Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 5

Capítulo 5, Espada Carmesí

El camino, que tenía abundante vegetación, había cambiado a uno de grava y grandes rocas esparcidas.

Con cada paso, el dolor subía a sus piernas.

Si él intentaba centrarse en evitar las rocas grandes, se agotaría innecesariamente.

Hiro pensó que sin duda estaría adolorido mañana.

“Hiro, ¿estás bien? Puedo cargarte en mi espalda si duele.”

“No, no puedo hacer que una chica me cargue… Soy un chico también, ¿sabes?”

Mientras se sentía agradecido con ella, Hiro mantuvo sus ojos en la cima.

Aunque se sentía cerca, aún estaba lejos. Pero podía decir que estaba avanzando con el cambio de escenario.

Además, Liz ocasionalmente pedía un breve descanso.

Estoy seguro que es por mi bien.

Ya que nadie más expresaba su fatiga en su cara tanto como Hiro.

Él sabe que está siendo un obstáculo, pero no tiene permitido quejarse.

Los soldados tampoco se quejaron acerca de la obstaculización de Hiro.

Con cada descanso, ellos dirían cosas como, “Tienes agallas,” o “Sólo aguanta un poco más.”

Hiro estaba conmovido por los amables soldados.

“Aquí es donde se pone difícil. Hay muchos monstruos adelante, así que absolutamente tienes que pegarte a mí.”

“¿Van a aparecer más monstruos como los oglos[1]?”

[1] NT: Son ogros, pero más adelante se ve por qué cambió, según el traductor al inglés.

“Sí. O en realidad, grupos de oglos.”

“¿En serio…?”

“En serio…”

Y cuando Liz imitó a Hiro, un gran grupo de rocas llegó rodando delante de ellos.

“¡Ocúltense en la sombra de las piedras!”

Cuando Tris gritó, los soldados se movieron con rapidez.

Hiro no se movió en ese instante, pero Liz sujetó su mano y no mostró signos de moverse tampoco.

El suelo se sacudía violentamente, y era difícil pararse derecho.

Una de las rocas chocó contra las piedras donde Tris estaba ocultándose y se destruyó con un estruendo.

El montón de rocas caía desde arriba como estrellas fugaces.

Una gran roca salió y estaba acercándose a Hiro para aplastarlo. Hiro cerró los ojos mientras pensaba que iba a morir.

Pero, sin importar cuánto tiempo pasó, no sintió ningún dolor.

Hiro abrió tímidamente los ojos, y vio ante él la gran roca que estaba partida en dos y comenzaba a derretirse.

“Eh, ¿qué es esto…?”

Hiro observaba, notablemente confundido.

Pero no fue sólo una roca.

Usando las rocas derretidas como punto de apoyo, ella saltó con un fuerte sonido.

Mientras una gran sombra envolvía a Hiro y los demás, fue cuando sucedió.

Repentinamente, las rocas fueron envueltas en llamas y explotaron.

Los fragmentos evitaron al grupo de Hiro y se dispersaron cerca de ellos.

Mientras Hiro permanecía ahí desconcertado, Liz lo llamó.

“¡Hiro! ¡No te muevas de ese lugar!”

Cuando miró en su dirección, Liz estaba corriendo hacia el conjunto de rocas.

Los soldados ocultándose en las sombras parecían tranquilos.

Cerberus bostezó al lado de Hiro.

¡BOOM!

El sonido de una explosión sacudió los tímpanos del confundido Hiro.

En su periferia, Liz pateó el suelo, y aterrizó frente a una roca.

¡BOOM!

Otra roca explotó.

Los fragmentos se derritieron en el aire, y se fusionaron con el suelo con un sonido de *zwoop.*

Hiro finalmente se dio cuenta de que Liz estaba sujetando algo en su mano.

“Oye, ¿esta es tu primera vez viendo eso, chico?”

Dijo un soldado mientras golpeaba el hombro de Hiro.

Hiro respondió mientras seguía mirando.

“Eh, ¿qué quieres decir?”

“Me refiero a la Espada Espiritual, Laevateinn.”

Escuchando las palabras del soldado, su corazón latió fuerte.

