:

“¡Q-Que tan profundo fuiste, maldito! ¡Esta muñeca robótica fue creada por mi padre adoptivo con mal gusto, ya que no obedece las ordenes en absoluto e incluso destruye todo lo que ve, es extremadamente peligrosa! ¿¡Por qué la activaste!?”

“¡Lo siento por activarla sin preguntar! ¡Pero no sabía que empezaría a moverse tan pronto como soltara sus restricciones!”

“¡Liberar las restricciones es la señal para la activación! ¡Tú imbécil sin comparación!”

Sin embargo, no había tiempo para bromas.

“¡Ugh! ¡Que molesto! ¿Por qué yo, Torturchen, me molestaría una mera marioneta?”

Ella impacientemente se levantó del trono y golpeó la punta de su zapato en el suelo dos veces.

Oscuridad y pétalos rodaban y se extendían por el suelo como niebla, finalmente conjurando un gran número de picos verticales desde abajo. Sin embargo, la muñeca saltó con reflejos asombrosos y poder de salto bestial, evadiendo los picos, luego aterrizó ilesa apretando la punta de un pico entre su palma y la planta de su pie.

“Nada mal. Pensar que escaparía de este movimiento.”

Elisabeth murmuró, impresionada, entonces extendió su brazo hacia atrás. Fuera de la oscuridad hizo volar el hacha de un verdugo, arrojándola directamente al cuello de la muñeca. Con un ruido y movimientos que parecían dislocar sus articulaciones, la muñeca apenas esquivó el hacha antes de que le cortara la cabeza. Elisabeth abrió los ojos sorprendida.

Doblando sus rodillas, la muñeca volvió a saltar, aterrizando frente al trono, acercándose a Elisabeth. Inmediatamente, Elisabeth chasqueó los dedos como si hubiera estado esperando este momento.

 

“¡Taburete Sumergible!”

 

Del suelo surgió una silla que logró golpear el trasero de la muñeca y de inmediato la restringió con correas de cuero. El taburete sumergible se parecía mucho a la silla de interrogación en la que Kaito había sido tratado antes, pero no había agujeros en el asiento para que salieran picos. En cambio, el respaldo estaba atado a una cadena muy larga.

De repente, una sección cuadrada del suelo alrededor de la muñeca desapareció. El espacio debajo fue instantáneamente llenado de agua con pétalos rojos flotando en la superficie. Con un chapoteo exagerado, la muñeca cayó al agua.

Un vigoroso burbujeo apareció en la superficie probablemente debido a la lucha de la muñeca, pero de repente se calmó. Con un crujido, la cadena se levantó. La muñeca sentada en la silla estaba inmóvil.

El agua goteaba de los mechones de su cabello plateado. Sólo entonces Elisabeth exhaló aliviada.

“Dios mío, finalmente se camó. Sin embargo, esta cosa tiene un dispositivo de drenaje instalado por lo que presumiblemente se recuperará automáticamente pronto. Tiene que ser destruida antes de que los engranajes internos empiecen a girar de nuevo.”

“¿Eh? Espera un segundo, ¿destruirla es la única opción?

“¿No es obvio? ¡Armará otro alboroto a menos que la rompa! ¿O deseas seguir escapando de esta muñeca que quiere cortar tu cabeza en cualquier momento? Cuando llegue el momento, te utilizaré como escudo de carne primero. Sin objeciones, ¿verdad?”

“No, pero considerando todo, soy quien la activó sin permiso… Se siente un poco de pena destruir una muñeca tan exquisitamente hecha a mano … ¿No podemos devolverla a su estado inicial, desactivada?”

Kaito trató de persuadir a Elisabeth. Aunque tenía miedo de la aterradora persecución de la muñeca, en última instancia, él tenía la culpa de activarla por su cuenta. Se sentiría muy culpable por destruir esta muñeca que parecía un humano tan impecablemente. Además, la muñeca parecía muy cara y Kaito no creía que pudiera pagar por ella, incluso con su vida.

Elisabeth abrió los labios con disgusto pero repentinamente reprimió las palabras enojadas que estaba a punto de soltar.

“¿Hmm? … Espera, tienes razón, romper la muñeca sería un desperdicio … Tal vez todavía se pueda usar.”

Frente a la contemplativa Elisabeth, la muñeca se estremeció suavemente, su cuerpo hizo sonidos mecánicos desagradables, su cabeza se sacudía en movimientos y ángulos extraños.

Sus ojos verdes brillaron de nuevo con una misteriosa luz. Al mismo tiempo, Elisabeth murmuró en voz baja:

 

” ‘Oh engranajes, dejen de girar. Permanece para siempre hermosa’.”

 

La muñeca de repente se detuvo, perdiendo toda fuerza en el siguiente instante. Habiendo dedicado tanto esfuerzo para capturar a la muñeca, Elisabeth ahora la puso en tal estado con sólo unas palabras, sorprendiendo a Kaito.

“¿Q-Qué hiciste?”

“Lo que acabo de recitar fue el encantamiento para registrar un nuevo amo. Hmm, funcionó, lo que implica que el ajuste anterior de esta cosa ha sido limpiado. Con esto, debería ser posible establecer un nuevo amo. Una vez hecho esto, esta cosa debería considerar las órdenes de su nuevo amo como la máxima prioridad y dejar de atacar a la gente sin sentido. Bueno entonces, para proceder…”

Justo cuando Elisabeth estaba a punto de decir algo, el cuello de la muñeca se movió extrañamente.

