Fremd Torturchen·Isekai Goumonhime

Isekai Goumonhime Vol.01 – Capítulo 2

Capítulo 2 – Un Juego del Infierno

Después de verse obligado a adaptarse a este mundo y su extraña situación, Kaito llegó a entender un par de cosas.

Para evitar confundir a las almas, el cuerpo del golem creado por Elisabeth fue equipado con la funcionalidad automática de traducción usando los propios conocimientos del alma como una base. Como resultado, Kaito fue capaz de entender el lenguaje de este mundo alternativo. No sólo podía hablarlo sino también comprender la esencia principal de lo que la gente decía. Sin embargo, las reglas que rigen este tipo de conversión fueron bastante fluidas.

Ciertos términos especializados hablados por Elisabeth procedían de una lengua antigua y no se encontraban en la lengua franca del mundo alterno. Estas palabras sonarían entonces como un idioma extranjero a los oídos de Kaito. Además, para muchas cosas, incluso si los nombres fueran los mismos, podrían representar objetos diferentes en cada mundo. Tomemos por ejemplo, los condimentos en este mundo. Dejando a un lado los más básicos como el azúcar, sal y pimienta, debido a las excesivas diferencias en las costumbres y las sensibilidades entre los dos mundos, tratar de usar condimentos como si fueran de su mundo original sería una receta para el desastre.

 

“Y por eso mi cocina sabe mal.”

“No, el mal gusto de la comida que preparas ya ha alcanzado el reino del arte, no puede ser la única razón”.

 

Con los brazos atados en cadenas, suspendiéndolo del techo del comedor como si fuera un prisionero, Kaito se explicaba a Elisabeth. Sin embargo, Elisabeth insistió con decepción que era culpa de Kaito, sacudiendo su cabeza mientras estaba sentada en una silla cabriolé.

Los restos del “riñón de cerdo a la parrilla con ensalada fresca” hechos por Kaito cayó al suelo. Había un pico afilado que sobresalía del suelo. Un ligero descenso de las cadenas y el pie derecho de Kaito caería sobre él.

Este era un método muy simple y clásico de tortura. Sacudiendo su cuerpo, Kaito protestó.

“¡Deja de hacer esa mirada de decepción! ¡Al fin y al cabo, es por tu capricho que mi destino está decidido! Por favor, no hagas esto, te prometo que haré lo que quieras.”

“Estoy completamente desconcertada de si tu actitud cuenta como un desafío o no … Eres demasiado inútil. Si no fuera por tu capacidad para hacer pudín, me habría desechado directamente sin molestarme en torturarte.”

“Nunca pensé que el pudín me salvaría la vida.”

“Hmph, siéntete agradecido con el pudín.”

(Cielos…)

Kaito estaba en shock, pero Elisabeth asintió satisfecha.

En ese momento, Kaito de repente pensó en algo. El traje de Elisabeth era bastante revelador para empezar, con sólo correas de cuero para cubrir las partes vitales, prácticamente exponiendo la mayor parte de sus pechos. Y ahora mismo, la perspectiva de Kaito era desde un ángulo alto.

Desde su punto de vista, Kaito incluso podía ver su escote hasta la parte más profunda.

“Elisabeth, uh … Señorita Elisabeth, ¿no es esto un poco peligroso?”

“¿De qué estás hablando? … ¡Hmm, estás muerto!”

torturchen_v01_bw08

“Eres prácticamente la que se expone a sí misma, ¿¡de acuerdo!? ¡Simplemente te lo señalé, por eso es demasiado irrazonable de ti! Lo mismo ocurre con el tema de la cocina ¿No dijiste que mi comida estuvo genial la última vez, después de que volvimos de la aldea donde El Caballero arrasó? ¡Eso fue cuando pinché rebanadas de hígado y las asé con pimienta y sal! ”

“Eso cuenta como cocinar en tu mente, ¿verdad?”

“¿No cuenta?”

“Por supuesto que no.”

Elisabeth estaba a punto de chasquear los dedos cuando Kaito apeló a su compasión con los ojos de cachorro, pero ella se burló. Justo cuando Kaito se preparó para un dolor agudo …

“¿Hmm? ¿No es ese el Proveedor de Carne?

“¡Whoa!”

Elisabeth de repente disipó las cadenas que ataban los brazos de Kaito. Kaito se resignó a morir pero el pico bajo él también había desaparecido. Mientras Kaito estaba aturdido en el suelo, incapaz de levantarse, Elisabeth ya se había levantado con gracia para dar la bienvenida a alguien. Kaito volteó para mirar la entrada del comedor y saltó sorprendido.

Un extraño hombre envuelto en ropa negra llevaba un pesado saco empapado de sangre. De huecos en el tejido que se balanceaba, Kaito podía captar breves vislumbres de las afiladas garras y escamas en los pies del hombre.

Extendiendo la mano, Elisabeth hizo un gesto hacia Kaito, quien finalmente logró levantarse, para presentarlo.

“Sería una violación a la etiqueta castigar a un criado frente a un invitado. Kaito, siéntete agradecido con el Proveedor de Carne. Proveedor de Carne, este estúpido sirviente es el que convierte las frescas entrañas que entregas en cocina basura cada vez.”

“Encantado de conocerlo, Milord Sirviente Estúpido. Soy tu amistoso proveedor de carne, el amigo de los gourmets y clientes con gustos peculiares. Estoy completamente agradecido con el patrocinio de Milady Elisabeth cada vez. Siempre y cuando se trata de carne y sólo limitado a carne, estoy seguro de proporcionar la satisfacción de todas sus necesidades y deseos.”

“Uh … Gracias por tu dedicado servicio.”

Kaito mostró vacilación en su cara. Dejando a un lado la apariencia del Proveedor de Carne, su autointroducción también estaba llena de señales peligrosas. Viendo la expresión de Kaito, el Proveedor de Carne parecía tener un pensamiento, rascándose la cara a través del tejido negro.

“Oh, es cierto que mi apariencia es bastante fuera de este mundo, incluso para un semi-humano. Yo ni siquiera tengo idea de cuál es mi ascendencia primaria. Sin embargo, no soy diferente a los otros semi-humanos que conoces, así que no hay necesidad de estar tan sorprendido.”

“Semi-humanos … Uh, creo que he oído hablar de ellos en los videojuegos o algo así … Una raza, ¿verdad?”

“Ah, asi que no hay semi-humanos en tu mundo, ya veo … No te preocupes, Proveedor de Carne, él es en realidad alguien de una dimensión paralela, un alma extremadamente perdida. Solo deja ser a las almas perdidas.”

“Como desees. Por favor confirma la mercancía como de costumbre.”

El Proveedor de Carnes asintió y volteó hacia Elisabeth otra vez. Sacando los frescos órganos internos de su saco, uno tras otro, los presentó individualmente a Elisabeth antes de devolverlos al saco.

“Mollejas de pollo y paloma, intestinos de cerdo, lengua y corazón de vaca. Si no hay problemas, los trasladaré a la congeladora de magia espiritual.”

“Tus esfuerzos son muy apreciados.”

“Déjame confirmar algo, no comes órganos humanos, ¿verdad?”

“Por supuesto que no, la carne humana es repugnante y completamente inapropiada para el consumo ¿Por qué desperdiciaría buen dinero al comprarla?”

“Ah, asumí que era utilizada como alimento.”

Kaito no pudo evitar callarse. Incluyendo esta transacción en proceso, había un aire amenazador pesado colgando sobre todo. Sin embargo, el Proveedor de Carne de repente anunció como si hubiera pensado en algo.

“La carne humana es bastante agria y hay una gran variación en el sabor a través de diferentes personas, por lo que hay un gran mercado que consiste en clientes con una inclinación para eso. Actualmente, el precio es relativamente barato, por lo que si Milord Mayordomo gustaría probar, lo recomiendo altamente ¿Qué piensas? ¿Deseas abrir la puerta a una dieta totalmente nueva? ”

“No gracias, no agradezco que se abra esa puerta.”

“Cielos, qué palabras tan serias.”

“No gracias.”

“Hmm, ¿has dicho barato?, no he oído hablar de guerra estallando en pueblos cercanos, ¿de dónde has adquirido los cuerpos?”

“Bueno, en cierto territorio, hay muchos cuerpos en los cementerios de los pueblos y los fosos de los castillos. Las partes más deliciosas de esos cuerpos han desaparecido. Como el Proveedor de Carne, me parece muy desafortunado, pero ha hecho la obtención de ingredientes mucho más fácil. ¿Estás interesado? Barbacoa hecha de la porción de costilla vale mucho la pena intentarlo.”

Escuchando al Proveedor de Carne, Kaito y Elisabeth no pudieron dejar de intercambiar miradas. Ellos silenciosamente se comprometieron a recordar, si un día un gran número de cadáveres saliera a la superficie con partes faltantes, este tipo seguramente debía ser el culpable.

“Oye, Proveedor de Carne, sospecho que esto podría ser obra de demonios.”

Perplejo, el Proveedor de Carne se rascó la cabeza en vergüenza.

“Como Proveedor de Carne, me da vergüenza decir que estoy completamente despreocupado por todo y nada aparte de la calidad de la carne.”

Kaito entrecerró los ojos con disgusto y dijo:

“Sí, definitivamente hay gente así, he conocido a muchos de ellos en mi vida anterior.”

Dejando esto de lado, Kaito y Elisabeth preguntaron la localización del territorio del Proveedor de Carne y decidieron hacer su camino allí.