“Ah, sí… Creo que es mi primera vez.”

Sujetó su pecho mientras se mantenía enfocado en la chica danzante.

Ella portaba una espada carmesí en su mano.

Una clara hoja carmesí tan hermosa como el rubí sangre de pichón[2].

[2] NT: Un tipo de rubí. Uno muy valioso.

La empuñadura dorada resplandecía brillantemente con el sol bañándola.

Ella cortó la última roca para despejarlas, y después de terminar su destrucción, miró a Hiro y agitó su mano.

Toda su cara se iluminó con una encantadora sonrisa, y su brillante cabello rojo se mecía en el aire.

Hiro no podía apartar la mirada de ella mientras caminaba con la hoja de Laevateinn apuntada hacia el piso.

Era una imagen que no perdería en belleza contra ninguna pintura.

De nuevo, su pecho latió fuerte.

Hiro agarró su pecho y exhaló intensamente.

“¿Qué es esto…? Qué es…”

Su corazón empieza a acelerarse, y puede decir que algo está ardiendo dentro.

Pero como la doncella lo miró y preguntó, “¿Estás bien?”, él recuperó la conciencia.

“¡¿Huh?!”

“¡¿Hyah?!”

Dejó salir un grito extraño como si estuviera asustado, pero eso también sorprendió a Liz y sus ojos se ampliaron.

“L-Lo siento. ¡Estuviste realmente genial! ¡Eso es todo!”

Dijo Hiro mientras agitaba sus manos frente a su cara pareciendo emocionado.

La cara de Liz se acercó, y lo agarró de los hombros como si le impidiera escapar.

“¡¿En serio?! ¿Estuve tan genial?”

“Eh, bueno, ¿cómo debería decirlo…? ¿Mi pecho se calentó…? Fue realmente hermoso.”

“¡Vamos, avergonzarme así! ¡Dilo de nuevo!”

Liz golpeó los hombros de Hiro una y otra vez mientras rascaba su cabeza.

“Ahora, vámonos, chicos~”

“Entendido. Carga mis cosas, niño.”

“Las mías también.”

“Yo también.”

“Si no te importa.”

“¿Puedes cargar lo mío también?”

Los soldados que fueron tan amables cambiaron su actitud inesperadamente.

Una montaña de espadas, lanzas, arcos, y escudos se apiló frente a Hiro.

¿Estas no son cosas que salvan sus vidas? Y Tris, ¿por qué estás haciendo lo mismo?

Cuando Hiro estaba a punto de expresar su oposición, fue interrumpido por el grito de un soldado.

“¡Es un grupo de oglos!”

Todos voltearon al mismo tiempo hacia donde el soldado señaló.

Un desagradable oglo estaba formando un grupo y mirando hacia abajo a Hiro y los demás.

En el centro estaba un oglo especialmente grande, y otros 7 rodeándolo.

“También hay un ogro ahí. Dios habría estado feliz si estuviera aquí.”

Liz miró el grupo de oglos y mostró una sonrisa tranquila.

Todos los soldados recogieron rápidamente las armas que estaban apiladas frente a Hiro.

“¿Un ogro?”

“Así es. Ese está realmente grande y desagradable, ¿cierto? Parecen estar mutados. Son más violentos y más inteligentes que los otros, así que crean grupos y atacan humanos.”

“Podría ser que las rocas cayendo fueron causadas por…”

“Correcto. Fue obra suya. Tal vez quería disfrutar un poco de carne humana…”

” … ¿Vamos a estar bien?”

“Esta no es nuestra primer o segunda vez derribando un ogro… Dios ha derrotado tantos que la gente lo llama Ogro[3].”

[3] NT: “La raw sólo dice Ogro, pero pensamos que debería haber sido Asesino de Ogros.”―Nota del traductor al inglés.

“Wow~…”

Al parecer, los soldados terminaron de prepararse para la batalla mientras Hiro hablaba.

La infantería pesada se paró frente a Hiro y los demás y creó una pared, clavando sus escudos en el suelo.

La unidad de arquería esperaba por la señal en la retaguardia, flechas preparadas, cuerdas tensadas.

