Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 11

Capítulo 11, Bautismo

La princesa-doncella vestía ropa blanca y sencilla con una falda negra.

Da una sensación de mentalidad abierta que naturalmente atrae hombres, y al agregar su propio encanto a eso, ella fortalece su atractivo.

La fragancia curativa exudando de ella era suficiente para llevarse tus sentidos.

Su belleza era suficiente para cautivarte, y su piel suave y delicada estaba brillando por los rayos del sol.

Y había algo incluso más intrigante sobre ella.

Sus orejas eran extrañamente largas y puntiagudas.

Tal vez porque notó la mirada descortés de Hiro, la princesa-doncella mostró una sonrisa tan hermosa como un jardín en plena floración.

“¿Mis orejas llamaron tu atención?”

“Ah, umm… Bueno, tienen una forma inusual.”

“Hehe, es verdad. Deben ser inusuales para los humanos.”

Sin sentirse ofendida, ella ríe mientras toca sus propias orejas.

Liz, quien estaba de pie junto a él, enterró su codo en el costado de Hiro.

Cuando él gira para mirarla, ella acerca su boca a su oído.

“Ella es un elfo. Tienen la característica de la longevidad, pero lo que las personas envidian de ellos es que todos son muy atractivos~”

“Y-Ya veo. Es verdad que su cara parece de otro mundo…”

Eres tan hermosa. Es imposible que Hiro fuera capaz de decir algo rápido como eso.

La princesa-doncella los vio susurrar mientras mantenía su sonrisa.

“Además, son realmente inteligentes. Hay un elfo en los oficiales de mi hermano mayor y―”

“¡Princesa! Qué está haciendo en un lugar como―¡espera, tú de nuevo! ¡Chico!”

“¡Uh, uh, no hice nada!”

El oso Tris parece furioso mientras se acerca.

Pero pierde ímpetu a medio camino.

Había una mujer de pie entre él y Hiro.

“Señor Tris, le pido que por favor mantenga su voz baja mientras esté dentro de Frieden.”

“M-Mm… Mis disculpas.”

Tris se pone sobre una rodilla y baja la cabeza.

“Me alegra que entienda.”

Mientras la princesa-doncella volteaba una vez más hacia los dos, Tris se hizo a un lado y abrió un camino.

“Por favor, el desayuno ha sido preparado. Podemos conversar tranquilamente ahí.”

“Ah, sí, por favor.”

“Tenía hambre. ¡Gracias!”

La princesa-doncella mostró el camino y los dos la siguieron…

“N-No sólo una vez, sino dos… Recordaré esto, chico.”

Es lo que pudo escucharse claramente mientras pasaban junto a Tris.

Hiro pretende que no lo escucha y acelera el paso.

Siente sed de sangre disparándose hacia él por detrás, pero debe ser su imaginación.

El interior de Frieden está dividido en cuatro áreas.

El área central es el sitio de bautismo, donde el rey espíritu es venerado.

Aquí es a donde los bebés recién nacidos o visitantes primerizos de Frieden son invitados.

El área este es donde las aprendices de doncella realizan su entrenamiento, y está cerrado a personas ajenas.

El área oeste es la zona residencial para las doncellas y aprendices de doncella, y el área sur es usada para los peregrinos. Una posada y un comedor podían encontrarse ahí.

Hiro y Liz habían sido invitados a la zona residencial.

Los soldados privados de Tris y Liz estuvieron despiertos toda la noche en la posada.

Mientras se dirigían al área oeste, la princesa-doncella se detiene y mira a Hiro.

“Si recuerdo correctamente… no ha sido bautizado aún, ¿verdad, Señor Hiro?”

“¿Bautizado?”

“Oh, ¿no has sido bautizado, Hiro?”

Él no recuerda haber recibido algún bautismo desde que llegó de su mundo.

“Sí, no recuerdo haber recibido uno…”

“Entonces, ¿vendría conmigo al sitio de bautismo, Señor Hiro?”