***

¡Para pensar que recuerdo incluso este pequeño pueblo remoto, no puedo evitar maravillarme de lo buena que es mi memoria!

“……… Estoy más asombrado de que tuviste la autoconciencia de cambiarte.”

Los dos habían ido a un callejón trasero en la ciudad de destino. Con las manos en su cintura, Elisabeth exclamaba enérgicamente. Lo sorprendente era que ella estaba usando un vestido apropiado.

El diseño de corsé acentuó su cintura estrecha mientras que la falda de volante estaba adornada con varias cintas magníficas. Su cabello estaba hecho y decorado con hermosas flores.

Un Tejido de blanco puro, emparejado con un rostro noble, era como hacer trampa.

Transformada en una encantadora mujer noble, Elisabeth hinchó su pecho con orgullo.

“Hmph, soy muy inteligente. Los plebeyos están cargando con sus vidas cotidianas y el demonio todavía tiene que mostrarse a sí mismo. Yo soy consciente que tengo que vestirme como corresponde al llegar a un lugar como este. Sin embargo, aunque he tomado el disfraz de una atractiva y bien educada mujer, tú todavía pareces un perro vestido con ropa humana con ese uniforme de mayordomo, fufu.

“¡A quien le importa eso! En ese caso, ¿por qué no puedes encontrarme un juego de ropa más apropiado… Oye, Elisabeth.”

Ignorando los gruñidos de Kaito, Elisabeth se adelantó. Desde el callejón oscuro, se acercó a la carretera principal con Kaito siguiéndola frenéticamente detrás. Las voces de los vendedores que promocionaban sus mercancías se mezclaron con el ruido y los pasos de la multitud, llegando a ellos como una pared de sonido.

Al salir, Kaito llegó a un pueblo en un país extranjero.

Más precisamente, este era otro mundo. Sin embargo, la colorida escena, junto al ruido de muchas personas hablando entre sí, olores complicados, todo esto coincide con la “sentimiento extranjero” que Kaito había experimentado de películas hace mucho tiempo.

Elisabeth volteó hacia el sorprendido Kaito, haciendo que las flores decorativas de su cabello se balancearan, luego sonrió radiante.

 

“Supongo que debo decir esto una vez: ‘Bienvenido a otro mundo’.”

 

Oro emparejado con azul, negro emparejado con gris, rojo emparejado con verde … Había todo tipo de colores de cabello y ojos en la gente moviéndose.

Una mujer que llevaba un chal pasó delante de un hombre vestido con una camisa con pantalones sostenidos por tirantes. Muy cerca, una niña con un vestido de estilo dirndl estaba vendiendo flores y un hombre en un levita estaba fumando una pipa.

Entre la multitud de vendedores y tiendas había cosas que Kaito reconocía, así como muchos bienes que nunca había visto antes. Botellas de medicina translúcida con formas artísticas. Hojas olorosas de color rosa que aparentemente eran para envolver el tabaco. Frutas parecidas a huevos de pájaros eran vendidas junto con manzanas.

Un masivo gong sonaba y un joven de pelo negro sostenía un gran cucharón en su mano reptiliana, sirviendo arroz frito con trozos de carne ligeramente enrojecida a los clientes. El plato parecía bastante sabroso pero tenía un fuerte olor distintivo. La mayoría de los clientes comiendo el arroz frito tenían orejas y colas de perro.

“¿Brazos reptilianos y orejas de perro?

“Los híbridos entre los semi-humanos y bestias no son raros. Esto es porque la inmigración de otras razas es un problema mayor en los barrios pobres. Ellos representan aproximadamente el 30% de la población de los barrios bajos y superan el 40% en el norte. Sin embargo, los que tienen apariencias completamente diferentes de los humanos son los semi-humanos de sangre pura y la nobleza de la gente bestia, así que no los estarás viendo en los territorios humanos. Sería un problema si saltaras de sorpresa por la cosa más ligera, as ique por favor acostúmbrate.”

“Qué diablos … Así que este es realmente otro mundo.”

“Además, probar la fruta requiere que pagues por ello, así que abstente de hacerlo descuidadamente.”

Kaito casi aceptó una uva con miel de una anciana y frenéticamente retiró su mano. Sin embargo, Elisabeth cogió una fresca y jugosa baya haciéndola saltar a su boca, luego casualmente lanzó una moneda de cobre en la mano del vendedor.

Elisabeth estaba manteniendo su cabeza alta, caminando abiertamente entre la muchedumbre. Los vendedores gritaban, los clientes estaban regateando, los perros flacos y ratas corriendo por los pies de la gente … En medio de tal escena, la delgada figura de Elisabeth de blanco puro era tan llamativa. Sin embargo, ella no estaba preocupada en absoluto. La multitud naturalmente evitaría y dejaría espacio para ella también.

“Oye Elisabeth, ¿a dónde vas?”

“Métete en tus asuntos. Por el momento, mantén la boca cerrada y sígueme.”

Kaito obedeció y se quedó detrás de ella. Justo cuando Kaito estaba empezando a sospechar si Elisabeth estaba simplemente vagando sin rumbo fijo, la apariencia de las tiendas circundantes comenzó a cambiar.

Desapareciendo las tiendas, los asientos de los restaurantes del camino y los grandes carritos, dejando solamente pequeños puestos sucios a la vista. También hubo una clara disminución en la calidad de la mercancía. A juzgar por esto, esta área era probablemente donde las transacciones ocurrían para los gustos de no tan fresco alimentos perecederos, drogas ilegales y armas.

Entre almacenes construidos de piedra, encontraron a mucha gente que bebía sopa hecha de ingredientes desconocidos. Elisabeth dejó de caminar. Al mismo tiempo, Kaito oyó un cierto término.

 

“Oí que el Marqués de la Sangre está reclutando sirvientes de nuevo.”

 

Sorprendido, Kaito volteó su mirada hacia una anciana de cabello gris. La anciana había estado caminando por la calle, vendiendo hierbas de una pequeña caja a su lado. Ahora estaba charlando con un par de mujeres que parecían conocerse bien.

“¿Pensé que la gente dejó de vender niños a ese castillo cuando se rumoreaba que se los comían?

“¿Estás hablando de Anna …? He oído que vendió a su cuarto hijo por una pieza de plata.”

“Dar a los niños sólo porque hay plata, ¿no hay justicia? Dicho esto, no puedo creer que ella vendiera a su precioso hijo así como así. Como esperaba de esa venta codiciosa. Apostaré la próxima vez, no se negará en vender a su quinta hija por una pieza de oro.”

“Por lo menos es mucho mejor que acabar en un burdel. Por lo que he oído, el Marqués ha incluso reunido a los niños de los empobrecidos nobles menores para servirle recientemente. Comiendo a un lado, si es sólo hacer trabajo doméstico, podría ser posible para ellas que ganen beneficios cuando le agraden al marqués.

“El carruaje de la anciana que recluta sirvientes ha estado aquí hoy también. Desearía ser más joven.”

“Eres tan fea como un monstruo. El infierno se congelará antes de que alguien te compre.”

La mujer relativamente más joven hizo un gesto con orejas de conejo y sonrió con dientes amarillos expuestos.

Elisabeth asintió y caminó hacia ellas. Al oír el sonido agudo de sus tacones, las mujeres levantaron la mirada, sorprendidas, mirando a Elisabeth como si estuvieran mirando algo extraño. Kaito podía sentir viscosa hostilidad de ellas y apresuradamente siguió la silueta blanca de Elisabeth.

“Espera un segundo, Elisabeth, ¿a dónde vas?”

“Un gran número de cadáveres ha surgido sin provocar disturbios, lo que implica que la mayoría de las víctimas son los pobres. Incluso si se queden solos, los pobres morirán al azar por el frío, ahogamiento, hambre o enfermedad. Una mera docena o así de personas desapareciendo no sería suficiente para causar un alboroto.”

“¿Por qué estás poniendo las cosas de una manera tan terrible?”

“Hechos son hechos independientemente de si retengo mis palabras o afirmo con franqueza. Por lo tanto, eso es porque te sentiste obligado a venir a recopilar información y, con seguridad, obtuvimos la información deseada. La fortuna ha sido favorable hasta ahora … Ah.”

Elisabeth se detuvo en una esquina. Un negro carruaje tirado por caballos estaba aparcado frente a una residencia colectiva construida de ladrillo rojo. Una anciana bien vestida había detenido a una madre y su joven hija, hablando fervientemente de algo. Sin embargo, la madre sacudió el apretón de la anciana en su hombro y corrió escaleras arriba, escapándose a su habitación. La anciana chasqueó su lengua con disgusto y se preparó para regresar a su carruaje.

“¿Es este es el carruaje del Señor Marqués? ¡Qué maravilloso! Mi nombre es Flora. Escuché que el Señor Marqués está contratando a sirvientas, he venido a solicitar el trabajo. Mi padre es un gran terrateniente pero estamos en malos términos, así que he escapado secretamente para divertirme, ¡nunca esperé encontrarme con una oportunidad tan maravillosa! ¡Es mi mayor deseo vivir como una verdadera dama! ¡Te suplico que me lleves para servir al lado del Señor Marqués!”

