Light Novel·Meiyaku no Leviathan

Meiyaku no Leviathan Vol. 04 – Capítulo 3

Capítulo 3 Mar, Trajes de Baño y el Misterioso Fragmento de Piedra

Parte 1

“¡Mira rápido, Nee-sama! ¡Hay una especie de palmera!”

“Tienes razón. Esto se siente más como un centro vacacional de lo que pensé.”

En la costa Sagaminada de la Ciudad Atami, en la prefectura Shizuoka―

Dentro de una camioneta que estaba corriendo por una autopista nacional costera…

Shirasaka Hazumi sonreía alegremente mientras miraba al extenso escenario urbano fuera de la ventana, así como el mar de Sagaminada. En cuanto a Juujouji Orihime, ella estaba observando a su prima con una sonrisa.

Ellos habían partido el primer día de las vacaciones de verano. Afortunadamente, era un excelente día soleado.

Orihime estaba vestida con una blusa de encaje blanco y shorts, mientras que Hazumi tenía ropa usual con un vestido de una pieza decorado y un cardigán. Las dos estaban sentadas detrás del conductor en la segunda fila de asientos.

De igual forma, sentada en la misma fila estaba Asya, es decir, Anastasya Rubashvili.

Esta camioneta tenía una capacidad máxima de siete pasajeros. Tres personas deberían ser capaces de entrar en la segunda fila.

Además, Asya y Hazumi eran pequeñas mientras la figura de Orihime era bastante esbelta también. Incluso con las tres sentadas lado a lado, no estaba apretado en absoluto.

Dicho eso, Asya, sentada a la derecha, parecía disgustada.

Se mantuvo mirando a Hal, que estaba en el asiento del conductor, agarrando el volante―así como a Luna Francois en el asiento del copiloto.

Por otra parte, Asya estaba usando un anorak de manga corta y pantalones cargo de tres cuartos. Como de costumbre, Luna estaba vestida con un vestido negro clásico, contrastando a Asya.

“Harry, ¿te gustaría un poco de mandarina refrigerada?”

“¿Aún las venden? No vi ni una en las tiendas de la estación. Pensé que ya habían sido relegadas a la legendaria comida de fantasía.”

“Descuida. Aún son producidas en pequeñas cantidades y pueden ser ordenadas en línea y compradas en ciertas estaciones.”

“Ya veo―”

“He escuchado que es una tradición de temporada como parte del nostálgico viaje Japonés, así que ordené algunas. Un viaje poco común… Hoy se conmemora nuestra primera vez viajando juntos.”

“Oh, de acuerdo.”

“Por favor, sé paciente. La pelaré para ti en seguida.”

“No tienes que tomarte tantas molestias. Puedo pelarla solo.”

“No, eso sería demasiado peligroso. ¿No estás conduciendo en este momento, Harry…? Eso está realmente frío, está lastimando las puntas de mis dedos un poco.”

“Oh… En serio, sólo dame una mandarina entera. Me sentiría mal de lo contrario.”

“Fufufu, no te preocupes, ya terminé de pelarla. Por cierto, así se siente.”

“―¡Muy frío! N-No toques de repente mi oído, ¿de acuerdo? Estoy conduciendo, después de todo.”

“Mis disculpas, ¿te asusté? Bien entonces, Harry, por favor abre la boca.”

“¿Huh?”

“Hacerte extender la mano mientras estás conduciendo definitivamente sería un poco peligroso, Harry. Por lo tanto, te alimentaré en su lugar. ¿Podrías decir ‘ah~’ por un segundo? Sería más seguro de esta forma―”

“¡Por supuesto que no! ¡Luna y Haruomi, ya basta!”

Asya rugió de repente, haciendo que Hazumi y Orihime se asustaran.

Las dos chicas Japonesas al parecer habían estado observando el escenario fuera de la ventana, platicando felizmente, llevándose con perfecta armonía, por lo que no habían notado las interacciones entre los dos en los asientos del frente. Entonces, Orihime preguntó, “¿Qué pasa, Asya-san?”

“¿Hicieron algo?”

“Nada en absoluto. Sólo es Luna haciendo bromas inapropiadas y Haruomi sonriendo como idiota al lado…”

Cuando Hazumi también preguntó, Asya respondió con irritación.

Escuchando la conversación en los asientos traseros, Hal miró al espejo retrovisor mientras conducía para revisar su propia expresión. *Phew,* sin sonrisa idiota.

“Deja de decir tonterías. He estado conduciendo seriamente todo el tiempo, ¿de acuerdo?”

“Sí. Sólo hice una pequeña broma porque Harry no estaba hablándome mucho. Por favor, no se preocupen, todas.”

Desde el asiento del copiloto, Luna Francois miró atrás y explicó inocentemente.

Era en ocasiones como estas que Hal no podía evitar elogiar su valor como raposa1 y actriz. Como nota al margen, Hal decidió mantener en secreto el pensamiento dubitativo de “Podría abrir la boca también y observar, dada esta rara oportunidad, ¿cierto?” que cruzaba su mente.

[1] NT: Que es muy astuta.

“Asya, estás un poco neurótica hoy, ¿no? ¿Qué pasa contigo?”

“N-Nada. Sólo me sentí un poco molesta por verte extrañamente nervioso por una chica, ya no actuando como un chico inocente… Eso me recuerda.”

Mirando fijamente a su compañera bruja de clase maestra, Luna, y a Hal, Asya continuó, “Aunque ustedes definitivamente son parecidos, ¿siempre fueron tan cercanos? Y Luna, has cambiado ligeramente. ¿Cómo debería ponerlo? Es como que eres más femenina o algo así.”

“Fufufufu. Mi querida irremediable Asya, ¿finalmente sientes mi desbordante encanto femenino?”

“¡¿Q-Qué tipo de broma sin gracia estás haciendo?!”

Mientras fingía en respuesta al inexplicable mal humor de Asya, Luna Francois tranquilizó la atmósfera en el auto, sin olvidar enviar sensuales guiños a Hal de vez en cuando.

Probablemente era una pequeña farsa para fortalecer un sentido de camaradería e intimidad como cómplices.

Mientras concluía eso, Hal notó que él sorprendentemente no estaba asqueado por ello.

Sin importar qué, Luna Francois Gregory era sin duda una belleza inteligente. Por sólo conversar con ella ya era muy agradable.

(Las chicas son verdaderamente aterradoras…)

Esta era una amenaza que él nunca había sentido de su amiga de la infancia.

Con cautela e inquietud, Hal dio un vistazo al asiento del copiloto. Notando agudamente su mirada, Luna Francois sonrió en respuesta.

―El hecho de que él se sentía ligeramente atraído debía mantenerse en secreto.

“Hey, ¿el ‘Palacio Dragón’ que mencionaste está cerca?”

Asya, Orihime, Hazumi y Luna Francois―Hal no dirigió su pregunta a ninguna de estas cuatro. El dragón fantasma, a quien estaba planteando la pregunta, apareció en el asiento auxiliar de la última fila en la camioneta.

Manifestada como una chica joven con un kimono escarlata, Hinokagutsuchi respondió con arrogancia, “Uno seguramente podría considerarlo cerca―Quizás. Posiblemente errando en el mar en esta zona, posiblemente durmiendo en algún lugar como una roca, una de las dos.”

Después de escuchar esta respuesta ambigua, Hal se quejó, “Por qué agradecerte por un dato tan preciso.”

“No hay necesidad de obsesionarse, Harry. No hay nada malo con fallar. Ya que esta salida sirve simultáneamente como un viaje de recreación y negocios para relajar nuestros cuerpos que estaban exhaustos por las intensas batallas de antes, ¿por qué no tomarlo con calma?”

“Estoy de acuerdo. En mi caso, tomaré tu consejo. Relajémonos en un ambiente turístico, ¿de acuerdo?”

Era Orihime apoyando a Luna Francois desde el asiento de atrás.

Ella resultó ser bastante buena en leer el ambiente.

Ella debió haber usado este tono bromista para ofrecer una opinión tan frívola en un intento por aliviar la ansiedad de Hal.

Después de eso, la estudiante junior que nunca había salido de viaje durante los últimos años, y menos a una playa, también habló.

“Aunque es un poco vergonzoso decirlo, estoy bastante satisfecha por ser capaz de venir aquí. ¡Muchas gracias, todos, por traerme!”

Siempre sonriendo como un ángel―Shirasaka Hazumi. En este momento, la sonrisa dominando su rostro era incluso más deslumbrante de lo usual, pareciendo que ella estaba realmente feliz.

Después de confirmar esto por el espejo retrovisor, Hal se sintió extremadamente satisfecho también.

Con sólo ser capaz de ver esta sonrisa, la expedición a Izu ya valía la pena.

Dejando de lado temporalmente sus pensamientos sobre Luna Francois, pisó el acelerador con una atmósfera relajada.

Reunir información primero era necesario en el destino inicial. La hora actual era un poco después de las 9am. El grupo había partido de Nuevo Tokyo temprano en la mañana para venir aquí.

Adicionalmente, el desayuno había sido comido dentro de la camioneta. Bolas de arroz, cortesía de Orihime.

“Haruomi, paremos en la siguiente estación para desayunar otra vez.”

“¿No podemos sólo buscar un local de hamburguesas o una tienda?”

“Ya que estamos viajando, debemos probar los ingredientes y cocina local, pero los restaurantes no están abiertos a esta hora… Esta clase de situación dicta ir al área de compras de una estación. ¡Es bastante usual que esos lugares abran a las 8 am!”

“Considerando que son extranjeras, Luna y Asya, ese nivel de familiaridad con Japón es demasiado…”

Ellos ya habían hecho dos paradas de descanso esta mañana. Aunque Asya había comprado comida como hot dogs o fideos instantáneos cada vez, parecía que su estómago estaba vacío de nuevo.

En respuesta, una tercera persona dijo con una sonrisa, “Senpai, tengo la misma petición. ¡También me gustaría hacer una parada!”

“Claro, entendido.”

Siguiendo su política de complacer a Hazumi tanto como fuera posible, Hal asintió al instante.

 

Por lo tanto, tres horas después―

Hal estacionó la camioneta en la Ciudad Shimoda en la Península Izu.

La ubicación era cierto santuario a la ladera de una montaña bastante cerca de la costa Sagaminada. Ya que no había un estacionamiento cerca, Hal detuvo el auto a la orilla del camino cerca de la entrada torii.

Los visitantes locales en el santuario parecían estar haciendo lo mismo, así que Hal siguió el ejemplo.

Este era un pequeño santuario por el cual títulos como “templo divino” o “gran santuario” no aplicarían.

A pesar del tamaño diminuto del santuario, aún tenía un ambiente muy solemne que envolvía varios lugares como la entrada y el salón de adoración. Seguramente, tal atmósfera sólo podía ser presentada por la dignidad exhibida por una estructura de madera bautizada por el paso del tiempo.

Caminando por la entrada frontal, Hal y Asya conversaban.

“La historia de este lugar se remonta a principios del período Kamakura… En otras palabras, hace ocho siglos.”

“Pero el edificio probablemente pasó por la demolición y reconstrucción varias veces por desastres como incendios, ¿cierto?”

“Aun así, este santuario todavía es un edificio viejo con más de trescientos años de historia.”

Como nota al margen, sus otras tres compañeras brujas también estaban presentes. Sin embargo, el fantasma del dragón antiguo había desaparecido a pesar del hecho de que la deidad venerada en este templo era “la Diosa del Fuego, Hinokagutsuchi.”

…Cinco tipos de tesoros divinos relacionados a la diosa del fuego estaban guardados en la Mansión de Brujas en Shin-Kiba.

El mes pasado, Hal había encontrado el corazón de metal del rey dragón entre ellos.

Esos artefactos originados de cierto santuario antiguo en la región de Tokai―en otras palabras, aquí.