Liz los miró satisfecha, levantó Laevateinn en el aire, y la osciló hacia abajo.

“¡Unidad de arquería, disparen!”

Un incontable número de flechas voló directo hacia el grupo de oglos.

Las flechas perforaron los grandes cuerpos en un instante.

Aunque derribaron cuatro de ellos de un solo golpe, dos de los enfurecidos oglos llegaron corriendo.

“¡Unidad de arquería, apunten a las piernas!”

Como Liz ordenó, ellos golpearon con precisión las piernas de los oglos, y cayeron vigorosamente.

La pared de escudos detuvo a los oglos chocando, y las lanzas extendiéndose entre las aberturas acabaron con ellos.

Como si eligieran escapar, el ogro restante y un oglo intentaron subir la pendiente.

“¡Cerberus!”

“*¡Woof!*”

Cerberus saltó sobre la pared y corrió hacia adelante.

“¡Infantería pesada! ¡Abran el frente! ¡Infantería ligera, hagámoslo!”

“¡Sí!”

La pared de escudos se abrió a los lados, y quien dirigía la vanguardia era Liz.

Tris y la infantería ligera iban detrás.

Para entonces, Cerberus había derrotado al oglo, y estaba empezando a perseguir al ogro.

Cerca de diez minutos después, la batalla terminó.

Mientras Hiro intentaba reagruparse con Liz y los demás, la cabeza del ogro rodó a sus pies.

Después de ver algo que no quería, Hiro miró hacia el cielo para tratar de no pensar en ello.

El sol está alto en el cielo. Quizá aún es alrededor del mediodía.

Liz dijo que alcanzarían la cima casi en la noche.

Otras tres o cinco horas. Ellos debían subir esta montaña.

Al mismo tiempo―

Si te diriges 100 Sels (300 km) al sureste de la Capital Imperial Gladius, está Cleven, la 2da capital.

Al este de ahí, se puede encontrar la villa Segen.

Ya que está cerca de la 2da capital, difícilmente hay bandidos o monstruos, y hay orden público. Pero en este momento, una atmósfera de sed de sangre envuelve el área.

La villa está rodeada por tiendas de acampar, y los residentes están encerrados en sus casas por miedo.

Había 10 soldados de infantería pesada montando guardia cerca de la casa del jefe de la villa.

Frente a la puerta, estaba una bandera con un emblema de tierra púrpura y una espada y escudo, ondeando en el viento.

Cuando entras, eres recibido por un vestíbulo cuidadosamente mantenido. Continuar a la izquierda te lleva a la sala de invitados.

Ahí se sentaba una hermosa chica, y un masculino hombre joven.

“Señorita Aura, ¿está bien que estemos perdiendo el tiempo aquí?”

El nombre del hombre joven era Lawrence Alfred von Spitz.

Su mirada estaba dirigida hacia su superior, a quien él veneraba como una diosa.

Trea Luzandi Aura von Bunadara.

Jefa de Personal del 3er Ejército Imperial, y también conocida como “Marte, el Dios de la Guerra.”

En este momento ella está fascinada en una silla, con el codo izquierdo descansando en un escritorio, y sujetando un libro abierto en su mano derecha.

” … ”

En la sala silenciosa, sólo el sonido de páginas cambiando resonaba.

Inseguro de si ella no lo había escuchado, o si estaba ignorándolo, Spitz no se rindió y la llamó de nuevo.

“Señorita Aura, en lugar de sólo leer ese libro, desearía que me escuche también.”

Bunadara tenía el hábito de leer un libro cuando tenía tiempo libre.

Además, siempre era el mismo libro el que leería.

Era un libro que relataba la vida del 2do Emperador, quien compartía su nombre de “Marte”.

Es probable que si investigaras todo el imperio, no encontrarías a nadie que tuviera un conocimiento tan completo sobre el 2do Emperador como ella.

048

“Señorita Aura… Por favor, escúcheme.”

Tal vez su voz finalmente la alcanzó. Buranaba cierra su libro y mira hacia Spitz.

“Ahh…” dice Spitz mientras se pone de rodillas y se postra por estar tan conmovido.