Kaito miró con los ojos de par en par a Elisabeth como si se hubiera vuelto loca, pero ella actuó como si no lo conociera, simplemente inclinando su cabeza con una expresión inocente. Aún así, la anciana dirigió una mirada de sospecha a Elisabeth. A cambio, Elisabeth sonrió como una flor y dijo:

“Oh, casi lo olvido, conocí a la Señorita Anna en la calle principal y ella hizo una amistosa recomendación, pidiéndome que mencionara que ella es la que me presentó al trabajo.”

Al oír esto, la anciana sonrió radiantemente y asintió con la cabeza. Ella preguntó cautelosamente a Elisabeth el nombre del terrateniente que ella había mencionado, así como si su huida de casa había sido descubierta, antes de abrir rápidamente la puerta del carruaje.

Empujando a Kaito y Elisabeth al carruaje, la anciana emitió órdenes al conductor como si huyera a toda prisa. El carruaje comenzó a acelerar inmediatamente. Kaito miró secretamente a Elisabeth desde el rabillo del ojo.

Junto a la sonriente anciana, había una sonrisa aún más maligna en su rostro.

 

Dejando la ciudad, el carruaje pasó por un campo de trigo a la derecha entonces entró en una carretera a orillas del río. Después de continuar por un tiempo, un masivo castillo construido en la estrecha orilla del río apareció a la vista.

El castillo fue construido de arenisca amarilla y de la roca gris sin ninguna unidad en aspecto. Las gruesas y robustas paredes, sostenidas por torres cilíndricas, se extendían hacia el este y oeste. El reflejo del castillo en el agua era como un cuervo gigante con alas desplegadas, mirando la superficie del río.

 

Cruzando el puente levadizo sobre el foso, el carruaje entró en el castillo.

Así, Kaito y Elisabeth llegaron al castillo del Marqués de la Sangre.

***

Quizás debido a las preferencias actuales del señor del castillo, el interior del castillo fue profusamente y vívidamente adornado en contraste con su aburrido exterior. Con una gran escalera, el gran vestíbulo estaba iluminado por un brillante y lujoso candelabro con el suelo cubierto por una alfombra con hilo de oro y plata. A juzgar por las barandillas talladas y las esculturas de yeso de los patrones de viñedos que decoran las paredes, cada objeto fue creado con exquisita artesanía.

Todo a la vista se había adquirido sin ahorrar ningún gasto en riqueza y trabajo.

(Las casas de la gente rica son tan diferentes.)

Kaito no pudo evitar estrechar los ojos con desdén. Siguiendo a Elisabeth, pasó por el hall y estaba a punto de entrar en el pasillo a la derecha cuando de repente, un hombre musculoso que cuidaba la entrada agarró su hombro violentamente.

“No eres noble, ¿verdad? Sigue ese camino.”

“¿Eh? Espera, ¡Eli—Lady Flora!”

Arrastrado, Kaito gritó. Elisabeth volteó su cabeza hacia atrás suavemente y le hizo un gesto de pulgar hacia arriba, probablemente implicando que “Piensa las cosas por ti mismo, ¿de acuerdo? Ya que tu cuerpo es inmortal, no te rindas, eres un muchacho capaz.” Dicho esto, Kaito ya estaba acostumbrado a sus caprichos momentáneos y fantasías.

En este punto, no había remedio. Con una expresión tensa, Kaito se rindió y siguió al hombre. El hombre levantó una bandera con un emblema bordado colgando en el pasillo izquierdo para revelar una entrada oculta detrás de la bandera. Siguiendo el pasaje construido de piedra que estaba iluminado por antorchas, las sospechas de Kaito se hicieron cada vez más fuertes.

Poco después, el hombre se detuvo frente a una genuina prisión.

“Lleva tu trasero adentro.”

“¿¡Por qué soy tratado así de repente sin advertencia!?”

—Yo podría seguir la corriente y protestar, obteniendo algo de consuelo psicológico también.

Sin embargo, las quejas de Kaito cayeron en oídos sordos y el hombre simplemente lo pateó en la celda. Kaito gritó levemente y levantó la vista, sólo para ver que había chicos y chicas humanos, gente bestia y semi-humanos en la inesperadamente espaciosa prisión.

Los niños, de diferentes edades y razas, mostraban expresiones temerosas. Esta era una mirada preocupada de no saber cómo reaccionar, una expresión muy familiar para Kaito. Después de atormentar su cerebro por un momento, Kaito levantó una mano, esperando calmarlos.

“Uh, hola.”

“¡Kyah!”

De repente, otra persona fue echada en la prisión. Una muchacha vestida en un vestido rojo suave que se asemeja a una amapola. Se estrelló contra Kaito y cayó. Kaito apresuradamente la cogió. El cabello rizado marrón lustroso de la muchacha revoloteó. Al igual que su cabello marrón, sus ojos de color marrón castaño estaban mirando tímidamente a Kaito. Era una chica de rostro sencillo pero entrañable. Al darse cuenta de que era sujetada firmemente en los brazos de otra persona, se ruborizó intensamente y luego enderezó su postura.

“P-Perdóname por avergonzarme. Mi nombre es Melanie Esclough, hija del Conde Esclough. ¿Qué diablos es este lugar …? Según mi tía, me enviaron aquí a trabajar para aprender los caminos y costumbres de los nobles.”

“Soy Sena Kaito …… Uh, discúlpame si estoy siendo grosero haciendo esta pregunta ¿Podría ser que tu padre falleció, por lo que fuiste adoptada por tu tía y luego encarcelada aquí?”

“¿Eh? ¿Cómo lo sabes, Lord Kaito? ¿Conoces a mi tía por casualidad?

“Ah, bueno … Por mucho que me duela decirte esto, tengo que advertirte primero, tú y yo estamos en una situación muy peligrosa, así que mejor prepárate. Huye si algo sucede. No estoy muy seguro de lo aterradoras que serán las cosas que llegarán.”

“Oh no … ¿Qué diablos está pasando? ¿Qué me sucederá a mí, a ti y a todos estos niños?”

“No tengo ni idea, pero sé que el shock puede hacer que la gente no pueda reaccionar de inmediato, así que es mejor estar al menos mentalmente preparado.”

“Salgan, los llaman.”

Kaito fue interrumpido y la puerta de la celda se abrió. Junto con los niños que comenzaron a llorar de miedo, Kaito fue escoltado fuera de la celda por varios hombres. Kaito, un joven pelirrojo de edad similar y el chico más joven dentro de la celda, los tres estaban indefensos con espadas sostenidas en sus gargantas. Aunque Kaito era inmortal, temía que poner resistencia imprudente aquí pondría en peligro a los otros dos, así que él chasqueó su lengua y obedientemente hizo caso.

Poco después, una entrada apareció al final del pasaje subterráneo. En los dos lados de la entrada había puertas de madera iluminadas por antorchas. Estas puertas de madera estaban talladas con representaciones de arañas y cuervos. Un gran número de cuervos estaban volando sobre sus cabezas mientras las arañas tejían telas debajo, como si quisieran devorar esos cuervos … Tal era la escena sin sabor que se representaba. Los hombres abrieron el par de puertas y patearon a Kaito ya los demás dentro. Las puertas se cerraron de golpe tan pronto como los patearon al interior.

“Den lo mejor de ustedes.”

(¿Qué tipo de aliento es eso?)

Acompañando las ominosas palabras de aliento, se oyó el sonido de una cerradura siendo cerrada.

Kaito volteó y se quedó atónito.

 

Dentro de la habitación había una extraña escena.

 

El techo era extremadamente alto, abovedado como el de una iglesia. El centro del techo estaba decorado con exquisito vitral con motivos florales. Sin embargo, el brillo caleidoscópico fue completamente arruinado por la multitud de alambre de púas que rodeaba el techo como zarzas. Además, un gran número de cuervos estaban sentados en la parte superior del alambre de púas, mirando silenciosamente a Kaito y los demás.

(¿Qué diablos con esa bandada …? Maldita sea, no puedo evitar esta sensación ominosa.)

Suprimiendo su disgusto e incertidumbre, Kaito bajó la mirada. El suelo de mármol estaba astillado violentamente en varios lugares. Además de zanjas, había montículos de tierra con árboles altos plantados en ellos.

Había pequeñas partes de bosques por toda esta habitación. ¿Qué diablos estaba pasando?

Suprimiendo el sentimiento ominoso que surgía en su corazón, Kaito volteó su mirada al centro de la habitación de la que había estado haciendo todo lo posible por ignorar.

Encima de una plataforma redonda, un hombre obeso en un smoking roncaba. De repente, el hombre se puso de pie y se rascó su enorme trasero antes de voltearse hacia el grupo de Kaito. En su rostro había una máscara de cuervo blanca.

 

“¡Mmmmmmmmmmm, bieeeeeeeeeeeeeenvenidos a su Grand Guignol[1]!”

[1] NT: Fue un estilo de teatro provocador fundado en París en 1897. Sus elementos típicos eran la caracterización de los actores con las extremidades cercenadas y los ojos arrancados, estrangulamientos, y unos argumentos que trataban de esposas y maridos infieles que perpetraban venganzas espantosas. O sea, una especie de precedente teatral de lo que en cine es el gore, representado con entusiasmo y exageración. Fuente: Muy Historia.

 

Llena de energía, su voz era alegre, embriagadora y bastante ronca. Kaito podía sentirse estallando en sudor frío por todas partes. La alegría, lo terrorífico y la repugnancia del hombre hacían que los instintos de Kaito gimieran de miedo, advirtiéndole.

Este hombre es un demonio aterrador.