“Bien entonces, Harry, nosotras tres exploraremos un poco por nuestra cuenta.”

Después de despedir a Luna Francois, Orihime y Hazumi, Hal y Asya caminaron juntos solos.

Ellos se dirigían hacia una casa aislada dentro de las instalaciones del santuario.

Era la residencia deshabitada por la familia del sacerdote principal en el santuario. La sede SAURU de Tokai les había informado de antemano sobre el grupo visitante de Hal de especialistas de dragones de Nuevo Tokyo.

Después que ellos sonaron la campana con normalidad en la puerta, el dueño de la casa los invitó a pasar.

Sólo dos de ellos estaban haciendo la visita, ya que un número excesivo de invitados abusaría innecesariamente de su anfitrión.

Después de saludar al sacerdote principal de mediana edad que los recibió y participar en diez minutos de cortesías, Hal y Asya pidieron ser llevados al almacén donde la reliquia familiar era mantenida―

Frente al almacén, Hal convocó la pistola mágica.

“Si esa señal al Palacio Dragón está aquí, ¿podrías decirnos más directamente?”

“Desafortunadamente, no está claro para mí tampoco.”

De la pistola mágica en su mano derecha vino el susurro de Hinokagutsuchi.

El sacerdote principal a cargo de mostrar el camino había regresado, dejando la puerta del almacén abierta. Sólo Asya quedaba al lado de Hal. Este almacén supuestamente era un edificio de principios del período Showa. Lleno de polvo, el viejo almacén no ofrecía ninguna iluminación mientras tenía una colección aparentemente vasta.

Entonces, el guardián de la pistola mágica dijo, “En el pasado durante mi reinado como la Reina Carmesí, el castillo de mi residencia estaba ubicado en el mar.”

“Un castillo en el mar―¿Te refieres a algo como el Palacio Dragón del folclor?”

Tan pronto como Hal intervino, la voz de Hinokagutsuchi respondió.

“Mm―hmm. No obstante, las sacerdotisas y doncellas de santuario a mi servicio nacieron principalmente en tierra. Cuando llegó la hora de su regreso a su hogar, les permití llevarse algo… Eso parece.”

Sin ningún arrepentimiento, la voz de Hinokagutsuchi sonaba como si estuviera alardeando triunfantemente.

Hal procedió a pedirle identificar posibles ubicaciones en “el mar dentro de la zona” para el Palacio Dragón. Eso hizo que la antigua reina de los dragones señalara a lo largo de las costas de las Islas Japonesas desde Kantou hasta la región de Tokai, siguiendo a las aguas en torna a las Islas Ogasawara, finalmente extendiéndose a las Islas Mariana del Norte.

Para una operación de investigación, sería un área bastante grande.

“Con el paso del tiempo, perdí mi cuerpo de rey dragón y vagué por esta tierra en forma de espíritu… Entonces, en cierto momento, escuché a una doncella de este santuario preguntar ‘Diosa Hinokagutsuchi, ¿de dónde eres?’―”

“¿Entonces respondiste ‘el Palacio Dragón’ como broma?”

“Supongo. Sin embargo, ese grupo de personas sirviéndome era verdaderamente impresionante. Después de que les dije la ubicación de la señal del Palacio Dragón, al final lo encontraron después de una ardua aventura.”

“Suena como alguna clase de misión confusa.”

En ese momento, Asya interrumpió.

“Específicamente, ¿qué forma tiene el objeto?”

“Por favor. ¿Por qué prestaría atención a algo inútil para mí?”

“Esta clase de pista inútil definitivamente provocaría malas opiniones de los jugadores si apareciera en RPGs de baja dificultad en estos tiempos.”

Después de quejarse, Hal le indició a su amiga de la infancia con los ojos.

Jactándose del raro poder de primera clase en el mundo, la bruja cantó al instante una canción de convocación.

“Le rezo al antiguo sello divino de la pureza. Envía al wyvern azul al suelo.”

Una criatura misteriosa se manifestó de repente sobre la cabeza de Asya, un wyvern.

Un dragón con alas brotando de los hombros en lugar de extremidades frontales. Un homúnculo gigantesco creado en imitación de los dragones. Sin embargo, su envergadura era de sólo tres metros ahora—

Naturalmente, esta era Rushalka Azul.

En un principio, una criatura enorme cuya longitud corporal alcanzaba casi diez metros, ella fue miniaturizada tanto como era posible por Asya antes de ser convocada.

“Rushalka, encuentra el artefacto que emite la esencia de los dragones, así como la de Hinokagutsuchi—La Reina Carmesí. Si es necesario, usa pseudo-divinidad.”

Durante la batalla decisiva el mes pasado, Hal y Orihime habían encontrado el corazón de metal al confiar en el sentido del olfato de Akuro-Ou.

En este momento, ellos pretendían reusar ese método. Un segundo después, la miniaturizada Rushalka obedeció la petición de Asya y pasó su mirada a través del interior del almacén.

El wyvern azul vocalizó suavemente “kyuahh…”

Naturalmente, el interior del almacén era bastante oscuro con sólo una pequeña ventana abierta cerca del techo. Sin embargo, un resplandor azul apareció en esta oscuridad, probablemente debido al poder mágico de Rushalka.

Guiado por la luz, Hal entró al almacén.

 

Parte 2

“Así que esta es la ‘señal’ que Senpai y Asya-san encontraron…”

Sentado en la palma derecha de Hazumi estaba el objeto que los dos habían encontrado en el almacén durante el día—

Vestida con una yukata, Hazumi estaba inclinando su delicada cabeza con una expresión incrédula.

“¿Qué tipo de objeto es exactamente?”

La mano derecha de Hazumi estaba sujetando una piedra negra.

Casi del mismo tamaño que su palma, parecía un fragmento de obsidiana con una superficie irregular. Brillando débilmente bajo luz fluorescente, tenía un tono verdoso.

“Desconocido actualmente. Sin embargo, es gracias a la percepción de Rushalka que encontramos esto… Así que no debería haber ninguna duda de que tenga la esencia de los dragones.”

“Shirasaka, también puedes intentar revisarlo con vista mágica.”

“Oh, de acuerdo.”

Como se esperaba, Hazumi asintió obedientemente después de escuchar la sugerencia de Asya y Hal que estaban usando yukata.

Como bruja, actualmente de Nivel 2, ella era una chica de catorce años. Hal observó cómo su expresión se tensaba mientras miraba fijamente a la piedra negra.

“En ese caso, déjame intentar también.”

Orihime fue la que habló. También vestida con una yukata, ella estaba sentada al lado de su prima.

Hal y sus amigas estaban sentados en una espaciosa habitación de estilo Japonés dentro del hotel de aguas termales en la Ciudad Shimoda cerca del extremo sur de la Península Izu. Reunidos alrededor de una mesa, ellos estaban cenando en este momento.

Mientras tanto, Hazumi y Orihime miraron la piedra negra.

Con un destello, sus pupilas de volvieron azules. Era evidente que habían activado vista mágica.

Usando la visión para confirmar la presencia o ausencia de poder mágico, su fuerza, su flujo y varios otros cambios. Entre los humanos, las brujas y Haruga Haruomi era los únicos capaces de hacer esto con los ojos desnudos.

Hazumi y Orihime observaron la piedra usando visión fortalecida. Entonces, las dos mostraron sorpresa simultáneamente.

“Escucha, Haruga-kun. En efecto, puedo sentir el poder de la magia en esta piedra… Pero se siente extremadamente débil para mí.”

“¿Tú también, Nee-sama? De hecho, es lo mismo para mí.”

“Hablando de acuerdo, es lo mismo para Haruomi y para mí. Naturalmente, Luna también…”

“Si, mi evaluación tuvo el mismo resultado. La energía mágica oculta dentro de esta piedra no puede ser considerada alta.”

El último miembro, Luna Francois, ofreció su opinión.

Como nota al margen, las yukatas de las chicas estaban diseñadas con patrones sobre fondos blancos.

Lo que difería eran los patrones y los colores de sus fajas. La de Orihime era azul claro, la de Asya era amarilla, la de Hazumi rosa mientras que la de Luna era azul marino. Proporcionar un color a elegir era parte del servicio del hotel.

“Quizá este es un artefacto encantado que sólo puede ser activado por la persona correcta, usando el método correcto,” dijo Hal encogiéndose de hombros.

En la gran mesa ante ellos estaba una cena suntuosa.

Sashimi de varios tipos de pescado local. Abulón, caracol y otros mariscos de temporada. También había langosta japonesa servida como sashimi y de formas asadas. Preparado en una pequeña olla había sukiyaki ofreciendo carne de Izu.

También presentaba besugo rojo a vapor y arroz con congrio, el menú no tenía puntos ciegos de qué hablar.

Aproximadamente dos horas antes, después de disfrutar de la vista de la puesta del sol sobre el horizonte, Hal y compañía se habían separado por género para un baño en las aguas termales antes de reunirse para la cena.

“Por cierto, a decir verdad, Hinokagutsuchi tampoco sabe cómo se usa exactamente esta cosa.”

“Quizá enviarlo a la oficina central de SAURU O el laboratorio de Hawaii para revisarlo podría ser una solución.”

“Ya que podría volverse esencial para nuestra investigación aquí, esperemos y veamos antes de enviarlo para una prueba. En fin, enviemos la información observada a Waikiki primero y pidámosle analizarla.”

El informe de Hal, la reflexión de Asya, la sugerencia de Luna.

Después de escuchar a los tres expertos en investigación, Orihime y Hazumi no pudieron evitar sentirse impresionadas.

Después de visitar el santuario en la tarde, el grupo de Hal había visitado la oficina de Izu del sur de la sede SAURU de Tokai para pedir varios sensores (una pequeña sede en un área rural, no tenía equipo de alto nivel).

“Examinemos la piedra mañana mientras continuamos nuestra investigación local,” Hal murmuró mientras tomaba una pieza de sashimi de langosta con sus palillos.

“Entonces, está jugar en el mar o actividades acuáticas, voleibol de playa, tomar el sol, partir sandias, natación a larga distancia, flotar en un inflable, surfear, bucear, barbacoa—¿Qué más?”

“Haruga-kun, pareces inesperadamente emocionado por la recreación.”

“Sería malo si te haces una mala idea sobre mí,” Hal sonrió y explicó a Orihime.

“A pesar de cómo me veo, mi objetivo en realidad es convertirme en un adulto que siempre use sus días de vacaciones anuales. Sin importar cuán ajustado esté la agenda, debo tomar unas vacaciones de verano. Esa es mi convicción.”

“Hablando de eso, creo que te divertiste en Córcega por medio mes el año pasado…”

“Sólo haz lo que los Romanos hacen. Como una isla en Europa y territorio Francés para empezar, ¿no es de sentido común tomar unas vacaciones ahí?”

Después de responder a los murmullos de Asya, Hal no pudo evitar sorprenderse.

Los cinco estaban sentados alrededor de la mesa con Luna Francois a su derecha. La belleza rubia con una yukata era una demostración abundante de encanto exótico.

Con tal apariencia, ella de repente inclinó su cuerpo.

Luna Francois tomó la tetera y vertió té verde en la taza de Hal.

“Bien dicho. Debería ser bastante agradable recuperarse aquí por dos o tres días, Harry.”

“Sí, claro.”

“Con Asya y yo aquí, haremos todo lo que podamos para ayudarte. Relájate y toma un descanso.”

“Sí, claro.”

Sin recuperarse de su sorpresa todavía, Hal sólo podía repetir la misma respuesta en un bucle.

Una fragancia floral estaba llegando de Luna Francois desde muy cerca. Ella probablemente se había aplicado perfume después de su baño. Además, se había puesto un poco de maquillaje para un aspecto natural. Qué encanto tan femenino.