Click click click click click… El cuello fue inclinado con fuerza para que la muñeca mirara a Kaito, haciéndole saltar de sorpresa, pero la muñeca simplemente lo miró en silencio, sus ojos verdes reflejaban nada más que la imagen de Kaito. Sintiendo como si ella estuviera confiando en él, Kaito se sintió turbado. Suspirando brevemente, aparentemente impresionada, Elisabeth silbó.

“Es una pena… Esta cosa ha hecho su propia elección. Alégrate, tal vez porque la has salvado dos veces, te ha echado un ojo … Muy bien, tu serás su amo de ahora en adelante, sin embargo, hay un problema.”

“¿Amo? ¿Huh? ¿Y hay un problema?

“Convertirse en el amo de esta cosa requiere establecer una ‘relación’. El creador de esta cosa es un excéntrico que se complace en poner a otros en situaciones difíciles. Debes seleccionar la respuesta correcta de las siguientes cuatro relaciones: «padre-hijo», «hermanos», «amo-sirviente» o «novios». Si eliges incorrectamente, la muñeca robótica dirigirá su intención de matar hacia el amo. No tengo ningún problema con ello, pero podrías perder tu vida.”

“Una oportunidad de cuatro de obtener la respuesta correcta, eso es sinceramente un desafío … ¿Qué debo hacer?”

“¿Quién sabe? Destruirlo sería lo más conveniente, pero eres reacio a hacerlo. Elije de padre-hijo, hermanos, amo-sirviente o novios … Hmm, ¿por qué no eliges la opción que parezca la menos probable de que te traicione?”

Elisabeth rió maliciosamente y se sentó en su trono casualmente.

Ella definitivamente estaba disfrutando de la situación actual. Confundido, Kaito desesperadamente sacudió su cerebro. Sin importar qué, esta respuesta era una cuestión de vida o muerte para él. Ya que su padre lo había matado, olvida lo de padre-hijo. En cuanto a hermanos, no tenía mucha idea. Había conocido a un hombre con quien supuestamente estaba relacionado de sangre, pero no salieron buenos recuerdos. Amo-sirviente… Ésa sería su relación actual con Elisabeth, por lo tanto descartada. Eso dejó sólo una opción restante.

“Novios, supongo.”

“Debes ser virgen.”

—¿Qué diablos estás diciendo? Sin embargo, antes de que Kaito pudiera protestar contra la calumnia de Elisabeth, el cuerpo de la muñeca comenzó a temblar violentamente como nunca antes. Convulsionando incontrolablemente, ella hizo que las correas de cuero que la restringían salieran volando. Gas caliente fue descargado de los huecos en las articulaciones esféricas.

Debido a su reacción excesivamente intensa, Kaito involuntariamente se preocupó por la muñeca en lugar de sí mismo.

“Hey, ¿no te rompiste, verdad?”

Tímidamente miró hacia abajo para revisar la muñeca. La muñeca de repente abrió los ojos, arrancó las correas del Taburete Sumergible y saltó ligeramente del tanque de agua, aterrizando ante Kaito.

Oh hombre, soy hombre muerto ahora … Mientras que Kaito se preparó…

 

La muñeca de repente se arrodilló sobre una rodilla delante de Kaito.

 

“¿Huh?”

“¡Gracias por tu paciencia, querido, mi amor, mi destino, mi señor! ¡Mi verdadero amor! ¡Mi eterno compañero!”

La muñeca gritó con una voz muy emotiva. Al oír su voz por primera vez, Kaito la encontró encantadora y agradable. La muñeca agarró la mano de Kaito con fuerza y miró hacia arriba.

Enmarcado por su suave y liso cabello plateado, su rostro hacía expresiones que nunca había mostrado antes.

En sus ojos de esmeralda, sus párpados bajaban gentil y bellamente. Sus pálidas mejillas se sonrojaron ligeramente. El dulce rostro de la muñeca, inocente pero no menos bello, mostraba una expresión de éxtasis y embriaguez.

Con movimientos muy humanos, empezó a frotar la palma de Kaito contra su mejilla. Su delicada piel se sentía tierna y cálida como la de una persona real. En plena felicidad, la muñeca susurró suavemente:

 

“De aquí en adelante, hasta que mis miembros se rompan y corten, hasta que mi cabeza sea cortada, hasta que mi corazón de hierro deje de latir, seré tu novia siempre, tu compañera. Yo vivo sólo para ti y me romperé sólo por ti. Amarme, detenerme y hacerme cualquier otra cosa es el privilegio que será disfrutado solo por ti.”

Mirando directamente a Kaito, ella sonrió tímidamente.

 

“Por favor disfrúteme en cualquier momento como prefieras. Por favor, ámame tiernamente por siempre y para siempre, ¿de acuerdo?”

 

Frente a este torrente sin fin de palabras, Kaito y Elisabeth quedaron atónitos. Sin preocuparse por su respuesta o la falta de ella, la muñeca continuó frotando la palma de Kaito contra su mejilla. Este comportamiento entrañable era como un cachorro buscando afecto.

Poco después, Elisabeth murmuró:

“…… Pa-Parece que escogiste la respuesta correcta … ¿E-Estás feliz ahora?”

“…… Uh … B-Bueno, inevitablemente …”

—Siento que esto inevitablemente se volverá muy problemático también.

Enfrentado con la mirada de dicha de la muñeca, Kaito tragó estas palabras por su garganta.

 

torturchen_v01_bw10

Anuncios

Un comentario sobre “Isekai Goumonhime Vol.01 – Capítulo 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s