De pie ante Kaito estaba un oponente que nunca podría manejar por su cuenta, pero de todos los lugares, tenía que estar aquí.

“Espera… Nunca escuché nada sobre ir al escenario, Elisabeth.”

“Ustedes son simultáneamente la audiencia, los dramaturgos y los actores. Espero que disfruten plenamente. Escabúllense y huyan aquí tanto como deseen, por sólo el sobreviviente final podrá ser salvado. Reducir sus números por si mismos está totalmente bien tambieeeeeeeeeeeen.”

La voz del hombre se hizo aún más ronca, su tono aún más demente. Terminando su discurso descuidadamente, el hombre se derrumbó hacia atrás. Antes de que Kaito tuviera la oportunidad de analizar lo que sus palabras significaban, un cuervo huyó del alambre de púas.

Kaito no pudo evitar alargar los ojos. El cuervo que volaba hacia abajo tenía una envergadura comparable a la altura de un hombre adulto. El cuervo se zambulló en el grupo de Kaito, el fuerte viento de sus alas forzó a Kaito a cerrar los ojos. En ese momento, oyó un grito de cerca.

“¡No, noooooooooooooooooo!”

Un chico fue secuestrado en frente de los ojos de Kaito. Usando sus garras para atrapar al chico, el cuervo voló hacia arriba, acercándose al lado del techo abovedado. Una mirada más cercana reveló muchas lanzas incrustadas en ese punto.

(¿Para qué son?)

Tan pronto como la pregunta surgió en la mente de Kaito, el cuervo empaló al chico con una lanza como si le respondiera.

Así como un alcaudón[2] empalaría su presa para su consumo posterior, el chico fue pinchado en el abdomen, colgado en el techo, gritando ronca y débilmente, arqueando su cuerpo violentamente como un camarón. Poco después, comenzó a arrojar una gran cantidad de espuma ensangrentada de su boca, convulsivamente. Sin embargo, su pecho seguía subiendo y bajando.

[2] NT: Los alcaudones o verdugos son aves paseriformes que forman la familia Lanidae. Son conocidos por sus hábitos de cazar insectos, pequeñas aves o mamíferos y empalar sus cuerpos en tallos espinosos. Esto los ayuda a despedazar la carne en fragmentos más convenientes y le sirve de ‘despensa’ para regresar luego a servirse de porciones no comidas. Fuente: Wikipedia.

Confrontado con una escena tan horrible, Kaito se quedó sin habla.

Anteriormente, su atención había sido atraída hacia los cuervos, lo que le hizo pasar por alto el techo. Pero ahora, muchos niños, demasiado débiles para incluso gritar, estaban colgando como especímenes alrededor del techo. Ellos estaban soportando un sufrimiento sin fin mientras estaban vivos.

El sudor frío se deslizó por la frente de Kaito. Dada la situación actual, sin importar su inmortalidad, las cosas se acabarían tan pronto como él fuera empalado en una lanza como el resto de ellos.

Muchos cuervos salieron volando. Congelados de miedo, los niños permanecieron inmóviles. Kaito gritó en voz alta:

“¡Corran por sus vidas, todos ustedeeeeeeeeeeeeeeeeees!”

Como si se hubieran liberado de una maldición vinculante, los niños comenzaron a dispersarse y huir.

Kaito sintió fuertemente que se trataba de un fresco nuevo infierno.

***

Varios niños estaban reunidos a la entrada del pasaje subterráneo, pero las puertas estaban bloqueadas.

“Esto no va a funcionar, no se reúnan allí.

Kaito gritó al chico llorando quien estaba golpeando a las puertas y comenzó a correr con los niños. Alguien chocó con Melanie, haciéndola caer. En la confusión, Kaito agarró su pálido brazo con decisión.

“Por aquí, Melanie.”

“Lord Kaito.”

“¡No, no, mami, mamiiiiiiiii!”

Frente a Kaito, un cuervo había atrapado a una chica semi-humana por el hombro. Kaito agarró el tobillo de la chica mientras ella estaba suspendida en el aire. La chica golpeó violentamente sus brazos mientras sus lágrimas y mocos goteaban en el suelo.

“¡No, no, no, no, oww, sálvame, no me dejes ir, mami, mamiiiiiiiii!”

“¡Cuelga ahí!”

Kaito dio a los tobillos de la chica un tirón vigoroso a un lado, causando que un trozo de carne fuera arrancado profundamente de su hombro, haciéndola gritar agudamente. Sin embargo, el cuervo se estrelló con un cuervo cercano, aflojando su agarre como predijo Kaito.

“Guh.”

Kaito logró atrapar a la caída de la chica semi-humana y corrió junto con Melanie. El hombro de Kaito se fue humedeciendo poco a poco con las lágrimas de la chica. Otros pocos niños fueron atrapados en su entorno.

Plumas negras descendían mientras gritos ensordecedores se oían. La sangre goteaba del techo, manchando el suelo.

Los niños llorando y gritando, pero nadie venía a salvarlos. En medio de esta desesperación, todo el mundo era una víctima indefensa para que los cuervos se aprovecharan. Sintiendo una sensación de ardor en su estómago, Kaito casi vomitó antes de maldecir en sus pensamientos.

“¡Al diablo esto!”

Tomando a Melanie y la niña semi-humana con él, Kaito apenas entró en una parte de bosque. Había varios grupos de árboles en el gran salón con follaje espeso, lo suficiente para bloquear temporalmente la vista de los cuervos para permitirles escapar.

Estos árboles fueron colocados aparentemente por el demonio en aras de prolongar el juego. A pesar de su furiosa ira, Kaito no tuvo más remedio que sentirse agradecido por este truco. Verificando la herida del hombro de la llorosa niña semi-humana, Kaito agarró el dobladillo de Melanie, quien estaba sentada junto a él, y lo rompió con fuerza.

“¡Lo siento, necesito usar esto!”

“L-Lord Kaito, ¿por qué estás haciendo esto?”

“Ayúdame a vendar el hombro de esta chica, aquí y esa parte también. ¡Por favor!”

“Oh, y-ya veo. ¡Te ayudaré enseguida!”

Melanie apretó el puño y torpemente comenzó a detener el sangrado de la chica. En ese momento, Kaito echó una ojeada a los cuervos entre las brechas de los árboles. Los cuervos aún no habían descubierto a Kaito y sus compañeros, pero muchos de ellos habían cogido a un muchacho que huía hacia el centro, empalándolo en una lanza.

“Maldición.”

Kaito no pudo evitar apartarse de la escena cruel, pero entonces notó algo extraño. Entre los árboles había hachas y espadas envueltas en lindas cintas. Kaito naturalmente se dio cuenta de la intención y al instante sintió toda la sangre en su cuerpo correr frío.

El demonio había dicho, “Reducir sus números por si mismos está totalmente bien también.”

En otras palabras, les estaba pidiendo que se mataran unos a otros aquí.

“…………… A la mierda esto… mierda.”

Kaito derramó toda la ira de su corazón en estas palabras. Al mismo tiempo, sintió como si un interruptor hubiera sido presionado en su corazón. Como las emociones negativas que experimentaba con frecuencia en su vida pasada, la cólera extrema, el resentimiento y el miedo parecían encender un fusible, permitiendo gradualmente a Kaito recuperar su calma anterior.

Mirando directamente a las armas, Kaito decidió que no era necesario seguir obedientemente la intención del organizador. En cambio, las usaría como herramientas que podrían romper la desesperación.

Él gritó a Melanie.

“¿Puedes escucharme, Melanie?”

Melanie se dio la vuelta pero por alguna razón, su mirada se fijó detrás de Kaito, sus ojos se abrieron por la sorpresa. Sintiendo un escalofrío por su columna vertebral, Kaito confió en su instinto y al instante se lanzó hacia adelante.

Al mismo tiempo, hubo un sonido de viento cortante detrás de él.

“Eres…”

“¡ !”

Kaito se dio la vuelta, sólo para ver al joven pelirrojo de pie allí, el que era de su edad quien había sido amenazado por una espada antes junto con él. El joven levantó una gran espada en ambas manos y tembló. Kaito no tenía idea de lo que estaba haciendo este tipo y la situación era bastante peligrosa.

Kaito levantó ambos brazos para demostrar que no tenía mala voluntad y habló lentamente al joven.

“Cálmate o caerás por el demonio … el engaño del enemigo .En esta aterradora situación, ¿puedes realmente creer en las palabras del enemigo?”

“… Ooh, oooh.”

“Incluso si terminas siendo la última persona que queda, ¿hay alguna garantía de que en realidad serás salvado? En lugar de matarnos unos a otros, ¿por qué no encontramos una manera de escapar y pedir ayuda?”

“¡Cállate! ¿¡Quién vendrá a salvarme!?”

El joven de repente gritó emocionalmente y balanceó la espada con fuerza. Kaito levantó los brazos de nuevo para apaciguarlo.

“Cálmate. Solo cálmate. Primero respira profundo. Empieza desde el principio. ¿Por qué crees eso?”

“¿¡Cómo podría alguien venir a salvarme!? ¡Incluso mi propia madre me dejó a morir! ¡Ella me dejó a morir por el bien de otros en la familia! ¿¡Cómo podría alguien venir a salvarme, quien vendría a salvarme!? Si ese es el caso … ¡si ese es el caso, no tengo más remedio que hacer esto!”

“Lo entiendo … Así que tu frágil pequeña mente no podía soportarlo.”