El ritmo cardíaco de Hal se aceleró ligeramente.

La atmósfera de Luna Francois, hermosa cara y fragancia floral se estaban amplificando entre sí con un efecto multiplicante.

 

Los cinco estaban divididos en tres habitaciones para el alojamiento.

Las chicas tenían dos habitaciones con Orihime emparejada con Hazumi y Asya emparejada con Luna Francois, mientras Hal estaba solo como el único chico.

Había una silla de masaje eléctrica en la habitación estilo japonés de Hal.

La silla estaba en funcionamiento actualmente, aliviando el estrés de la espalda de Hal.

“Esa chica Luna no está intentando seducirme en serio, ¿verdad…?”

Aunque el masaje mecánico era monótono, aun así logró estimular los puntos de presión con precisión.

De hecho, Hal había recibido la invitación de Luna Francois inmediatamente después de la cena, preguntándole si quería visitar la esquina de relajación del hotel para un masaje.

Después de rechazarla, él regresó a su habitación solo y encendió la silla de masaje.

En lugar de perseguir su presa que escapó, Luna simplemente sonrió y dijo, “Entonces iré sola. Acompáñame la próxima vez ♪.”

Entonces, dejó a Hal.

“Se siente como una ráfaga súper concentrada de golpes… ¿Está intentando debilitarme continuamente con golpes ligeros, esperando el momento de una oportunidad para liberar un golpe lleno de poder…?”

Todo su cuerpo se hundió en la silla de masaje, Hal contemplaba las tácticas de Luna Francois.

Aparentemente un poco intrincado, en realidad podría ser un método bastante sólido. A juzgar por la situación actual, ir abruptamente a la ofensiva con medios extremos—como “irrumpir en la casa de Hal para proponer matrimonio”—sería llevar las cosas a la fuerza. Incluso si ella lo hacía de verdad, él sólo huiría.

Sin embargo, Luna Francois no estaba obligándolo contra su voluntad.

Su ofensiva consistía de golpes insignificantes, pero los efectos eran bastante substanciales.

Sin importar qué, expresar cuidado en tales momentos (aunque con motivos ocultos) y mostrar afecto proactivamente (aunque simplemente fingido) estaba haciendo que Hal se sintiera un poco tentado, más o menos.

A pesar de saber claramente que era una mentira, quizá seguir con ello podría ser una clase de felicidad.

“Bueno, en realidad no hay razón por la que no pueda aceptar su invitación… Aunque no sé si eso podría establecer un pacto de vasallo.”

Hal se entretenía con pensamientos lujuriosos mientras se relajaba con las vibraciones.

*Knock knock* Hubo un ligero golpe en la puerta. Hal se levantó y caminó hacia la puerta, pero no se molestó en apagar la silla de masaje.

“Haruga-kun, estás dentro, ¿verdad? ¿Puedo hablar contigo?”

“¿Juujouji?”

Orihime estaba de pie fuera de la puerta con una yukata.

Él la invitó a pasar de inmediato. La chica súper popular, llamada en secreto “Princesa” por los otros estudiantes, dirigió su mirada en la silla de masaje aún encendida junto a la ventana.

“¿Se siente bien sentarse ahí?”

“Más o menos, supongo. No hay nada de malo en probarla si te encuentras despertando cansado cada mañana y carente de energía en todo tu cuerpo.”

“En ese caso, estoy bien con sentarme en ésta.”

Al lado de la silla de masaje estaba una completamente indescriptible silla de madera.

Orihime sonrió alegremente y tomó asiento en la silla que no estaba impulsaba eléctricamente. Hal regresó a su lugar en la silla de masaje y la apagó.

“No me importa si continuas, ¿sabes?”

“Está bien. Voy a disfrutarlo por otras tres horas o más después,” respondió Hal medio en broma a Orihime siendo considerada.

Aunque una conversación ligeramente inusual, era más relajante para el cuerpo y mente que un monótono masaje mecánico. Quizá esto era por—el hecho de que Orihime estaba a su lado.

El corazón de Hal palpitó un poco, haciéndolo un poco incómodo.

Encontrando increíble este cambio, Orihime mostró una expresión un poco preocupada.

“Por cierto, se me ocurrió cuando te escuché hace un momento… Haruga-kun, ¿te refieres al hecho de que te sientes cansado cuando te levantas cada mañana? No es una buena señal cuando incluso dormir no alivia la fatiga.”

“Porque… piénsalo, mucho ha pasado últimamente, ¿cierto?”

“Haruga-kun, descuidar el sueño y la calidad de las comidas tan pronto como algo surge es tu debilidad. En la misma situación, Asya-san nunca tomaría a la ligera ninguna de las dos.”

“Definitivamente es verdad. Tienes un buen punto.”

Sin importar cuándo, los humanos necesitaban comer y dormir apropiadamente.

De lo contrario, el cuerpo no sería capaz de funcionar como se desea estando atrapado en un predicamento peligroso, carente de fuerza donde era necesario. Bendecida con una fuerte y resistente naturaleza de salvajismo, Asya había estado adhiriéndose subconscientemente a este principio todo el tiempo.

Mientras la conversación estaba golpeando una fibra sensible dentro de Hal, Orihime le dijo, “Por cierto, desde hace tiempo, he tenido un poco de curiosidad sobre el asunto de levantarte de la cama… ¿Hazumi no está yendo frecuentemente a despertarte, Haruga-kun?”

“Sí. Ella va con una frecuencia inesperada.”

“Para ser honesta… Estaba considerando desde el principio si debería ir con ella.”

“¡¿Huh?!”

Hal estaba sorprendido por la tímida revelación de Orihime.

No pudo evitar empezar a imaginar: además de la adorable kouhai, incluso su prima mayor estaba junto a su almohada, despertándolo—Seguramente, eso provocaría una sensación de placer incluso mayor, resultando en más secreciones en el cerebro que por sólo Hazumi.

“Sin embargo, después de la batalla contra la Princesa Yukikaze, el tiempo que hemos estado pasando juntos… se ha vuelto bastante largo, después de todo.”

“Ahora que lo mencionas, eso parece ser verdad.”

En Junio, una intensa batalla había ocurrido contra la Princesa Yukikaze y su sirviente—Genbu-Ou.

Como combatientes de la línea frontal durante todo el conflicto, Hal y Orihime habían tenido que correr por todo Nuevo Tokyo manejando las secuelas. No sólo eso, siempre que los dos estaban en el mismo lugar—

Hal se acercaba subconscientemente a Orihime.

A su vez, Orihime frecuentemente caminaba hacia su lado tan pronto como ella lo veía.

En cuanto a la razón, ninguno de los dos podía articularlo claramente, pero si acaso—era probablemente porque se sentía agradable pasar tiempo juntos.

“Por lo tanto… Cuando estaba considerando si acompañar o no a Hazumi a tu casa en la mañana, Haruga-kun, de repente me sentía asustada. No sabía si podrías… encontrarme molesta o algo así al estar a tu lado—Eso me preocupaba un poco. Después de todo, nosotros de verdad hemos pasado mucho tiempo juntos últimamente…”

“Por supuesto que no. Definitivamente estaré muy feliz si tú también vas, Juujouji.”

“Pero también sería extraño estar juntos con mucha frecuencia…”

“Nada de eso, creo. Supongo que sería mejor si vas con ella. Sí.”

“¿E-En serio?”

“Sí. Puedo jurarle al cielo si quieres.”

“Empezando con el segundo semestre, si la oportunidad se presenta… ¿Puedo ir junto con Hazumi?”

“Por supuesto.”

Interactuar con una sonrojada y ligeramente nerviosa Orihime era bastante raro.

Por alguna razón, se sentía bastante cómodo, pero agridulce. Hal lo encontraba increíble. Claramente siempre que él estaba junto a chicas, encontrar momentos que aceleran el corazón para él era equivalente a ser sometido a los “ataques” de Luna.

Sin embargo, él se sentía muy feliz ahora mismo.

Ni incómodo ni con una intranquilidad inexplicable. ¿Podría ser que en el caso de Orihime, había una sensación de confianza que no requería interpretar y analizar cada palabra y acción?

“O quizá, si es posible—”

No había necesidad de formalidades con Orihime, así que Hal dijo, “Mañana está perfectamente bien, también.”

“¿D-De qué estás hablando? Comenzarían rumores extraños si fuese a visitar la habitación de un chico para jugar durante un viaje. ¡Y sin mencionar a Hazumi también!”

“Ahora que lo mencionas, Juujouji—”

Ante la ligeramente nerviosa compañera de clase, Hal no pudo evitar ofrecer su punto de vista.

“¿No estás aquí en mi habitación por tu cuenta ahora mismo?”

“Buen… punto… No puedo creer que no lo noté…”

“Además, este no es un viaje escolar o algo así. No hay razón para que las personas en la escuela lo sepan, ¿cierto?”

“Ahora que lo mencionas, eso es verdad…”

“……”

“……”

Sus miradas encontrándose de cerca, los dos quedaron en silencio al mismo tiempo.

La tímida Orihime estaba moviéndose ligeramente con incomodidad mientras Hal también mostraba un poco de vergüenza. Dejándose llevar accidentalmente por la atmósfera justo ahora, él había dicho algo sin pensar.

Dicho eso, ante sus ojos ahora mismo, Orihime estaba tan tímida en este momento que mantenía su cabeza abajo.

Esta postura era bastante extraña dado cuán valiente era usualmente. Si él tuviera que encontrar un ejemplo, esto sería similar a durante el ritual de nacimiento de Akuro-Ou, cuando Hal había usado su mano derecha para verter poder mágico en su corazón—participando en un terrible acto de contacto…

Recordar eso terminó causando que el latir del corazón de Hal se intensificara.

No sólo eso, actualmente él estaba en un viaje, en la misma habitación, además de estar solo con Orihime―El latir en su pecho siguió acelerándose como una alarma.

En ese momento, Orihime levantó la mirada repentinamente, mirando a Hal con ojos de inseguridad.

“D-Disculpa, Haruga-kun―”

“Uh, sobre la sugerencia de antes, supongo que no importa. Piénsalo, si Asya y Luna descubren que tú y Shirasaka están corriendo a mi habitación, ellas podrían quejarse de que estamos comportándonos inapropiadamente en un viaje de negocios.”

“¿E-En serio?”

“S-Sí.”

Hal se retractó de su declaración anterior por cobardía, pero provocó una reacción inesperada. Separando sus labios ligeramente, Orihime habló con timidez, “En ese caso, podría venir sola, ¿sabes…?”

“¿Huh?”

“Comparado a dos personas, es menos probable que una persona sea descubierta. Me levantaré temprano en secreto y vendré a tu habitación directamente, Haruga-kun, entonces regresaré de inmediato. Eso debería estar bien, ¿cierto…?”

“¿H-Hablas en serio?”

“Eso es lo que pienso…”

“Entonces, para mañana en la mañana, contaré contigo…”

“¿E-En serio? Entendido. Mañana… Te molestaré un poco mientras evito la detección tanto como sea posible…”

” “……” ”

Después de llegar a un consenso, los dos hicieron contacto visual de nuevo.

La cara de Orihime estaba incomparablemente roja. Hal sospechó que su propia cara tenía la misma expresión. Con una increíble y agridulce atmósfera en la habitación, con ellos dos solos, Hal sintió que el latir en su pecho no iba a calmarse pronto.

“E-Entonces, incluso si sientes falta de sueño porque vine a despertarte, no te quejes, ¿de acuerdo?”

“P-Por supuesto.”

“Definitivamente mantén la puerta abierta, ¿bien…?”

“Me aseguraré de que todo esté en su lugar.”

La conversación sonaba casi como si estuvieran planeando una cita.

Esta era una primera experiencia para Hal, así que sentirse avergonzado no podía ser evitado. Orihime probablemente estaba sintiendo lo mismo.