“Supongo que no hay opción. Hiro, asegúrate de agradarle al rey espíritu.”

“Hmph, espero que el chico sea maldecido.”

La princesa-doncella desplaza su mirada a Liz.

“Por favor, continúe y disfrute su desayuno, Señorita Celia Estreya. ¿Conoce el camino al comedor?”

“No se preocupe. He estado aquí un par de veces, así que no me perderé.”

“Entonces, llevaré al Señor Hiro al sitio de bautismo. ¿Está de acuerdo con eso?”

“Sí. Hiro, no hay nada que temer, así que relájate y recibe tu bautismo.”

Liz se lleva a Tris y desaparece en el pasillo.

La princesa-doncella la ve irse, y entonces agarra la mano de Hiro repentinamente.

“Entonces, por aquí. Ahh, estoy tomando su mano para que no se separe.”

“¡¿E-Es por eso? M-Me asustó.”

Escuchar esas palabras a través de su sonrisa, rebosante de encanto maduro, hizo latir el corazón de Hiro lo suficientemente fuerte para explotar.

Durante un tiempo, ellos caminaron en silencio por un pasadizo rodeado de paredes blancas.

Giraron tantas veces, y todos los pasadizos se veían tan similares, que Hiro ya no podía decir el camino de regreso.

Poco a poco empezó a volverse más oscuro, y finalmente, se detuvieron…

“Llegamos. Este es el sitio de bautismo.”

“… Esto es…”

Hiro estaba sorprendido.

La princesa-doncella suelta su mano y desaparece en algún lugar.

Pero Hiro no se dio cuenta. Ese es el grado de lo abrumado que está.

El pasadizo se detiene de forma abrupta, como cortado por una afilada hoja, y ante Hiro, se extendía un bosque.

Los pies de Hiro avanzaron por su cuenta.

Una corriente de viento gélido fluye, y una sensación fresca roza contra su piel.

El piar de pequeños pájaros se propaga a través del aire.

Cuando sale al otro lado del bosque, Hiro aparece en un área abierta y llega a una fuente.

Pilares revestidos rodeaban la resplandeciente fuente.

Detrás de ella, hay dos estatuas de bronce gigantes.

Entre ellas, había un orbe blanco flotando que emitía una luz divina.

Cuando se agachó y extendió su mano para tratar de tocar el agua, el pasto detrás de él crujió.

Hiro jadeó y dio vuelta.

“Me disculpo por la espera. Me gustaría comenzar el bautismo ahora.”

Ahí, se encontraba la princesa-doncella, vistiendo una pieza de tela tan delgada que él podía ver su piel blanca como la nieve…

Sus pechos eran ligeramente visibles, y debajo de esos pezones abrumadoramente seductores, estaba su estrecha cintura.

Él mira más abajo, donde hay una sombra entre sus pies.

Ante Hiro, se encontraba un brillante y blanco cuerpo femenino con una belleza finamente perfeccionada.

Él podía ver todo su cuerpo. Habría sido mejor si ella no estuviera usando nada en absoluto.

“¿Sucede algo?”

“Umm… uhh, ¿qué es un bautismo?”

“Es recibir la bendición del rey espíritu.”

“¿Es algo que no puedes hacer solo?”

“Este es un caso especial.”

“¿P-Por qué es especial?”

Él intenta ocultar su cara para no verla, pero escucha el sonido del pasto crujiendo por sus pasos.

Sabía que la princesa-doncella estaba cerrando la distancia entre ellos.

“No puedo decirlo. Sin embargo, puedo darle ímpetu.”

Se dio cuenta que la princesa-doncella estaba agachándose.

Se ve su pierna, con su vibrante piel blanca.

Una mano fue colocada suavemente sobre su hombro, y se movió lentamente para tocar la mejilla de Hiro.

Ella lo instó a levantar la mirada, y él fue incapaz de resistirse.