El rostro del joven estaba retorcido, casi a punto de llorar. Kaito se sintió obligado a estar de acuerdo con lo que había dicho.

Los humanos estaban dispuestos a hacer cualquier cosa, lo que fuera necesario, si creyeran firmemente que era el único camino para sobrevivir. Pero desafortunadamente, las cosas probablemente no van a terminar bien. En su vida anterior, Kaito había renunciado a pensar y ayudar a mantener a ese sujeto con el trabajo sucio, pero aún así terminó siendo estrangulado hasta la muerte por él. Sin embargo, este joven probablemente no escucharía aunque Kaito compartiera su experiencia personal aquí.

Mientras avanzaba lentamente hacia las armas que acababa de descubrir, Kaito hizo todo lo posible para mantener la conversación.

“¿Por eso tienes que matarme? ¿Crees que puedes matarme fácilmente?”

“¡Cállate! Llevas ropa bonita, ¡seguro has vivido una vida privilegiada y fácil! ¡En ese caso, lo menos que puedes hacer es morir por mí al final!”

“¡Donde diablos habría alguien lo suficientemente estúpido como para morir por simpatía! ¡Y si la vida hubiera sido tan fácil para mí, yo no estaría en esta situación ahora!”

Sólo un poco más y un arma estaría al alcance. Sin embargo, el joven parecían demasiado cerca. Su expresión fue violentamente distorsionada mientras él vigorosamente levantaba su espada sobre su cabeza. Justo cuando Kaito estaba pensando que esto era una crisis, él oyó el sonido de alas aleteando.

¡Cawwww!

Un cuervo los había visto desde el aire y había volado. Gritando extrañamente, el joven sacudió su espada al azar freneticamente. Preparado para ser herido, Kaito aprovechó esta oportunidad para agarrar un hacha. Después de mirar hacia atrás y hacia delante entre el cuervo y Kaito, el joven gritó desesperado. El cuervo voló hacia el joven mientras Kaito levantaba su hacha.

 

Thud, Kaito aplastó fuertemente la cabeza del cuervo.

 

El cuervo cayó al suelo y Kaito hizo girar el hacha sobre su cabeza varias veces. Puesto que el enemigo no era un cuervo ordinario, fracasar en matarlo completamente podría resultar fatal.

Kaito cortó completamente incluso los órganos del cuervo, deteniéndose sólo cuando estuvo seguro de su muerte. Después de terminar su trabajo, Kaito volvió hacia el joven que se había derrumbado fríamente. Levantando el hacha ensangrentada, Kaito dijo:

“Así es como debes usar un arma.”

El rostro del joven comenzó a temblar, con lágrimas brotando de sus ojos. Viendo eso, Kaito se dio cuenta de que el joven le tenía miedo. Sacudiendo la cabeza mientras estaba en un estado nublado como un sueño, bajó su hacha.

“Uh, básicamente, puedes romper una puerta cerrada sólo con un hacha. El pasaje subterráneo es estrecho, por lo que no debería ser tan fácil para los cuervos de perseguirnos allí. Hay una posibilidad de sobrevivir una vez que escapemos en el pasaje. Aunque las armas que dejaron aquí son para que nos matáramos, tenemos que hacerle saber al enemigo que cometieron un enorme error al hacerlo.”

“… Yo-yo…”

“¿Cuánto tiempo más vas a temblar allí? … No estoy enojado contigo, date prisa y ponte de pie.”

A pesar de todo, Kaito ya había sido asesinado una vez. Podía permitirse ser indulgente con el intento de asesinato.

Agitó la mano, haciendo un gesto para que el joven se acercara. Esta acción alegre hizo finalmente que el joven pelirrojo dejara de temblar. Tímidamente, alargó la mano y sostuvo la palma de Kaito con fuerza.

Así, Kaito y su grupo comenzaron su contraataque y escape.

***

Un cuervo atrapó el brazo de un joven de la gente bestia que se escondía en el bosque y extendió sus alas.

Acercándose en secreto por detrás, Kaito saltó y cortó las alas negras en un corte.

El cuervo cayó en silencio al suelo y el joven pelirrojo apuñaló repetidamente al cuervo con su espada. Melanie abrazó suavemente a la niño de gente bestia quien lloraba. Sacudiendo el sudor que se había deslizado hasta su barbilla, Kaito se dio la vuelta.

 

“Así que estos son todos, ¿cierto?”

 

Se habían movido entre los árboles y habían logrado reunir a ocho niños. ¿Hubo tan pocos sobrevivientes? Kaito estaba bastante sorprendido, pero no había tiempo para ser conmocionado en este momento.

Ya que ellos se habían escondido en los árboles y buscaban matanzas instantáneas en cada golpe, los cuervos aún no se habían dado cuenta de que algo estaba mal. Los cuervos que habían terminado sus tareas de caza descansaban sobre el alambre de púas. Si Kaito y compañía escaparían, ahora era probablemente la única oportunidad.

Kaito sacó una nueva hacha y una daga de debajo de un árbol, entregó la daga más fácil de manejar al niño de gente bestia, luego se agachó. Mirando a los ojos de todos y cada uno, él entonces les dijo pacientemente cuál era el plan siguiente.

“Escuchen atentamente, vamos a correr hacia la entrada del pasadizo subterráneo Si los cuervos nos atacan, balanceen sus armas salvajemente como acordamos. No hay necesidad de matar a los cuervos, solo protéjanse. Manténganse vivos, lo que sea. ¡Nos vamos!

Liderando a los niños, Kaito salió corriendo. Era un terreno abierto frente a ellos, carente de cubierta, el suelo parecía que se extendía sin cesar. Corriendo desesperadamente lo más fuerte que podían, finalmente llegaron a la entrada.

Kaito se dio la vuelta. Durante este tiempo, los cuervos ya se acercaban por detrás. Haciendo girar su hacha, Kaito atacó la puerta.

“¡Extiéndalas cerca como acordamos antes!”

A la orden del joven pelirrojo, los niños abanicaron, blandiendo sus armas. Sin embargo, esto probablemente no iba a comprar una gran cantidad de tiempo. Ignorando el impacto y el intenso dolor que golpeaba su hombro, él rápidamente atacó la parte de la puerta que rodeaba la manija. Cortando y empujando la cerradura, Kaito abrió la puerta en medio de los locos gritos.

“La puerta está abierta, de prisa…”

Al mismo tiempo, oyó un grito por detrás. Kaito se dio la vuelta para ver que un chico que empuñaba una cimitarra tenía su ojo picoteado por un pico gigante y el arma cayó de su mano. Su pequeña cabeza también cayó en el suelo como una fruta, rebotando una vez. La muerte fue instantánea, presumiblemente.

Enfurecido por lo que estaba pasando delante de él, Kaito vio rojo y entró en acción. Sin preocuparse por el desgarro de los músculos de sus brazos, levantó su hacha y la arrojó con todas sus fuerzas. El cuervo que había matado al niño y estaba a punto de perseguir a otros niños fue bifurcado por el hacha voladora. Otros cuervos quedaron atrapados en este ataque y cayeron uno tras otro. Kaito gritó tan fuerte como pudo:

“¡Huyan ahora!”

Con el rugido vigoroso de Kaito como una señal, los niños se apresuraron a la puerta. El joven pelirrojo siguió detrás.

Cogiendo la cimitarra que había caído de la mano del muchacho muerto, Kaito cortó la cabeza del cuervo cercano mientras él estaba en él, y arrojó vigorosamente el cadáver hacia la bandada. Esquivando el cadáver, los cuervos volaron. Aprovechando esta abertura, Kaito corrió a través de la puerta y agarró una antorcha junto a la puerta y luego la tiró al cuerpo de un cuervo muerto. El fuego empezó a extenderse, lo cual debía permitirles comprar algo de tiempo.

Mientras los cuervos agitaban sus alas para ahuyentar el humo que odiaban, Kaito corrió hacia la puerta. Melanie y los niños habían partido ya, pero por alguna razón, el joven pelirrojo estaba esperando a Kaito. Parpadeando, Kaito gritó:

“Hey, ¿qué estás esperando? ¡Date prisa y corre!”

“Uh, oh…”

El joven pelirrojo y Kaito comenzaron a correr juntos. El ruido de los cuervos se desvaneció gradualmente detrás de ellos. El fuego parecía servir como una barrera efectiva. Kaito sinceramente esperaba que los cuervos no los persiguieran.

Dentro del oscuro pasillo, sólo resonaban los pasos de Kaito y compañía. Vacilante, el joven habló:

“S-Soy Neue, ¿cómo te llamas, señor?

“Soy Kaito, Sena Kaito.”

“Sena Kaito … Lo siento, Kaito.”

“¿De quieres decir?”

“Traté de matarte justo ahora e incluso dije que tenías una vida privilegiada y fácil.”

“Olvídate de eso, la gente dice todo tipo de locuras en situaciones repentinas como esta.”

“Pero tú estabas mucho más tranquilo que nosotros e incluso mataste cuervos para salvarnos, eres increíble, muy increíble. Como puedes ser tan valiente …”

Neue se detuvo a media frase. Kaito y él se voltearon para mirar detrás de ellos con sorpresa. Kaito podía sentir una presencia aterradora creciendo. Acompañado por un ruido que era difícil de describir, algo negro estaba inquieto.

 

Las columnas de ojos de insectos brillaban. Ocho robustas piernas arrastraron por los muros de piedra.