Como resultado, ella cambió de tema de una forma un poco abrupta.

“P-Por cierto, Haruga-kun, nuestra tarea actual es localizar el castillo en el mar que solía servir como la residencia de Kagutsuchi-san, ¿verdad? Como el Palacio Dragón.”

“Sí, es verdad. Es donde ella vivió cuando aún era un rey dragón.”

Hal cambió rápidamente su mente a modo de negocios.

Esta era información dicha personalmente por Hinokagutsuchi en la recepción de hace unos días.

‘Una de mis runas mata dragones, la Runa del Arco, actualmente está en tu mano, chico… En cuanto la otra, aún podría seguir latente en mi castillo de antaño.’

‘¿Esa runa fue guardada como un arma de reserva?’

‘No es incorrecto decir eso. Bueno, sería divertido si fueras a buscarla, aunque no sé si tendrás éxito.’

Después de escuchar la pregunta de Hal, Hinokagutsuchi había sonreído malévolamente.

Después de eso, Hal había pasado un poco de tiempo organizando las pistas dadas al azar por el fantasma del dragón antiguo. La conclusión a la que llegó a través de deducciones cuidadosas fue ir a una investigación real.

Hal aclaró su garganta, puso una cara tan sería como pudo y empezó a hablar.

“Aunque aún no está claro cuántos siglos vivió la Reina Carmesí como rey dragón, lo que es seguro es que ella estaba viva hace casi ochocientos años, en otras palabras, a principios del período Kamakura. Al parecer la Reina consideraba que su territorio era lo que el Japón moderno llama el Mar de China del Este, el Mar de Japón, el Mar de Okhotsk, y el extremo este del Océano Pacífico―las aguas por donde pasa la Corriente Kuroshio.”

“Territorio… ¿Como en una esfera de influencia?”

“Hablando de eso, la Princesa Yukikaze también mencionó que ella ‘nunca había poseído un territorio en la tierra antes’.”

Un término usado para el dominio bajo el control de un rey dragón o Tyrannos ―Territorio.

Hal aún podía recordar vivamente como Nuevo Tokyo se había convertido en el “territorio” de la Princesa Yukikaze el mes pasado. Lejos, en el Estado de Nueva York de Norteamérica, la isla de Manhattan era el castillo del rey dragón Hannibal Rojo, su “territorio” en otras palabras.

“Aunque la Reina Carmesí raramente aparecía ante los humanos, aquellos lo suficientemente afortunados para verla y a sus sirvientes, los trataban como ‘deidades’ que venerar. Habiendo disfrutado del trato como deidad, la Reina siguió pretendiendo ser una diosa incluso después de convertirse en un fantasma, dando órdenes arbitrariamente y haciendo travesuras a las personas que frecuentan el santuario durante el día.”

“El Palacio Dragón de una gran reina de los dragones… Parece bastante interesante. Además―”

Orihime rió.

“¿Kagutsuchi-san no lo mencionó antes? Ese Palacio Dragón aún está errando en el océano, prácticamente como un castillo móvil. De verdad me encantaría verlo por mí misma.”

“También plantea la pregunta de qué sirve como fuente de poder para conducir algo tan gigantesco como un castillo.”

Después de intervenir con su comentario, Hal empezó a pensar profundamente.

En la mesa frente a la silla de masaje estaba el celular de Hal y la piedra negra.

Una superficie irregular, un color similar a la obsidiana con un ligero tinte de verde.

Hal recordó algo de repente. Lo que él había presenciado una vez recientemente―la vista de “una entidad gigantesca parecida a un castillo” moviéndose arbitrariamente sobre el mar. De hecho, era bastante similar a esta piedra negra…

“Llama a Asya y Luna. He pensado en algo.”

 

Parte 3

Era el segundo día del viaje de Hal y compañía. Afortunadamente, el clima estaba tranquilo desde la mañana.

El cielo estaba muy azul, las nubes eran muy blancas, y el sol estaba muy deslumbrante.

Un día soleado en verano era un símbolo de calor intenso, pero Hal y compañía planeaban ir a la playa en primer lugar, así que un clima más caliente resultaría en mayor placer. Ignorando la cegadora luz solar, el grupo abordó una camioneta temprano en la mañana para llegar a una pequeña bahía a una hora de conducir.

Como una decisión deliberada para evitar lugares de natación espaciosos, ellos habían elegido una playa remota en su lugar.

Combinado con los dos factores adicionales de ser un día entre semana, así como el inicio de las vacaciones de verano, el resultado subsiguiente era―

“¡Está menos atestado de lo que imaginé! ¡El mar es tan hermoso también!”

Señalando el mar, Hazumi no pudo evitar emocionarse.

Comparado a la familiar Bahía de Tokyo, este mar azul marino se extendía ampliamente ante sus ojos.

La arena de la playa también era muy blanca. Bañadas bajo la luz de la mañana, las cosas se calentaron a la vez. Como una playa con sólo casi diez visitantes que parecían locales, la ubicación era bastante perfecta. Después de cambiarse en la única casa de playa, ellos fueron inmediatamente a jugar en el agua.

“Supongo que iré a rentar una de esas.”

Lo que llamó la atención de Luna Francois era uno moto acuática.

Dos estaban disponibles en la casa de playa. Además, inflables, botes banana, sombrillas y otro equipo podía ser alquilado.

“Si gustas, Harry, ¿qué te parece sentarte detrás de mí?”

“Uh, yo…”

“Fufu. Sólo avísame en cualquier momento si eso es lo que quieres ♪.”

Sentarse juntos en una moto acuática en contacto cutáneo con Luna Francois…

Además, ella estaba usando un traje de baño muy revelador—Hal quedó sin palabras por su imaginación de la escena. Luna le sonrió, entonces regresó a la casa de playa, probablemente para completar los procedimientos del alquiler.

Hal no pudo evitar suspirar con alivio. Mientras estaba viendo los flotadores, Orihime se acercó.

“Haruga-kun, ¿eres un buen nadador?”

“Si no ahogarse cuenta como ser bueno, supongo. ¿Qué hay de ti?”

“En realidad, no puedo ganar contra las chicas en el equipo de natación.”

“Es decir que puedes ganar contra cualquier otro, ¿cierto…? Como se esperaba de la súper humana perfecta bendecida con habilidad atlética y una vida satisfactoria.”

“No entiendo muy bien, ¿pero estás halagándome? Fufu, gracias.”

La chica, quien había visitado su habitación esta mañana como prometió, sonrió y respondió.

Orihime había sacudido a Hal amablemente del hombro mientras susurraba, “Haruga-kun, ya amaneció” en su oído. Después de eso, ella había esperado pacientemente al lado de la cama por diez minutos hasta que Hal despertara por completo.

Entonces, usando hojas de té y una tetera preparada con antelación, preparó una taza de té para Hal antes de irse discretamente.

A pesar de que esto sucedió más temprano, los dos ahora estaban conversando normalmente como si nada hubiese pasado.

Pero con un sentimiento creciente de maldad como cómplices, Hal y Orihime no podían evitar reír al mismo tiempo.

Dejada a un lado, Hazumi se sorprendió. Hal habló rápidamente a su kouhai, “Shirasaka, ¿qué tal nadas?”

“Por alrededor de veinte metros, probablemente lo mismo que tú, Senpai, puedo evitar ahogarme, pero no estoy segura si la distancia es mayor a esa…”

La estudiante más joven, tan pura como un ángel, confesó la verdad con timidez. Ella definitivamente no era fuerte de salud y siempre se había sentado en la clase de educación física en un papel de observación.

A pesar de eso, Hazumi apretó su puño y expresó su determinación.

“Pero este verano, espero mejorar.”

“Supongo que esto será indispensable como una herramienta para ayudar a tu entrenamiento, Shirasaka.”

Por lo tanto, Hal rentó dos flotadores, dando uno a Hazumi y uno para él mismo, respectivamente.

Además, todos habían terminado de cambiarse y estaban en traje de baño.

Luna Francois estaba de negro, mientras Orihime tenía un bikini blanco con un pareo. Ambos aspectos habían sido revelados en la recepción en la piscina el otro día.

El bikini de la chica americana rubia estaba adornado con encaje.

Combinada con la atmósfera original de Luna Francois como la de una muñeca antigua, su encanto seductor estaba completamente a la vista aquí en la playa.

Por otra parte, Orihime estaba usando un bikini con un diseño simple y casual.

Quizá porque ella no sólo daba la impresión de una señorita distinguida, sino que también tenía el aspecto de un carácter moral respetable y accesibilidad, el traje de baño era una combinación especialmente buena para esta chica japonesa.

Dos verdaderas bellezas de pie en contraste.

No sólo eso, sino que sus figuras también eran sobresalientes. Descrito como un pervertido por su propia confesión, Hal naturalmente sintió una indescriptible sensación de satisfacción después de ver las magníficas apariencias de Orihime y Luna de cerca.

Pero hoy, aparte de Orihime y Luna, Hazumi también estaba vestida con un traje de baño.

Usando una parka como un chal, ella estaba usando un bikini simple color limón con volantes en los bordes. Excepcionalmente linda.

Notando la mirada de Hal, Hazumi se retorció de vergüenza.

“Umm… Me veo rara, después de todo, ¿cierto?”

“No, no es raro en absoluto. ¿Por qué preguntas?”

“Porque esta es mi primera vez usando este tipo de traje de baño… Lo compré por accidente después que la vendedora lo recomendó, pero después, se sintió más y más vergonzoso…”

Este tipo de traje de baño―Probablemente se refería al bikini.

Hal inclinó la cabeza, pensando que era bueno precisamente porque era “este tipo de traje de baño”.

Cuando estaban cara a cara en el baño de mujeres en la escuela, Hazumi se había cubierto con una toalla. Comparado a esa vez, el traje de baño de hoy tenía incluso menos tela. En términos de piel expuesta, era un poder dramático.

Además, aunque Hal lo había sentido vagamente, él por fin fue capaz de confirmarlo sin lugar a dudas.

Segundo año de secundaria. Catorce años de edad. No obstante, el abultamiento de su pecho y redondez de su trasero no eran planos en absoluto, incluso si eran un poco moderados. Más bien, era mejor describir su presencia como expresadas adecuadamente.

No se sabía si ella alcanzaría el mismo nivel que su prima mayor Orihime dentro de dos años, pero su potencial sin duda había empezado a florecer.

Ante Hazumi, cuya figura era excelente para una estudiante de octavo grado, Hal dijo, “A pesar de cómo me veo, en realidad soy muy discreto, por lo que puedo asegurar esto: con solo verte en traje de baño, Shirasaka, has hecho que este viaje a la playa valga totalmente la pena. Así que por favor, no llames a tu apariencia ‘rara’―”

“¡Disculpa, Haruga-kun, por favor no hagas comentarios extraños frente a Hazumi!”

“¿D-Debería decir gracias en esta clase de situación, Nee-sama…?”

“¡Hazumi también, deja de aceptar la perversión de Haruga-kun tan obedientemente!”

Mientras Orihime estaba sermoneando a Hal por su falta de tacto y a su prima por ser influenciada, su última compañera finalmente había salido de la casa de la playa. Es decir, Asya.

“Gracias por esperar… Ya que los preparativos tomaron algo de tiempo y esfuerzo.”

La hermosa chica semejante a un hada estaba hablando con un tono raro de elocuencia.

Su expresión era aguda con una mirada seria. Tal era la sensación exudada de todo su cuerpo que no sería sorprendente incluso si fuese a pelear con un dragón en este momento. Extremadamente galante.

Por supuesto, Asya también tenía un traje de baño. La parte superior del bikini azul tenía rayas verticales, mientras la parte inferior estaba diseñada como un par de shorts.