“Vizconde Spitz… No estoy tratando de insultar al 1er Emperador.”

” … Sí, mi señora…”

Spitz pensó que había comenzado de nuevo.

Ella siempre habla de esto después de leer la leyenda.

“Sólo puedes describir el reinado del 1er Emperador Altius como algo magnífico. Sin embargo, el que sentó las bases para ese reinado… Fue el Segundo Emperador Schwarz, quien consiguió la victoria para este país inmediatamente antes de su caída, y conquistó los países colindantes.”

“Es verdad.”

“Su Majestad Schwarz tomó el trono al pasar la edad de 70, cuando su hermano mayor falleció. Me pregunto cómo debió sentirse al tomar el trono a tan avanzada edad… No le quedaba mucho tiempo, y en realidad, dejó este mundo después de sólo un año de su reinado. Si él hubiera sido el primer emperador, seguramente habría sido capaz de unir este mundo. Estoy segura que él lamentó eso.”

Spitz bajó la cabeza mientras su superior hablaba apasionadamente.

De lo que hablaba era un asunto de mil años en el pasado.

En la actualidad, ellos dos eran deificados y venerados como los dos grandes dioses de Grantz.

Ya que el Gran Imperio Grantz existe, ellos dos seguramente debieron haber existido en la vida real, pero no hay duda de que ciertos aspectos han sido dramatizados.

Por ejemplo, se dice que el 2do Emperador Schwarz había derrotado un ejército de 10,000 tropas por sí mismo en su batalla final.

Dicen que tuvo desgarros musculares, costillas rotas, que cosió sus propias heridas, todo mientras continuaba y al final ganaba su batalla.

Incluso con una de las 5 Espadas Espirituales, eso sería imposible.

Como máximo, Spitz pensó que probablemente fueron 1,000. Aunque eso también habría sido impresionante en sí…

Él quería que ella se concentrase en lo que estaba ante ellos ahora, en lugar del pasado.

“Señorita Aura… ¿Por cuánto tiempo permanecerá aquí?”

” … Aún tengo tantas cosas que quiero decir.”

“Ha llegado una carta del Señor Brutar.”

” … ¿Qué dice?”

“No la he leído.”

“¿Por qué no?”

“¿Por qué no…? Alguien tan bajo como yo no podría romper el sello de una carta de la familia Imperial.”

“Deseo disfrutar esta alegría de haber leído la leyenda del Emperador Schwarz, lo permitiré.”

” … Entendido. Entonces la leeré.”

Spitz sacó el sobre ostentosamente decorado.

En una pieza de papel, decía lo siguiente.

 

Mi querida «Marte»;

No puedo evitar sentirme sorprendido de que aún no he escuchado buenas noticias de ti, cuando han pasado diez días desde que dejaste el castillo.

No hay razón para contenerte ya que el oponente es de la familia Imperial.

Que caiga el martillo de la muerte en esa impertinente niña.

Estoy seguro que esto es una preocupación innecesaria, pero si deseas, enviaré tantas tropas como quieras. Sólo pídelo.

Que los Doce Grandes Dioses de Grantz estén contigo, mi querida «Marte»

Gran Imperio Grantz, Tercer Príncipe, Brutar.

 

“―Eso es lo que dice.”

“Qué impaciente persona.”

Bunadara dijo con una expresión molesta mientras Spitz sonrió irónicamente hacia ella.

“No se puede evitar. Aunque él es el 3ro en la línea para el trono, si algo fuese a ocurrirle al 1er Príncipe, hay una posibilidad de que la 6ta Princesa Imperial tome el trono, viendo como tiene la protección divina de una Espada Espiritual.”

“Ninguno de los emperadores pasados ha recibido la protección divina de las cinco Espadas Espirituales. Los emperadores 28° y 36° ni siquiera sabían cómo manejar una espada. Lo que es importante es si tienes las cualidades para convertirte en emperador o no.”

” … Sería bueno que el Señor Brutar comprendiera eso.”

“Si lo hiciera, él no haría algo que incite la ira del emperador.”

“Sí…”

“Quema la carta. Es desagradable.”

“Entendido.”

