Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 13

Capítulo 13, Ejecución

Una masa negra se elevaba a los cielos. Como una niebla espesa, llenó todo el cielo.

Alcanzó su punto máximo, y entonces cayó con gran fuerza, casi como una lluvia torrencial.

“¡Aquí viene! ¡Agáchense y levanten sus escudos!”

『『¡Ohh!』』

En un instante, miles de flechas golpearon el suelo.

*Impacto*―

Un estruendo ensordecedor, como una tormenta de granizo lloviendo, dominó el campo de batalla mientras la avalancha de flechas perforaba los escudos de los soldados de infantería.

Después de esperar que el sonido se detuviera, Liz gritó.

“¡Creen una pared!”

Un grupo de fuertes soldados se pusieron hombro a hombro, cerca de 6 hombres de ancho.

Ahí, la unidad de infantería pesada clava sus escudos en el suelo y se prepara en contra de los soldados enemigos acercándose ante ellos.

Liz y sus hombres eligieron un camino estrecho con riscos a cada lado como el lugar en el cual enfrentarse al enemigo.

―Invalidar la fuerza numérica del enemigo al tomar ventaja del terreno.

Aunque tengan 3,000 hombres, es imposible que destruyan los riscos para avanzar.

Y así, naturalmente, se convierte en una batalla entre grupos de pequeños números.

Liz arrojó una lanza al enemigo entrante.

“¡Gah!”

Ella hace un trabajo impresionante al golpear su objetivo, pero un nuevo enemigo pasa por el cadáver y se aproxima.

“¡Unidad de arquería! ¡Disparen!”

Tan pronto como blandió Laevateinn hacia arriba, una ráfaga de flechas voló desde atrás.

Todas las flechas disparadas a corta distancia golpearon sus blancos.

La vanguardia del enemigo se vuelve cadáveres. Obstaculizan el avance de los soldados detrás de ellos, que terminan cayendo con gran fuerza.

Sin embargo, los demás soldados simplemente los pisan y continúan su avance sin perder su impulso.

『『¡Ohh!』』

Un grito de guerra lo suficientemente fuerte para agitar el aire sacude sus oídos.

“¡Princesa, a la retaguardia!”

Las unidades de infantería pesada flexionan sus brazos y aprietan los dientes.

Los vientos cambian de dirección y una nube de arena los envuelve.

*Estruendo*―

Mientras el sonido de una colisión resuena, el sonido de metal chocando se puede escuchar también.

“¡Haa!”

A medida que la nube de polvo es alejada por la presión del viento, Liz blandió a Laevateinn.

Liz siente contacto. Entonces, saca su espada y continúa blandiéndola a los lados.

Mientras siente la presencia de sus enemigos, Liz continuó sus ataques sin detenerse.

Cuando una ráfaga de viento sopló por los espacios de la pared y aclaró la vista de todos, Liz estaba rodeada por una montaña de cadáveres.

A poca distancia, Tris mata a sus enemigos con una lanza.

“¡Princesa! ¡Está presionando demasiado lejos! ¡Regrese!”

“¡Aún no! ¡Acabaré con tantos enemigos como pueda aquí!”

Los enemigos empujan por el estrecho camino mientras alcanzan a Liz.

『¡Urahh!』

“¡Es imposible que un ataque así me golpee!”

『¡Goh!』

Ella corta a cada uno de los soldados enemigos atacando, con un golpe de su espada.

“¡Grahh!”

『¡Gahh!』

Cerberus saltó y arrancó la carne del cuello de otro soldado con sus colmillos.

Saltó de soldado a soldado, cosechando vidas mientras su pelaje blanco comenzaba a volverse rojo.

Liz rota sobre su pierna derecha y blande a Laevateinn hacia abajo.

“¡Hah!”

Ella corta el brazo de un soldado enemigo que estaba tratando de tomar su retaguardia.

『¡Gaaaaahh!』

Ignora el grito del insignificante soldado y atraviesa a un enemigo que aparece en la esquina de su periferia, tomando su vida.