Hablando de las líneas de su figura, las de Asya eran bastante ligeras.

Aun así, no era una línea completamente plana. Las curvas ilustradas por su cuerpo impresionantemente delgado eran bastante adecuadas para el pequeño cuerpo de una chica adolescente, en su lugar agregando una sensación tentadora de atracción.

Dicho eso, el traje de baño de Asya parecía personificar el vigor de un guerrero en lugar de la belleza.

Devoradas por la tensión abrumadora, Orihime y Hazumi quedaron en silencio. De inmediato, Hal estaba seguro que esta atmósfera provenía del arpón en la mano de su amiga de la infancia.

“Cocinar es mejor cuando son usados los ingredientes locales, después de todo. Y ustedes están de suerte hoy, ya que aparte de magia y combate, también he sido elogiada por mi apnea2 y habilidades con el arpón. Ya he preparado implementos de cocina tradicionales de Japón―una estufa de arcilla portátil y carbón. ¡Tengamos una fiesta de mariscos para el desayuno de hoy!”

[2] NT: Habilidad para bucear a pulmón puro.

“Asya, pescar está prohibido por la ley en estas aguas.”

“¡¿Qué dijiste?!”

En la mayoría de las prefecturas japonesas, está prohibido que las personas comunes sin derechos de pesca capturen vida marina usando arpones o redes de pesca. Por sólo caminar en la costa con tal equipo en tus manos sería suficiente para ser regañado por los pescadores, así que por favor, sé cuidadoso.

leviathan_04_106

 

Aunque la caza marina fue detenida, aún había bastantes actividades recreativas en la playa.

Hal y Hazumi flotaban en flotadores entre las olas de azul marino, mientras Orihime y Asya nadaban relajadamente en la orilla.

Especialmente la amiga de la infancia, con su energía ilimitada que no tenía donde descargar.

Con velocidad y fluidez rivalizando a las ninfas y sirenas, ella era capaz de moverse fácil y ágilmente ya sea en la superficie o bajo el agua. Aparte del buceo libre, también era muy hábil en la natación ordinaria.

Además, Luna Francois estaba montando una moto acuática en este momento, corriendo a través del mar.

Usando un par de lentes de sol, ella la estaba manejando magníficamente con experiencia y movimientos del cuerpo. Sin mencionar a los automóviles, el As del Transpacífico al parecer era hábil en operar toda clase de transporte.

Luna estaba manejando su moto acuática de una manera galante.

Hazumi y Orihime también tomaron turnos para montar el asiento trasero, disfrutando de la emoción de acelerar a través del mar.

Por otro lado, Asya y Hal fueron a tierra y caminaron por la playa.

Caminando lado a lado, Asya preguntó, “¿Alguna sugerencia?”

“Ir a revisar supermercados locales y ver si puedes comprar mariscos sobrantes al por menor. Entonces, encontrar un pescador, que opere un bote pequeño por su cuenta, o a su esposa y pedirles que nos vendan lo que han capturado esta mañana.”

“Entendido. ¿Qué harás después, Haruomi?”

“Por más que me gustaría evitarlo, tengo trabajo que hacer. Por cierto, ¿dónde está la piedra?”

“La he estado llevando conmigo apropiadamente. Después de todo, aún está siendo probada.”

Asya sacó una bolsa de plástico transparente que contenía la piedra negra no identificada, además de su monedero y celular.

Después de separarse de su amiga de la infancia, Hal caminó hacia la casa en la playa.

Sacó una laptop de sus pertenencias en el casillero, entonces caminó hacia una sombrilla que acababa de rentar y se sentó cruzado de piernas en la silla de playa.

“Parece que han discernido la verdadera identidad de esa piedra.”

“En lugar de discernir, es más como una corazonada basándose en las ideas de Asya y Luna después de que pregunté por sus opiniones. ¿No me digas que esta cosa no es parte del cuerpo de un dragón?”

La figura de Hinokagutsuchi se manifestó en la silla de playa desocupada al lado de él.

Además, la antigua reina dragón estaba usando un bikini rojo. Este era el mismo traje de baño que había usado en la recepción la última vez. Mientras Hinokagutsuchi se reclinaba en la silla, Hal le dijo, “Debería ser una especie relacionada si no es un dragón. Una ‘serpiente,’ por ejemplo—una leviathan. Aparte de eso, entre tus sirvientes, hay algunos que cumplen los requisitos.”

“¿Oh?”

“Como el sirviente de la Princesa Yukikaze, Genbu-Ou. Hablando de eso, si astillas un pedazo de ese caparazón absurdamente grande, y dispersas los fragmentos… Probablemente tomarán esta clase de forma.”

Este fragmento de piedra, que parece obsidiana, había sido encontrado dentro del almacén de un santuario.

Su superficie irregular brillaba de verde muy débilmente. Este color era bastante similar al caparazón de tortuga de ese súper organismo, Genbu-Ou, la criatura chelonia gigante de cien metros y el sirviente de la Princesa Yukikaze.

“Antes, hice esta asociación después de recordar a esa tortuga gigante,” dijo Hal mientras le daba una mirada a Hinokagutsuchi junto a él.

A pesar de la apariencia de una chica joven, ella estaba reclinándose arrogantemente con las piernas cruzadas.

“Genbu-Ou es una criatura gigantesca como una isla, capaz de nadar libremente en el océano, ¿cierto? Además, en la antigua China, había leyendas de bestias divinas como chelonias sagradas, incluyendo una tortuga gigantesca que cargaba una montaña encima de su caparazón.”

La tortuga descomunal cargando el Monte Penglai—Las leyendas de tortugas sagradas no eran únicas de China.

La península de Corea y Japón tenían historias similares, conectándose estrechamente entre sí a través del océano que la Reina Carmesí había hecho su territorio hace ochocientos años.

Esto también aplicaba a la historia de Urashima Tarou. Desde la antigüedad, las tortugas habían servido como guías al Palacio Dragón (un castillo en el mar oculto del mundo). Este cuento de hadas excesivamente famoso fue llamado “Urashima no Ko” en los tiempos antiguos y en realidad tenía registros literarios bastante anticuados en las Crónicas de Japón y la Colección de una Miríada de Hojas.

Las Crónicas de Japón contenía la descripción siguiente: “Mizue no Urashima no Ko fue al Monte Penglai junto con una mujer quien se había transformado de una tortuga gigante”…

Hal tranquilamente puso su capacidad académica en exhibición y concluyó, “Por lo tanto, lo siguiente es solamente mi propia especulación: el Palacio Dragón mencionado en estas leyendas es en realidad la misma clase de monstruo tortuga que Genbu-Ou. Quizá incluso podría haber un castillo sobre un caparazón absurdamente grande. Esta tortuga solía ser tu sirviente mientras que la piedra negra y llamada señal es una parte del caparazón de tortuga—”

“Kukuku. No es una mala idea, es todo lo que puedo decir.”

“Asya dijo esto también. En el pasado, tú y la Princesa Yukikaze… Eso la hace querer investigar qué efecto tenían los reyes dragón de hace mil años en las leyendas de este tipo, eso fue lo que ella mencionó antes.”

Hal le contó a Hinokagutsuchi, quien estaba sonriendo malévolamente.

Hace poco, él había escuchado de Asya que el tema de investigación de “un estudio sobre los efectos impartidos en las leyendas de dragones y serpientes alrededor del mundo por la existencia de los dragones” ya había sido iniciado hace tiempo.

Dicho eso, ella también había pasado una cantidad considerable de tiempo en un entrenamiento extraño—

“Basado en esta corazonada, decidí buscar pistas relevantes. ¿Puedo pedirte que no me interrumpas mientras tanto?”

“Entendido. Da lo mejor. Hmph.”

Así, Hinokagutsuchi se desvaneció con desprecio. Sentado en la silla de playa, Hal abrió su laptop. Todos los textos antiguos y materiales de referencia sobre el santuario donde la Diosa Hinokagutsuchi fue adorada habían sido digitalizados y guardados en el disco duro.

Después de leer estos materiales por una hora, Hal se dio cuenta repentinamente.

En algún momento, alguien se había sentado en la silla de playa adyacente. Alguien familiar.

Mostrando sus proporciones extravagantes con un bikini negro, la belleza rubia era Luna Francois, por supuesto.

 

Parte 4

“Por fin me notaste, Harry.”

Sonriendo dulcemente, Luna Francois saludó a Hal, haciéndolo sentirse un poco intimidado.

“¿C-Cuándo llegaste?”

“Hace siete minutos con treinta y dos segundos. Guardé silencio deliberadamente porque parecía que estabas concentrándote. Sin embargo, Harry, no fue aburrido ya que tuve un buen vistazo de tu semblante serio, fufu,” dijo Luna Francois con una buena disposición.

Hal sintió su corazón agitándose de nuevo. Es verdad, ella era muy atractiva, pero también era verdad que el palpitar de su corazón estaba mezclado con cierta inquietud sutil.

Su afecto bien podría ser una exhibición hecha en consideración estratégica a lo mucho.

Mientras la imagen de su compañera de clase de cabello negro aparecía inexplicablemente en su mente, Hal se encogió de hombros y dijo, “Creo que en realidad no tiene sentido este tipo de comedia. Tienes segundas intenciones y soy muy consciente de ello, así que se siente más como un desvío.”

“Nunca pensé que estarías tan impaciente, Harry. El juego aún está en la etapa inicial, ¿sabes?”

La respuesta de Luna Francois era ligeramente provocadora.

“Nuestra batalla apenas va a comenzar. Además, la serialización aún no ha sido programada para terminar. Eventos y situaciones espectaculares se estarán desarrollando uno tras otro después, así que por favor, espéralos.”

“No, tú sólo estás coqueteando conmigo.”

Sin intentar delatarla, Hal simplemente la rechazó con calma.

“En realidad, no planeas darme una prueba de algo real. Sólo estás intentando usarme y engañarme con esperanzas de las cosas buenas que podrían suceder. Tan pronto como pida una recompensa, seguramente escaparás.”

Lo suyo era parecido al talento distintivo de cierta belleza japonesa en engañar a un ladrón caballero de tercera generación llamado así por su abuelo de nacionalidad Francesa.3 Sin embargo, Luna Francois frunció el ceño con disgusto por la acusación de Hal (esto probablemente era un acto).

[3] NE: No lo he leído pero investigando se refiere a Lupin III. Arsenio Lupin III, nieto de Arsenio Lupin, caballero ladrón francés; todo calza xD.

“Bueno, qué horribles cosas dices. ¿Con qué bases estás afirmando esto?”

“Una conclusión sacada de los resultados estadísticos de una encuesta verbal. He escuchado de Asya sobre ti. Ella ya ha presenciado escenas de ti rechazando chicos no menos que decenas de veces. Nunca sales con nadie, ni siquiera con la mentalidad de jugar. Cuando hice la misma pregunta a conocidos en SAURU, todos dieron exactamente la misma respuesta.”

“Estoy impresionada, Harry. En cuanto a la minuciosidad de nuestros métodos, definitivamente somos bastante parecidos.”

Luna Francois se levantó repentinamente de la silla.

Caminó hacia Hal, poniéndolos extremadamente cerca. La hermosa cara de la doncella americana y maravilloso cuerpo estaban justo ante sus ojos.

Entonces, se quedó ahí mientras Hal se sentaba cruzado de piernas en su silla de playa.

Esta posición relativa establecía cierta situación. Dos bultos masivos estaban frente a la cara de Hal, anunciando su presencia, enfatizando su impresionante volumen que rivalizaba a los melones, sin mencionar la suavidad y elasticidad que no podrían ser encontradas en ningún tipo de fruta.

Además, Luna Francois estaba cruzando los brazos lentamente frente a su pecho.

Como si usara los brazos para levantar su pecho, parecía especialmente intencional en momentos como estos.