Spitz arrojó la carta en un hogar cercano y sacó un pequeño talismán rojo.

Cuando lo arrojó también, un pilar de fuego se levantó y la carta se volvió cenizas sin dejar ningún rastro.

Como si lo cuestionara, Bunadara miró a Spitz.

“¿Un talismán espiritual para quemar una carta…? ¿No es un desperdicio?”

“Quemé una carta de la familia Imperial. Incluso si quedaba un rastro, usted estaría en peligro, Señorita Aura. No sabemos lo que podría suceder a menos que seamos cuidadosos.”

” … Tiene sentido. Enviaré una carta al Mausoleo del Rey Espíritu más tarde. ¿Deberíamos comprar unos 20? Debería estar bien pasar la factura al Señor Brutar.”

“No, un talismán espiritual no es demasiado gasto.”

Eso dijo Spitz, pero un talismán espiritual cuesta 3 monedas Grantz de oro.

Una persona común hace 3 monedas Dratz de plata en un día.

10 monedas Dratz de plata equivalen a 1 moneda Grantz de plata, y 10 monedas Grantz de plata valen 1 moneda Grantz de oro.

Aunque es un precio que es difícil de pagar para las personas comunes, ya que los talismanes espirituales son artículos valiosos que incluso pueden curar enfermedades, muchas personas van al Mausoleo del Rey Espíritu para buscarlas, independientemente del estatus social.

Sin embargo, las posibilidades de personas comunes comprándolas son bajas.

Esto es porque 80-100 talismanes son purificados por día, y todos son comprados por la familia Imperial o grandes nobles.

Aunque aparecen en el mercado, generalmente son vendidos por el doble del precio.

“También tenemos reservas, así que deberíamos tener suficientes para esta batalla próxima.”

Debido a una escasez de bienes a precios altos en los últimos tiempos, los talismanes son usados principalmente contra armas espirituales. Nadie los usaría para quemar una carta así.

Incluso si fuera la familia Imperial, tal uso causaría una disminución en las finanzas, y la ruina es lo que los esperaría.

La casa Spitz no es pobre, pero tampoco es rica. Los hechizos espirituales deberían ser valiosos para él.

Viendo a su entusiasta subordinado, Bunadara dejó salir un suspiro y puso una cara seria.

“No es que sólo esté jugando aquí. El territorio del Marqués Grinda está inmediatamente ante nosotros.”

” … ¿Planea invadir?”

“Si peleamos o no depende de su ánimo… Pero después, esperamos a la 6ta Princesa. Después de convencerla de obedecer, la enviamos al Señor Brutar.”

“Pero el Señor Brutar desea la muerte de la 6ta Princesa.”

“¿No sabes lo que pasará si la vida de la 6ta Princesa es tomada?”

” … El emperador estará furioso, y si no somos cuidadosos, el Señor Brutar será decapitado, ¿verdad?”

“Ella es la portadora de Laevateinn. Ya que es una rareza, el emperador seguramente no perdonará el barbarismo de su hijo.”

“Pero si desobedezco la orden del Señor Brutar, yo estaría en peligro.”

“La opinión de las personas cambia. Si el Señor Brutar se calma, estoy segura que no tomará la decisión equivocada.”

“Entendido. Entonces, ¿qué haremos ahora?”

“Primero, ¿enviamos una carta? En cuanto al contenido… Diles que deseamos que entreguen a la 6ta Princesa. Esta es una orden del comandante del 3er Ejército Imperial. Si no aceptan esto, estoy preparada para usar la fuerza. Espero una respuesta de acuerdo. Algo para ese efecto, por favor.”

Después de decir eso, su mirada bajó y regresó a su libro entretenido.

Spitz no pudo evitar abrir sus con sorpresa en respuesta a tales palabras provocadoras.

Esto es como si ella estuviera proponiendo la guerra.

Él escuchó que el Marqués Grinda es una persona amable, y de ninguna manera beligerante.

Él podría haber aceptado esto normalmente, pero su objetivo es la 6ta Princesa, quien también es su sobrina.

Spitz cerró la puerta de la sala de invitados y dejó salir un pesado suspiro.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Capítulo 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s