Usando ese impulso, ella gira su cuerpo y corta la cabeza de un enemigo a la izquierda del anterior.

『¡Goh!』

Por último, sega la cabeza de un último soldado insignificante que había perdido ambos brazos.

“Conseguiré algo de tiempo.”

Una masa de llamas sale de su espada carmesí y una explosión envuelve el área.

『¡Gah!』

『¡R-Retirada!』

No sería una tarea simple el detener el ímpetu de la larga marcha atravesando el estrecho pasaje.

La mayoría de los enemigos gritando con agonía se vuelven cadáveres quemados, y el olor de carne en llamas empieza a flotar por todo el campo de batalla.

Liz corre, cortando y apartando a los enemigos entre ella y sus aliados que habían sido separados del resto de su ejército.

Cuando se reunió con Tris, ella había creado un camino de cadáveres.

“¡Princesa! ¡¿Está herida?!”

“Estoy bien. Más importante, aún hay más enemigos. Tenemos que prepararnos para la siguiente oleada.”

Ahora que ella tenía un poco de tiempo para pensar, sus pensamientos fueron a Hiro.

Se separaron de una manera horrible. Mientras recordaba la cara lastimada de Hiro, ella empezó a sentirse arrepentida.

Si por casualidad fuese capaz de verlo de nuevo, bajaría la cabeza y se disculparía con toda sinceridad.

Aunque eso era lo que planeaba hacer, era inútil pensar sobre eso antes de que la batalla terminase.

(La batalla acaba de empezar…)

Liz forzó una sonrisa tensa mientras acaricia la cabeza de Cerberus.

Ella decide firmemente llevar a cabo su plan si logra sobrevivir.

“¡El enemigo se acerca!”

“¡Realmente sabes cómo arruinar mi ánimo! ¡Unidad de arquería, disparen! ¡Unidad de infantería pesada, avancen!”

Mientras reciben fuego de cobertura de la unidad de arquería, la primera hilera de unidades de infantería pesada prepara inmediatamente sus escudos y avanza.

Se podía ver la sorpresa en cada soldado enemigo ante ellos, pero ellos no tenían el lujo de detenerse.

Si lo hacían, serían pisoteados por sus aliados detrás de ellos.

Poco después se enfrentaron, y la infantería pesada fue capaz de soportar el golpe. Los enemigos comenzaron a ser tragados por los soldados detrás de ellos y perdieron su fuerza.

Puntas de lanza salían a través de los espacios abiertos entre los escudos, mientras la infantería pesada empezaba a tomar las vidas de los soldados enemigos caídos.

Viendo que las filas enemigas se habían derrumbado, la infantería pesada abrió su pared.

Liz, Tris y la infantería ligera zigzaguean por las aberturas y atacan.

Derriban a los enemigos heridos que perdieron su voluntad de pelear.

Durante ese tiempo, la segunda hilera de infantería pesada, que había estado en espera, se reagrupa con ellos.

“¡Mantendremos este paso y los haremos retroceder!”

No hay duda de que nada es más inspirador que un comandante peleando en el frente.

En realidad, en lugar de miedo, las caras de los soldados no mostraban más que un deseo de proteger a su general.

A pesar de su situación de ser superados en número, su fervor dominaba a su miedo.

Desde el punto de vista del enemigo, no había nada más difícil de enfrentar, y en consecuencia, caían con facilidad.

Sin embargo, lo aterrador de dejarse llevar por el momento, es que te vuelves inconsciente de tus alrededores.

“… No.”

Liz susurró mientras miraba al cielo y lo veía.

Su cara está pálida. Sin notar esto, la infantería ligera avanza, dejando a su general detrás.

Tris miró hacia atrás con una cara confundida.

“¡Princesa, ¿está herida?!”

“¡Tris! ¡Mira arriba!”

Su grito angustiado casi sonó como un alarido.

“¡Dense prisa, sus escudos! ¡Cerberus, ven aquí!”

Ella atrae a Cerberus con su mano izquierda, y da una señal a sus aliados con la derecha, pero ya era demasiado tarde.