“En efecto, yo, Luna Francois Gregory, podría ser una mujer insensible sin ningún interés en los chicos. Quizá soy una mujer cruel que obtiene placer de rechazar despiadadamente a los chicos que se enamoran de mí. Sin embargo—”

Luna subió los brazos ligeramente y los bajó de nuevo. Como resultado, Hal lo presenció.

El instante cuando esos dos redondos y pesados objetos se sacudían con un temblor—

“¿No existe una posibilidad donde incluso alguien como yo pudiera estar fascinada por tu virilidad y enamorarme de verdad, siendo interrogada por ti, Harry, con tu recopilación meticulosa de inteligencia? ¿Qué piensas?”

“No, no lo creo. Después de todo, no soy varonil en absoluto.”

“Un juego de amor es simplemente una coartada para ocultar la vergüenza. Como una chica tsundere incapaz de expresar su afecto honestamente, mi única opción es hacer avances contigo al usar este tipo de excusa… ¿Qué tal esta interpretación?”

“Poco realista y no convincente.”

“De… verdad me gustas. ¿Crees que estoy mintiendo?”

“Sí, totalmente una mentira.”

Repetidas veces, él la rechazó limpia y decisivamente.

Luna Francois miró a Hal con una sonrisa y entonces dijo, “Entonces, aquí está mi última pregunta. ¿Tu corazón está latiendo con fuerza en este momento?”

“N-No. Nada de eso en absoluto. La gente japonesa no miente.”

“Fufu. Aunque nos parecemos, Harry, hay aspectos donde somos diferentes. Por ejemplo, evidentemente soy una mejor mentirosa.”

“……”

Hal había sido capaz de rechazar a Luna con resolución hasta ahora.

Sin embargo, sus defensas fueron aplastadas al final. Involuntariamente, su mirada siguió persiguiendo esas armas femeninas balanceándose ante él. Poco a poco, se volvió incapaz de ignorar ese poder devastador.

“Por cierto, en lo personal, pretendo disfrutar de este juego pacientemente,” dijo Luna con una sonrisa mientras mantenía su postura con los brazos resaltando su pecho.

“El nivel de dificultad parece mayor de lo que imaginé, así que me pondré seria. Por supuesto, la motivación se vuelve completamente diferente cuando hay una rival distinta.”

“¿R-Rival?”

“Sí. Hablando de eso, Asya simplemente es tu amiga de la infancia y puede ser descartada por completo. Sin embargo, el potencial de Hazumi-san no puede ser subestimado y más importante, está Orihime-san.”

“¿Estás diciendo que Juujouji es tu rival?”

“Esta es la razón. Aunque sólo tuve un pequeño vistazo, ¿la atmósfera entre ustedes dos no era excelente anoche? En serio, Harry, no puedo creer que le dijeras algo así a Orihime-san.”

“N-No te hagas una idea equivocada. Juujouji y yo sólo somos… sólo…”

¿Cómo expresar la sensación de comodidad de ese momento?

Hal sacudió la cabeza en un dilema, pero de inmediato estaba ante una pregunta diferente—¿Por qué Luna Francois sabría acerca de su conversación con Orihime anoche?

Tal vez leyendo la duda en su mente, la bruja rubia sonrió.

“Permíteme revelar la respuesta. En realidad sólo estaba provocándote para confirmar, ya que el ambiente entre ustedes dos se sentía un poco sospechoso anoche.”

“¡¿Ehhhh?!”

“Y ahí lo tenemos. Aún no te he revelado toda mi mano, Harry. Por lo tanto, este juego comenzará en serio después. Disfrutemos juntos por completo, ¿de acuerdo?”

“……”

“Por supuesto, tengo algunos regalos deleitables preparados para ti.”

Di todo lo que quieras, pero hablar es fácil.

A pesar de pensar eso, Hal no podía separar los ojos de los dos objetos redondos y grandes ante sus ojos.

 

“Las chicas son definitivamente aterradoras.”

“A pesar de decir eso, tu tonta vulnerabilidad a sus encantos está escrita en tu cara…”

Mientras Hal estaba murmurando dolorosamente para él mismo, Hinokagutsuchi se manifestó y se burló de él.

La ubicación era el vestíbulo en la planta baja del hotel de aguas termales. En esta espaciosa área pública, los dos estaban sentados en una banca en la esquina. Por cierto, la recepción del hotel también estaba aquí.

El concepto básico del hotel era “Japonés”, pero el decorado interior no estaba realizado en el estilo Japonés clásico puro.

El edificio estaba construido usando hormigón armado. La mitad de las habitaciones eran occidentales y la otra mitad eran japonesas. Todos los baños tenían retretes con bidés electrónicos instalados. En todos lados había decoración interior moderna con la comodidad como prioridad.

La ubicación actual sería semejante al vestíbulo de un hotel occidental.

“No se puede evitar. Soy un chico, después de todo.”

Mientras miraba su laptop, escaneando los materiales, Hal replicó.

“Es normal que los hombres oculten una naturaleza lujuriosa, ¿cierto?”

“En ese caso, deberías ponerlo en acción con más valor. Sin embargo, si fueses a atacar abiertamente, esa pequeña chica sólo fingirá sumisión, creará un desvío y escapará.”

“Cierto, ¿una reina como tú también lo cree?”

“Mm-hmm. Por cierto, yo manejaría a las chicas de ese tipo al inmovilizarlas a la fuerza directamente. A través de medidas un poco fuertes, inculcaría en ellas la dignidad y afecto de una reina, haciéndolas someterse desde el fondo de su corazón, y así unirse a mis sacerdotisas—”

“Cielos, ¡¿cuánto acoso sexual cometiste en el pasado?!”

Siempre vestida con un kimono escarlata en el pasado, Hinokagutsuchi estaba usando la yukata del hotel en este momento. El patrón y color de la tela de la faja eran de escarlata brillante.

Ante el antiguo dragón que solía ser conocido como la Reina Carmesí, Hal preguntó, “Por cierto, ¿todos tus objetivos fueron chicas?”

“Eso es obvio. Como si alguien fuese a meterse con los miserables hombres.”

“¿Todas eran humanas?”

“Fufufu. ¿Y qué si lo eran?”

“No mucho. Prometiste cooperar con mi recolección de información tanto como sea posible, ¿cierto?”

“Estoy dispuesta a responder con sinceridad si tus preguntas están motivadas por el espíritu de investigación sin una pizca de intenciones lujuriosas. Si sólo pretendes escuchar un chisme lascivo, entonces no estoy obligada a responder. ¿Está claro?”

“….”

“A pesar de la atmósfera astuta que tienes usualmente, pensar que fallaste en negociar o cerrar un trato cuando te encuentras en tal situación. Eres demasiado patético, chico.”

Después de burlarse de Hal, Hinokagutsuchi cambió de tema repentinamente.

“Por cierto, ¿no estás buscando pistas para el resto de la investigación? ¿Por qué elegiste esta ubicación? ¿No sería mejor encerrarte en un lugar tranquilo?”

“Respecto a eso, piénsalo de esta forma.”

Quitando su mirada de la laptop, Hal miró en las profundidades del pasillo.

“No todos los días estamos todos nosotros en unas aguas termales, pero lamentablemente, no puedo entrar al baño de mujeres. Sin embargo, quizá un incidente mayor podría suceder en el baño de mujeres, como un incendio o un huésped enfermándose de repente. Estoy esperando aquí por situaciones inesperadas de ese tipo.”

Hal respondió solemnemente con una cara seria.

“Sería completamente justificable que entrase al baño de mujeres como un chico si es por una emergencia en la que yo llegue al rescate de inmediato. Si Juujouji, Shirasaka o Luna resultan estar en el baño en ese momento—Ah, la creación indudable de recuerdos preciosos. Y ahora mismo, todas las chicas están tomando un baño.”

“Ilusiones, tonto.”

“Pero sin acción, nada sucederá en absoluto. Estoy apostando en ese 1% de probabilidad.”

Sin importar cuán encerrado en sus deseos, Hal aún tenía el orgullo de un caballero.

Intenciones criminales como voyeurismo eran inexistentes. La estrategia actual era una idea en la que se había atormentado para idearla mientras permitía que sus propios deseos y moral coexistieran, pero—

“Así que es eso. Ahora entiendo.”

Hinokagutsuchi puso una expresión solemne y murmuró, “En pocas palabras, eres el tipo de hombre que se vuelve un idiota siempre que las mujeres están involucradas.”

 

Parte 5

“¡¿Entonces esto es del cuerpo de una criatura del mismo tipo que Minadzuki y las demás?!”

“Más bien, debería ser una muestra del pariente cercano de una leviathan—una criatura que pertenece al mismo linaje que Genbu-Ou, el sirviente de la Princesa Yukikaze,” explicó Asya a la sorprendida Hazumi.

Ellas actualmente estaban bañándose en el baño al aire libre.

Asya levantó su mano derecha en el agua, sujetando la piedra negra.

“En efecto, es muy similar en color a ese monstruo gigante del mes pasado.”

Orihime asintió. Naturalmente, ella también estaba en el baño al aire libre.

“Por cierto, ¿de verdad está bien traer esa piedra al baño? ¿No es muy importante? Siento que podría ser mejor guardarla en un lugar seguro o algo así.”

“No te preocupes, esto es parte del experimento,” Asya aclaró a la visiblemente preocupada Orihime.

“Se dice que una sacerdotisa o doncella de santuario que había estado sirviendo a Hinokagutsuchi regresó a su ciudad natal con esta piedra en su posesión, así que quería intentar hacer lo mismo.”

“¿Hacer lo mismo?”

“Correcto. Ya que es un objeto usado por una antigua doncella de santuario, las posibilidades son altas de que seré capaz de usarla como una compañera practicante de magia. Por eso he estado llevándola conmigo a donde quiera que vaya, observando qué propiedades tiene. Aparte de eso, también he vertido poder mágico en ella de vez en cuando.”

“Entonces, Asya, ¿has aprendido algo de eso?” Sentada en el borde del baño, Luna Francois preguntó.

Aparte de Hinokagutsuchi, todas las chicas participando en la expedición estaban presentes.

La ubicación era el gran baño al aire libre perteneciente a un hotel de aguas termales junto al mar. Construido tomando plena ventaja de la geografía de la playa, era una fuente termal con un excelente escenario ofreciendo una vista de Sagaminada mientras los bañistas se sumergían en el agua caliente.

La hora actual era apenas un poco después de las 3 pm, ya que habían entrado al baño inmediatamente después de regresar de la playa.

Ya que la hora de entrada del hotel acababa de empezar, no había huéspedes en las aguas termales y el baño al aire libre. Era como si Asya y las chicas tuvieran todo el lugar reservado para ellas.

Naturalmente, las cuatro estaban desnudas.

Ante Luna Francois, quien estaba exhibiendo su cuerpo extravagantemente sobresaliente, Asya respondió, “Sin descubrimientos importantes aún. Aunque, al menos es muy dura.”

“¿La has probado de alguna manera?”

“Sí, he estrellado este fragmento de piedra contra el concreto como una prueba. Suponiendo que de verdad es una muestra de una especie relacionada a los dragones, este nivel de impacto debería dejarla completamente ilesa.”

Como se predijo, el resultado del experimento fue que el concreto se rompió en su lugar.

La piedra negra no mostró daño en absoluto. Luna Francois sonrió irónicamente con exasperación después de escuchar el informe de Asya.

“Eres lamentable, Asya, tan violenta como siempre. Si Harry o yo estuviésemos en la escena, probablemente te habríamos detenido.”

“También lo creo, por lo que lo hice sola.”

Asya descartó casualmente la opinión de su compañera bruja con una expresión despreocupada.