Se miraron a los ojos desde una distancia lo suficientemente cerca para tocar la nariz del otro.

“… Estoy verdaderamente feliz por su regreso a salvo.”

Un rastro de lágrimas bajaba por sus mejillas, y acariciaba suavemente sus labios húmedos.

“¡Tris! ¡Hiro no estaba ahí!”

“Por favor, cálmese. La Sexta Princesa Imperial no debería estar corriendo así.”

“¡P-Pero él no estaba en el sitio de bautismo! Podría haberse perdido…”

“No creo que eso sea posible con la princesa-doncella acompañándolo…”

“Entonces, ¿a dónde fue…? Apuesto a que está llorando en este momento.”

Liz se reajustó en su asiento y se cubrió la cara con sus manos.

La mesa ante ella estaba llena de platos vacíos.

A sus pies estaba Cerberus, que parecía satisfecho.

Sentado frente a ella, está Tris.

“Él ya es un hombre de 16. No creo que eso suceda. Tal vez―”

Cierta persona apareció, y Tris se interrumpió a sí mismo.

“Princesa, parece que ha regresado.”

“¿Huh?”

Cuando ella dio vuelta, ahí estaba Hiro.

Quizá era debido al bautismo, pero parecía un poco cansado.

“¡Hiro! ¡Por aquí!”

Cuando ella agitó su mano y lo llamó, él la miró y empezó a caminar.

Tal vez porque no podía soportar el paso lento de Hiro, Liz corrió hacia él y lo jaló al asiento al lado de ella.

“Hiro… pareces un poco cansado. ¿El bautismo fue tan agotador?”

“Sí, de verdad fue agotador mentalmente.”

“¿En serio?”

“No sabía dónde mirar, y entré en contacto con tantas cosas.”

“Bueno, parece que había muchas personas. Tienes una cara bastante linda, Hiro, así que no se puede evitar si los ancianos se hicieron ideas extrañas.”

“¿Qué? ¿Ancianos?”

“Eran ancianos, ¿cierto?”

“¿Huh?”

“¿Huh?”

Mientras ambos inclinaban la cabeza a un lado, una sombra cayó entre ellos.

“―Señorita Celia Estreya, ¿cómo estuvo el desayuno?”

Ella dio vuelta, y ahí estaba la princesa-doncella de pie detrás de ella.

“Ah, estuvo delicioso. Lo que esperaría del comedor de Frieden.”

“Me alegra escuchar eso. ¿Se quedarán esta noche también?”

“Umm~ Es una oferta tentadora, pero tenemos que partir pronto.”

“Eso es muy malo. Estoy segura que está ocupada con numerosos asuntos, pero por favor vengan de nuevo.”

“Regresaremos pronto. Tenemos que volver por mis subordinados heridos, de todas formas.”

Ellos no tienen más opción que dejar a los soldados con brazos y piernas rotas.

Esto es porque no tienen idea de qué ocurrirá de aquí en adelante. Si fueran a luchar, serían incapaces de protegerlos.

“Es verdad. Cuando regresen, me encantaría verlo de nuevo también, Señor Hiro. Disfrutaría mucho otra oportunidad de hablar con usted sobre varias cosas.”

“Ah, umm, está bien. Regresaré…”

“¿Hiro? Tu cara está completamente roja. ¿Te resfriaste o algo así?”

“No, e-estoy bien.”

“Hehe, entonces, si me disculpan.”

“Ah, gracias por todo. Nunca olvidaré esta deuda.”

“Es el deber de los que sirven al rey espíritu salvar a aquellos en problemas. Si no les molesta, por favor cuenten conmigo cuando quieran.”

“¡Muchas gracias!”

“Además, hemos preparado caballos para ustedes afuera. Por favor úsenlos como quieran.”

Y así, la princesa-doncella se inclinó para dar una reverencia y se fue.

Después de verla partir, Liz se sentó una vez más y miró a Hiro.

“Hey, tu cara está realmente roja.”

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s