Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 6

Capítulo 6, Enfrentamiento

Dios se encontró con algunos problemas mientras se dirigía al sur.

La razón era las tropas ante él.

Una línea de infantería pesada estaba desplegada impidiendo su avance.

Detrás de ellos había unidades de arquería permaneciendo en alerta, y detrás de ellos, aun más infantería pesada en espera.

“¡¿Ya está aquí?! ¿Y además trajo a 2,000 contra menos de 200?”[1]

[1] Más adelante aparece su ayudante, probablemente esta línea fue de su parte.

“El emblema de tierra púrpura y una espada y escudo… Así que eres esa niña prodigio.”

Ella se graduó como la mejor de la escuela de entrenamiento Imperial.

Es la más joven en ser promovida a comandante del 3er Ejército Imperial, y también es jefa de personal a la edad de 17.

Su nombre es Trea Luzandi Aura von Bunadara.

Ella se volvió Jefa de Personal a los 15, y ese fue el mismo año en que el Tercer Príncipe se enfrentó diariamente con el gran país Ferzen en el oeste. Él estaba tratando de invadirlos, con la esperanza de obtener alguna clase de logro.

Sin embargo, la batalla fue más difícil de lo que el Tercer Príncipe había anticipado, y había sufrido suficientes derrotas para perder la confianza del emperador.

Arrinconado, el príncipe reunió a todos sus oficiales y habló.

“Si puedes elaborar una estrategia para la victoria en esta batalla, da un paso al frente. Si sugieres un plan malo, pagarás con tu cabeza.”

Todos los oficiales permanecieron en silencio, y la ira del Tercer Príncipe estaba a punto de llegar a su punto máximo.

“Su Alteza, yo podría llevarnos a la victoria en esta guerra.”

Curiosamente, una chica dio un paso adelante desde el final de la línea de oficiales.

Impresionado por su valentía, el Tercer Príncipe la nombró Jefa de Personal.

Y después de estar decepcionado de los otros oficiales, todos fueron decapitados, excepto por los nobles jóvenes e influyentes.

El raro ingenio de la chica, quien fue promovida a jefe de personal, fue demostrado inmediatamente.

Ella desarrolló estrategias ingeniosas y astutas, una tras otra, y redujo el territorio de Ferzen en un parpadeo.

Mientras tanto, el gran país Ferzen perdió batalla tras batalla, perdiendo muchas vidas en la guerra y viendo una disminución drástica en su poder nacional.

Llegando a la conclusión de que más batallas provocarían la caída de su país, Ferzen solicitó una tregua, y la guerra llegó a su fin.

Por haber ofrecido una victoria al imperio, el Tercer Príncipe le dio un nuevo nombre.

«Marte», el alias del Segundo Emperador del Gran Imperio Grantz.

” … ¿Por qué está aquí la mascota favorita del Tercer Príncipe?”

Las dos facciones se miraron por un tiempo. Entonces, el mensajero de Bunadara llegó ante Dios.

La cabeza del mensajero estaba cubierta por una capucha, con una expresión que no podía ser vista.

Un par de labios apenas visibles se movieron lentamente.

“He traído una carta de la Señorita Bunadara. ¿Dónde está su alteza Celia Estreya?”

“No sé qué intentas hacer aquí. ¿Crees que te lo diría?”

” … ¿Y tú eres?”

“Dios von Michael.”

“Ahh… Así que eres el «Ogro».”

Escuchando su propio alias, Dios extendió su mano con una mirada disgustada.

“Hmph. Tomaré esa carta.”

“No, no hay necesidad ahora.”

“¿Qué?”

La mano del mensajero se levantó.

La línea de infantería en la parte posterior rompió su formación, y la caballería empezó salir de entre los espacios.

La mirada aguda de Dios atravesó al mensajero.

“¿Qué significa esto?”

La irritación de Dios aumentó, y su cuerpo desbordaba de sed de sangre.

Sin acobardarse en absoluto, los labios del mensajero formaron una ligera sonrisa.

“Los contendremos.”

“¡¿Qué?! ¡¿Dices eso a pesar de saber que soy parte del ejército privado de la Sexta Princesa?!”

“Oh, ¿no entiendes a menos que te diga la razón? Creo que todos ustedes lo saben mejor que yo.”

” … No eres un simple mensajero, ¿verdad? Diciendo tonterías así.”

“Ahh… No me he presentado aún―”

Cuando el mensajero levantó su capucha, una mujer apareció por debajo.

“Soy Trea Luzandi Aura von Bunadara.”

“… Tch. Así que «Marte» vino personalmente.”

“Sí. Pensé que te sorprendería.”

Dios aparta su mirada de Bunadara y mira a la caballería avanzando.

―Aún hay algo de distancia.