Desde que escuchó la hipótesis propuesta por su amigo de la infancia, Aya había estado muy segura de que era la respuesta correcta. La intuición de una bruja maestra le permitía sentir de esta piedra una presencia similar a ese súper organismo—Genbu-Ou.

Dicho eso, al final no era nada más que intuición. No había pruebas.

Sin embargo, la verdadera fuerza de Asya era precisamente el hecho de que ella confiaba en la intuición incondicionalmente y actuaba.

Durante predicamentos mortales en batallas contra dragones y las posibilidades en su contra, ¿en qué más podría confiar aparte de la intuición? Aunque no al punto de convicción, Asya definitivamente era consciente de esta mentalidad. Este sexto sentido, que había salvado a Anastasya Rubashvili en incontables campos de batalla, estaba demostrando su poder en esta ocasión también.

Sin embargo, Luna Francois sonrió traviesamente.

“Como se esperaba de tu estilo, Asya. Aunque un poco tosco para una chica, es muy confiable. Lo amo, ¿sabes?”

“¿T-Tosco?”

“Sí, tosco. O también podrías llamarlo tosco pero funcional.”

“¡Deberías usar la descripción de ‘llevar a cabo una acción audaz guiada por el instinto’ en su lugar! ¡A-Además, por favor no uses pequeños detalles como este para decir que no estoy calificada como chica!”

Asya no pudo evitar exaltarse, levantándose con fuerza en el baño al aire libre.

Olvidando por completo el hecho de que estaba actualmente sumergiéndose en un baño, ella expuso su cuerpo de hada de las rodillas hacia arriba.

leviathan_04_123

—En cualquier caso, uno no tenía más opción que admitir que ella era muy superada por Luna y Orihime en los aspectos de volumen y curvas. Lamentablemente, ella incluso podría ser inferior a Hazumi, de catorce años. De hecho, ella era dolorosamente consciente de la severidad de la realidad.

A pesar de eso, Asya permaneció profundamente confiada.

Esto no es… Más bien, esta debería ser una figura bastante atractiva, ¿cierto?

A diferencia de las figuras planas y juveniles que uno podría encontrar en cualquier lugar, ella era delgada con un pecho apropiadamente abultado (aplicando estándares bastante simples, por supuesto). Las varias partes del cuerpo representadas por sus tres medidas trazaban suaves curvas, exhibiendo la peligrosa belleza de una doncella en forma de desnudez.

Mira, esto podría ser considerado un buen ejemplo de sensualidad, pensó Asya con orgullo.

Como nota al margen, ella había recibido una buena cantidad de sol hoy en la playa. Como Caucásica, la tez de Asya era pálida y clara para empezar, volviéndose bronce en lugar de bronceado oscuro incluso con exposición a la luz solar.

No un rojo intenso como quemado, sino un color parecido a metal pulido.

Las únicas excepciones, permaneciendo pálidas, eran las partes que su traje de baño había cubierto.

“Cielos… Iba a decir que ya había registrado la marca comercial de la ‘sirena bronceada’ de la doncella súper popular por hoy. Luna, estás difamándome totalmente con tus comentarios.”

“De hecho, el bronceado de Asya-san es muy bonito,” dijo Hazumi con una sonrisa mientras veía a Asya quejarse con las manos en la cintura.

“Tan hermoso. Estoy celosa de ti.”

“Vaya, gracias. Hazumi-san, eres una chica buena como siempre~”

Escuchando los halagos de la inocente kouhai, Asya se sintió mejor al instante.

La prima de Hazumi, Orihime, también sonrió alegremente y dijo, “Sin embargo, la atmósfera de Asya-san cambió después de recibir un bronceado. Es raro ver chicas así hoy en día. Es muy sorprendente.”

“Oh, Orihime-san, no vayas a halagarme también~”

Mientras respondía con modestia, Asya infló felizmente su escaso pecho.

“Oh vaya, supongo que es natural que una chica como yo sea sorprendente caminando en la calles… Aunque no pretendo llamar la atención, no se puede evitar.”

“Eso bien podría ser verdad. El blanqueo de piel está de moda en este momento, así que todos están evitando los bronceados.”

“Oh, blanqueo de piel… ¿Bi-ha-ku? Asya se congeló después de repetir las palabras de Orihime.

Hazumi dijo entonces, “Al parecer, las personas que participan en clubes atléticos en nuestra escuela han estado aplicando mucho protector solar durante las actividades de club. Por otra parte, considero que las chicas con bronceados son más geniales…”

La bruja junior, que no parecía muy atlética, miró a Asya con admiración en su cara.

“Es por eso que encuentro tu apariencia actual muy agradable, Asya-san. Fufufu.”

“G-Gracias… BIhaku—¿Be hacked?4

[4] NT: Aquí no sé por qué dice eso, supuse por el parecido de las palabras, por lo que lo dejé en inglés.

“Por cierto, Asya-san, ¿estás segura que está bien que entres al baño directamente? De lo que he escuchado, meterse en agua caliente poco después de broncearte es muy doloroso, ¿no?”

“Oh, no, nunca he experimentado eso en mi vida…”

Evidentemente, debido a su excelente salud cutánea, ella nunca había estado preocupada por problemas de ese tipo.

Hazumi se sorprendió después de escuchar la respuesta de Asya.

“¡¿En serio?! Siempre que me expongo al sol, tengo la piel roja o incluso fiebre a veces—Estoy bastante celosa ahora.”

“Hazumi a menudo usa mangas largas, incluso en el verano.”

El comentario de Orihime provocó que los recuerdos surgieran en la mente de Asya.

Antes de dirigirse a la playa hoy, Hazumi y Luna Francois habían aplicado protector solar en todo su cuerpo. No sólo eso, también lo habían reaplicado muchas veces durante el día.

Recordando, Asya se dio cuenta de que era una labor diligente para proteger la blancura de su piel.

Gracias a eso, la piel de Hazumi y Luna había permanecido pálida como siempre, a pesar de pasar mucho tiempo en la playa.

En cambio, Orihime no había tomado el asunto tan seriamente como las otras dos.

Adecuadamente bronceada, su cuerpo era visible bajo la altamente transparente agua caliente. Delgada con curvas sobresalientes, su cuerpo desnudo exhibía una adorable tez olivácea.

Orihime siempre había emitido una atmósfera como alguna clase de “princesa distinguida.”

Al mismo tiempo, también había un elemento de deportividad y belleza saludable.

Sin embargo, Orihime definitivamente había aplicado protector solar una vez para evitar quemaduras de sol. En este momento, ella estaba participando con Hazumi en esta clase de diálogo…

“Disculpa, Nee-sama, ¿puedo tomar un poco de tu shampoo después…?”

“Claro, ¿pero por qué?”

“Cuando viajas, Nee-sama, siempre llevas un juego de artículos de aseo de casa, ¿cierto?”

“Sí, porque los proporcionados en los hoteles o baños públicos algunas veces son marcas de uso comercial de baja calidad… En ese aspecto, el baño aquí es un poco cuestionable.”

“N-No al punto de cuestionable, pero mi cabello está pegándose un poco…”

“Fufu, eso es porque la textura de tu cabello se endureció por nadar en el mar. Por supuesto, puedes tomar el mío.”

“¡Gracias, Nee-sama!”

La conversación entre primas dejó a Asya sorprendida.

Era como si ella hubiese sufrido un impacto cultural en estos pocos minutos. ¿Podría ser esta la legendaria platica de chicas girando en torno a los temas como “blanqueo de piel, prevención de quemaduras de sol, protección UV y productos para evitar el daño del cabello”?

Este era territorio en el que Asya nunca se había aventurado a pesar de su vida de casi quince años.

Hoy también, mientras jugaba en el agua, ella no había usado nada de protector solar.

“Oye, Asya, aunque te describí como muy ‘tosca’ antes…”

Para cuando se dio cuenta, Luna Francois ya estaba a su lado.

“Pero para ser honesta, estoy un poco envidiosa. A pesar de lo que claramente es un cuidado disfuncional en ciertos aspectos, Asya, tu nivel de belleza está bastante cerca del mío.”

“¿E-E serio…?”

“Quizá en realidad eres la más fuerte en potencial, Asya. Bueno, pero incluso si corriges tu conducta, nosotras aún tenemos una ventaja abrumadora.”

“……”

Después de hablar con Asya con lo que parecía un poco de frustración, Luna Francois la dejó.

Asya pudo sentir la oposición a admitir la derrota, pero el golpe que sufrió era muy devastador. No había sensación de victoria en absoluto. Por otra parte, el As del Transpacífico caminó hacia el costado de Orihime.

“Por cierto, Orihime-san, ¿puedo dar una declaración de guerra?”

“Huh, por declaración de guerra, quieres decir—¿Qué está pasando?”

Ante la confundida bruja de cabello negro, la chica americana de la costa este sonrió agraciadamente.

“He decidido aspirar al corazón de Harry, para hacerlo el cautivo perteneciéndome a mí, Luna Francois Gregory. Así que compitamos abiertamente, de forma justa. Eso es lo que propongo.”

“¡¿Ehhh?!”

“¡¿L-Luna-san aspirará al corazón de Senpai?!”

“¡¿Q-Q-Q-Qué demonios intentas hacer?! ¡Luna!”

Orihime y Hazumi estaban sorprendidas por la declaración repentina, mientras que Asya rugió de inmediato.

Sin embargo, la que había hecho el comentario controversial permaneció despreocupada.

“Es exactamente lo que dije. Pretendo construir una maravillosa relación con Harry, por lo que quería aclarar las cosas contigo primero, Orihime-san, la mayor rival a la mano.”

“¡Yo! ¡Yo no tengo esa clase de relación con Haruga-kun—!”

Quizá asustada, Orihime lo negó con fuerza al instante.

Sin embargo, se detuvo antes de terminar su oración. Sus labios se separaron y cerraron, pareciendo que ella tenía algo que decir. Esto persistió por un rato.

En lugar de tener problemas decidiendo qué decir, ella estaba vacilando si decirlo o no.

Presenciando esta reacción que no encajaba con la personalidad siempre alegre de Orihime, Luna Francois sonrió malévolamente.

“¿No esa clase de relación? Fufufu, mis disculpas. Parece que era un malentendido de mi parte ya que el ambiente parecía bastante agradable entre tú y Harry.”

“……”

“En ese caso, procederé felizmente como quiera, sin necesidad de preocuparme por los sentimientos de alguien más ♪.”

“¡¿L-Luna-san, realmente, umm, te gusta Haruga-kun de esa forma?!”

“Sí. Además, creo que no hay nadie más en este mundo más adecuada que yo para apoyarlo en toda clase de situaciones complicadas.”

“E-En cuanto a eso—Tal vez tengas razón, pero…”

Orihime estaba alterada por alguna razón. Usualmente alegre y animada, ella estaba tartamudeando ahora mismo. Asya encontró esto muy desconcertante. Sin embargo, Asya sintió que necesitaba priorizar a Luna Francois como blanco de sus réplicas.

“¡Espera! ¡¿Qué clase de plan nefasto estás tramando de nuevo, Luna?!”

“Oh, por favor, me haces ver como alguna clase de bruja malvada… Eso sería considerado difamación, ¿sabes?”

“Por favor, deja las réplicas infundadas. Eres claramente una bruja malvada, la auténtica.”

Ignorando el contraataque del enemigo, Asya continuó.

“Es inútil que sigas fingiendo. ¡Dado que eres tú, estoy segura que estás tratando de seducir a Haruomi de nuevo para poner tus manos en la runa asesina de dragones, ¿verdad?!”

“Cielos, qué desagradable forma de ponerlo.”

Sorprendida a un costado, Hazumi escuchó en silencio la interacción entre las brujas de clase maestra.

Por otra parte, Orihime de repente mostró una mirada aliviada después de escuchar la fuerte acusación de Asya, pero Asya decidió dejarlo pasar por ahora.