Los soldados de infantería ligera, que miraron al cielo confundidos, dejaron de pensar.

Unos momentos después, una agrupación de flechas llenando por completo el cielo, cayó.

El ataque enemigo, que incluso golpeó a sus propios aliados, convirtió al campo de batalla en un caos.

El suelo estaba completamente cubierto de flechas. Pequeños acericos[1] se encontraban aquí y allá. Difícilmente podías decir que solían ser humanos, y menos discernir si eran amigos o enemigos.

[1] NT: Almohadilla pequeña que se usa para clavar en ella los alfileres y agujas. En este caso, los cuerpos.

Ni una sola persona se movía. Era probable que la unidad de infantería ligera hubiera sido totalmente aniquilada.

“¡Princesa, ¿está bien?!”

Tris tenía varias flechas enterradas en su espalda, pero con base a sus movimientos, no parecía ser fatal.

El curso de la batalla cambió completamente. Habiendo entendido la situación actual, la unidad de infantería pesada está abatida.

En un intento de restaurar la moral, Tris gritó.

“¡Unidad de infantería pesada, restablezcan su formación, de inmediato! ¡Fortifiquen la entrada y detengan el avance del enemigo!”

“¡Sí, señor!”

A medida que da órdenes, se olvida de su propio dolor y corre hacia Liz.

“Parece que fuimos un poco descuidados…”

Mientras la cara de Liz se tuerce de dolor, ella saca una flecha alojada en su brazo izquierdo con el derecho.

Cerberus lame la sangre saliendo como si estuviera preocupado. Liz acaricia su cabeza para tranquilizarlo.

Al lado de ella, varios soldados de infantería pesada pasan e inmediatamente erigen una pared de hierro.

“Tenemos que tratar esa herida de inmediato….”

“Estará bien si la ato. Más importante, el estado de los heridos…”

“Lo dejaremos a alguien más. Por ahora necesitamos―”

“¡Capitán de Infantería, Tris!”

El que interrumpió al viejo soldado cuando estaba a punto de regañar a Liz, fue un soldado de infantería pesada.

Que alguien lo llame durante un estado de emergencia como este, Tris lo miró con ira en su expresión.

“¡¿Qué?!”

“¡Hay un cambio en los movimientos del enemigo!”

Las venas de Tris comenzaron a sobresalir en su frente mientras escuchaba el vago reporte, y Liz frunció el ceño.

“¡Dame un reporte detallado!”

Una escena inexplicable se desarrollaba en el área a la que el soldado señaló.

Alrededor de 200 soldados Imperiales fueron alineados con sus brazos atados detrás de su espalda.

Un hombre del ejército enemigo pasó por una abertura y avanzó.

“¿Qué planean hacer…?”

Mientras el hombre sacaba su espada de hoja inversa de su cintura, colocó su pie en el hombro de un soldado Imperial y empujó su cabeza hacia abajo.

De inmediato, su daga asesina oscila hacia abajo y la cabeza del soldado Imperial sale volando.

Después de una aspersión de sangre, el hombre patea el cuerpo muerto y mira hacia Liz mientras sonríe.

『¡Escúchame, Sexta Princesa Imperial! Si te rindes tranquilamente, detendré las ejecuciones. ¡Si continuas resistiéndote, cortaré las cabezas de todos los soldados Imperiales aquí!』

“¡Qué absurdo!”

La cara de Tris se vuelve roja de enojo.

Silenciosa y atentamente, Liz escucha, al borde de las lágrimas.

『No me importa cuál elijas, porque de cualquier forma, serás capturada, y te convertirás en una esclava. ¡No te dejaremos llevar una vida solitaria! ¡Serás atendida todos los días! ¡Todos los días!』

Él comienza a cortar las cabezas de los soldados Imperiales de una forma despreocupada, como si fuera alguna tarea tediosa.

Era un intento por romper su voluntad de pelear.

『¡Ahora, decide, Sexta Princesa Imperial, Celia Estreya!』

Su espada manchada de sangre brillaba con la luz del sol.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s