“Si te capturo aquí, podemos escapar de esta situación.”

Él osciló vigorosamente su lanza hacia abajo.

La punta se detuvo justo antes de golpear el hombro de Bunadara.

“¿Estás preparada?”

“¿Para qué debería prepararme?”

“¡Para convertirte en un rehén!”

Él no podría matarla.

Así que atacó su flanco con la parte de la empuñadura de su lanza.

Sin embargo, el ataque de Dios no funcionó.

“¡¿Q-Qué?!”

Bunadara detuvo fácilmente el ataque.

En su mano estaba una hermosa espada de oro y plata.

“Esta espada fue hecha con piedras espirituales. ¿No es hermosa?”

Los espíritus prefieren las cosas hermosas, y muy raramente producen cristales imbuidos con su esencia.

Estos cristales no son, de ninguna manera, inferiores en brillo a las joyas, y las personas respetuosamente las llaman piedras espirituales.

De 3~7 piedras son encontradas dentro del territorio del imperio cada año.

Incluso un imperio que tiene tan grandes cantidades de terreno sólo obtiene eso. Hay países que no consiguen ninguna piedra espiritual en absoluto.

Y así, su valor sigue aumentando cada año debido a su rareza.

Incluso puedes hacer una fortuna suficiente para relajarte por el resto de tu vida con una piedra espiritual.

Hasta ahora, los únicos que las poseen son la familia real y su extensión.

“¡¿Dónde conseguiste algo así?!”

“Su excelencia me la otorgó. Él es magnánimo.”

*Pop, pop―*

Dios escuchó un sonido extraño, así que volteó a mirar a su lanza.

Su lanza estaba congelándose rápidamente de la punta.

“¡Tch!”

Arroja rápidamente su lanza a un lado y saca la espada de su cintura.

La caballería está detrás de él con sus lanzas listas, y la infantería con sus espadas en mano.

Pero incluso si intentaban pelear, ellos no eran rival contra un arma espiritual.

Aunque sus habilidades de pelea eran originalmente altas, sus habilidades físicas probablemente fueron incrementadas de forma drástica por la protección divina de un espíritu.

De lo contrario, ella no habría sido capaz de parar la lanza de Dios tan fácilmente.

Dios deja salir un profundo suspiro mientras piensa.

Si hicieran un intento desesperado en capturar a Bunadara, eso le daría suficiente tiempo a la unidad de caballería del enemigo para hacer contacto con ellos.

En tal caso, los que sean capturados será el lado de Dios. La aniquilación total sería inevitable.

Dios levantó su espada y dejó salir un grito que resonó por las planicies.

“¡De acuerdo, chicos! ¡Incluso si sus camaradas están a punto de caer, no se detengan a ayudarlos! ¡Miren hacia adelante y sigan corriendo sin mirar atrás!”

“¡Sí!”

“¡Avancen!”

Dios osciló su espada hacia abajo, pateó el costado de su caballo, y corrió hacia las planicies.

“¡Oooooooohhh!”

Dio un rotundo grito de guerra, y siguiéndolo, estaban 100 hombres de caballería y 50 de infantería. Todas las carrozas fueron abandonadas.

De inmediato, Dios y su unidad de caballería chocaron con la unidad de caballería pesada del enemigo.

“¡Adelante!”

Dios roba la lanza de un enemigo, y golpea al soldado de caballería pesada desde arriba de su caballo.

Poco después, su ayudante montando a su lado, gritó.

“¡Capitán Dios! ¡Hemos sido separados de las unidades detrás de nosotros!”

Las unidades de caballería e infantería detrás de ellos fueron pisoteadas por la caballería pesada del enemigo.

Su entrenamiento diario no era mediocre. Su experiencia tampoco se quedaba atrás de la del 1er Ejército Imperial.

Sin embargo, dejando de lado los números, simplemente estaban en desventaja contra la caballería pesada.

Esto era porque ellos estaban equipados de forma ligera por el bien de la movilidad.

“¡Déjalos!”

Dios no tenía más opción que tomar tal decisión.

Ellos eran superados en número abrumadoramente. No había manera de que pudieran ser salvados.

A pesar de todo, como si no pudiese desechar por completo la esperanza de salvarlos, el ayudante no pudo apartar la mirada.

“¡Aún podemos hacerlo a tiempo!”

“¡¿No entiendes la situación?!”

“¡P-Pero, ellos son valiosos soldados privados que nos dio su alteza!”

“¡También son mis subordinados! ¡No lo repetiré!”

El ayudante no presionó más el asunto.

No, tal vez es más preciso decir que él no podía.

Esto era porque la cara de Dios estaba hundida en furia.

Con la expresión de un ogro, embistió a los enemigos próximos y estrelló su lanza contra ellos.