Repentinamente, Asya cerró la boca. Luna Francois hizo lo mismo.

Después de hacer contacto visual y usar sus miradas para intercambiar mensajes que incluían “¿Sentiste eso?” y “Sí, por supuesto”—

Desde la dirección del mar—¡Una entidad no identificada salió del mar!

En efecto, este era un baño al aire libre ubicado junto al mar. Sintiendo el acercamiento de fuerte poder mágico, Asya y Luna Francois se pusieron en guardia simultáneamente.

“¡Kyahhhhhhhh!”

Hazumi gritó con sorpresa, probablemente debido al aura ominosa exudando de la entidad no identificada arrastrándose.

Todas estaban desnudas. Sin mencionar una pistola de calibre pequeño para autodefensa, ellas ni siquiera tenían una daga. Asya no pudo evitar chasquear la lengua mientras aumentaba el poder mágico de todo su cuerpo.

Si era necesario, ella convocaría a su gigantesca compañera, Rushalka. Reunió su resolución.

 

“¡Kyahhhhhhhh!”

En el instante en que escuchó el grito de Hazumi, Hal corrió.

Bajó su laptop y corrió a toda velocidad del vestíbulo del hotel al baño público. El grito de la frágil kouhai definitivamente venía de esta dirección.

En cambio, Hinokagutsuchi ni siquiera se molestó en levantarse.

“Nunca esperé que una situación apareciera de verdad. La voluntad de un tonto puede penetrar piedra, huh…”

Ella simplemente suspiró muy molestamente.

Hal no tenía tiempo para molestarse con ella. Sin mirar atrás, corrió tan rápido como pudo.

Este momento, en la escena del incidente—Dentro de ese jardín prohibido. En una ocasión como esta, no había tiempo que perder en nada más.

Hal corrió como loco por el pasillo y atravesó la cortina marcada como “Baño de Mujeres.”

Primero, irrumpió en el vestidor—Nadie ahí. Después de abrir la puerta que debía ser llamada la puerta a Shangri-La, entró al baño público—Sin embargo, no había una sola alma.

Ni chicas infantes, chicas jóvenes, doncellas, mujeres, ni señoras estaban presentes. Pero voces venían de afuera.

“¡¿Q-Qué demonios, es esto?! ¡Kyahhh!”

“¡Calmate, Hazumi! ¡Te salvaré de inmediato—Nnnnn!”

“¡Asya! ¡Usemos mi Glinda y tu Rushalka para hundirlo!”

“Enten… dido. ¡Oh antiguo sello divino de la pureza!”

Chicas familiares estaban gritando fuera—¡¿El baño al aire libre?!”

Hal dejó el baño interior y fue al baño al aire libre. Ya que aún eran las 3 de la tarde, el cielo todavía estaba brillante y soleado. Incluso el sonido de las olas podía ser escuchado claramente.

Ofreciendo una vista de Sagaminada en la distancia, este baño al aire libre también era una fuente termal que proporcionaba un hermoso paisaje para los bañistas.

Pero en el instante siguiente, Hal fue saludado por el inesperado escenario.

Dentro de las instalaciones del baño al aire libre, varias serpientes blancas estaban retorciéndose—No, espera.

No eran serpientes. En efecto, eran extremadamente similares a las serpientes y gusanos en su forma, arrastrándose por todo el suelo con rastros resbaladizos. Pero, no eran serpientes.

Más bien, eran tentáculos.

Decenas de tentáculos estaban deslizándose dentro del baño ahora mismo.

Eran de color muy blanco, aunque translúcidas. Hazumi, Orihime, Asya y Luna Francois, las cuatro habían sido capturadas, arrastradas por esa espeluznante entidad no identificada.

Naturalmente, todas las chicas estaban desnudas.

Las curvas de la figura actual de Hazumi ya eran bastante atractivas. Hal realmente esperaba su crecimiento después de unos años.

Debido a las radiantes bendiciones del sol, el cuerpo de Orihime tenía un saludable tono de oliva. Un poco diferente de la última vez que lo vio directamente, su cuerpo era brillante con vitalidad saliente.

En cuanto a Asya—sólo omítela.

Probablemente esto sería la misma incomodidad que cuando alguien se encuentra por accidente con su madre o hermana desnudas.

Entonces, ahí estaba Luna Francois.

La impresión explosiva de su pecho abultado, una cintura estrecha que era como una obra de arte, y las curvas trazadas por debajo de la cintura se estaban apoderando del corazón de Hal con tiranía. Debido a los acercamientos agresivos de Luna durante los días pasados, Hal había acumulado una gran cantidad de frustración dentro, así dando un impacto excesivamente fuerte para él en este momento.

Sin embargo, las cuatro brujas estaban atadas.

Cada chica tenía seis o siete tentáculos envueltos a su alrededor. Los tentáculos de blanco translúcido estaban enrollados en sus cuellos, hombros, codos, brazos, pecho, cintura, piernas, rodillas, hasta los tobillos.

Enredadas con estos tentáculos, las varias partes atrevidas como las puntas rosadas de los pechos estaban empezando a destellar dentro y fuera de la vista tentadoramente. Entre esta crisis, las cuatro chicas persistían en luchar todo lo que podían.

A pesar de su expresión angustiada, Hazumi quitó desesperadamente el tentáculo de su cuello.

Orihime extendió la mano para salvar a su prima, intentando acercarse a ella, pero siguió siendo jalada por los tentáculos, impidiéndole dar un solo paso.

Asya y Luna Francois también estaban inmovilizadas por múltiples tentáculos.

Aun así, las dos brujas de clase maestra estaban intentando cantar canciones de convocación. Dos pentagramas, círculos mágicos para materializar ‘serpientes,’ habían aparecido sobre el baño al aire libre.

Bajo circunstancias normales, estos pentagramas se convertirían de inmediato en leviathans.

Pero esta vez era diferente. Los dos pentagramas estaban parpadeando como un foco descompuesto—Los tentáculos enredando sus cuerpos estaban suprimiendo el poder de las brujas.

Hal convocó de inmediato su pistola mágica con su mano derecha.

Usando modo de triple ráfaga para disparar, jaló el gatillo cuatro veces.

¡Bang bang bang bang bang bang bang bang bang bang bang bang!

Acompañadas por disparos ensordecedores, doce balas de luz roja volaron desordenadamente en el aire. Infundidas con magia de autoseguimiento, las balas de luz lanzadas por el arma mágica penetraron las decenas de tentáculos que estaban fuera de control en el baño al aire libre.

No sólo eso, las balas de luz no se detuvieron después del primer impacto.

Cada vez que una bala perforó un tentáculo, esta luego hacía un rápido cambio de sentido para atacar al siguiente tentáculo. Esta escena siguió repitiéndose en los siguientes diez segundos. Los tentáculos en el baño al aire libre fueron hechos forraje por la pistola mágica, destruidos en pedazos y cayendo al suelo como incontables desechos de carne.

Además, a pesar de estar expuestas a la lluvia de balas, las cuatro brujas quedaron completamente ilesas.

Encontrando los tentáculos con precisión, las balas de luz roja los destruyeron sucesivamente.  Esta sorprendente hazaña era exclusiva de una pistola mágica e imposible para armas de fuego ordinarias.

Hal exhaló con un “phew” y de inmediato usó magia de Detección de Enemigo.

—Sin respuesta. Todos los tentáculos fueron eliminados, al parecer.

“¡Senpai! ¡Gracias!”

“¡Nos salvaste, Haruga-kun!”

Quizá por alivio, Hazumi y Orihime de repente corrieron hacia él.

Afortunadamente todas estaban bien. Hal no pudo evitar estrechar los ojos. Después, los enfocó fijamente como si intentase marcar en sus retinas las figuras de las brujas, que no podría encontrar otra oportunidad de presenciar durante esta vida—

Hal lo vió.

Asya levantó su brazo en una pose parecida a alguien a punto de arrojar un objeto.

“¡Estás mirando tanto que tu cara se está estirando hasta romperse! ¡Maldito Haruomiiiiiii!”

Como se esperaba de la amiga de la infancia. Hal en un principio estaba intentando poner una expresión tan digna como fuese posible, pero Asya leyó al instante sus motivos ocultos.

Lo que lanzó con un lanzamiento por encima del hombro fue la piedra negra.

Esa señal al Palacio Dragón que llevaba con ella para experimentar.

Volando a alta velocidad, la piedra golpeó la frente de Hal. Hablando lógicamente, ya que el cuerpo de Haruga Haruomi había sido fortalecido por la Runa del Arco, incluso sin desplegar la protección imperecedera, que era como un escudo, debería estar bien porque una simple piedra no sería capaz de infligir ningún rasguño en él.

Inesperadamente, el ataque le hizo perder el equilibrio. Agregando el hecho de que el piso del baño al aire libre estaba bastante mojado y resbaladizo—

Hal se resbaló y cayó hacia atrás.

“¡¿Senpai?!” “¡¿Haruga-kun?!”

Pudo escuchar las voces preocupadas de Hazumi y Orihime.

Sin embargo, lo que entró en su vista no fueron las dos chicas, sino el cielo azul—No.

En este momento, Hal debería estar acostado boca arriba en el piso resbaloso del baño al aire libre, pero de repente, su cabeza fue levantada y entonces protegida por algo suave.

En el instante siguiente, un par de pálidos montículos entraron en su vista, que se debería ser del cielo azul.

Copa F por estimación visual basada en su forma, tamaño y elasticidad. Dos pechos con puntas de adorable rosa. No sólo se le dio una perspectiva de abajo hacia arriba, también contempló una vista directa de este hermoso escenario.

“¡¿E-Estás bien?! ¡¿Tu cabeza chocó con el suelo muy fuerte, ¿sabes?!”

“Descuida, esto no es nada en absoluto…”

Después de responder los llamados de Orihime, Hal lo entendió.

En otras palabras—Orihime había corrido para posar su cabeza en sus piernas. Hablando de eso, la sensación apoyando su cabeza no sólo se sentía suave, sino también elástica.

Amigable, dispuesta a ayudar a otros, pero también bastante descuidada, esta era Juujouji Orihime.

Olvidando cubrir su pecho cuando corría hacia aquí para ocuparse de Hal e incluso descansar su cabeza en su regazo.

“¡A-Aguante, Senpai!”

Después de ella, Hazumi se inclinó también.

Pura como un ángel, la estudiante junior estaba de rodillas en el suelo, mirando la cara de Hal con preocupación. Dicho eso, ella no había olvidado cubrir su pecho desnudo con su brazo derecho.

Aun así—

El valle del escote de una chica de catorce años aún estaba llamando la atención vivamente ante sus ojos.

Maldición. Viendo la curvatura, que era abundante para su edad, Hal se advirtió a sí mismo.

Además, sería bastante inapropiado que un caballero siguiese admirando el indecoroso estado de desnudez de las chicas de esta manera.

Hal cerró los ojos con fuerza.

Pretendía cortar el flujo de información visual al fingir desmayarse.

“¡Haruga-kun, tranquilízate!”  “¡Senpai!”

Las copas F como tazones y el valle desaparecieron de la vista también.

Después de eso, mientras luchaba en el mundo de la oscuridad contra el pensamiento de “Aún quiero abrir los ojos con una ligera brecha,” Hal recordó.

Justo antes de caer hace un momento, la última cosa que vio fue—

Luna Francois había levantado apresuradamente una toalla para cubrir su sorprendente figura y miró viciosamente a Hal. Al parecer, exponer su cuerpo desnudo a él fue un gran golpe para ella.

Luna, siempre tan elegante y astuta.

Pero en ese momento, todo su cuerpo había estado sacudiéndose de ira.

Anuncios

Un comentario sobre “Meiyaku no Leviathan Vol. 04 – Capítulo 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s