Detrás de Kaito y Neue había una araña gigante.

 

En un examen más profundo, Kaito vio que esta abominación estaba cubierta por varios plumas de cuervos e incluso tenía un pico afilado. Kaito se dio cuenta de por qué los cuervos no los habían perseguido.

Pensando que el fuego había tenido éxito en la compra de tiempo, lo que una noción ingenua.

Sabiendo que sus formas originales estaban en desventaja en el pasaje subterráneo, los cuervos se habían fusionado para convertirse en una araña.

La araña soltó seda y Kaito inmediatamente defendió usando la cimitarra. En el siguiente instante, tiró de la cimitarra de nuevo para un viento y luego la tiró. La hoja golpeó a la araña, pero no se incrustó en el cuerpo de la araña. En su lugar, rebotó en las gruesas plumas de cuervo y se deslizó al suelo. La araña gritó impacientemente y soltó seda de nuevo. Esta vez, el objetivo era Neue, cuya cara estaba retorcida por el miedo. Viendo su expresión, Kaito sintió como si estuviera mirando su propio yo pasado.

 

Este joven había sido maldecido por su padre para ir y morir, luego abandonado en este lugar abandonado de dios donde no se podía encontrar ayuda.

Hombre, no tiene remedio … Renunciando a sí mismo, Kaito se preparó y extendió su brazo izquierdo.

 

La seda de araña se envolvió alrededor del brazo de Kaito. Kaito arrebató inmediatamente la espada de Neue para cortar la seda. La seda de la araña se sentía casi como el acero. Decisivamente, Kaito renunció a cortar la seda y cortó su propio brazo en su lugar. La araña arrastró su seda hacia atrás e hizo un ruido insatisfecho mientras comía la carne de Kaito con movimientos que no eran completamente como de un bicho.

Un dolor intenso atravesó el cerebro de Kaito como un relámpago, pero Kaito tenía cierta resistencia al dolor y su cuerpo era inmortal también, por lo que la agonía de un brazo amputado no era insoportable. Si no lo soportaba, iba a morir aquí.

Kaito devolvió la espada a Neue, agarró firmemente su brazo y continuó corriendo. Corriendo a su lado, Neue lloraba.

“¿Por qué, por qué por qué, por qué hiciste eso?

“No te preocupes, ya he muerto.”

“¿Qué diablos? ¿Eres retrasado?”

“Esa no es la manera de decirlo. En realidad, no soy de este mundo.”

“¿De qué estás hablando?”

“No preguntes. Escúchame primero. En otro mundo, mi padre me usó hasta el límite y al final, él me mató como tirara la basura. Mi vida era como un pedazo de mierda. Originalmente pensaba que las cosas habían terminado, pero … ¿Supongo que la llamarías una maga? De todos modos, ella me convocó a este mundo y me obligó a entrar en este cuerpo falso.”

Kaito se sintió obligado a contar su historia y continuó. Después de comer el brazo de Kaito, hueso y todo, la araña volvió a soltar la seda. Esta vez, Neue bloqueó la seda con su espada, pero la espada fue arrastrada. Justo cuando la expresión de Neue se congeló, Kaito suspiró profundamente y se resignó. De hecho prefirió que no tuviera que hacer esto, pero no había otra opción. Contuvo la respiración y le dijo a Neue:

“Ya que estoy muerto de todos modos, la próxima vez que la araña dispare seda, deja que me coma. Toma la oportunidad para escapar.”

“¿Qué basura estás diciendo otra vez? ¡Debes ser retrasado!”

“No soy retrasado. Si me come completamente, yo probablemente muera, pero nunca he querido volver a la vida en primer lugar, así que terminar las cosas aquí no es tan malo. En contraste, no debes morir todavía, sino debes vivir, ¿cierto?”

Kaito miró el rostro todavía infantil de Neue. Neue se quedó mirando a Kaito. Lágrimas brotaron en los ojos de Neue.

(Sí, como esperaba. Lo sabía.)

Kaito asintió.

Un niño llorando de miedo no debe quedarse en este tipo de lugar.

En este momento, Kaito ya no tenía lágrimas para derramar.

“No puedes morir todavía, debes hacer todo lo que puedas para vivir, haz lo mejor que puedas.”

Kaito lee habló a Neue alegremente. En ese momento, la araña emitió un sonido extraño. Él se mordió el labio con fuerza.

Enfrentar de nuevo la muerte seguía siendo muy aterrador. Su miedo olvidado resurgió. Comido vivo, ¿que tan aterrador iba a ser? Aún así, no había otra manera. Kaito exhaló suavemente.

 

Con el fin de salvar de alguien quien se parecía a su yo pasado, se decidió a morir.

Quería ser lo que su antiguo yo deseaba … Un héroe que llegara al rescate.

 

Cuando sus pensamientos llegaron a este punto, Kaito sintió que esto no era una mala manera de poner fin a esta herida prolongación de tiempo a su vida aburrida. Justo cuando Kaito llegó a un acuerdo en su mente, la araña soltó seda. Sin vacilar, dejó de correr, pero en ese momento,

“——¿Huh?”

Neue lo empujó fuertemente.

La delgada espalda de Neue se pegó a la seda de araña. Tendido en el suelo, Kaito observó sorprendido la escena ante él. Extendió la mano hacia Neue mientras hacía la estúpida pregunta que repentinamente apareció en su mente.

“¿P-Por qué?”

“¿Por qué, me pregunto?”

Probablemente Neue tampoco lo sabía. Su voz estaba confusa. La araña retrajo la seda.

En ese momento, con una expresión convulsiva, Neue murmuró:

 

“Ah, probablemente tengo esperanza… De que podrías encontrar la felicidad en este mundo, supongo.”

 

Neue maldijo “Maldición” suavemente y poco a poco se arrastró con una sonrisa que estaba a punto de estallar en lágrimas. Luego vino un grito aterrador.

Kaito se levantó, sólo para ver a la araña comiendo algo, totalmente absorbida en su comida. Cuando Kaito se dio cuenta de la naturaleza del sonido, la rabia y el odio consumieron instantáneamente su mente, terminando por restaurar su calma. Kaito de repente se detuvo y murmuró indiferentemente en un tono frío de voz, la irrevocable verdad.

“Sí … La gente muerta no puede ser salvada.”

En el instante siguiente, Kaito dio la vuelta y corrió. Incluso él mismo se sorprendió por su actual estado de calma. Su rostro era inexpresivo, pero la indescifrable ira empezaba a surgir ante sus ojos. Como gimiendo, murmuró repetidamente “matarlo-matarlo-matarlo-tengo-que-matarlo, tengo-que-tengo-que-tengo-que-tengo-que-matarlo.”

Kaito expresó su intento asesino y huyó tan rápido como pudo. Si lo atrapaban aquí, el sacrificio de Neue habría sido en vano. No debía dejar que la muerte de Neue sea inútil como la de un perro. Con tal convicción en su corazón, Kaito corrió como el viento.

Poco después, una puerta se abrió. Probablemente la entrada secreta estaba cerrada con llave, pero le había pedido a uno de los niños más grandes que tomara el hacha con antelación. Ahora que se había comprado tanto tiempo, debieron haber logrado atravesar la puerta, ¿cierto? Sin embargo, Kaito entrecerró los ojos. No había ni un rasguño en la puerta. ¿Podría ser que no estaba cerrada?

Justo cuando se preguntaba, la puerta se abrió. Lo primero en aparecer fue un vestido rojo parecido a una amapola. Entonces Melanie salió de la puerta. Hablando con voz entrañable, corrió al lado de Kaito de inmediato.

“¡Lord Kaito!”

“¿Melanie? ¿Por qué corres de regreso a este lado? ¡Date prisa y escapa!”

Ignorando su advertencia, Melanie lo abrazó con fuerza. Sus suaves brazos se envolvieron alrededor de su nuca, acercando sus labios cereza a su oído. Acompañada por su dulce aliento, Melanie susurró algo.

 

En ese instante, la puerta se abrió de nuevo. Kaito sintió un color vívido impreso en sus retinas.

Aún más rojo que el vestido de Melanie, pero sin duda era puramente blanco originalmente, un vestido revoloteaba.

 

“¡Oh, Kaito!”

 

Un grito despreocupado, hizo que Kaito se preguntara si estaba en el lugar equivocado.

Toda cubierta de sangre, Elisabeth agitaba la mano enérgicamente a Kaito.

***

“Oh cielos, yo estaba a punto ir, por lo que esto me ahorra un poco de problemas. Y pensar que viniste por tu cuenta, ¿ahora no eres muy inteligente muchacho? ¿Hmm? ¿Estás todo cubierto de sangre? A propósito, ¿no estás a punto de morir por la pérdida de sangre ¿Dónde se cayó tu brazo? ¿No me digas que es desmontable? En cualquier caso, atarlo con una cadena primero… ¿Eh, un insecto? ¡Uwah! ¿Eso no es un insecto! ¡Odio los insectos! ¡Ver arañas me hace enojar!”

Mirando detrás de Kaito, Elisabeth saltó sorprendida. En el instante en que aterrizó, un remolino de oscuridad y pétalos rojos volaron, corriendo hacia el techo. Inmediatamente un gran agujero se abrió sobre la araña con un gigantesco peso con innumerables púas.

El aterrador peso cayó, aplastando al insecto.

 

“¡Muerte por aplastamiento!

