Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan

Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Prólogo

Prólogo

El comienzo fue repentino, y el final fue inevitable.

Incluso si fuésemos a separarnos, incluso si nunca nos veríamos de nuevo, estábamos conectados.

Un mundo sin ti.

Un mundo sin mí.

A qué clase de vida diaria estoy enviándote, me pregunto.

Esos días serán alegres, me pregunto.

Esos días serán tristes, me pregunto.

Si es posible, espero que vivas tus días satisfecho y sonriendo incesantemente.

Si estás pensando lo mismo,

 

―Tengo que decirte esto.

 

Por favor, siéntete tranquilo.

 

Por favor, no te preocupes.

 

Estoy viviendo alegremente―

 

 

Gritos de alegría envolvieron al chico.

Todas las voces estaban desbordando de felicidad mientras palabras de bendición eran intercambiadas.

Las caras de las personas que inundaban la Plaza del Palacio tenían grandes sonrisas, completamente libres de ansiedad infundada.

Lo que monopolizaba las miradas de la población era un chico, de pie en el balcón.

El país una vez arrinconado, que estaba al borde de la extinción, ahora se levantaba para ser llamado el campeón del continente central.

De pie al lado del rey y apoyándolos, superando situaciones de desesperación y dificultad, y dirigiendo a la victoria de muchas guerras. Todos estos logros, se podría decir que pertenecían a este chico.

Incluso cuando el chico partió, los aplausos dirigidos al balcón vacío nunca cesaron.

En este estado, la ciudad no sería capaz de dormir por un tiempo.

Incluso si las reparaciones de las murallas colapsadas por la guerra eran pospuestas, incluso si había casas destruidas, parecería que el festival aún continuaría.

El logro del chico fue tan grande―

 

―Castillo.

A los lados había paredes de blanco inmaculado. En el suelo estaba una alfombra, ostentando elasticidad.

Entre el balcón y el trono había un largo pasillo.

Ante el chico que caminaba ahí, un adolescente apareció, como para interceptarlo.

“… ¿De verdad regresarás?”

Hacia el adolescente que mostró una voz melancólica, el chico asintió después de un momento de vacilación.

“…Sí. Estoy un poco renuente, pero tengo que regresar.”

Para usar tal forma de hablar con el adolescente―el rey de este país―desde el encuentro hasta la despedida, este chico era el único.

Si otros fueran a hablarle al rey de tal forma, ellos seguramente recibirían pena capital por motivos de blasfemia. O, al menos, recibirían indudablemente un cargo similar.

Sin embargo, el rey no culpó al chico.

“Creí que querrías quedarte aquí para siempre… Eres el héroe de este país, después de todo. Incluso estaba preparado para otorgarte un estatus apropiado. De ahora en adelante, este país seguramente se dirigirá hacia una era de paz y estabilidad. No hay razón para que caigamos en la ruina… Aun así, ¿vas a regresar?”

“En ese caso, sería mejor que me vaya. Este país necesita concentrarse en los asuntos internos, ¿cierto? Entonces, desde ahora, ya no es la era de oficiales militares como yo. Los funcionarios talentosos se convertirán en una necesidad. Es mejor si los buenos para nada fueran echados rápidamente.”

El chico se encogió de hombros mientras declinaba.

“Sin importar qué, ¿huh?”

“Sí…”

“…Ya veo.”

Los dos incluso habían bebido de la misma inmundicia. La humillación que soportaron no era algo recibido comúnmente.

Aun así, él era el obstinado que lo seguía.

Él era el que siguió al país que estaba al borde de la destrucción hasta su fin.

Él era un compañero de armas, un amigo cercano, y familia.

Era precisamente por esto que eran muy familiares con la personalidad del otro.

Sin importar que sucediese, era improbable cambiar.

Dándose cuenta de esto, el rey sacudió ligeramente la cabeza y―

“Entonces, lleva esto contigo.”

Lo que el rey había lanzado casualmente fue una tarjeta simple y gruesa.

Hacia el chico que miró el regalo con una expresión dudosa, el rey habló.

“Si dices que no lo quieres, puedes dejarlo aquí.”

“Haha―… Lo tomaré agradecidamente, pero, ¿qué es? Nunca he visto esto antes…”

“Lo descubrirás algún día. Bueno, mientras escuchen tu historia, no creo que lo necesites en ese mundo.”

Terminando su charla, el rey dio vuelta antes de que partiera.

“Este es el adiós. Ya sabes que no me gustan las cosas deprimentes, ¿cierto? No te despediré. Cuídate.”

“Claro. Tú también. Adiós… Fue divertido.”

“Sí… Muy divertido.”

Fue ahí donde la historia del héroe llegó a su fin―

Anuncios

2 comentarios sobre “Shinwa Densetsu no Eiyuu no Isekaitan Vol.01 – Prólogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s