Cada vez que hacía esto, él robaba sus lanzas mientras terminaba con sus vidas.

“¡Muévanse! ¡Ustedes debiluchos no deberían estar bloqueando mi camino!”

“¡¿Tú eres el «Ogro», bastardo?! ¡Eres bastante hábil! ¡Puedo probar mi valor contra ti!”

Un enemigo gritó con alegría a Dios mientras se acercaba a él.

Él era un soldado de caballería pesada con una tela morada alrededor de su brazo―Era la señal de un capitán.

“¡Cállate!”

Dios cambió su agarre para sujetar la lanza de forma horizontal y la arrojó con toda su fuerza.

“¡Guoh!”

La lanza perforó su casco, desfigurándolo. Una gran cantidad de sangre salió de las grietas.

“¡¿E-E capitán fue―?!”

Antes de que él soldado de caballería pesada pudiera terminar su oración, su cabeza salió volando.

Mientras salpicaba sangre, Dios apuntó su espada a su derecha, completamente teñida de rojo.

“¡Atravesaremos el flanco izquierdo del enemigo! ¡Abriré un camino! ¡Ignoren a los debiluchos y síganme!”

Aunque atravesaran la caballería pesada, lo que se encontraba en espera era la infantería pesada.

También estaba la unidad de arquería. Ir hacia ellos a propósito era una elección tonta.

Dios eligió atravesar el flanco izquierdo para evitar eso.

Él no estaba equivocado. Cuando se alejaron del campo de batalla, su unidad de caballería se había reducido a 20 unidades.

Bunadara suspiró por los soldados que la evitaban.

“De verdad… Un plan tan malo…”

Bunadara dio la vuelta, y lo que vio, fue el momento en que la caballería pesada y la caballería ligera chocaban.

Las unidades de caballería caídas fueron pisoteadas, y las unidades de infantería siguientes fueron aplastadas a muerte.

Su ayudante constantemente le daba un informe de la situación, así que no estaba preocupada en absoluto.

Probablemente esto terminaría pronto, con pocas bajas en su lado.

Además, su mente estaba llena de pensamientos sobre la Sexta Princesa.

Tres soldados de caballería se acercaron a ella. Bajaron de sus caballos, pusieron una mano en su pecho y se arrodillaron en una rodilla.

“Aproximadamente 20 unidades escaparon. Capturamos 60 unidades y el resto están muertos. No podemos confirmar a su alteza entre los muertos. Además, hemos confirmado la muerte del capitán, y la muerte de 12 hombres de caballería pesada en nuestro lado. En este momento estamos apresurándonos para confirmar el número de heridas leves y graves.”

“Ya veo. Hay más bajas de las que predije. Además, traten con amabilidad a los 60 soldados capturados de la Sexta Princesa. Cualquiera que los trate con rudeza será severamente castigado. También, asegúrense de enterrar a los muertos con respeto.”

“Entendido. ¿Los perseguiremos?”

“No, déjenlos.”

“Pero, la Sexta Princesa… La orden de su alteza era asesinarla.”

“Incluso si los perseguimos y capturamos, la Sexta Princesa no está entre ellos. Confirmé antes que no había mujeres en su grupo.”

“¿No es posible que ella estuviera disfrazada?”

“Pensé en la posibilidad, pero considerando la personalidad de la 6ta Princesa, dudo que sea posible. Ella no es alguien que permanece tranquilamente en la retaguardia… Además, el número de infantería no coincide con el informe. Deberíamos asumir que se dividieron en dos grupos.”

“Ya veo. ¿Entonces dónde está su alteza?”

Bunadara contempla.

No hay duda de que ella está imaginando el territorio del imperio en su cabeza.

Después de poco tiempo, su boca formó una sonrisa inmediatamente.

“El pequeño país Baum. ¿Cruzó la montaña Himmel?”

“¿Por qué iría ahí…?”

“Probablemente se dividieron en dos grupos pensando que el sucesor al trono Imperial enviaría un ejército. Esa decisión no estaba equivocada.”

“¿Iremos a Baum también?”

“Un mal movimiento. Si entráramos a un país sin avisar o sin permiso con tantos soldados, provocaría un asunto diplomático. Independientemente de que sea un asunto interno, probablemente recibiríamos críticas, y daría una oportunidad para que los otros sucesores tomen ventaja de la situación, y la posición del Tercer Príncipe Brutar estaría en peligro.”

“Entonces, ¿qué hará?”

“Como planeamos primero, dirijámonos al territorio del Marqués Grinda.”

“Como desee.”

Bunadara se alejó del soldado cuya cabeza estaba abajo, y miró hacia la cordillera Grauzarm con la mirada de un león cazando a su presa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s