 

Elisabeth levantó un puño al cielo. Esta broma de un ataque no parecía una broma en absoluto.

Aquella aterradora araña estaba ahora completamente aplastada como una cucaracha pisada bajo una zapatilla. El sangrado de su brazo se detuvo a través de la medida extremadamente violenta de atarlo con una cadena. El dolor le estaba haciendo abrir la boca. Melanie estaba agarrando la camisa de Kaito, pareciendo temer a Elisabeth.

Bajo este pesado silencio, Elisabeth ladeó levemente la cabeza, sin entender el estado de ánimo.

“Entonces, ¿qué sucedió exactamente?”

En ese momento, algo se rompió en la mente de Kaito. La fuerza abrumadora de Elisabeth, así como esa expresión despreocupada que Kaito encontró nostálgica, sus nervios, tensos hasta el límite, se relajaron instantáneamente.

Frenéticamente, le contó a Elisabeth la situación.

“E-Elisabeth, un demonio apareció en el edificio secundario y dijo algo así como ‘¡Bienvenidos a su Grand Guignol! Ustedes son simultáneamente la audiencia, los dramaturgos y los actores. Espero que disfruten plenamente’. Entonces los cuervos … ”

“Oh, lo comprendo, ahora lo veo. Hmm, ¿oh? Heh.”

En un estado de confusión, Kaito narró sin parar en un torrente de palabras, incluso agotando todos los detalles insignificantes. Elisabeth juntó las manos detrás de su cabeza, pasó por la puerta al vestíbulo y entró directamente para avanzar por el pasillo de la derecha. Luego, sin detenerse, entró en un pasillo de personal.

Abrazando los temblorosos hombros de Melanie, Kaito siguió a Elisabeth.

“¿Estás escuchando, Elisabeth? Hay un demonio ahí.”

“¡Kaito! ¡Mira!”

Ella detuvo sus pasos delante de una puerta entreabierta. Kaito se inclinó hacia delante y miró dentro, sólo para ver una cocina.

Una chica noble estaba en la tabla de cortar, su hermoso vestido estaba trágicamente salpicado de sangre. Su zona de las costillas había sido arrancada. Junto a la chica muerta había un hombre con cara de toro, vestido con un abrigo de cocinero, cuyos muslos habían sido cortados por una sierra. Al parecer, era un devoto disfrazado de cocinero, probablemente asesinado por Elisabeth.

“Tal como testificó el Proveedor de Carne, parte del cuerpo de la chica muerta ha sido removido. Esto se debe a que los nobles tienden a tener líneas de sangre puras que los plebeyos, por lo que también tienen mejor sabor. Los nobles son comidos, mientras que la gente común se utiliza para el entretenimiento. Parece que su plan original era divertirse contigo y con las chicas plebeyas en el edificio secundario antes de disfrutar de una comida en la casa principal … ¡Oh, qué extravagancia!”

Elisabeth asintió, “sí, sí”. Kaito apretó el puño, confirmando una vez más la ira y la intención asesina en su corazón. Sin entender las tumultuosas emociones de Kaito, Elisabeth se volvió hacia él y se encogió de hombros.

“Aunque sería muy entretenido reunir a esos tontos que trataron de hacer comida de ti, luego obligarlos a escupir lo que sabían sobre los pasillos secretos antes de matarlos, hay demasiados y han huido al patio, por lo que encargase de ellos será una molestia.”

“Elisabeth, entiendo por qué tardaste tanto en llegar, pero nada de esto importa, lo que tenemos que hacer ahora es ir al edificio secundario para matar a ese demonio.”

“Hmph, es una vista muy rara verte tan motivado… Mira tu brazo, un humano sin miedo al dolor es muy poco frecuente de hecho … Sin embargo, Kaito, ¿cómo fuiste capaz de reunir la determinación de abandonar tu brazo, superando las tribulaciones adversas, sólo para permanecer ajeno a la verdad ante tus ojos?”

“¿Qué quieres decir?”

Mientras hablaban, Elisabeth continuó avanzando. Salió de la cocina, llegó al corredor y se detuvo en medio del vestíbulo. Además de los devotos, el resto de los subordinados del demonio podrían haber huido también. La casa principal estaba completamente en silencio.

Bajo el hermoso y lujoso candelabro, Elisabeth se dio la vuelta, su cabello negro revoloteó.

“Más que ganar fuerza, lo que realmente busca este demonio es hacer juguetes a los seres humanos. Este deseo de entretenimiento supera a Los Caballeros y coincide con mis propios gustos. El sufrimiento humano es el deleite mientras que el grito humano es la alegría. Sin embargo, este demonio prefiere entretenimiento que requiera esfuerzo por ponerse en marcha y Grand Guignol sería un excelente ejemplo. Ahora pienso esto. ¿Cuál es exactamente la desesperación más fuerte y más profunda que alguien con una personalidad tan torcida y aberrante desearía y minuciosamente crearía?”

Al principio, Kaito no tenía ni idea de lo que Elisabeth estaba hablando, pero luego volvió al recuerdo de su padre estrangulándolo. Recibiendo agua mientras estaba desarrollando signos de deshidratación, por un instante, Kaito pensó que iba a ser salvado, pero lamentablemente, la ilusión pasó en destello y fue asesinado.

La más fuerte desesperación es cuando la luz de la salvación es arrebatada y totalmente extinguida justo cuando crees que la habías encontrado.

“… Ofreciendo esperanza, haciendo que el otro lado piense que podrían ser salvado, y luego empujándolos hacia lo profundo del abismo.”

“¡Precisamente! Cuando los participantes se han reducido a dos, permitiría que una persona piense que todo lo que tenía que hacer era matar a esta débil chica para convertirse en el último sobreviviente, entonces matarlo brutalmente cuando estaba convencido de que se salvó… ¡Ahora eso es sin duda la manera más divertida de hacer las cosas! Sin embargo, las cosas se han desviado mucho de este plan gracias a ti, pero para ese demonio, la variación probablemente proporciona un tipo diferente de diversión. En cualquier caso, ni un solo niño logró escapar a este lugar.”

Leyendo entre las líneas para coger la pista de Elisabeth, Kaito cerró los ojos. El vestíbulo estaba en silencio. No podía oír sonidos de niños en absoluto. Kaito sacudió la cabeza y retrocedió a unos pasos de la solitaria sobreviviente, Melanie.

Los niños que habían escapado del juego de la muerte, ¿en que miserables mandíbula de bestia habían desaparecido…?

“Así que lo tienes. Sospecho que el demonio odia estar un momento más en la forma débil.”

Con una sonrisa de tierna afección, Elisabeth escudriñó el rostro de Melanie. Luego, con un tono de desdén, Elisabeth preguntó a Melanie, que temblaba sin parar.

 

“Como hija de un conde, ¿por qué fuiste elegida para participar en el juego en lugar de ser utilizada para la comida?”

 

Al instante, el vestido de amapola empezó a hincharse como un tumor. La forma de la muchacha encantadora se transformó en un paquete de tela que había sido rellenado con carne adentro. Su piel se rompió con pus desbordándose desde dentro.

En el interior había un hombre desnudo con una piel inusualmente pálida cubierta con plumas de cuervo e incluso de deportivas patas de araña.

El feo, gordo y calvo hombre abrió su pico de cuervo e hizo ruidos extraños. Mirando fijamente al masivo hombre con apariencia extraña, Elisabeth chasqueó su lengua a las piernas de la araña y tocó su barbilla mientras que decía:

“El hombre del otro lado es probablemente un devoto o una imitación. Después de perder forma humana, tomar la apariencia de una chica es bastante fácil, supongo … No, a juzgar por el hecho de que él toma a los chicos como sacrificios también, tal vez el travestismo es sólo un hobby. Hmm, que repulsivo. Y a pesar de su identidad humana como un marqués, a pensar que el demonio con el que se fusionó era sólo El Conde. Considerando mis esperanzas, sólo para que encontrara que sólo hay un don nadie esperando por mí, ¡qué indignación!”

“¿A quién le importa eso? Solo date prisa y mata a este tipo.”

“¿Qué sucede? Has estado actuando diferente a ti mismo desde hace poco, ¿sabes? ¿Tienes rencor contra él por casualidad?”

“Es cierto. Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa en mi poder. Así que por favor, mata a este tipo cruelmente por mí.”

Kaito se repitió a si mismo con énfasis. El intenso deseo de derramamiento de sangre estaba creando un poderoso vórtice en su pecho.

Pensar que él era el único sobreviviente. El Conde había matado a todos los niños. Esto hizo que Kaito se sintiera completamente ridículo. ¿Cómo se podía permitir que un bastardo así viviera? Mientras este Conde frente a él pudiera ser asesinado, a Kaito no le importaba si perdiera su propia vida, lo suficientemente duro como para salvarlo.

“—Hah.”

Elisabeth se burló en lugar de responder. Al instante siguiente, se dejó caer en Kaito con una patada y dio un paso sobre su espalda. Exprimiendo una presión que podía muy bien romper la columna vertebral de Kaito, colocó todo su peso sobre él.

“¡Gah!”

“Darle órdenes a tu propio amo no está permitido, perro inútil. No necesito que me lo digas, por supuesto que esta cosa es mi presa. Incluso si no me rogaras, disfrutaría de esta presa hasta el fondo de mi corazón.

Elisabeth declaró fríamente y le dio a Kaito una vigorosa patada, casi rompiendo su vientre. Kaito fue enviado volando a un rincón junto a la pared, tosiendo sangre por todo el suelo. Luego, Elisabeth se volvió hacia El Conde.

“Pido disculpas por la grosería de mi siervo, ahora, todos los obstáculos han desaparecido.”

Ella extendió sus brazos majestuosamente, conjurando un baile de oscuridad y flores rojas que envolvió su cuerpo.

Después de que la oscuridad se disipó y los pétalos cayeron al suelo, Elisabeth estaba vestida con su habitual traje bondage negro. Detenida en su delicada mano estaba la Espada del Verdugo de Frankenstahl.

Elisabeth colocó su mano en su pecho expuesto y saludó hacia El Conde.

 

“Bienvenida a mi Grand Guignol, soy simultáneamente la audiencia, el dramaturgo y el actor, no tengo planes de disfrutar de esto, así que todo lo que necesitas hacer es gritar como un cerdo y retorcerte como una oruga y eso estaría bien.”

 

Elisabeth declaró en voz alta y luego bajó su espada bruscamente. Cadenas se extendían por el aire, barriendo la ubicación de El Conde. Utilizando las ocho patas de araña, El Conde desvió fácilmente las cadenas y luego saltó hacia atrás, rompiendo el candelabro. Reforzando la fuerza en su cuerpo inusualmente pálido, El Conde disparó innumerables plumas de cuervo de su piel. Al mismo tiempo, escupió la seda de araña de su boca, enviando innumerables ataques a Elisabeth.

“¡Ha, demasiado ingenuo!”

Elisabeth corrió rápidamente de izquierda a derecha, evadiendo cada ataque. El piso y el techo quedaron plagados de agujeros, pero Elisabeth permaneció indemne. Aun así, parecía que Elisabeth estaba demasiado ocupada para contraatacar. Al ver que las cadenas dejaban de atacar, El Conde rió malévolamente y continuó su ola violenta de ataques.

Sin embargo, falló en notar la oscuridad y los pétalos rojos arremolinándose por encima y bajo sus pies.

 

Repentinamente, el techo y el piso se unieron, sujetándolo violentamente.

Más precisamente, fue aplastado entre dos grandes placas de piedra que habían salido del techo y del suelo.

 

El Conde estaba sujeto entre dos grandes bloques redondos de piedra. Había una varilla de oro incrustada en el centro de la piedra, parecida a la manivela de un órgano callejero.

En el momento en que Kaito se dio cuenta, Elisabeth ya se había sentado en el mango de la varilla. Sonrió al conde que parpadeaba confundido.

 

“La sensación de la muerte. La utilicé hace un momento en tu familiar, aplastándolo hasta la muerte, así entonces—procederás a ser molido en carne picada poco a poco.”

 

Con un sonido ominoso, las piedras redondas comenzaron a girar. Cada vez que la manivela subía y bajaba una vez, las dos piedras giraban como ruedas. Una giraba en el sentido de las agujas del reloj mientras la otra giraba en sentido contrario a las agujas del reloj. Cogido en el medio, el cuerpo de El Conde hizo desagradables ruidos molestos mientras que gradualmente era molido. Cuando las piedras volvieron, las plumas de cuervo estaban arrancadas, la carne pálida fue molida en trozos picados. Mezclada con carne y grasa, sangre goteaba gradualmente al suelo.

El Conde emitió un grito aterrador al caérsele el pico. Los labios humanos originalmente escondidos debajo temblaban sin parar en dolor y terror. Se le arrancaron las orejas mientras los lados opuestos de su cabeza estaban raspados en sentido horario y antihorario, gritando locamente en este destino peor que la muerte.

“¡E-E-Elisabeth, Elisabeeeeeeeeeeeeeeeth!”

“¿Qué te pasa, Conde? … Tu voz es una afrenta a los oídos, como el chillido de un cerdo … ¿No podrías mostrar un poco de dignidad y graznar como un cuervo?

“¿Q-Qué tal un traaaaaaaaaaaaaato conmigo?”

“¿Hmmmmmmmmmmmmm?”

Las ruedas de repente se detuvieron. Con una mirada viciosa en sus ojos, Kaito murmuró:

“… Como si alguien aceptara un trato tuyo.”

“D-De lo que he oído, Torturchen se enfrentará a la muerte por fuego después de cazar a los trece demonios. No tendrás que morir si no me matas ¿Tengo razón? Nuestros intereses están alineados, ¿verdad? D-Déjame ir.”

El rostro de El Conde se comprimió desde la izquierda y la derecha, escupiendo sangre y saliva de aquellos labios que habían sido exprimidos en una forma vertical. Elisabeth murmuró de repente y luego saltó ligeramente de la manecilla. Ella sonrió al hombre feo que estaba entre las ruedas. Temblando de miedo, El Conde le sonrió vergonzosamente.

 

“¡Tú imbécil!”

 

Con un gran grito, las ruedas comenzaron a girar de nuevo. El Conde azotaba sus brazos y sus piernas aleatoriamente. Sin embargo, sus brazos fueron molidos e incluso sus hombros fueron raspados planos. Como una fruta, El Conde fue gradualmente presionado y hecho juego. La viscosidad aumentaba progresivamente y su sangre se extendía por el suelo.

Con una luz fría semejante al cero absoluto en sus ojos, Elisabeth fulminó a El Conde y le dijo:

“Los gobernantes opresores tienen que ser asesinados, los tiranos necesitan ser ahorcados, los genocidas deben ser asesinados brutalmente. Esto es la ley natural. Lo que espera en el punto final del camino de la tortura es el infierno sin un fragmento de redención, adornado por sus propios gritos. Sólo entonces la vida del torturador llega a una conclusión: ¿Estás infligiendo tortura sin siquiera entender tales principios? Deja de hacerme reír, Conde.”

Elisabeth estaba furiosa, expresando una ira sin precedentes. Finalmente, con un estruendoso choque, las dos ruedas se juntaron. La sangre viscosa fluía de la brecha entre las piedras. Elisabeth pisó sin piedad la rueda aplastando al Conde hasta la muerte y murmuró suavemente:

 

“Tanto tú como yo—Ambos debemos ser abandonados por toda la creación en el cielo y la tierra, para morir en última instancia.”

 

Al mismo tiempo, el charco de sangre se convirtió en plumas negras, volando para detenerse en el aire por un momento antes de caer lentamente.

En esta escena serena y hermosa, similar a la caída de nieve negra, Kaito apretó el puño.

“… Oye, ¿qué pasa con esos niños, empalados vivos en lanzas en el edificio secundario …”

“Sus vidas fueron simplemente sostenidas mágicamente por los poderes de El Conde. Tan pronto como El Conde muera, presumiblemente perecerán también.”

“…Ya veo.”

“Nada para que deprimirse, esto es mucho mejor que vivir en dolor y sufrimiento sin fin.”

Elisabeth se burló con desinterés. Kaito la miró fijamente. Él solía pensar que los caminos de Elisabeth no eran diferentes de los demonios, pero ahora tenía la sensación de que ella y los demonios no eran igual fundamentalmente. Al menos, Kaito podía ver dos grandes diferencias.

Durando el dolor de su cuerpo, Kaito se obligó a levantarse mientras le hablaba:

“Gracias, Elisabeth.”

“¿Por qué las palabras de gratitud? Simplemente me estoy entreteniendo a mí misma. Además, tu gratitud no sólo es hilarante, sino también llena de malentendidos.”

“Después de matar a esos trece demonios, tienes que morir también, ¿verdad?” Sin embargo, todavía me ayudaste a matar a este tipo.”

“Eso no es ni eso ni aquello, no lo hice por ti en absoluto. Los trece demonios son simplemente los últimos trece individuos que la Iglesia me ha permitido torturar. La idea de extorsionarlos para salvar mi propia vida nunca me pasó por la mente. Desde que fui capturada después de haber sacrificado a un gran número de personas y condenada a muerte, es mi deber ser quemada a muerte.”

Elisabeth salió, sus tacones sonaron bruscamente, el dobladillo negro de su falda revoloteaba.

 

“Cruel y orgullosa, exalté mi vida como un lobo, y finalmente moriré como una cerda.”

 

Diciendo eso por su cuenta, Elisabeth poco a poco se alejó. Con una voz muy pequeña, murmuró al final:

“—Esto está preordenado.”

Dejado atrás, Kaito miró fijamente al aire. Una pluma negra pasó por su mejilla como si estuviera de luto.

Recordó a Neue y pensó en los niños muertos. Al final, él fue el único sobreviviente … ¿Este drama de escape terminó con un resultado tan ridículo? Sin embargo, por mucho que se lamentara, la dura realidad no iba a cambiar ni era posible cambiar.

 

Desde que había sobrevivido, había una cosa que estaba obligado a hacer.

Recordó las últimas palabras de Neue y murmuró en voz baja:

 

“No creo que pueda encontrar la felicidad en este mundo, ¿verdad?”

Creo que voy a tratar de luchar tanto como pueda y ver.

 

Luego, Kaito agarró su muñeca (¿o brazo :v?) perdida y comenzó a correr. Al mismo tiempo, una pluma negra ondeando en el aire ardía intensamente con llamas azules. Después de eso, las innumerables plumas volantes se encendieron, incendiando gradualmente la habitación.

 

Finalmente, las llamas azules comenzaron a quemar todo el castillo.

Como lamentando a los numerosos muertos, las lenguas de fuego lamían silenciosamente las paredes de piedra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s